el transporte a remolque…

Este fin de semana, como otro fin de semana cualquiera, decidimos trasladarnos a San Antonio de los Baños, provincia de Artemisa, bueno esa misma que hace una semana atrás se llamaba La Habana…. Partíamos a uno de los pueblos con más historia y tradición en Cuba, al mismísimo San Antonio de los Baños, ese donde hay un río… la punta de una loma… una familia con aroma a tierra tabaco y frío… cuna de sobrados artistas y personalidades de este país, y de buenos vecinos. Lugar que alberga la “Escuela Internacional de Cine” y lo hace acreedor  de la condición de ser, posiblemente, el pueblo más filmado del mundo.

Un fin de semana como otro cualquiera con intención de visitar a nuestra gente para compartir con ellos allá, en el que nos levatamos temprano y preparamos nuestro pequeño petate con la misma emoción que dos pioneros que se fueran de expedición, y tal parecía que disfrutaríamos de un hermoso viaje por la provincia. Pero supongo que cometimos el lamentable error de no desayunar en condiciones antes de partír y, por el camino, el hambre se nos juntó con las ganas de comer. Salimos a caminar para buscar un transporte que nos llevara a San Antonio y si, encontramos la parada cuando encontramos a los oportunistas, a los privilegiados que gozan de total libertinaje, encontramos descontrol, encontramos tumulto de gente acalorada y desesperada, encontramos maltrato, caos y estafa a costa de la necesidad… vimos como la falta de respeto a los semejantes es cotidiana acción de unos pocos que tienen el control de la autopista y las vías que  conducen al pueblo.

San Antonio es un pueblo que por su cercanía con la capital (alrededor de 18 KM) tiene un flujo inmenso de personas que  diariamente trabajan o visitan la urbe capitalina. Conocemos a varios  amig@s que trabajan en la Capital y que diariamente se tienen que trasladar hasta allá. Nos cuentan que desde hace más de una década el transporte del pueblo lo dirigen los particulares que desde sus “almendrones”, camionetas o camiones y pagando un impuesto al Estado, llenan sus bolsillos a costa de un pueblo que pierde cada vez más la calidad de un servicio que por derecho les debe beneficiar, ocurriendo todo lo contrario.

El pueblo se convierte en esclavo del transporte al no tener opciones y llena los bolsillos de unos pocos que se aprovechan de la situación. Entonces según parece y comprobamos, cuando un viaje en Carro corresponde a 10 pesos, uno en camioneta serían 5 pesos y uno en camión 2 pesos, estos amigos de lo ajeno hacen de su capa un sayo y multiplican por dos el precio a sabiendas que la necesidad y demanda de transporta es mucho mayor que la oferta, que por otra parte, parecen controlar cual sindicato. Así que un viaje que nos debiera costar 4 pesos a los dos de buenas a primeras se convierte en 10 pesos ( lo harán para no manejar menudo). Y así un viaje en carro de 10 pesos está asumido que son 20 pesos. Que alguien haga los números. Me imagino que vivo en San Antonio y que me tengo que desplazar diariamente a la Habana por necesidad, en un camión, después de hacer una cola tumultuosa y caotica, tengo que invertir 10 pesos diarios, unos 200 pesos mensuales. Es decir me están estafando 120 pesos al mes. Recuerden el camión de gente y multipliquen.

Esta gente se hace rica a costa de trabajadores y pueblo en general que sudan diariamente en sus puestos de trabajo por un país y una revolución mejor.

El Gobierno en cierta medida ha tratado de resolver este caos según estuvimos indagando, pero las respuestas han sido insuficientes. Solo existe una guagua de risible e insuficiente itinerario de  ida y vuelta. Un municipio como San Antonio que alberga tanta población pero que a su vez es punto de encuentros con otros municipios como Alquizar o Güira, tiene que tener un transporte estatal garantizado, y si no están creadas las condiciones, al menos un control riguroso sobre estos delincuentes del timón que usurpan descaradamente el dinero del pueblo.

No se cumplen no solo las cuestiones de los precios, sino de la cantidad de pasaje que deben montar pues además de pagar 5 pesos no puedes protestar por las infames condiciones de viaje, sencillamente porque no hay más opción.

Lo peor es que San Antonio no es el único municipio, también en el mismo caso se encuentra Bauta, Caimito y Guanajay que sus transportes hacía la Capital de todos los cubanos básicamente dependen de los particulares y aunque presentan más opciones de transporte siguen siendo insuficientes. Hemos visto y comentado muy positivamente algunas de las últimas medidas que el gobierno ha tomado con relación al transporte, pero creemos necesario hacer hincapié sobre esto, más y cuando la gente con la que compartimos remolque en este infausto viaje, nos confesaba sentirse hastiada para protestar diariamente… alguno recordó : “ustedes lo jóvenes, que tienen fuerzas, debieran hacerlo”.

Esperamos que se tome conciencia por parte de los responsables de esta situación y la próxima vez que visitemos el pueblo sea para celebrar junto a los Ariguanabenses la mejoría en el transporte que tienen en sus carreteras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: