Reducción de plantillas: cambiar la mentalidad…


Fidel Rendón Matienzo
12 de octubre de 20010

Servicio Especial de la AIN

“La Revolución ha hecho y continuará haciendo cuanto esté a su alcance para seguir avanzando y reducir al mínimo las inevitables consecuencias de la actual crisis internacional para la población”, dijo en Santiago de Cuba el General de Ejército Raúl Castro, en el acto por el 26 de Julio de 2008.

“No obstante, acotó Raúl entonces, debemos explicar oportunamente a nuestro pueblo las dificultades y así poder prepararnos para enfrentarlas. Hay que acostumbrarse no sólo a recibir buenas noticias”.

Traigo a colación sus palabras ahora que el país enfrenta el proceso de reordenamiento laboral y salarial, pues si  bien siempre ha sido política de la Revolución garantizar el digno empleo a sus ciudadanos, la crítica situación que vive la nación, dado el impacto de la crisis mundial y el bloqueo de Estados Unidos, obligan al Estado a erradicar el  paternalismo existente.

Aunque se pretendió que la mayoría de las personas tuviera empleo, en muchos casos la necesidad de trabajar no resultaba estímulo alguno.

A la par se hacían insoportables los gastos improductivos, pues cualquier cubano se sentía en el derecho de recibir un salario, independientemente de que aportara mucho, poco o nada a la sociedad, o de que permaneciera durante largos períodos interrupto laboralmente.

Llegó el momento de poner fin a los fenómenos asociados a esa situación, como el exceso de plantillas en los centros del Estado, los pagos de salarios sin vínculo con los resultados, el incremento del dinero en circulación sin respaldo productivo, el resquebrajamiento de la disciplina y el no óptimo aprovechamiento de la jornada laboral.

De manera que se imponen cambios de mentalidad, de conceptos, pues la gente lleva muchos años trabajando de esa manera y, realmente, ninguna economía puede sostenerse así, menos en las condiciones de Cuba, sitiada económicamente por la mayor potencia del mundo y también bajo el influjo de la actual crisis internacional y los desajustes internos en cuanto a eficiencia.

Desde que Raúl anunció la medida de reducir las plantillas infladas, y como alternativa incrementar el trabajo por cuenta propia, este asunto, junto con el de la alimentación, los altos precios en el mercado, la doble moneda y el del salario que no alcanza a muchos para vivir, están hoy en el centro de las preocupaciones de la población cubana.

Amén del aseguramiento político y organizativo de ese proceso, urgido de argumentos y debates en el seno de la masa de trabajadores, entre las dudas surgidas está la de cómo se procederá en cada centro de producción y servicios, en aras de que se actúe con justicia, transparencia, sin favoritismo o discriminación de género o de otro tipo.

En cada entidad resulta imprescindible reelaborar las plantillas de cargos, como premisa para conocer las plazas que se amortiguan y la cantidad de trabajadores disponibles, y será el principio de idoneidad demostrada el que se debe aplicar en cada caso.

Realmente resulta traumático para cualquier ciudadano ser declarado disponible, o sea, no idóneo, lo cual supone, entre otras opciones, pasar al trabajo por cuenta propia en caso de que tampoco acepte ocupar otro puesto en aquellas ramas estatales necesitadas de fuerza laboral.

Porque mientras en muchos sectores hay exceso de trabajadores, en otros faltan, precisamente los más relacionados con las necesidades vitales del pueblo y  claves para el desarrollo del país, como son la producción de alimentos (agricultura) y las construcciones.

Nadie quedará abandonado a su suerte, como aclaró Raúl el primero de agosto pasado, pues “el Estado Socialista brindará el apoyo necesario para una vida digna, mediante el sistema de asistencia social a aquellos que realmente no estén en capacidad de trabajar y sean el único sustento de sus familias”.

Pero “hay que borrar para siempre la noción de que Cuba es el único país del mundo en que se puede vivir sin trabajar”, acotaba entonces el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.   (Por Fidel Rendón Matienzo, AIN)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: