¿Todo vale?…

 

por Vladia Rubio, tomado de su blog

Hace poco escuché una curiosa denominación: prensa amarilla revolucionaria. Era referida a la supuesta validez de emplear imágenes, averiguaciones y comentarios para desacreditar a quienes en la Isla opinan y actúan en contra de nuestro proyecto social.

Desde ya, olfateo que me voy a meter en camisa de once varas -como diría mi abuela y que actualizado el dicho pudiera ser en camisa XXL-, pero no tengo a menos hacerlo, sobre todo porque estoy persuadida de la justeza de la tesis que defiendo.

Soy del criterio de que, aun cuando nuestros adversarios, porque lo son, apelen a los más miserables recursos -burlándose hasta del sentido común, que es burlarse de ellos mismos-, eso no justifica que para defender nuestros credos respondamos con la misma moneda. Me refiero en particular a algunos blogs y a tweets con los que muy recientemente he tropezado. Si el oponente es tan, pero tan miserable, no merece la pena ni ripostarle porque hasta los enemigos uno tiene el derecho de escogérselos, y prestigian o desprestigian a cada cual. Mas si el contrincante merece réplica, entonces que sean argumentos serios y convincentes los que ocupen el lugar de la ofensa o la burla. Creo que esa es la mejor manera que merece una causa digna. Lo otro, siempre se volverá un boomerang contra el polemista.

Sé que es la primera vez que Cuba se enfrenta a una campaña mediática como la actual, implacable, desenfrenada; y que en el ciberespacio el que da primero da dos veces, a veces; sé que el silencio no podrá ser nunca la respuesta ante quienes intentan implantar matrices de opinión; pero, aun cuando no hayamos tenido entrenamiento previo para este novedoso y muchas veces artero combate, más que polémica devenido enfrentamiento, opino que lo cortés no quita lo valiente; o mejor, que ser cortés es también ser valiente.

Martí lo escribió en 1875, y mira que apelamos al Maestro, pero hay quien en la cotidianidad lo olvida: “Las causas no necesitan solamente razón: necesitan razón y cortesía, derecho y mesura”. También insistió ese hombre grande: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace, ganémosla a pensamiento”,  que yo sepa, nunca dijo ganémosla a ofensas. ¿Estoy equivocada?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: