Archivo para septiembre 10, 2010

de Chucho Valdés and the Afro-Cuban Messengers…

Posted in américa, arte, cuba, danza, espejos, Jazz, LaHabana, música with tags , , , , , , , , on septiembre 10, 2010 by el taburete

El pianista de jazz cubano Chucho Valdés se lanza a los 69 años a la aventura de un nuevo grupo, los Afro-Cuban Messengers, con el cual el ex líder del grupo Irakere publica “Chucho’s Steps” su primer disco con una formación desde 2003.

En entrevista con la AFP en París, en vísperas de un concierto el martes en el Festival de Jazz de La Villette, Valdés explica que el nombre de su nuevo grupo es un tributo a los Jazz Messengers, del baterista norteamericano Art Blakey, quien fue su “primera influencia”.

“Blakey fue mi primera influencia, con Horace Silver, que era su pianista. Su grupo fue una escuela que reveló muchos talentos”, subrayó Valdés, hijo del gran pianista Bebo Valdés, con quien grabó en 2009 “Juntos para siempre”, que conquistó un Grammy en la categoría de Mejor Álbum de Jazz Latino.

Chucho Valdés, que fundó en 1967 la Orquesta Cubana de Mísica Moderna y en 1973 el grupo Irakere -el buque insignia del jazz cubano durante un cuarto de siglo, con su mezcla de jazz contemporáneo y ritmos de la santería-, ha sido presentado muchas veces como el creador del jazz afrocubano, lo que él descarta.

“Yo no inventé nada. El jazz afrocubano fue inventado por (los trompetistas) Mario Bauzá, Dizzy Gillespie y (el baterista) Chano Pozo”, subrayó Chucho Valdés, que nació en 1941 en Quivicán, cerca de La Habana, y que ha grabado una treintena de discos y ha sido galardonado con media docena de estatuillas.

“Yo llegué 20 años más tarde, y lo que hice de nuevo, que ellos no habían hecho, fue incorporar instrumentos como los tambores batá, utilizados en los rituales yoruba, el shékere, los tambores arará”, explicó el pianista cubano.

Valdés subrayó que la obra más representativa de esta música es su álbum “Misa Negra”, con el que conquistó su primer éxito internacional.

En “Chucho’s Steps”, Valdés aborda con su estilo vertiginoso y con una hermosa complejidad las diversas formas del jazz contemporáneo: hard bop, free jazz, jazz modal, sobre un rico tapiz de percusión.

“No quería hacer algo que ya había hecho”, recalcó Valdés, que para este álbum contó con la colaboración de nuevos talentos de la escena cubana del jazz.

“El objetivo fundamental del disco era plantear un nuevo desarrollo de la música afrocubana y al mismo tiempo hacer un homenaje a algunos de los grandes músicos de jazz”, subrayó, señalando que había incorporado un tambor batá, utilizado en los rituales yoruba, y una trompeta y un saxo, “al estilo de Art Blakey”.

“Hay combinaciones rítmicas diferentes. En el yoruba hay compases de 6 y 12 tiempos, y para cambiar esa rítmica cambiamos la métrica”, puntualizó.

A fines de los ’90, después de la desaparición de Irakere, que contó entre sus miembros a Arturo Sandoval y Paquito D’Rivera, Valdés dio la prioridad a su carrera de solista.

Exploró el arte de los dúos, presentándose con algunos de los más grandes pianistas del mundo: su padre, Bebo, Herbie Hancock, Michel Legrand y Michel Camilo. También ha acompañado a cantantes como el veterano compositor e intérprete francés Charles Aznavour y la española Concha Buika.

Valdés, que va a reencontrarse en el concierto en París con el saxofonista Archie Shepp, viajará el mes próximo a Estados Unidos, donde se presentará el 22 y 23 de octubre en el Lincoln Center de Nueva York.

invitación…

Posted in américa, arte, cuba, debate, dibujo, el Taburete, espejos, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, Opinión, silvio with tags , , , , , on septiembre 10, 2010 by el taburete

por Silvio Rodriguez en su blog Segunda Cita

Creo que la Revolución Cubana dignificó a nuestro país y a los cubanos. Y que el Gobierno Revolucionario ha sido el mejor gobierno de nuestra Historia.

Sí: antes de la Revolución La Habana estaba mucho más pintada, los baches eran raros y uno caminaba calles y calles de tiendas llenas e iluminadas. Pero ¿quiénes compraban en aquellas tiendas? ¿Quiénes podían caminar con verdadera libertad por aquellas calles? Por supuesto, los que “tenían con qué” en sus bolsillos. Los demás, a ver vidrieras y a soñar, como mi madre, como nuestra familia, como la mayoría de las familias cubanas. Por aquellas avenidas fabulosas sólo se paseaban los “ciudadanos respetables”, bien considerados en primer lugar por su aspecto. Los harapientos, los mendigos, casi todos negros, tenían que hacer rodeos, porque cuando un policía los veía en alguna calle “decente”, a palos los sacaban de allí.

Esto lo vi con mis propios ojos de niño de 7 u 8 años y lo estuve viendo hasta que cumplí 12, cuando triunfó la Revolución.

En la esquina de mi casa había dos bares, en uno de ellos, a veces, en vez de cenar, nos tomábamos un batido. En varias ocasiones pasaron marines, cayéndose de borrachos, buscando prostitutas y metiéndose con las mujeres del barrio. A un joven vecino nuestro, que salió a defender a su hermana, lo tiraron al suelo, y cuando llegó la policía ¿con quién creen que cargaron? ¿Con los abusadores? Pues no. A patadas por los fondillos se llevaron a aquel joven universitario que, lógicamente, después se destacaba en las tánganas estudiantiles.

Ahí están las fotos de un marine meando, sentado en la cabeza de la estatua de Martí, en el Parque Central de nuestra Capital.

Eso era Cuba, antes del 59. Al menos así eran las calles de la Centrohabana que yo viví a diario, las del barrio de San Leopoldo, colindante con Dragones y Cayo Hueso. Ahora están destruidas, me desgarra pasar por allí porque es como ver las ruinas de mi propia infancia. Lo canto en “Trovador antiguo”. ¿Cómo pudimos llegar a semejante deterioro? Por muchas razones. Mucha culpa nuestra por no haber visto los árboles, embelesados con el bosque, pero culpa también de los que quieren que regresen los marines a vejar la cabeza de Martí.

Estoy de acuerdo en revertir los errores, en desterrar el autoritarismo y en construir una democracia socialista sólida, eficiente, con un funcionamiento siempre perfectible, que se garantice a sí misma. Me niego a renunciar a los derechos fundamentales que la Revolución conquistó para el pueblo. Antes que nada, dignidad y soberanía, y asimismo salud, educación, cultura y una vejez honorable para todos. Quisiera no tener que enterarme de lo que pasa en mi país por la prensa de afuera, cuyos enfoques aportan no poca confusión. Quisiera que mejoraran muchas cosas que he dicho y otras que no.

Pero, por encima de todo, no quiero que regrese aquella ignominia, aquella miseria, aquella falsedad de partidos políticos que cuando tomaban el poder le entregaban el país al mejor postor. Todo aquello sucedía al tibio amparo de la Declaración de los Derechos Humanos y de la Constitución de 1940. La experiencia pre-revolucionaria cubana y la de muchos otros países demuestra lo que importan los derechos humanos en las democracias representativas.

Muchos de los que hoy atacan la Revolución, fueron educados por ella. Profesionales emigrados, que comparan forzadamente las condiciones ideales de “la culta Europa”, con la hostigada Cuba. Otros, más viejos, quizá algúna vez llegaron a “ser algo” gracias a la Revolución y hoy se pavonean como ideólogos pro capitalistas, estudiosos de Leyes e Historia, disfrazados de humildes obreros. Personalmente, no soporto a los “cambiacasacas” fervorosos; esos arrepentidos, con sus cursitos de marxismo y todo, que eran más papistas que el Papa y ahora son su propio reverso. No les deseo mal, a nadie se lo deseo, pero tanta inconsistencia me revuelve.

La Revolución, como Prometeo (le debo una canción con ese nombre), iluminó a los olvidados. Porque en vez de decirle al pueblo: cree, le dijo: lee. Por eso, como al héroe mitológico, quieren hacerle pagar su osadía, atándola a una remota cumbre donde un buitre (o un águila imperial) le devore eternamente las entrañas. Yo no niego los errores y los voluntarismos, pero no sé olvidar la vocación de pueblo de la Revolución, frente a agresiones que han usado todas las armas para herir y matar, así como los más poderosos y sofisticados medios de difusión (y distorsión) de ideas.

Jamás he dicho que el bloqueo tiene toda la culpa de nuestras desgracias. Pero la existencia del bloqueo no nos ha dado nunca la oportunidad de medirnos a nosotros mismos.

A mí me gustaría morir con las responsabilidades de nuestras desdichas bien claritas.

Por eso invito a todos los que aman a Cuba y desean la dignidad de los cubanos, a gritar conmigo ahora, mañana, en todas partes: ¡Abajo el bloqueo!

texto Silvio Rodriguez./ la ilustración es de Gillen.

Estamos en un momento excepcional de la Historia humana….

Posted in el Taburete with tags , , , , on septiembre 10, 2010 by el taburete

mensaje de Fidel Castro, 10 de septiembre de 2010

(…) En otro momento de la conversación Goldberg cuenta: “le pregunté si él creía que el modelo cubano era algo que aún valía la pena exportar.”  Es evidente que esa pregunta llevaba implícita la teoría de que Cuba exportaba la Revolución. Le respondo “El modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros.” Se lo expresé sin amargura ni preocupación. Me divierto ahora al ver cómo él lo interpretó al pie de la letra, y consultó, por lo que dice, con Julia Sweig, analista del CFR que lo acompañó, y elaboró la teoría que expuso. Pero lo real es que mi respuesta significaba exactamente lo contrario de lo que ambos periodistas norteamericanos interpretaron sobre el modelo cubano.

Mi idea, como todo el mundo conoce, es que el sistema capitalista ya no sirve ni para Estados Unidos ni para el mundo, al que conduce de crisis en crisis, que son cada vez más graves, globales y repetidas, de las cuales no puede escapar. Cómo podría servir semejante sistema para un país socialista como Cuba.   Sigue leyendo

Silvio, junto a la mesa sin mantel…

Posted in américa, arte, cortos, cuba, debate, el Taburete, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, Opinión, relato, silvio, Trova with tags , , , , , , , , , , , , , on septiembre 10, 2010 by el taburete

Tarde inolvidable para la trova la de este Jueves 9 de septiembre en la barriada de “La Corbata” en el municipio Playa, muy próxima al municipio La Lisa de nuestra capital. No solo para sus vecinos, sino para todos los que tuvimos el honor de asistir al humano y hermoso acontecimiento de ver a muchos de nuestros grandes intelectuales y artistas  reunidos junto a los hombres y mujeres del pueblo por un buen fin común.

Silvio Rodríguez fue el anfitrión por esta vez de un espectáculo de la Cultura cubana que promete nuevas ediciones con más sorpresas…

Del Proyecto “La Corbata”

El rumor nos llegó de mañana en una información algo confusa sobre que Silvio actuaría por La Corbata a las 6 de la tarde. Nada encontramos en la prensa al respecto. Nos faltó tiempo para decidir que merecía la pena acercarse y comprobarlo. Y qué decir que nuestra sorpresa fue mayúscula pues creímos asistir al mejor evento cultural en lo que llevamos de año, para y junto a un pueblo más culto y mucho más preparado, que al compás de una guitarra iba desbordando amor y canciones.

A solo unas horas de presentarse en el teatro Lázaro Peña, Silvio deleitó por más de dos horas de concierto callejero a toda una masa de pueblo que lo recibió con los brazos tendidos y los ojos llenos de admiración, ante un bardo que se contaba como uno más entre ellos. ¡QUE GRANDE!

Gracias a las gestiones del “Grupo de Prevención” de la comunidad de “La Corbata”, liderado por el jefe de sector de la Policía Revolucionaria José A. Álvarez López; Daniel Rodríguez vicepresidente del Sistema de prevención de la provincia, la delegada de la circunscripción Maricel Muñoz Sierra, la coordinadora de los CDR Deysi Martinto Font y la profesora Lazara Urrutia Nápoles… entre otros, se pudo realizar esta magnifica actividad que sirvió como pretexto de primer aniversario  del grupo en función; ya que se cumplía exactamente ayer un año de trabajo intenso en la localidad, obteniendo resultados impresionantes ante la lucha contra el delito y la apatía social, en un barrio donde crecía la delincuencia juvenil y ahora se respira un poco de cultura urbana.

Este es uno de los 30 barrios habaneros que se pretende fortalecer el trabajo social y cultural”;  según nos aseguraba Daniel Rodríguez en conversación con el Taburete. Nos mostró los increíbles avances del barrio y como con la cultura se han logrado resultados impresionantes como la vinculación de los jóvenes al trabajo, se ha elevado el nivel de vida de la población aunque con escasos recursos todavía y se ha eliminado en gran por ciento la delincuencia en la zona, objetivos todos del proyecto.

Hemos sido testigos de todo lo que está ocurriendo en ese barrio capitalino; conocemos el lugar desde hace años y se ve un cambio paulatino de sus viviendas y sobre todo en la confianza de las personas que ayer nos recibían en sus casas con una sonrisa de bienvenida.

El concierto de Silvio ha sido solo uno más dentro de los que se espera en los próximos meses, aunque verdaderamente ha sido espectacular. Próximamente estarán en La Cobarta, nuestro amigo Eduardo Sosa, Vicente Feliú que estuvo de invitado esta tarde y Arnaldo y su Talismán que recientemente inauguró su bello proyecto comunitario “La Lucecita”.

Sorpresa grata fue conversar con nuestro Ministro de Cultura Abel Prieto y confirmar la ayuda que nos dará el ministerio para la restauración de la biblioteca de Punta Brava, estaremos hablando en los próximos días de esos detalles…

Del concierto

Aún sin creerlo, llegamos expectantes para ver que nos deparaba la noticia que nos habían dejado por debajo de la puerta. ¡Silvio en “La Corbata”!…. “¿¡El qué…!?”… y es que algo de dudas nos proporcionaba tal acontecimiento, ya que no habíamos tenido la información segura de lo que realmente acontecería esta tarde, pero no quisimos dejar la oportunidad de dudar y nos aseguramos de tomar la “92” a tiempo, para salir en busca del “P-14” que nos llevaría a su encuentro.

Antes de subir a la tarima improvisada, pudimos sostener unas palabras con el trovador y le agradecimos personalmente aquel encuentro desde y para el pueblo; sostuvimos unas rápidas y le asegurámos que nos veríamos el viernes en el teatro, pero que, para nosotros, desde la callejuela, la palabrota y la mesa sin mantel, todo se ve mucho más hermoso.

Comenzaba el concierto con la hermosa canción “En claro de La Luna”: “…estamos muy satisfechos de estar aquí…” se presentaba Silvio ante una multitud que aplaudía desde portales, ventanas, techos, árboles, calles, zanjas, tractores, carretas, cunetas… en fin desde todos los lugares del perímetro.

La banda era la de siempre, los formidables “Trovarroco”, el versátil de las percusiones Oliver Valdez y la bella y tierna Niurka, con un Silvio dadivoso y muy carismático.

Continuaba el concierto con “El Papalote” recordando toda la infancia de la que bebió en San Antonio y sin  sacar la mano de la guitarra continuó toda una tarde-noche disparándole canciones y amor al numeroso público allí reunido, sin apenas descansar por más de dos horas de concierto. Un verdadero encuentro con el trovador y una comunidad de soñadores que saben que solo ese podría ser el camino, el de la cultura inoculada por las venas de esta gran ciudad.

Desde “La Gaviota” hasta “La Maza”, desde “Cita con Ángeles”  hasta “La Era” Silvio estuvo brindando lo mejor y más selecto de su repertorio a los presentes.

Momento significativo fue sin duda, el homenaje que le rindiera a Chile querido, especial recordatorio ya que por estos días estábamos celebrando junto al pueblo chileno un nuevo aniversario de su independencia.

Silvio nos había adelantado muchas sorpresas, las cuales no podían ser otras que sus amigos presentes en esa tarde. Hacía entrada el hermano de vida, el amigo Vicente Feliú el cuál arrebató palmas y hasta coros a los presentes, sacándoles el boto de aprobación para su próxima venida por estos parajes.

Hubo un alto para que nuestro Miguel Barnet, Presidente de la UNEAC, se dirigiera a los vecinos de la zona, y entregase  a la delegada de la circunscripción una donación de cientos de libros para la comunidad. ¡Qué regalo! Todos aclamamos por el futuro que resurge en esa localidad.

Momento estelar fue ver como un barrio tan contradictorio como “La Corbata”, cantaba las canciones más aplaudidas y más tarareadas, “El Necio”, “Pequeña serenata diurna” y “La Era”, dando muestras de lo que un pueblo aún con necesidad sabe preservar y defender a cualquier precio.

Para nosotros, que hace solo unos días abogábamos por la unión de dos hermanos como Silvio y Pablo y lo seguiremos haciendo hasta el cansancio, nos emocionó ver como algunos aún equivocándose en sus pedidos, quizás llevados por la emoción del momento, convocaban a Silvio a cantar “Yolanda” de nuestro Pablo Milanés. Fue gracioso para muchos… pero más emocionante fue como Silvio a guitarra limpia y sin tenerla a la vista del pentagrama, la interpretó sin “peros” a una multitud que le agradecía el gesto. Nos emocionó porque tal pareciera que Silvio escuchará nuestros ruegos de unidad entre dos hermanos. Fue hermoso ese momento!

Para cerrar el concierto memorable, lo hacía con la imprescindible “Ojala” y todos juntos cantamos, dando un sí por la verdadera cultura del conocimiento.

Para los presentes allí y para todos los que nos sumamos a su fiesta, sentimos desde dentro ese “tilín”  al que nos convocaba Silvio en su primera cita con los ángeles. Salimos de allí con la esperanza de que cuando se quiere se puede.

Para nuestro Taburete que ha acompañado a Silvio en muchos de sus conciertos desde hace 10 y más años para acá, podemos asegurarles que ha sido emocionante tal acontecimiento, tanto que nos atrevemos a decir que nunca antes habíamos vivido una fiesta de tantas emociones como esta que vivimos junto a nuestros amigos de “La Corbata”.

Gracias Silvio por seguir siendo Silvio, gracias a los vecinos del barrio por acogernos de la forma que lo hicieron, gracias a todos los que de una forma u otra seguirán aportando lo mejor de la cultura nacional, para nuestro pueblo.

El Taburete

Algunas fotos del concierto de Silvio en La Corbata  AQUí

Silvio Rodriguez: elegante en La Corbata… (1)

Posted in américa, arte, cortos, danza, el Taburete, espejos, Foto, poesia, silvio, Trova with tags , , , , , , , , , on septiembre 10, 2010 by el taburete

Algunas fotos del Concierto que Silvio Rodriguez dio en la tarde de ayer en la barriada de La Corbata en el Municipio de Playa, La Habana. Fotos ElTaburete.


leer: Silvio, junto a la mesa sin mantel…