Archivos para Ray Fernández

planeando La Habana… el Conciertosky

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , , on enero 16, 2013 by el taburete

conciertosky

nos gustas si te gusta…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , on agosto 19, 2012 by el taburete

Ray Fernández a guitarra limpia…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , on febrero 22, 2012 by el taburete

Ray Fernández: Trova desde los riñones…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , on septiembre 5, 2011 by el taburete

Por Pavel López Guerra
Fotos: Elio Mirand

tomado de http://www.almamater.cu

Ray Fernández

Esta historia arrancó diez años atrás, cuando un melómano de Alamar, de formación culinaria, dejó —para ponerse a cantar— una «pila» de pollos quemándose a fuego vivo en la cocina de su centro laboral. El incidente le costó el puesto; aunque Ray Fernández supo sacarle partido.

Se avecinaba el debut del artista en las noches del malecón capitalino, con sombrero invertido al frente, en tiempos cuando por cantar en el asfalto no se pagaban impuestos ni se tenía derecho a la seguridad social.

Poco a poco llegaron presentaciones en ediciones del festivalLongina, en el Centro Hispanoamericano de Cultura, y otros espacios alternativos «de descarga», muchos de ellos organizados por la revista El Caimán Barbudo, hasta convertirse en protagonista de una peña en la Casa de la Música de Miramar, conductor del programa sobre trova Entre manos (Canal Habana), sin olvidar la salida en 2009 de su primera producción discográfica oficial bajo el sello EGREM.

Por lo visto aquel acto de incineración avícola en nombre de la música dio sus frutos, no obstante su desencuentro con los calderos no pasó de una eventual «pelea de enamorados». Lo atestigua la columna ¿Dónde quieres que te ponga el plato?, que mantuvo por varios años en el sitio digital La Jiribilla, inusual confluencia de cultura culinaria, literatura y humor.

Entretanto, le fastidia profundamente que le endilguen la etiqueta de intelectual, definirse a sí mismo o a su generación, su entorno o su música, razones todas que pusieron esta entrevista muy cerca del criollísimo «escache».

Mas, como sabemos que el ser humano no se reafirma solamente por «lo que es», sino también por aquello «que no quiere ser», seguimos adelante tomando como coartada la provocación, a riesgo de que Ray nos mandara de paseo hacia cierto lugar de cuyo nombre no quiero acordarme.

Con esos bríos lanzamos el primer disparo:

En la publicación El taburete, apareció un comentario sobre tus canciones, a las cuales les atribuyen «poco vuelo poético», quizá por tu desinhibido uso del registro coloquial. ¿Crees que persisten esquemas sobre lo que debe ser la poesía, mucho más aquella gestada dentro del movimiento de la trova?

Mira, yo no soy crítico de arte. Leo poesía, pero la consumo para deleite mío, no me pongo a hurgar mucho en el asunto. Utilizo sus elementos, pues me crea imágenes. Si algunos piensan que tienen poco vuelo poético, se debe, quizá, a que soy bastante escatológico, en la cuerda del realismo sucio, «una onda por ahí».

Por ejemplo, hice una canción sobre Gastón Baquero, que dice: «Alguna noche tonta, atrapo alguna tonta ilusión, que se pega a mis cuerdas como vello púbico en un jabón». Parece soez, grosera. Tanto que ha pasado a la historia como «la canción del pendejo».

La verdad es que me gusta crear sensaciones, impactar, que es al final lo que me llama la atención de la poesía, su capacidad para sorprender.

¿Cuánta culpa tendrá esa trova de los sesenta y setenta del pasado siglo, tan llena de imágenes «luminosas» y trascendentales, de palomas en vuelo, espinas y rosas, en esa visión que ciertas personas conservan?

Cada etapa ha tenido sus características y no me gustaría ser absoluto.

Si analizas los textos de la trova tradicional, supuestamente tenían poco alcance poético, eran kitsch, pero funcionaron y están ahí, como una viga hacia las estrellas.

Con Silvio y Pablo se complicó el asunto. Ellos incorporaron palabras nunca antes usadas e influyeron en las generaciones posteriores. Después viene el salto de la novísima trova, con la llamada «metatranca», aquel «bla bla bla» para no decir nada. Creo que entonces se extravió un poco la sencillez, con claras excepciones. A veces me burlo de esa etapa, la he criticado un poco.

Ahora mismo estoy componiendo una pieza donde escribo: «…hubo canciones brillantes y temas, justo es decirlo, que más que canciones eran puros algoritmos. Ecuaciones trasnochadas, metasones, burundanga, el metaintelectualoide, creando la metatranca». Como ves, suena feo «a la cara». A varios, incluso, les dolerá, pero para mí las canciones son juguetes.

Me gusta lo lírico, pero no me siento cómodo con el término, al menos en su acepción convencional. Puede ser prejuicio mío, estar manifestando incultura. Habrá creadores intelectuales, pero yo no me considero intelectual. Me molesta tal clasificación.

Cuando se habla de un trovador evocamos a un artista con sensibilidad «especial». ¿Cuál será su cimiento? ¿Cuál fue el tuyo?

Mi historia no es la del «niño que actuaba en el matutino» y tal. Empecé a cantar aquí en la Casa de Cultura de Alamar, al Este del centro de la ciudad habanera. Hacía poemas, malísimos, más bien intentos de poemas, hasta que un amigo me sugirió musicalizar los textos y aprovechar la voz que tenía.

Les hice arreglos, incorporé música y funcionaron. De ahí me quedó el gancho de componer con la guitarra. Ese fue el germen de mi carrera artística.

En unas Romerías de Mayo, conozco a Eduardo Sosa cantando, y me enamoré de su voz, su proyección escénica. Otra vez coincidimos él, Bladimir Zamora y yo por la Plaza Vieja y de ahí vino, paulatinamente, el convite a las peñas del Caimán, festivales Longina, y todo lo demás.

Yo no pretendo cambiar conciencias. Lo mío es decir las cosas que me pasan. Algo así como un cronista del día a día. No tengo mayor pretensión con lo que hago.

Ya que lo mencionas, ¿consideras que la trova, el trovador y su público han perdido ese halo de espontaneidad y sencillez que los caracterizó una vez o, simplemente, tales conceptos se han convertido en camisas de fuerza?

En mi caso, he sido blanco de críticas, sobre todo por la imagen. Soy muy camaleónico. Me afeito hoy y mañana me pongo un sombrero, un bigote, la barba, porque me da la gana. Dicen que eso puede afectar la promoción, que hay que mantenerse igual para que el público te identifique, pero me molesta.

Creo que el trovador debería defender eso de cantar lo que siente, lo que le sale de adentro, sin importarle mucho si la gente lo va a aprobar o no.

El aplauso siempre es muy bueno y el abucheo… te «rejode». Pero yo no trabajo para provocar lo uno ni lo otro. Es muy «zoqueta» esa actitud. Y muchas veces se vende como «autenticidad» y «sencillez».

¿Será  una espontaneidad «construida»?

Exactamente. Brother, tú tienes unas palabras…
Sería muy bueno que el trovador se conservara como el artista sencillo que andaba con su guitarra por ahí, trasnochando. Yo soy un gran trasnochador. A veces estoy obstinado en la casa y me voy a caminar, a buscar la vida, la inspiración, a que me pasen cosas. Y la noche es genial para eso. La noche, la nocturnidad. ¿Me entiendes?

Lo mejor sería pegarse a crear y ya está. Yo necesito crear, aunque tal afirmación no excluye mi interés por las motivaciones que mi obra despierta en el público.

¿No te preocupa el matrimonio irrevocable con el «aquí» y el «ahora», la crítica como fin y no como medio, tan frecuente en el discurso artístico cubano contemporáneo y que salpica en cierta medida a la trova?

A mí me encasillaron en determinado momento, porque fui muy crítico por experiencias amargas. Era una forma de exorcizar «los demonios», pues yo disfruto la crítica, siempre en tono jocoso.

Pero, como te decía, me empezaron a encasillar. Quisieron cogerme de bandera para cuestiones «complicadas». Complicadísimas de verdad y eso me lo he querido quitar de encima. Me molestan las etiquetas.

Asimismo, las canciones siempre van a quedar para el futuro si están grabadas o si permanecen en la mente del público, pero no me importa el tema de la trascendencia, lo que pase con la canción, su suerte.

En cuanto al resto del movimiento, no sé si ocurre igual, puede parecer tonto, pero yo no me preocupo por lo que están haciendo los demás. En ocasiones alguien me sorprende con un tema o voy a ver a un amigo actuar, primero por afinidad personal; nunca para compararlo conmigo.

Perdóname por insistir, pero en esas salidas «para desconectar» ¿Has advertido algún tema reincidente en las canciones de tus colegas? Si el desencanto fue el leitmotiv de los ochenta y noventa ¿Cuál será el de las primeras décadas del XXI?

Creo que existe una tremenda diversidad de discursos. Unos están en el desencanto todavía. Muchos son críticos, pero creo que a la mía, quizá la última, la más fresca «camadita», no la distingue un sello o discurso específico como generación.  Hay más bien una necesidad de convertirse en cronistas de su tiempo.

Berazaín habla de la calle G, las tribus urbanas; Oscar Sánchez, profundiza en la raíces del changüí, pero con similar actitud. Conozco a uno, Juan Carlos Pérez, que me gusta porque es sincero y muy intimista. Canta para él. Si lo escuchan, bien, si no, «qué más da».

Inti Santana sí tiene, a mi modo de ver, esa vertiente más política, es decir, al igual que Ariel Díaz, es más abierto a lo que pasa en el mundo y no creo que lo hagan por oportunismo, para pegar los temas en esos lugares, aunque otros sí piensan en tales términos.

Hay, tal vez, un deseo de que la música sea más universal y creo que es un error, pues somos fabricantes entonces, artesanos de la canción, no artistas auténticos.

Es mi criterio. La creación tiene que ser espontánea, porque si te obsesionas con vender, terminas echándolo todo por la borda. La verdad es que yo soy un ignorante de esos asuntos. La trova me interesa para escucharla, no para teorizar sobre ella. Me da la mismo «chicha que limoná’» con el tema.

¿Qué me cuentas de tu disco? Muchos artistas sueltan «hasta la última gota» para llegar a ese punto, aunque pocos advierten que el camino no termina ahí. ¿Crees que tu carrera dio un salto adelante con la salida del fonograma?

Con el primer disco tuve problemas en el acápite de la producción. La EGREM me dijo que no podía echarme todo el peso encima, y yo busqué algunos productores, pero a la mayoría les interesaba, exclusivamente, cuánto iban a cobrar. Aquello iba a ser «matando y salando». Entonces asumí yo la tarea.

No sé si fue un error, pero la verdad es que el CD pudo quedar mejor.
Para la próxima quiero buscar un productor que ayude el disco a crecer. Paciencia, sin embargo, constituyó una grata experiencia. Los temas viejos se enriquecieron. Quedó muy auténtico porque me sentí cómodo. Tuve apuros de tiempo y un poco lo grabé «a la bartola», pero disfruté esa libertad creativa. Lo hice, además, «a puertas abiertas», aceptando sugerencias de muchos amigos artistas, a diferencia de otros que se encuevan cuando están creando un disco y lo convierten en «secreto de Estado».

No considero que mi carrera se haya transformado mucho con la existencia del fonograma, pero es apenas un primer intento. En la segunda vuelta puliré mejor las cosas y pensaré más en la promoción, incluidos los videos clips, que cuestan muchísimo, queden o no queden bien. Tendré que tener, sobre todo, una buena idea y trabajar en función de eso.

Te preguntaba también sobre el trabajo de las casas productoras una vez editada la obra musical…

Ya estaríamos hablando de las discográficas cubanas. Hay personas que hacen los discos por su cuenta y los venden. Como son los productores, en cada concierto hacen «pri pa pa pa» y lo distribuyen. Al día siguiente su obra ya está en Santiago de Cuba y hasta en China.

De Paciencia, la EGREM creo que hizo unas mil copias. No sé cuántas se han vendido. Yo compro bastante para regalarlas a los socios. Va y a lo mejor yo soy el que tiene el récord de compras.

Pienso que la promoción está un poco «jodí’a». La presentación de este disco fue en la Casa de la Música y asistió bastante gente, pero creo que falta trabajo publicitario con los discos y también hacer los video clips, aunque sea así, «al pecho production».

¿Te sientes cómodo con tu formación autodidacta? ¿La crees pertinente para un trovador? ¿Cuánto le debe El librero, aquel tema donde afirmas que los libros no te enseñaron na’, a tu visión sobre el asunto?

Todo artista tiene que cultivarse, leer lo suficiente. No solo poesía, sino también ensayo, ficción.

Esa canción es un poco cínica, ¿sabes? Los libros te enseñan, es verdad, aunque otras veces te confunden, porque yo he leído volúmenes de Historia con fechas no muy distantes de publicación y tienen contradicciones.

Al final es algo prefabricado. Ahora con Internet estos relatos tienen un carácter más dinámico. La Historia se escribe casi al momento, pero igual, siempre surge después de los acontecimientos, y se piensa, se interpreta según la óptica y los intereses de quienes regentan el mundo. Alguien dijo que la escriben los que vencen, a eso me refería con El librero.

¿El conocimiento como instrumento de poder?

Algo así. En otro orden, para ser trovador no es imprescindible tener formación académica, pero si la tienes no es un estorbo, le puedes sacar provecho. Si tienes buena voz también, aunque no es una exigencia.

Hay gente que ha estudiado piano, guitarra y después no tiene objeciones para cultivar el género.

Es que ser trovador constituye una actitud. Siempre ha sido el tipo con la guitarra a su lado, como un rifle.
Luego existen otros, que aunque toquen el piano, para mí son trovadores.

Billy Joel es un ejemplo. El instrumento no es determinante. Así toques un tres, bandoneón, piano, puedes ser trovador.

Lo de la guitarra ha sido casual. Si un piano no pesara tanto, de seguro habría personas que lo llevarían a la espalda cantando de pueblo en pueblo. La guitarra ha sido característica, pero yo creo que un trovador es aquel cronista a quien encuentras dondequiera, cantando por cualquier esquina, incluso, a capella.

El disfrute y la sabrosura del margen…

Puede ser. En algún momento me he sentido en el margen. Yo vengo del malecón de La Habana. En mi etapa «caimanera» gocé con mi condición «alternativa», pero las realidades de uno cambian y el margen no puede ser impostado.

Ahora yo no me siento en el margen, al menos en términos artísticos. Hay quien dice que soy una figura «consagrada», me dan una relevancia, que yo no sé… Incluso mis canciones hablan de temas diferentes, porque mi realidad, hasta económica, ha cambiado.

En otro sentido el margen geográfico se mantiene y eso llega a mi obra de cierto modo.

¿Alamar al duro y sin guante?

Alamar es periférico. Aunque yo me transforme en términos musicales, mis vecinos y los socios del barrio siguen sus vidas y yo estoy en contacto con ellos. No soy del margen pero sigo ahí, esa es la paradoja. Eso queda reflejado en mis composiciones. No dirá lo mismo un trovador de Miramar, que uno de Centro Habana, pues tendrá otra realidad, otra visión.

Yo estoy institucionalizado con Alamar desde hace más de treinta años. Nunca me fuera de aquí. Es la gente, el ruido, el ritmo del reparto. Se inventan palabras, se usa otro lenguaje. Los dicharachos esos que se crean, que salen así, de la noche a la mañana. Cada espacio tiene su encanto.

De hecho, hay trovadores hasta en el campo como Freddy Laffita, que tiene imágenes guajiras, muy de Las Tunas. Eso lo identifica y está bien.

Queda hablar un poco sobre tu programa en Canal Habana. ¿Qué le faltaría al espacio?

El programa debiera ser en vivo, pues se pierden muchas situaciones que surgen tras las cámaras. También hay un poco de pacatería con el elemento escenográfico, cierta bobería. Si el trovador quiere darse «un buchito», no debería haber problemas. Al menos un licorcito.
Marta Campos, mi compañera en la conducción, ha comentado que el programa debería estar ambientado en un bar, con un sillón y una farola.

O por lo menos que sea más largo. Yo quería que la conducción fuera una «carrera de relevo», que cada invitado se quedara para presentar la siguiente emisión, y así.

No obstante, ha sido un paso adelante. Mucha gente se ha dado a conocer. A Tony Ávila pocos lo habían visto y ahora está «robando vidrio» a cada rato.

Si las emisiones gustan o no, se debe al carisma personal y a la proyección de los invitados.
No ha habido censuras a la hora de elegir entrevistados, aunque sí un poco con el lenguaje. Se ha dado el caso de trovadores que no han querido estar porque creen que sus obras serán mutiladas. Otros han ido y han «chapeado» algún texto.

La censura existe en cualquier lugar, tanto propia como oficial. Pretender lo contrario sería un espejismo. Pero, en general, el programa ha cumplido su función, aunque haya que liberarlo un poco, ser más agresivos con los temas.

Para cerrar el maratón te propongo «un tiroteo» resumen: ¿Cómo definirías la trova?

- Un grito.

- A la guitarra.

- La amante.

- A Ray.

- «Coño» compadre. Un duende utópico, un soñador, en otras palabras, «un comemierda».

- A Cuba. 

- La casa, lo  más grande, el corazón, Cuba es mi corazón.

- Y Alamar.

- Esos serían mis riñones.

planeando La Habana…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , on agosto 14, 2011 by el taburete

La Utopía con ropita nueva: Lanzamiento de Antología de la trova con Raúl Tórres, Ray Fernández y Charly Salgado & Co…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , on agosto 8, 2011 by el taburete

Nuevos aires ha cobrado nuestro tuntún para la trovada con detalles pulidos respecto a elegancia y limpieza, por ejemplo manteles en las mesas, luces tenues, y un video proyector de estreno por lo que las tandas de videos se ven de maravillas. Así que los fantasmas cardinales de la música auténtica universal están de fiesta, y por ende las almas de los utópicos. Así mismo, otros puntitos como los precios que se ajustaron algo, dígase el ron añejo blanco a 4.00 cuc y la cervecita justa en el CUC.

La noche la pasamos con La pupila insomne, el blog de Iroel y Rubensito Sánchez que estuvo de cumpleaños, fiesta a la que asistieron otros amigos del mundo cibernético como los blogs El taburete (con Adrian y el siempre presente aun a distancia Gillen), La chiringa con Carlitos, y hasta el Zurrón de Silvio con la gran Patri. Así habrá sido la fiesta que hasta una cervecita se tomó Iroel (lo cual roza con lo inaudito). Jóvenes trovadores fueron presentados en el ruedo utópico, como Sueño de trovas, trío de Banes, en el que figura un pinchoncito de Cotán (uno de los guitarristas es su sobrino nieto).

Otra muchacha, bien citadina, causó impacto con una poética íntimista que se mueve musicalmente entre el folk y el pop, Ana María. Nuestro invitado central Manuel Argudín hizo un especial homenaje a Noel Nicola, este domingo 7 de agosto se cumplieron 6 años de su desaparición física. Lo recordemos nuevamente con algunos videos en la próxima edición. De manera que un palo de agua golpeó con ganas la ciudad sobre las 4 de la tarde, se suspendió la peña sabatina de Samuel Águila y Diego Cano en los Jardines del Mella, y como no hay mal que por bien no venga lo tuvimos en la Caverna de los trovadictos cerrando a todo tren la descarga.

Este sábado que viene, 13 de agosto, vamos a celebrar el cumpleaños de Fidel y lo haremos con la alta patria cotidiana nuestra, la trova. Nos daremos el lujo de presentar un nuevo producto que acaba de sacar la EGREM y que es un camino que se abre para que nuestra población pueda tener un archivo de la mejor música nuestra, se trata de un MP3 antología de la Nueva Trova, 100 canciones que van desde mediados de los 60 hasta canciones grabadas hace unos meses. Pues sí, una pequeña joya para los seguidores de la nueva trova cubana será presentada y puesta a la venta (30.00 MN) este sábado en nuestra Utopía: el CD en MP3 La trova, 100 canciones. Recopilación de Elsida González y Joaquín Quintero. Será presentada por el periodista, ensayista, realizador radial y autor de artículos y libros que no pueden faltar para quien quiera conocer la canción de autor cubana:  Joaquín Borges Tríana. Haremos una descarga en la que cantaran varios de los antologazos como Raúl Tórres y Ray Fernández; claro que sacaremos otras cartas de la manga. El centro de esta descarga será un trovador con aires de rock Charly Salgado con su grupo en el que figura ese excelente músico que es Iván Leyva.

Te doy algunos de los nombres de autores e interpretes que figuran en la antología MP3 La trova que presentaremos: Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Noel Nicola, Vicente Feliú, Eduardo Ramos, Sara González, Miriam Ramos, Lázaro García, Augusto Blanca, Amaury Pérez, Pedro Luis Ferrer, Ángel Quintero, Mayohuacán, Luis Ríos, Carlos Varela, Gerardo Alfonso, Ireno García, Xiomara Laugart, Manguaré, Alberto Tosca, Santiago Feliu, Donato Poveda, Anabel López, Frank Delgado, Liuba María Hevia, Raúl Torres, David Torrens, Manuel Argudin, Diego Cano, Rita del Prado, Heidi Igualada, Samuel Águila, Ariel Díaz, Karel García, Yaima Orozco, Michel Portela, Rubén Lester, Mauricio Figueiral, Adrián Berazain, Eduardo Sosa, Fidel Diaz, Raúl Marchena, Yamira Díaz, Roly BerrioFernando Bécquer, William Vivanco, Pelvis Ochoa, Descemer Bueno, Niuska Miniet y Ray Fernández. La tandas de videos, las reseñaré en próxima nota, de todos modos ya sabes que se trata de grandes de la canción de autor.

Te abrazo,
Nos vemos en ideal
Fidelito

—————————————————————–
A LOS AMIGOS: El sábado a las 9 am en Radio Cadena Habana (99.9 de la
FM y 1080 AM)  “Cantautores” un programa radial sobre la trova cubana
invitado este día 13 Augusto Blanca.

Día: sábado 13 de agosto.  Horario: 5.00 pm. a 9.00 pm
Lugar: Piano Bar Tun Tun Avenida 35 esq. a 20, Miramar, Playa. Ciudad
de la Habana.
Precio de entrada: 30.00 MN
Precio de entrada para estudiantes: 10.00 MN (mostrando Carnet FEU)
Precio de entrada para extranjeros 5 CUC (Estudiantes extranjeros residentes
—mostrando carnet— 30.00 MN)

Telf. (53-7) 2040447 202-6147
No pueden entrar menores de edad
Auspiciado por la EGREM y su Casa de la Música de Miramar y con la
colaboración de la Casa Editora Abril y su revista El Caimán Barbudo.
*Anfitrión: Fidelito Díaz
*Productor: Ihosvany Bernal
——————————

AGRADECIMIENTOS a un grupo de amigos que están contribuyendo a La
utopía aportando videos: Mitchel Lobaina, Juan Carlos Travieso, los
Ale, Maylen, el Yoyo, Lilian Lombera (William Vivanco), los
trovadores Gerardo Alfonso, Vicente Feliú, Frank Delgado, Ivan Latour,
Ihosvany Bernal, Samuel Aguila, Pedrito Beritán, Heidi Igualada, Ariel
y Liliana, al piquete venezolano encabezado por Dayana y Adrián, a la
otra Dayana (López) de La Mancha y a los hermanos colombianos Andrea y
Tito. Desde Telesur Consuelo y Leonardo (Colombia y Brasil); a Adrián
y Gillen de eltaburete.wordpress.com y a la Tere Crespi, trovadicta
argentina de www.radioexpedicion.com, también de la tierra del tango
Marta Rosin, Lety y Francisco (hermanos misioneros).  Agradecimientos
especiales al Centro Pablo de la Torriente y a la Casa Editora Abril
por su apoyo pleno.

La Utopía: Mano a mano Ray Fernandez-Fidelito, 40 pa 50 entre dos…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , on junio 27, 2011 by el taburete

El acertijo es sencillo, Ray cumple 40 años (28 de junio) y yo 50 (4 de julio) en el medio está nuestra Utopía este sábado 2 de julio, hemos decidido por tanto tener un encuentro a guitarra este sábado que tiene un motivo extra para un brindis especial: cumple 2 años el programa televisivo “Entre manos” en el que —sumando coincidencias— los dos participamos, él como trovador conductor, yo como guionista. Ya hablamos con el director del programa Juan Carlos Travieso y el colectivo celebrará del programa celebrará allí.

De Ray Fernández debo decir que es un trovador “arrabalero” con canciones de espíritu popular, textos fuertes, y gran energía interpretativa. Temas como “La yuca”, “Matarife”, “El gerente”, “Paciencia”, son ya conocidos en amplios sectores de la población, especialmente ente los jóvenes que acuden a su peña Yuca con mojo, en el mismo Piano Bar Tun tun los jueves. Así que los amigos ya saben, estamos de cumpleaños (pretexto para encontrarnos).

En flash back, el palo de agua que cayó el pasado sábado no impidió nuestra descarga, Raúl Marchena nos entregó con su explosividad consustancial, algunas de sus canciones antológicas, “El suicida”, el tango “Nada”, y ese himno que es ya “La casa”  a las que se fue sumando, al calor de las canciones, la flauta de Irina González, multiinstrumentista Mejunjera de pura cepa, y la guitarra de Yassel Lopez . Y claro que terminando Marchena ya estaban Irina y Yassel en escena, o lo que es lo mismo el dúo Aire y Madera. Ya habían estado en La Utopía estrenándose como dúo, ahora vuelven con su trabajo mucho más depurado, con su repertorio bien amarrado logrando la admiración de los privilegiados (lamentablemente pocos entre la lluvia y puede que falta de promoción) que vivimos esa intensa descarga. Era la despedida de Aire y madera por un tiempo pues parten unos meses para la Argentina, de donde nos llegan buenas nuevas: Roly Berrio está arrasando allá.

Volviendo al sábado que viene no solo estaremos en la descarga Ray y yo, algunos amigos trovadores ya nos pidieron sumarse al festejo, que como dije incluye un programa  que marca la promoción de la trova en la TV: Entre manos. Ya daré detalles junto a algunos avances de las tandas de video (mucho disfrutaron Irina y Yassell especialmente a Joao Bosco, Elis Regina, Fito Páez, Charly García, Mercedes Sosa y Luis Alberto Spinetta…) Te puedo adelantar que en estás tandas que vienen no faltarán además de  los mentados, Chico Buarque, Slvio, Pedro Guerra y Serrat. Ya veré y daré detalles…

Nos vemos en el ideal

Fidelito

 —————————————————————–

A LOS AMIGOS: A las 5 en punto que hay que soplar las velitas…

El sábado a las 9 am en Radio Cadena Habana (99.9 de la FM y 1080 AM)  “Cantautores” un programa radial sobre la trova cubana

Día: sábado 2 de julio.  Horario: 5.00 pm. a 9.00 pm
Lugar: Piano Bar Tun Tun Avenida 35 esq. a 20, Miramar, Playa. Ciudad de la Habana.

Precio de entrada: 30.00 MN

Precio de entrada para estudiantes: 10.00 MN (mostrando Carnet FEU)

Precio de entrada para extranjeros 5 CUC (Estudiantes extranjeros residentes

—mostrando carnet— 30.00 MN)

Telf. (53-7) 2040447 202-6147

No pueden entrar menores de edad

Auspiciado por la EGREM y su Casa de la Música de Miramar y con la colaboración de la Casa Editora Abril y su revista El Caimán Barbudo.

*Anfitrión: Fidelito Díaz

*Productor: Ihosvany Bernal

 ——————————

AGRADECIMIENTOS a un grupo de amigos que están contribuyendo a La utopía aportando videos: Mitchel Lobaina, Juan Carlos Travieso, los Ale, Maylen, el Yoyo, Lilian Lombera (William Vivanco), los  trovadores Gerardo Alfonso, Vicente Feliú, Frank Delgado, Ivan Latour, Ihosvany Bernal, Samuel Aguila, Pedrito Beritán, Heidi Igualada, Ariel y Liliana, al piquete venezolano encabezado por Dayana y Adrián, a la otra Dayana (López) de La Mancha y a los hermanos colombianos Andrea y Tito. Desde Telesur Consuelo y Leonardo (Colombia y Brasil); a Adrián y Gillen de eltaburete.wordpress.com y a la Tere Crespi, trovadicta argentina de www.radioexpedicion.com, también de la tierra del tango Marta Rosin, Lety y Francisco (hermanos misioneros).  Agradecimientos especiales al Centro Pablo de la Torriente y a la Casa Editora Abril por su apoyo pleno.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.456 seguidores