El Malecón…

El Malecón de La Habana. Seguramente el banco más largo del mundo y sin dudas el más entretenido. Esta tarde hacía frío y las olas arreciaban con fuerza. Sobre el muro apenas unos pocos pescadores bien pertrechados contra el aire del norte aprovechando que los  peces vienen a refugiarse del temporal hacia la bahía, donde las aguas están más tranquilas. Esta es la soledad del Malecón en los días de temporal, esos en los que el mar humedece la roca por dentro, colándose por las grietas de los años, para que una vez pasado, salga el Sol y acartone la piedra húmeda acelerando esta preciosa decadencia. Es algo inevitable. Hoy pretenden evitarlo con un cemento especial. Una mezcla importada del desarrollo que tiene un color verde importado. El Malecón ya no se ve igual. Ahora perece nuevo, importado.  A mi me gusta pensar que el Malecón resistirá y siempre se verá igual…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: