Archivo para junio 22, 2009

¿¡ Ke esperas para buscarlo ?!…

Posted in américa, arte, cuba, feria del libro, LaHabana, literaura, relato with tags , , , on junio 22, 2009 by el taburete

libros

De pronto Alexis lanzó un grito.

– ¿Qué hay ahí?…

– Modelo para liberar a un prisionero atrapado por la jaula de hierro, de barrotes redondos y travesaños rectangulares, número de inventario 0103…

– Lee las instrucciones.

– Son preguntas. Se supone que hay que tallar las respuestas debajo…La primera es: nombre del usuario, sin apellido. Eduardo, ¿No?….La segunda pregunta es: ¿Tienes parientes en el extranjero?

– No.

– Di la verdad o te vas a podrir ahí.

– No tengo a nadie afuera. ¿Qué más quisiera yo?

(…)

– Bien, entonces. ¿Cuál es el segundo deseo?

– Usted no será más el Presidente del País.

Gandwi pestañeó sin poder creer lo que había escuchado. Algunos soldados apretaron sus armas nerviosamente. Mundar permaneció impasible.

– ¿Cómo, cómo?

– He pensado mucho en ello. El poder del Presidente es excesivo y vitalicio en la práctica. Usted sabe que la invasión de los Licántropos fue rechazada por el valor de los soldados mucho más que por su…brillante estrategia. Opino que un consejo de Gobierno, con elecciones periódicas y obligatorias, sería mucho más eficaz. Insisto en que cada miembro de ese consejo tendría el mismo poder de los demás. O tal vez haya un presidente, otro presidente. Opino que Mundar, Bumblo y el Hereje deben formar parte del equipo. Si deciden conservar el cargo presidencial me inclinaría por el Hereje, pero estoy dispuesto a aceptar lo que el pueblo del País decida.

– Esto es… una intromisión inaceptable…el país ha funcionado siempre de la manera que lo hace hoy, y todos están muy contentos. Usted abusa del derecho que le otorgué, Campeón. Anule esa petición absurda y formule otra.

– ¿Usted se ha preocupado alguna vez por saber lo que piensan al respecto los demás?…Yo respeto su fama de Incorruptible y mucho de lo que conozco acerca de su ejecutoria…Pero creo que mi deseo coincide con los de muchos Gnomos…”

OBSTÁCULO  Eduardo del Llano