Archivo para septiembre, 2009

¿Cine o no cine cubano?…

Posted in américa, arte, ¡qué Arte!, censura, cine, cine cubano, Cine Documental, cuba, debate, el Taburete, espejos, Fernando Perez, Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, LaHabana, literaura, Memorias, Opinión, pelota, poesia, televisión with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , on septiembre 30, 2009 by el taburete

Tengo que confesar una considerable inquietud por el cine cubano. Cuando viajé a La Habana la primera vez hace 12 años tenía 20 y apenas conocía algo de Titón… ni siquiera sabía que Tomás Gutierrez Alea y Titón eran la misma persona… pero me gustaba el cine y descubrir de la mano de mi amigo Hermes todas aquellas  películas en un viejo video-club de La Habana fue toda una experiencia… sacábamos las películas de 6 en 6… un poco de aquí con un poco de allá… las doce sillas, el hombre de maisinicú, las aventuras de Juan quin quin,  el brigadista… se permuta, plaff, los pájaros tirandole a la escopeta, clandestinos, la muerte de un burocrata… y  algunas otras que literalmente devoré cual cinéfago durante aquellos 20 días… otras se quedaron en el tintero y para siguientes visitas… memorias, la bella de la alhambra, cecilia, Lucía, Caravana, Vampiros en La habana… otra cosa fue descubrir en su esencia el cine de Fernando Pérez… Madagascar… la vida es silvar… si por aquel entonces hubiera tenido un terabite!!!… desde aquella primera vez hace doce años no he faltado ni uno a mi cita con la Habana y a mi relación particular con el cine que se hace en la isla… pensaba que en estos años había visto casi todo lo que estaba en disposición… pero no… ¿porqué nadie me había hablado de Patakin?… desgraciadamente hasta aquí apenas llegará nada de lo que en estos momentos se esté haciendo … ni Martí, el Ojo del canario, ni Omertá, ni la anunciación, ni Lisanka… así que aquí estoy avisando a las amistades para que me las vayan consiguiendo para la próxima… mientras tanto no me canso de visionar todos esos clásicos que pusieron la parada bien alta del cine cubano y  que poco a poco se fueron mudando  de un viejo video-club habanero a un nuevo disco duro sobre mi escritorio europeo…

Hacía un tiempo que no visitaba la pupila insomne, el blog de cine cubano de Juan Antonio García Borrero. Me gusta leerlo, aunque confieso que, en ocasiones, los post se me hacen ensayos complicados de entender, porque uno, aunque conoce un poco del cine cubano, desconoce mucho de la historia, que es donde seguramente residen muchas de las claves necesarias para tener un punto de vista de comprensión global del fenómeno de la cinematografía en Cuba, de lo que se ha hecho, de lo que se hace, de los cómos y los porqués… En eso estamos… aprendiendo…

Aunque en principio parezca que no tiene mucho que ver con el cine hoy he leído este post publicado en la pupila insomne que me ha gustado para compartirlo …     Gillen.

industriales

Acaba de llegar a mi correo esta carta del cineasta Ian Padrón sobre el beisbol cubano. El texto me parece interesante, polémico, provocador. Algunos me dirán que no tiene nada que ver con el cine, pero es que lo que intento proponer en el blog no es una mirada municipal sobre esta expresión artística (el que habla solo de cine ni de cine habla), sino una perspectiva de conjunto que permita insertar al cine de la isla en la realidad cotidiana.

Por otro lado, lo que propone Ian Padrón es lo que yo llamaría una nueva “actitud ante la evida”. Y eso debería aplicarse en todas las esferas (incluyo el modo en que discutimos o dejamos de discutir los problemas del cine nacional). Si eso fuera poco, podríamos añadir que Ian Padrón es el realizador de “Fuera de liga”, ese excelente documental que no solo rinde homenaje al equipo “Industriales”, sino que nos anticipa lo que pudiera ser algún día una manera más civilizada de hablar sobre aquello que nos apasiona. Juan Antonio García Borrero

¿Béisbol o no béisbol cubano?

Por Ian Padrón en http://cine-cubano-la-pupila-insomne.nireblog.com/

A los cubanos que aman nuestro deporte nacional:

Hace unos días leí un correo dirigido a Julia Osendi, reclamándole con toda razón el haber suprimido de su reportaje televisivo a Kendry Morales.

No es un caso aislado ni único. Ni creo que Julia Osendi se merezca ser el foco de culpa al respecto cuando es algo reiterado en el tratamiento mediático que se les da los deportistas que “ya no están”. Julia Osendi es alguien que ha evitado se borre el patrimonio visual del deporte cubano y se ha preocupado por salvar sus memorias. En ese aspecto quizás desconocido para muchos, se merece todo el respeto del público cubano y los años venideros me darán la razón. Aquel que hizo la carta hacia Julia fue honesto, pero no tuvo toda la valentía para llamar a las cosas por su nombre.

Pero hoy escribo no para hablar puntualmente de un caso de omisión injustificable como el antes mencionado. La reciente derrota en el Campeonato del Mundo de Béisbol 2009 me ha sacudido una vez más como en los últimos años y siento que el momento requiere “un antes y un después” sobre nuestro béisbol.

“Es triste ver que haya cubanos que de tanto amar este deporte, desean que el Equipo Cuba pierda porque creen que es la única manera de que las autoridades deportivas cubanas intenten cambiar o mejorar las cosas”- me dijo un viejo aficionado recientemente fallecido.

Aunque la calidad de nuestros peloteros es inobjetable; hemos perdido casi todos los torneos internacionales en los últimos 3 años de todas las categorías y la Serie Nacional cada vez interesa menos a nuestro público. La baja de calidad es inobjetable y los estadios casi siempre están vacíos… y aburridos.

Como aficionado cubano que lleva muchos años haciendo del estadio su segunda casa, me permito proponer 10 acciones que quizás podrían mejorar el día a día de nuestra pasión nacional y sembrar bases más sólidas para el futuro:

1. Debatir a profundidad y en un ambiente de respeto a los más disímiles criterios, todo lo referente a cómo mejorar La Pelota Cubana. Pedirle opinión a los propios jugadores y entrenadores de manera prioritaria. Acabar de entender que el verdadero triunfo de Cuba no será en eventos internacionales, sino en su propio país, teniendo los estadios llenos y la pasión sostenida al más alto nivel posible.

2. Crear una verdadera cultura de respeto por parte del público cubano hacia nuestros atletas: léase no permitir que se les ofenda en los estadios y preocuparse de que sus problemas materiales sean resueltos por las instituciones y no por amigos o familiares. Es evidente que hay mejorías respecto a años anteriores, pero aún distan de ser suficientes.

3. Manteniendo la cantidad de 90 juegos, hacer una Serie Nacional de 8 equipos, para concentrar la calidad. Ya esa estructura está probada: 4 equipos de Occidente y 4 de Oriente. En Cuba hubo pero ya no hay suficientes peloteros de 1er nivel como para 16 equipos. Hacer dos torneos cortos tampoco es el remedio, ambos entonces perderían importancia estadística e histórica. Hay que tener una sola liga, un solo evento, al mejor nivel posible. La estabilidad vendrá por los 90 juegos y sus play-off.

4. Crear sistemáticamente –y no con larga intermitencia como hasta ahora- toda la gama de memorabillia que existe en todas las ligas del mundo: postales, fotos, revistas, afiches, calendarios, gorras, llaveros, etc. Eso acercará a los peloteros a sus fans y viceversa.

5. No poner más peros y concretar sea donde sea que se decida, un Museo del Béisbol Cubano y la continuidad de su Salón de la Fama. Y ser lo suficientemente inteligentes y valientes como para no obviar a nadie que se merezca estar allí. Cuba es el tronco y no debe temerle a nada al respecto.

6. Volver a convertir nuestros estadios en lugares seguros y atractivos para poder ir en familia. Prohibir la entrada de aquellos que están en estado de embriaguez y ser severos con los que lanzan ofensas o agreden el entorno. Hacer de cada juego un hecho artístico y espectacular. Algo diferente a oírlo por radio o verlo por televisión.

7. Difundir más de un juego diario y hacer un programa a modo de resumen al final de las transmisiones, con todos los resultados, las mejores jugadas, comentarios especializados y entrevistas a los protagonistas.

8. Crear a gran escala nacional una verdadera campaña mediática diaria donde todo aficionado que lo desee pueda tener información como: rosters, tabla de posiciones estadísticas, uniformes, historia de los equipos, dvd resumen de cada temporada, etc. Involucrar en ello a diseñadores y creadores en general que eleven al máximo posible todas las propuestas.

9. No puede haber calidad máxima si los implementos no son de máxima calidad: Las pelotas escasean, los bates a veces se comparten entre varios jugadores, no caben todos los atletas sentados en los dogouts, las luces de los estadios casi nunca están completas, las pizarras -como la del Latino que es de 1971 y se cae a pedazos- carecen del elemental modernismo requerido, la merienda de los atletas a veces está mal elaborada y mal conservada, etc., etc. El béisbol es un deporte caro y eso no es ningún secreto. Poco a poco hay que destinar inversiones al respecto o todo colapsará.

10. Evitar politizar siempre cada suceso de nuestro béisbol. Entender que es un deporte por sobre todos los demás aspectos y que si se conjuga con espectacularidad y emoción, nuestra afición siempre estará feliz. No desechar ni obviar a peloteros que decidieron no vivir o jugar en Cuba. Muchos no podrán decir que sí quieren jugar con nuestro equipo nacional y la historia los juzgará; otros sorprenderán a más de uno y se verá su aporte. Así pasa con Venezuela, República Popular China, Dominicana, Puerto Rico, Japón y muchos más. Todo el esfuerzo que hace Cuba por “hacer” a un atleta, le da el derecho a convocarlo a su selección nacional. Y es un deber de cada jugador cubano, esté donde esté, el priorizar al país que lo vio nacer. Son cubanos y seguirán siendo cubanos… para bien y para mal.

Sé que lo que evoco y propongo puede parecer utópico o ingenuo, pero si algo tiene Cuba de especial es que nada, absolutamente nada, es imposible.

El deporte cubano debe hacer suya la frase martiana “con todos y para el bien de todos”. Sería una verdadera victoria de nuestra nación el salvar su béisbol para siempre. Sería una vergüenza imperdonable que nadie haga nada al respecto. Sería un burla a los que por más de 100 años han dedicado su vida a mantener vivo el béisbol cubano.

Si alguien quiere hacer ver que todo está bien, se estará auto engañando y sobre todo, estará propiciando que los demás eclipsen su potencial contribución en búsqueda de una solución definitiva.

Tengo 33 años y como artista, le brindo a mi país parte de mi juventud y mi tiempo para llevar a cabo acciones que puedan regenerar la perdurabilidad de esta pasión entre todos los aficionados. Ojalá se pueda lograr que la Cultura Cubana toda, se acerque al Deporte Cubano y lo haga más cercano, más trascendente y más colosal de lo que ha sido.

Muchos deben tener miles de buenas ideas y cientos de buenas intenciones; por favor, no se las guarden.

A los que tienen como encargo el tomar decisiones, por favor, oigan antes de accionar.

Para los que discrepan de cómo pienso, de antemano mis respetos,

Los saluda, intentando ser útil,

Ian Padrón

Cineasta cubano.

Ciudad de La Habana, Cuba. 27 de septiembre de 2009.

Anuncios

del cine español y los oscar…

Posted in américa, arte, cine, cuba, debate, el Taburete, LaHabana, literaura, Memorias, noticias, relato with tags , , , , , , , , , , , on septiembre 30, 2009 by el taburete

el-baile-de-la-victoria

Madrid, 29 sep (PL) La cinta El baile de la Victoria, de Fernando Trueba, fue seleccionada hoy por la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas (AACCE) para representar a España en los Premios Oscar a la mejor película extranjera.  El baile de la Victoria también aspirará a los Coronas Ariel de la Academia de Cine Mexicana, cuyo presidente, el realizador Juan Carlos Rulfo, fue el encargado de revelar el nombre del filme español que optará a este galardón.  La obra de Trueba integraba la terna finalista a los Oscar y a los Ariel junto a Mapa de los sonidos de Tokio, de Isabel Coixet, y Gordos, de Daniel Sánchez-Arévalo, recordó la AACCE en un acto presidido por su presidente, Álex de la Iglesia . El filme español escogido para iniciar la carrera hacia los laureles de la Academia de Hollywood fue estrenado, fuera de concurso, durante la reciente edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, donde recibió críticas demoledoras.el-bailelb Protagonizado por el argentino Ricardo Darín y la actriz española Ariadna Gil, El baile de la Victoria esta basado en el libro del mismo título del chileno Antonio Skármeta. Cuenta cómo con la llegada de la democracia a Chile, se decreta una amnistía general para todos los presos sin delitos de sangre, entre ellos dos ladrones, de los que uno quiere regenerarse y otro dar el gran golpe. Trueba, quien ya ganó un Oscar por Belle Epoque, estrenará su producción en las salas comerciales el 4 de diciembre próximo.

La academia estadounidense dará a conocer el 2 de febrero de 2010 la lista definitiva de todos los candidatos, y siete días después será la gala de entrega de la 82 edición de estos premios, en el teatro Kodak de la ciudad de Los Ángeles. De momento, Hollywood realizará una primera selección de nueve cintas que develará en enero venidero. En tanto, los trofeos Ariel se harán públicos a finales de febrero del año entrante. Entre los rivales más fuertes y conocidos de Trueba estarán, por Francia, Un profeta, de Jacques Audiard, por Argentina, El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella, y por Alemania, La cinta blanca, de Michael Haneke. Volcado en los últimos años en la producción musical y los documentales, Trueba asegura que, tras su regreso a la ficción cinematográfica, lo más importante es que la película haya gustado a los miembros de la academia. Que les haya gustado a mis compañeros es una gran alegría y representar al cine español, un honor, confesó el director, quien agregó que los premios y candidaturas no dependen de uno, no son su trabajo.

Yo gozando en La Habana y tú llorando en Miami…

Posted in américa, arte, Concierto por la Paz, cuba, danza, debate, el Taburete, LaHabana, música, noticias, Opinión, poprock, relato, televisión, Trova with tags , , , , , , , , , , on septiembre 29, 2009 by el taburete

El cantautor colombiano Juanes ha colgado en su sitio oficial en Twitter un video tomado el 20 de septiembre, en La Habana, donde se ve una multitud de habaneros cantando por la calle rumbo a sus casas, después del concierto en la Plaza de la Revolución.

Los jóvenes cantan un hit de la Charanga Habanera, una popular agrupación de la Isla, cuyo estribillo dice: “Tú llorando en Miami, yo gozando en La Habana”.

Juanes comenta hoy en Twitter : “Escuchen esta (canción), es la misma cantada por la gente después del concierto rumbo a casa!”

tomado de cubadebate.

10 años de Buena Fe…

Posted in américa, arte, cuba, danza, el Taburete, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, poesia, poprock, Trova with tags , , , , , , , , on septiembre 28, 2009 by el taburete

10 años cantando de Buena Fe

Elizabeth López Corzo. Cubasí.cu

File_34117

Ha pasado más de un año y todavía los cubanos recuerdan- sobre todo en La Habana- el concierto de Buena Fe, celebrado en agosto de 2008 en la Plaza de la Revolución. Será porque los encuentros con estos jóvenes músicos, que ya están cumpliendo una década en el grupo, siempre logran atraer gran cantidad de público y sorprenderlo.

Con las imágenes de ese bonito recital acaba de ver la luz el CD-DVD “Live. 10 años de canciones”, realizado por Ian Padrón.

El dueto de Israel Rojas y Yoel Martínez siempre quiso que para construir un producto audiovisual hubiera de por medio un acontecimiento importante y el DVD no pudo tener mejor lugar ni mejor momento que la emblemática plaza, además del décimo aniversario del grupo.

Más allá de la calidad de imagen o sonido, el reto de estos fonogramas está en encontrar algo interesante, atractivo. Aquí se ve el poder de convocatoria de Buena Fe, y no precisamente del público joven, sino otro muy diverso. Es también un recuerdo auténtico y perdurable para quienes estuvieron esa noche allí, bajo las estrellas, cómplices de la buena música.

Live es un material completo porque además de la canción nos ayuda a encontrar ideas, sensaciones a partir de las reflexiones de los músicos del grupo. La calidad era de esperar, tratándose de Ian Padrón, quien ya se ha convertido en un maestro que sabe interpretar la música en el lenguaje audiovisual.

Este paquete contiene cerca de una veintena de canciones como Tras tus pies, Fin de fiesta, Sigo cayendo, Corazonero, Catalejo, Das más… pero pudieron ser muchísimas otras que igualmente el público canta y prefiere porque Buena Fe es un grupo que sabe decir lo suyo con letras sugerentes.

Tienen un sello particular que dialoga con la cotidianeidad, y lo más importante no es discrepar o asentir con sus estribillos sino la invitación a reflexionar, a cuestionarnos cosas que nos pasan a diario. Y creo que entonces tienen bien merecido sus premios y su popularidad; nada como la música, un arte tan masivo para trasmitir ideas de hoy.

Bebiendo de la trova, el son, ritmos tradicionales y otras tendencias mas actuales, los de la “buena fe” han logrado su musicalidad propia- ellos la definen como ecléctica- que ni por un momento deja a un lado su cubanía y el carácter tan humanista de sus composiciones; ese es un fenómeno latente en ellos.

Israel y Yoel son este tipo de artistas que quieren “hacer música, no para vivir de ella, sino para ella”. Son los que sienten el vivir en Cuba como una aventura, como una diversión cada vez que ven los rostros de su gente, de sus niños. Eso es lo que los motiva a seguir haciendo canciones que dentro de 10 años sigan resultando interesantes.

Por eso que se han convertido en un grupo necesario al que podemos augurarle futuros éxitos en sus próximos aniversarios. Ya haber llegado a esta fecha supone un momento importante, de consagración, a partir del cual- como dijo Ian Padrón, “o se repiten o se renuevan”. Por el momento esperamos que sigan sorprendiéndonos.

Sobre sus expectativas e impresiones, Israel Rojas, director del grupo, conversó con Cubasi.cu

¿Cómo han sido estos 10 años de Buena Fe?

(Risas) Han sido de mucho trabajo, de verdad- no de vacacionistas- y pasaron sin uno darse cuenta. Yo creo que cuando las cosas pasan así es cuando son verdaderas. Debe ser porque aún sentimos que hay mucho que hacer, que continuar. Los postulados con que hemos mantenido el trabajo se han cumplido con creces, pero eso mismo ha sido lo suficientemente fértil como para generar nuevas metas, nuevas estrategias de trabajo, nuevas cosas que decir.

Me parece increíble que estemos ya hablando de 10 años de trabajo intenso, con cinco discos, un paquete de canciones para radio, cine y TV, incluso algunos temas inéditos que hemos grabado con guitarra y nunca han estado registrados en un disco…

Durante estos años Buena Fe ha estado en la preferencia del público, sobre todo de los más jóvenes. ¿Cuáles crees que son las preocupaciones de la juventud cubana?

La realidad cubana es como un video clip, tiene muchos cortes. Lo que hoy es actual mañana quizás ya no lo es. Hoy la juventud cubana tiene como prioridad tal tema y el año que viene cambian las circunstancias, aunque siempre hay preocupaciones que están hay ahí, que persisten, las que nos tocan como nación: cómo perfeccionar el sistema en que vivimos, cómo hacer un país más participativo, cómo luchar contra nuestras deficiencias internas para ser mejores… y no sólo luchar, sino también cómo impulsar el amor, la solidaridad, el “tú das más; el vive; este es tu ahora…” Yo creo que nuestro discurso estético ha estado en la base y seguirá así, porque son las cosas que nos preocupan.

10 años marcan una especie de Km. 0, ¿qué está haciendo Buena Fe?

Estamos preparando dos discos: uno que estamos haciendo con Frank Delgado con retazos de canciones suyas y mías sin terminar, y de esa mezcla han salido temas que pueden ser interesantes. Este estará listo quizás para enero. Lo otro es un disco próximo del grupo y que debe salir en febrero o marzo.

¿Tienen título ya?

No, lo último que se hace con los discos es bautizarlos, la estética sí está clara.

de Martirio y José María Vitier… cantar la poesía latinoamericana

Posted in américa, arte, cuba, danza, el Taburete, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, poesia with tags , , , , , , , , , , , , , , , on septiembre 28, 2009 by el taburete

MARTIRIOMartirio, la afamada cantante española, preparará un disco de poesía latinoamericana con el pianista cubano José María Vitier, se conoció este domingo. El anuncio lo hizo la propia Martiro en entrevista con Europa Press, al ser interrogada sobre sus planes futuros, y catalogó a Vitier como “un grandísimo pianista cubano”. María Isabel Quiñones Gutiérrez, conocida artísticamente como Martirio, fue una de las intérpretes más originales del panorama musical español en los años 80. Con una imagen y presencia escénica caracterizada siempre por las gafas oscuras y la peineta española, Martiro ha transitado por la copla andaluza, el flamenco, el bolero y otros géneros musicales.

jose_maria_vitier_guaso_302

Tiene un amplio historial de colaboraciones con otros artistas como Maria del Mar Bonet, Chavela Vargas, Compay Segundo, y los cantautores Javier Ruibal, Carlos Cano, Alberto Cortez, Simón Díaz, Pedro Guerra, Luis Pastor o Miquel Gil.

Visto en Cubasí.cu

de la tv cubana… mucho con bastante con demasiao”

Posted in américa, arte, arte digital, cuba, debate, el Taburete, LaHabana, Memorias, Opinión, radio cubana, televisión with tags , , , , , , , , , , , on septiembre 28, 2009 by el taburete

Reinaldo Cedeño Pineda en la isla y la espina

me_on_tv

Pena. No se me ocurre otra palabra. Me sentí apenado con la intervención de la jefa de la programación dramatizada de la televisión cubana en Mediodía en TV, este sábado 26 de septiembre.

Me prometí no hablar más del tema, pero no pude sustraerme de la pedrada.

Cuando se retransmitió la interminable telenovela Las Huérfanas de la Obrapía, que motivó chistes de todos colores, incluso en el propio Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT)…

Cuando tras el desierto de estrenos, acaba de terminar la breve serie Diana, rica en el reflejo de una Cuba sin afeites (¡bravo!), pero por momentos abrumadora en su imagen experimental…

Cuando este lunes comienza la reposición del policíaco Día y Noche que parece haber convertido a Jorge Villazón, so pretexto del homenaje, en el pitcher tapón preferido de nuestra pantalla…

Cuando se aproxima otra repetición por el estilo con Su propia guerra y el Tabo…

Cuando todo eso la precede… es como recibir una pedrada, escuchar a la directiva decir que las telenovelas son muy costosas y largo su proceso de producción…

A semejante perogrullada, se le dice en buen cubano… descubrir el agua tibia.

Cuando veo o escucho cosas como esta, doy gracias por no estar en esa piel. Las justificaciones ―tomadas como paraguas a las soluciones— vacían su sentido y pierden cualquier asidero.

Ni siquiera ella pudo decir, a ciencia cierta, cuando será la próxima telenovela cubana. Al menos sabemos el nombre. “Aquí estamos”. Será en alguna fecha del próximo año…

Querría haberle escuchado decir, en cambio, cuál es la estrategia para que eso no ocurra más. A ella, o a quien corresponda. (…)

(…) Un viejo trabajador de la televisión cubana me dijo un día en una entrevista. “Cada vez que pretendemos engañar a los televidentes o le faltamos el respeto; los únicos engañados somos nosotros mismos. Y el irrespeto te socava”.

En el 7. Congreso de la UNEAC, el cantautor Amaury Pérez Vidal preguntó en manos de quien estaba la televisión cubana. Algunos, tal vez, le malinterpretaron. Yo creo que sabía muy bien lo que decía.

Y no es que la televisión sea una telenovela. Por suerte, la nuestra no es sinónimo de enajenación, sino un vehículo cultural de excepción; pero no hay que olvidarlo: la televisión es hoy en Cuba el más barato, asequible y masivo de nuestros medios de entretenimiento. No hay menoscabo ni delito en ello. Y este pueblo, se lo merece.

Un abrazo vale tanto como un discurso.

El tema de la telenovela en Cuba y de las reposiciones en horarios estelares, son como el cuento de la buena pipa, que ya se sabe, se repite y se repite sin encontrar el fin.

Reinaldo Cedeño Pineda es Licenciado en Periodismo por la Universidad de Oriente y Máster en Comunicación Social. Premio Nacional de Periodsmo Cultural. Fue redactor jefe de la página cultural del periódico Sierra Maestra. Se ha desempeñado como guionista, director de programas y reportero en los medios radiales…

de Vicente Feliú y Paz sin Fronteras…

Posted in américa, arte, Concierto por la Paz, LaHabana, música, Memorias, Opinión, poprock, silvio, televisión, Trova with tags , , , , , , , , , , , , on septiembre 27, 2009 by el taburete
PAZ SIN FRONTERAS
Un acto de valor, de libertad y de justicia

Vicente Feliú La Habana / Foto: Iván Soca /tomado de LA JIRIBILLA

vicente1

Para quienes no me conocen comenzaré diciendo que no soy un político de profesión, y que la vida me libre de ejercer ese oficio. Provengo de una familia que desde finales del siglo XIX estuvo del lado de los cubanos que estrenaban a machete una nación frente al colonialismo español primero y luego contra el imperialismo estadounidense y sus subalternos en mi tierra. En los casi 62 años que tengo, 48 de ellos los he dedicado a trovar, formándome en un país que en enero de 1959 eligió un rumbo inédito en Nuestra América. Mi vida ha estado ligada básicamente a la canción y, confieso sin aspavientos, con muy claras convicciones políticas. He recorrido buena parte del planeta llevando mis ideas cantadas a todos aquellos que han querido escucharlas (a veces también a los que no), en vivo y en directo, corriendo los riesgos que puede implicar un canto que se respalda con la propia vida. Mis pilares en esta faena han sido fundamentalmente Joe Hill, Benjo Cruz, Jorge Salerno y Víctor Jara.

Aclarados estos puntos, paso a comentar brevemente algunos aspectos no musicales del concierto Paz sin Fronteras celebrado en La Habana, Cuba, el 20 de septiembre de 2009.

En primer lugar, creo que la paz tiene que ser cantada, sufrida, luchada, ganada en escenarios no siempre (casi nunca) pacíficos, y hasta vivir y morir por ella es necesario. Ningún esfuerzo a favor de la paz será jamás en vano. Sin embargo, no hay absolutos en ningún concepto. Lo que para unos puede ser concordia entre sectores humanos, para otros puede ser literalmente un crimen. Para algunos religiosos, la paz es una meta sublime. Para los fabricantes de armas, la paz es una blasfemia. Para los países más industrializados y ricos, la paz es consumir hasta la propia Tierra. Para los países llamados en vías de desarrollo, la paz puede consistir en llegar vivo al día siguiente. Cuando hay hambre la paz se resiente porque la supervivencia puede llevar a matar para comer. Cuando los que viven de la maquinaria bélica encuentran países en paz arman guerras porque ellas son su sustento.

Cuando Juan Esteban Aristizábal, cantautor colombiano curtido en causas hermosas y difíciles para alguien del star system y que vive en Miami, se propuso el concierto Paz sin Fronteras en la Plaza de la Revolución de La Habana, sabía de los problemas que le acarrearía, aunque, como el concierto mismo, la realidad superó todas las expectativas. La energía positiva que desplegaron todos los artistas participantes cayó como lluvia refrescante sobre la abrumadora cantidad de público que esperó ansioso largas horas bajo el sol del septiembre cubano.

Su propuesta fue un acto de valor, de libertad y de justicia. Algunos de sus colegas que se sumaron conocían también de los riesgos más diversos que correrían por parte de las mafias de Miami. Porque hay que decir que lo primero que se rompió con este concierto fue el tabú de la mafia “cultural” de Miami, se demolió el muro que impide a muchos venir a cantar a la Cuba revolucionaria, culta y libre. La otra mafia mayor, la de aquellos que llevan 50 años pidiéndole al gobierno de los Estados Unidos que les devuelva lo que ellos no tuvieron cojones para defender frente a los barbudos mal armados de Fidel Castro, con sus manifestaciones histéricas quedó una vez más en ridículo.

Uno de los pecados capitales, para mí, es la cobardía tanto de la derecha, como de la izquierda. La vida me ha llevado a cantar en escenarios difíciles, donde el plomo y la muerte han sido compañeros de ruta. Conozco perfectamente el sabor del miedo y la diferencia, mínima pero esencial, entre el cobarde y el valiente. Hace unos años, un grupo de religiosos cubanos decidieron hacer una huelga de hambre frente a la oficina de intereses de los Estados Unidos en La Habana, en gesto solidario con los Pastores por la Paz liderados por el reverendo Lucius Walker, quien hacía lo mismo junto a otros combativos religiosos en la frontera mexicano-estadounidense, ante la prohibición del gobierno norteamericano de impedir el paso de ómnibus, equipos de computación y medicinas para nuestro pueblo, que sufría en ese año 1993, además del cincuentenario bloqueo yanqui, la caída del antiguo campo socialista con el que teníamos el 85% del comercio. Yo, que he sido siempre un hombre de acción, contrario a mis intereses que hubieran sido seguramente más aguerridos, sentí que en ese momento era mi deber compartir el ayuno hasta las últimas consecuencias con esos hermanos de lucha, aunque la forma no fuera la preferida por mí.

Creo que la paz se logra de muchas maneras. El pueblo de Honduras está ejerciendo una batalla pacífica con el gobierno de facto apoyado por la extrema derecha fascista del gobierno de los Estados Unidos, que no está actuando de manera para nada pacífica con ese pueblo. Mientras todas las organizaciones mundiales, los gobiernos y las personas más sensatas del mundo condenan el golpe, los hondureños están siendo masacrados en las calles por pedir, de manera pacífica, el regreso de su presidente constitucional al poder. En momentos así, siento que me arden las mejillas de tanto ponerlas de nuevo, mientras a los sicarios no les duele ni un tantico siquiera la conciencia. Y pienso que si hubieran dado un golpe similar en cualquier país de Europa o de América Latina que le interese a los Estados Unidos, los Cascos Azules de la ONU, de la OEA, de la OTAN y sabe Dios cuánto aparato represivo habrían ido rápidamente a detener y ajusticiar al dictador. Entonces, como decía al principio, la paz es tan relativa como intereses estén en juego.

Por eso, para los cubanos que vivimos en la Isla y muchísimos que se están liberando de la tiranía anquilosada de los “exiliados” de Miami -diría mejor cobardes-, sentimos que el concierto Paz sin Fronteras es un grano de arena (más bien un millón ciento cincuenta mil granos) en los avales de la lucha por la paz en este siglo tan alejado de ella. No era ese el momento para consignas guerreras; era un espacio para la alegría, que tanto se agradece y se merece.

Cierro este comentario con lo que le dije personalmente a Juan Esteban cuando nos conocimos después del evento:

“Te agradezco personalmente todo lo que has hecho por llevar adelante este concierto. Y conmigo puedes contar para el canto o el combate.”