Archivo para diciembre 1, 2009

planeando La Habana…

Posted in américa, arte, arte digital, cuba, Foto, LaHabana, Memorias, Trova with tags , , , , , on diciembre 1, 2009 by el taburete

Euskadi: la fórmula Saint Jean

Posted in américa, cuba, el Taburete, Euskalherria, LaHabana, Memorias, noticias, Opinión with tags , , , , , , , , , on diciembre 1, 2009 by el taburete

ATILIO A. BORON .SOCIÓLOGO

En la tenebrosa Argentina de la dictadura pensar era un crimen y, por lo tanto, a priori todos éramos sospechosos. Nadie sintetizó mejor esta visión criminal y paranoica del mundo que el General Ibérico Saint Jean cuando en Mayo de 1977 dijo que «primero mataremos a todos los subversivos, luego mataremos a sus colaboradores, después (…) a sus simpatizantes, enseguida (…) a aquellos que permanecen indiferentes, y finalmente mataremos a los tímidos». Esta sombría reflexión acude inmediatamente a nuestra conciencia al leer las noticias que dan cuenta de la razzia practicada por más de 650 agentes de la Policía Española y la Guardia Civil y que culminó con la detención y traslado a Madrid de 34 jóvenes del País Vasco acusados de «terroristas». Resulta que en España, tan exaltada como ejemplo de una exitosa transición desde el franquismo a la democracia, aquel apelativo puede ser aplicado a cualquier persona que en Euskadi se atreva a pensar que sería bueno lograr una solución negociada al conflicto político que desde hace décadas agita al País Vasco, o que se manifieste a favor de una amnistía o, simplemente, que tenga la osadía de exigir se ponga fin a las torturas que se aplican rutinariamente -pese a las numerosas denuncias de organismos internacionales- a quien tenga la desgracia de caer en manos de las fuerzas represivas del Estado español.

La irracional intransigencia de Madrid queda muy bien sintetizada en las palabras dirigidas hace poco por el ministro del Interior a los independentistas vascos: «Aun en el caso de que la izquierda abertzale dijese que condena la violencia y solicitara su legalización `la respuesta va a ser radicalmente no’». Este mismo personaje anteriormente había planteado a los independentistas la opción: «O votos, o bombas», y cuando estos dijeron «votos» -y presentaron la candidatura Iniciativa Internacionalista al Parlamento Europeo- este santo varón, demócrata hasta el tuétano, les aplicó el garrote vil de la Ley de Partidos y los condenó a una permanente ilegalidad.

Cerrados todos los caminos legales para quienes no piensan como Madrid quiere que se piense no hace falta ser un sabio para inferir que las vías extra-legales se nutrirán con el creciente apoyo de los muchos que en Euskal Herria no están dispuestos a renunciar al derecho a la autodeterminación de los pueblos, una conquista histórica que el estado español se niega tercamente a reconocer ya que ni siquiera autoriza una especie de «cuarta urna», como la imaginó Zelaya en Honduras, para que el pueblo, soberano inapelable de cualquier democracia digna de ese nombre, diga si quiere o no ser consultado al respecto.

La doctrina del terrorismo omnipresente tan cara a los militares argentinos fue aplicada en esta oportunidad contra una organización juvenil, Segi. Lo tragicómico de todo esto lo retrata una vez más el diario «El País» (otro mito periodístico, de prestigio tan manufacturado como inmerecido) cuando informó a sus lectores que mediante el «vandalismo terrorista Segi buscaba aumentar la presión sobre las llamadas `luchas prioritarias’: la construcción del `Estado vasco’ y el combate contra el tren de alta velocidad, el modelo educativo de Euskadi y la especulación inmobiliaria». Como puede apreciar el lector, estos jóvenes prisioneros tenían una agenda no sólo revolucionaria sino también terrorista: oponerse al tren bala que destruiría el medio ambiente y dividiría regiones enteras del país es un acto innegablemente vandálico y terrorista, lo mismo que discutir el modelo educativo, cosa que se está haciendo por doquier en Europa, y combatir la especulación inmobiliaria, causante de gravísimos problemas en España y el País Vasco.

En su gran mayoría Segi está formada por jóvenes universitarios independentistas, activamente vinculados a diversas asociaciones que efectúan tareas comunitarias. Como si fuera un insulto, la información oficial dejó saber que algunos de estos vándalos «ocuparon cargos de representación estudiantil en la Universidad». Según las explicaciones brindadas por el Ministerio del Interior los detenidos lo habrían sido por «ejercer presuntamente funciones de responsabilidad en Segi». Es decir, se presume la comisión de un delito, y eso basta para encarcelar a los sospechosos en una redada efectuada, como en la Argentina de aquellos años de plomo, a altas horas de la madrugada y a cargo de personal encapuchado.

Basta con relacionar a los inculpados con cualquier persona u organización que en el pasado haya actuado en la legalidad defendiendo el proyecto independentista para ser considerado un terrorista. Basta con compartir el proyecto estratégico de la independencia y el socialismo -aun cuando se condene los métodos violentos para lograrlo y se opte por las tácticas del Mahatma Gandhi- para que todo el peso de la «justicia» caiga sobre los acusados.

Pensar o soñar son delitos imperdonables. Mediante esta monstruosidad jurídica se pena a la persona, no a sus actos. El corolario de esta retrógrada concepción es una justicia que no reconoce el habeas corpus, traba la acción de los abogados defensores, impide la presencia de un médico de confianza, establece cinco días de incomunicación sin notificar a los familiares el paradero del detenido, legaliza la tortura y el maltrato, y somete a juicio a los inculpados fuera de la jurisdicción ordinaria, en un tribunal de excepción heredado de la época franquista.

Las violaciones a los derechos humanos que Madrid perpetra a diario en Euskadi son irremediablemente incompatibles con la democracia. Pruebas: uno, el juez de la Audiencia Nacional que lleva la causa, Fernando Grande-Marlaska, rechazó la petición de los abogados defensores para que se aplique a los detenidos el «Protocolo Garzón», que requiere que sean asistidos por un médico de confianza, que el periodo de detención sea grabado y que los familiares sean informados en todo momento sobre el paradero y estado de los arrestados. Por algo lo habrá rechazado. Dos: sorprende comprobar que en ciertos aspectos el Gobierno español hace lo que ni la dictadura argentina se atrevió a hacer. Por ejemplo: prohibir la exhibición pública de fotografías de las víctimas de la represión que hacían los familiares, amigos y los movimientos de solidaridad, una manera sutil por la cual se quería hacer «desaparecer» personas, menos criminal que la que conocimos en la Argentina pero también violatoria de los derechos humanos. Por eso en muchos bares, de esos que proliferan en toda Euskal Herria, las fotos de los independentistas detenidos en las cárceles españolas fueron reemplazadas por sus siluetas faciales.

Al criminalizar la disidencia política y la aspiración independentista el Estado español vuelve a hundirse en sus peores tradiciones, sintetizadas en el nefasto maridaje entre la cruz y la espada. Tradiciones que durante tres siglos padecieron los pueblos de Nuestra América después de la conquista y que, en la Argentina, reapareciera en el discurso y la práctica de la dictadura militar: matar a los subversivos, a sus colaboradores, a sus simpatizantes, a los indiferentes, y a los tímidos. Una escalada infernal de muerte y destrucción que sumió a este país en un baño de sangre pero que, a la larga, fue derrotada por la capacidad de resistencia y de lucha de las víctimas.

A Madrid le convendría estudiar lo ocurrido en la Argentina, y tomar nota de dos grandes lecciones que deja nuestra historia: primero, que la represión tiene costos crecientes y decreciente eficacia disuasiva, y que por lo tanto no sirve para resolver ningún problema social o político como los que suscita la cuestión vasca; segundo, que si no detiene antes de que sea demasiado tarde la aplicación de la «fórmula Saint Jean» para enfrentar las aspiraciones independentistas de los vascos el futuro de los diversos pueblos y naciones que dificultosa y conflictivamente conviven en el estado español podría asumir las características de una tragedia de inéditas proporciones.

© Artículo publicado en http://www.atilioboron.com

este video fue proyectado en Venecia durante la presentación de la iniciativa política de la Izquierda Abertzale…

documento de debate… http://www.gara.net/agiriak/eztabaidarakotxostena-eu-es.pdf

Mi esposa ama a Fidel Castro…

Posted in américa, arte, cuba, debate, espejos, LaHabana, literaura, Memorias, Opinión, poesia with tags , , , , , , , , , on diciembre 1, 2009 by el taburete

Ángel Martínez Niubó, poeta y narrador.

Recibí muy lindas respuestas, desde diferentes sitios, a mi artículo: “Yoani Sánchez o María Fernanda Martínez”.   Recibí, incluso, correos de algunos padres -y madres- que me enviaban la gratitud de sus hijos. Pero quiero detenerme en una de las respuestas que me envió alguien que lamentablemente, tristemente, no firmó. Ella me dice:”Es verdad señor, usted se puede olvidar de sus hijos cuando los deja en la escuela y quizás como no tiene tiempo porque se pasará la vida escribiendo, también se despreocupará de lo que día a día tiene que comer su familia. Me gustaría preguntarle a su señora esposa, soy ama de casa y teniéndolo todo para cocinar, me cuesta trabajo responder a la simple pregunta, ¿qué cocino hoy?, ¿señora, qué le cocina hoy a su familia?. Señor mío, yo no le voy a responder esa pregunta, vaya y pregúnteselo a su esposa, estoy segura la pobre, que lo que para mi es muy dificil de responder a ella se le convertirá en casi una respuesta de vida o muerte”.Escribir, señora, no supone estar de espaldas a la cocina. Le digo más, a veces escribo en la cocina. Y no, no le pregunté a mi esposa. Ya le diré por qué…Es verdad que a veces no nos alcanza el arroz… (el arroz que TODOS los cubanos recibimos por igual). Y a veces no nos alcanzan los frijoles, o el azúcar… (los frijoles o el azúcar que todos los cubanos recibimos por igual). Pero le digo más, nunca nos acostamos con hambre. Ni mi esposa, ni yo, ni mis hijas, ni mis padres…, ni mis vecinos. Nunca.No acostarse con hambre supone que siempre aparece algo, que siempre aparecen soluciones. Que siempre aparece, incluso, una mano amiga… ¿Le “suena” esa palabra: amiga, amigo? Es una palabra que parece inventada en Cuba. Hace algún tiempo me escribía un amigo -vive en España- y me decía no conocer al señor que vive frente a su apartamento…, ¡ y hace 7 años que vive allí…! Es verdad señora, que a veces no nos alcanza el café… Pero salga Ud. a la calle, con un jarrito, y pida en cualquier puerta -en la puerta incluso de un desconocido-. Le aseguro que va a encontrar. Los cubanos cultivamos, casi inventamos la palabra solidaridad.Le cuento: hace apenas dos semanas mi papá estuvo hospitalizado en la sala F, piso 3, Cama 9 del Hospital de Sancti Spíritus, en Cuba. No voy hablarle -ya que Ud. no quiere- de las atenciones médicas. Allí viví gestos de solidaridad que no olvidaré nunca. Hablo de los demás pacientes, de los demás acompañantes… y no voy a cometarle, -ya que Ud. no quiere- de los médicos, las enfermeras, los camilleros. Le recuerdo: los cubanos casi que inventamos la palabra solidaridad. No haga tormenta, señora, de la situación alimentaria en Cuba -que va mejorando-. Ud. sin dudas, no sabe lo que es tormenta. (Me prometí no hablarle de otros países). Pero olvidé contarle, en mi anterior trabajo, que todos los niños cubanos tienen su desayuno garantizado. Yo no vivo de espaldas a la cocina. No señora, vivo muy al tanto de lo que ocurre allí. Pero lo que sí no hago es pensar con el estómago. “No sólo de pan vive el hombre”. ¿Recuerda esa frase? Y recuerda aquello que decía Martí: “la poesía es más necesaria a los pueblos que la industria”. Haga la prueba, salga a las calles cubanas con jarrito y pida café. Diga que lo quiere para el desayuno. Pero no se engañe, hay una mejoría de la situación alimentaria en Cuba.Le cuento:Yo quise más a Fidel Castro cuando hace algunos años, en Colombia, las embarazadas -y los niños- me pedían dinero en las calles. (Los comentarios sobran).Y ya que hablo de Fidel. ¿Sabe, señora, por qué no le pregunté a mi esposa por la situación de “mi” cocina? En primer lugar porque sé como está la situación alimentaria de mi casa cocina, y en segunda porque mi esposa ama a Fidel Castro. Sabe, es algo con lo que vivimos los hombres en la isla: Nuestras mujeres aman a Fidel. Le digo esto porque advierto en su mensaje cierto matiz político. Mi esposa ama a Fidel Castro… y la esposa de mi amigo, y la esposa de mi vecino… Los cubanos somos afortunados señora. Casi Inventamos la solidaridad, y nos gusta la poesía, la utopía. Y ya que hablo de poesía, de Fidel, y de mujeres… ¿Recuerda el poema de Carilda, “Canto a Fidel”? Aquí tiene un fragmento:

(…) Ese Fidel insurrecto

respetado por las piñas,

novio de todas las niñas

que tienen el sueño recto.

Ese Fidel -sol directo

sobre el café y las palmeras-

ese Fidel con ojeras,

vigilante en el Turquino

como un ciclón repentino,

como un montón de banderas.

¿Y recuerdas -o conoces- el poema de otra mujer, Nancy Morejón titulado: “Ronda de la Fortuna”?. Con este te dejo… y espero entiendas por qué no le pregunté a mi esposa. Recuerda “Mi esposa ama a Fidel Castro”. Es algo, te repito, con lo que vivimos los esposos en la isla. Una extraña, y hermosa suerte. Aquí va el poema de Nancy:

Ronda de la fortuna

Fidel tiene fortuna,

una sola fortuna:

estar,

entre nosotros,

por un mundo mejor.

Qué fortuna mayor.

Fidel,

sin odio y sin hiel,

abre muros y ventanas.

Fidel

Fidel tiene fortuna,

una sola fortuna,

la fortuna de ser Fidel.

visto en la Isla Desconocida

de la fotografía cubana… la vida de cabeza

Posted in américa, arte, arte digital, espejos, Foto, LaHabana, Memorias with tags , , , , , on diciembre 1, 2009 by el taburete


La vida de Cabeza: una impresión en blanco y negro

Con solo presionar el obturador no ha culminado la tarea de un fotógrafo. Este arte decimonónico es, además, el fruto de andar, conocer, escudriñar los espacios más íntimos y conversar con la gente. Quien no posea este espíritu aventurero jamás encarnará el sentir de un fotógrafo; sin embargo, la muestra que aquí se exhibe no es más que un arte documental, una crónica artística de quien se siente cazador de imágenes autóctonas: Juan Manuel Cruz del Cueto.

Solo sujeto a las leyes de su imaginación, este fiel defensor de nuestra era de la imagen nos ha trasladado vivamente el quehacer pueblerino de Cabezas hasta su plano bidimensional. No obstante, por la veracidad de la imagen, por el realismo del detalle, podemos sentir incluso el sudor del noble campesino a caballo, o la dulzura de los mamoncillos del portal del vecino. Porque ha sido precisamente ello lo que ha querido captar este artista con su lente: el rasgo más auténtico de este pueblo matancero.

Mientras que con toda intención se encuentran ausentes las áreas de color, los valores tonales hacen gala de su expresividad a partir de los fuertes contrastes entre el blanco y el negro. Así, remembrando al daguerrotipo, en estas fotos ha quedado resumida toda una estética de la belleza que se puede descubrir tras los ángulos más intrínsecos y las vistas más panorámicas de este pueblo de la mayor de las antillas. Así lo ilustran los espacios más íntimos del estereotipado lúgubre cementerio, hasta las vistas que exaltan la iglesia parroquial.

De esta forma, íconos arquitectónicos, escenas costumbristas y los propios personajes pueblerinos se han convertido en los protagonistas, una vez más, y ahora a través del arte fotográfico, de su tierra natal. Y es que otro no pudiera ser el resultado de quien anda buscando por la vida; porque a quien la historia fascina, fascina sus protagonistas.

Julienne López Hernández tomado de http://juanma85.wordpress.com/

Chile despide a Victor Jara…

Posted in américa, arte, cuba, espejos, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, Opinión, poesia, poprock, Trova with tags , , , , , , , on diciembre 1, 2009 by el taburete

Distintas personalidades chilenas e internacionales, como el cubano Pablo Milanés y el artista franco-español Manu Chao, o los chilenos Luis Corvalán, Fabiola Letelier e Isabel Margarita Letelier y hasta la propia presidenta Michele Bachelet, han expresado su deseo de sumarse a esta despedida póstuma al autor de Te Recuerdo Amanda.

La presidenta Bachelet concurrirá a la Plaza Brasil de la capital chilena, e ingresará al galpón donde será velado el cantautor y director de teatro, a decirle adiós y a expresar nuevamente a Joan Jara y a sus hijas Manuela y Amanda, la solidaridad del gobierno de Chile y el agradecimiento a la obra cultural que aportó Víctor Jara.

El ex Secretario General del Partido Comunista de Chile, Luis Corvalán conoció personalmente a Jara y sus ojos se iluminan de un verde muy especial y profundo, cuando recuerda al artista, a quien considera junto a Violeta Parra, como una de las figuras más relevantes de la canción chilena del siglo pasado. Por eso promete participar personalmente en este homenaje popular.

“Recuerdo que una vez Víctor llegó al local del Partido, que teníamos allá en Teatinos esquina con Compañía, venía con Gladys y me pidieron que le pusiera el distintivo de militante de la Jota y claro, lo hice con mucho agrado.

Creo que sus canciones son imperecederas, para mi él y Violeta Parra son los más grandes folcloristas de toda esa época. En el canto popular, las canciones que existen y abundan en el país de aquella época y son sobre todo producción de Víctor y de Violeta.

Él era de un origen muy humilde, igual que Violeta, él nació en Quiriquina, que está en el camino de Chillán a Yungay. Sé que en un tiempo vino con su madre a Santiago, y tenían instalado un puesto de verduras o productos campesinos en Exposición.

Aprovecho de decir que Violeta nació muy cerca de allí, no es de Chillán, o de San Carlos como se dice, es de San Fabián de Alico, un pueblito que queda arriba de San Carlos, en la cordillera, hermoso, con piscina del pueblo, hecha por la gente, hecha con piedras”.

Añade que todos eran parte del movimiento popular que se construyó a mediados del siglo pasado, que desempeñó un gran papel, formando parte de la izquierda chilena. Todas sus canciones todavía se cantan, por otros intérpretes y felizmente están grabadas.

A sus 93 años, don Lucho dice que no tiene muy buena memoria, pero se acuerda de “El Cigarrito”, de “Te recuerdo Amanda”, o de aquella canción llamada “Abre la ventana” que una vez Víctor se la cantó a su hija menor en su casa de calle Bremen.

El ex senador recuerda que conoció en Colombia una canción muy bonita llamada “LA BALA”, que decía “la bala se dispara, se dispara, se disparó”, y en una parte dice que no es ningún pecado usar la bala, depende cuándo y contra quién sea…. seguir leyendo…