Museo de las Artes Decorativas de La Habana…

lugar que engrandece el alma


Las artes decorativas son las llamadas artes auxiliares, que sirven para revestir y se subordinan a otras como la arquitectura. Su carácter no es funcional, sino que su cometido es el de embellecer.

Una magnifica mansión ubicada en la calle 17 entre D y E en el céntrico barrio habanero de El Vedado alberga el Museo Nacional de Artes Decorativasdonde se guarda con celo la colección privada que perteneció a María Luisa Gómez Mena condesa de Revilla de Camargo, que abandonó el país para siempre en 1961.

El inmueble fue construido entre 1924 y 1927 y remodelado en los años 30. Toda la decoración fue realizada por la prestigiosa casa Jansen, de París; está considerada una de las casas más hermosas de la Ciudad de La Habana que guarda una notable colección de muebles y objetos chinos y neoclásicos, pertenecientes al segundo Imperio, orientales y modernistas.

EL MUSEO NACIONAL DE ARTES DECORATIVAS

Inaugurado el 24 de julio de 1964, el edificio de cuatro pisos, visibles desde afuera, conserva en sus almacenes y salas de exposiciones más de 33 000 obras de arte de un alto valor artístico e histórico de los reinados de Luis XV, Luis XVI y Napoleón III, completándose con piezas de orientales de los siglos XVI al XX.

Desde que abrió sus puertas es visitado con frecuencia por los habaneros y otras personas procedentes del resto de las provincias, así como, turistas extranjeros, escolares de escuela aledañas, y en general aquellos que desean conocer las maravillas que el arte es capaz de mostrar.

El vestíbulo posee los primeros ejemplares de la colección de muebles que atesora el Museo: mesa guéridon veneciana del siglo XIX, parte de un conjunto integrado por cuatro lámparas con figuras de moros, realizadas en madera estofada y policromada, en cuya tapa puede verse un trabajo de taracea hecho con mármoles italianos; cómodas de estilo Transición, fabricadas en Francia y en Italia, durante los siglos XVIII y XIX, evidencias del gusto francés por la función decorativa de este mueble en las salas de recibo.

Una extraña sensación de deleite embarga al visitante cuando en sus salas admira por primera vez obras artísticas de magnífica calidad realizadas por importantes manufacturas francesas como Sèvres, París, Chantilly y Limoges o inglesas como Derby, Chelsea, Wedgwood, Worcester y Staffordshire.

En el mobiliario se reconocen también obras de artistas como Simoneau, Henri Riesener, Adam Weisweiler, Thomas Chippendale, Jacob Petit, Emile Gallé, entre otros. Orfebrería inglesa de Thomas Powel, Paul de Lamerie y Paul Storr.

Hermosos jardines rodean la mansión; uno es el de Las Estaciones situado en la parte derecha, y le sigue el de la izquierda conocido por De Noche, que el visitante utiliza para descansar.

DETALLES DE SU CONSTRUCCIÓN:

Fuentes consultadas apuntan que los materiales para la construcción de la monumental obra se trajeron desde Europa; los revestimientos de madera, espejos, mármoles, carpinterías, fallebas, molduras, fueron preparados para su colocación directa; en función de algunas tareas específicas como la realización de estucos acudieron artesanos europeos.

El salón principal está ambientado en el estilo Rococó, con sus paredes recubiertas de boisseries, el mobiliario muestra la evolución de tres de los estilos que florecen en el siglo XVIII: Regencia, Rococó y Transición. Una gran cómoda Rococó realizada por Simoneau para el castillo Sceaux ocupa un lugar preferente en esta sala, flanqueada por dos grandes vasos de porcelana china del período Qienlong del siglo XVIII. Completa la ambientación del salón, porcelanas de las manufacturas de Meissen y Sèvres, entre las que se destaca un conjunto de cuatro biscuits elaborados por Bachelier, piezas únicas de extraordinaria belleza, realizadas en el siglo XVIII.

Se exhiben también cuadros de diferentes firmas de pintores famosos del siglo XVIII francés como Nicolás de Largilliere (1656-1746), Jean Marc Nattier (1685-1766), Louis Tocqué (1696-1772) y del pintor de la escuela flamenca del siglo XVII Cornelis Ceulen Johnson (1593-1664).

En las salas de lacas orientales se muestra una colección de parabanes chinos de los siglos XVII, XVIII y XIX. originarios de la provincia de Chiansí, entre los que sobresale un gran biombo de Coroman del siglo XVII; una mesa central laqueada con incrustaciones en nácar y malaquita y dos libreros con incrustaciones en hueso y marfil que conforman una decoración floral.

Todas la paredes están recubiertas de mármoles italianos y en las esquinas se encuentran ubicados trofeos de bronces mercuriados, con alegorías y atributos del período. En este salón se pueden apreciar dos tapices del grupo “verdures” de la manufactura de Aubusson del siglo XVIII, dos candelabros de bronces mercuriados franceses con dos figuras de cerámica china del período Hang Hsi, el reloj cartel con bronces atribuidos a Cafieri (hijo) y la maquinaria hecha por Martinot, relojero del Rey Luis XV.

Visitar el Museo Nacional de Artes Decorativas significa percibir lo hermoso, además, del disfrute visual y espiritual que provoca tanta belleza.

Detalle inolvidable en el conjunto de piezas que se muestran es la colección de miniaturas europeas de los siglos XVI al XX, la más importante de su tipo en América. Ella sola bastaría para visitarlo.

por Teresa Valenzuela en CubaAhora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: