Archivo para marzo 2, 2009

foto click…

Posted in cuba, Foto with tags , , on marzo 2, 2009 by el taburete

opolopo-owo

a vueltas con el Rap: OBSESIÓN

Posted in cuba, hip hop, música with tags , on marzo 2, 2009 by el taburete

Muchos son los prejuicios que se ciernen sobre el rap cubano actual. Tantos, que a menudo percibo en ellos la causa principal de que sobre esteobsesion01 tipo de música pese el desconocimiento arropado por los clichés sociales que lo tildan de vulgar, torpe y adolescente en su proyección. Luego, y como efecto de doble vía, algunos raperos persisten en la fórmula sencilla (mientras más sencilla, más radiable), el mimetismo de las fórmulas del bailable cubano y esas poses egocéntricas y desmesuradas con que disfrazan sus ansias de afirmación.
Un montón de cosas, debut discográfico del trío Obsesión, vino a proponer otros rumbos posibles para el rap isleño, definitivamente aplatanado y exponentes, los menos, ocupados en hacerlo trascender como algo más que griterío y frases baladíes. Y es que a través de nuestra geografía uno encuentra disímiles grupos que pujan por otorgar a su trabajo una cierta tensión poética y generar estructuras sonoras que excedan la cacofonía rítmica y el abuso de la onomatopeya.
Pero lo más interesante de este disco es su alejamiento de buena parte de los lugares comunes de que ha abusado el género en Cuba, e incluso, de una forma de diseñar el discurso fonográfico. Por un lado, no se trata aquí de cotejar canciones con arreglo a una probable progresión dramática interna, sino de otorgar a la placa en su conjunto una lógica que acerca a Un montón de cosas a la categoría de los denominados discos de concepto.
De lo anterior tiene buena parte de culpa el productor Roberto Fonseca, pianista con alta capacidad para fabular sobre el teclado, quien otorga al resultado final un ritmo jazzeado y lo aleja de la frialdad del background y la letanía del tumbao electrónico que suele primar en esta era de música para soporte digital en vez del soporte digital como herramienta de la creatividad musical.
(…)
El espíritu lúdico es quien fundamenta el tono general de un fonograma repleto de interludios –que no fungen como agregados o rellenos—y citatorios a manera de homenajes. Así, se incluyen diálogos dramatizados o el registro de un juego de dominó en un ambiente de solar como suerte de preludios que parecen fundirse en un caos sin sentido pero en verdad trascienden el discurso musical y enriquecen una aribazón sonora que es bien coherente en su cometido: recrear los matices de un rap hecho en Cuba y revelar un mundo ausente de los documentos oficiales de la cultura.
Y es que el rap es la continuidad de la tradición juglaresca, de vocero y cuentacuentos presente en todas las tradicioes artísticas del género humano.
(…)
En la Cuba de hoy, sectores fundados en una pertenencia social o racial muy específica, encuentran en el rap el mejor tono discursivo para sus inquietudes. No por gusto, Obsesión emplea, desde el “lenguaje de la calle”, a menudo vecino de la chabacanería –que siempre adolece de falta de inteligencia, no es el caso–, textos de Guillén, o intercala citas que toma prestadas a zonas de nuestra cultura popular para testimoniar la pertenencia a un modo de ver la realidad desde los bordes, desde la perspectiva del negro.
(…)
No eluden asomarse a los prejuicios, la intolerancia hacia el diferente, la violencia social, el código de “conducta de la calle” con sus guapos, damiselas cuya inteligencia empieza y acaba en sus curvas, las leyes propias de un modo de conducta semilegal.
(…)
En ese caos discursivo en que el rap se funda, los de Obsesión construyen una pirámide vocal donde el desempeño de Magia como voz femenina descuella por su versatilidad y transparencia vocal, en orden bien calculado por su compañeros Roger y Alexis. Hasta en esa manera de cantar ajena a la bulla o a la proyección sin matices de la voz, esta placa es un ejemplo de cuánto cabe en el terreno de lo posible para el rap cubano, más allá de las variantes pegajosas, donde prima el factor bailable, sin interés de dotar al género de una fisonomía auténtica.

Dean Luis Reyes
Tomado de Juventud Rebelde (fragmentos)