Archivo para enero 31, 2011

Posponen concierto de Juanes en Miami por 50 aniversario de Playa Girón…

Posted in el Taburete with tags , , , , , on enero 31, 2011 by el taburete

vía cambios en cuba >> Juanes ha decidido cancelar su concierto del 15 de abril en el American Airlines Arena de Miami ante quejas de exiliados cubanos que le hicieron notar que era el 50o aniversario de la invasión a la Bahía de Cochinos.
Representantes del superastro colombiano dijeron el lunes que cuando se programó el concierto de Miami no se percataron que coincidía con el aniversario y que era la única fecha entonces disponible.
La fecha resulta traumática para los cubanos de Miami no solo porque la misma marcó el inicio del socialismo en Cuba sino porque además a muchos en Miami les recuerda la derrota que les propinó, en solo 72 horas, el pueblo cubano a los mercenarios entrenados por la CIA.
“Exiliados cubanos están presionándonos a nosotros y los sponsors (patrocinadores) para que no se haga … No es esa precisamente una fecha de celebración en Miami”, declaró  un vocero de Juanes que prefirió no ser identificado. “La presión es grande”.
Una nueva fecha se anunciará en los próximos días. Los boletos para el 15 de abril ya estaban a la venta.
Juanes estuvo en el ojo del huracán en el 2009 cuando anunció que llevaría el espectáculo “Paz sin fronteras” a la Plaza de la Revolución de La Habana.

planeando La Habana…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , on enero 31, 2011 by el taburete

el Rock´n Roll es una enfermedad que sana…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , , on enero 31, 2011 by el taburete

Irina Pino Rodríguez para El Taburete

Los domingos, para huir de el sabroso letargo que nos envuelve, nos vestimos de oscuro, basta una camisa o una chaqueta; un sencillo emblema de color negro, para hacernos de la etiqueta del rock and roll; o sea, rockear por cuatro horas en el Café Cantante del Teatro Nacional.

Allí parece no haber restricciones de edad o sexo. Los cuerpos se agitan con el ritmo trepidante de la música. Está la función de “Los Kents”, como grupo permanente, aquella copia en carbón de los “Beatles”, en los felices años sesenta; y también algunos invitados especiales hacen memorables actuaciones.

Los viejos rockeros han resurgido de las inquietantes cenizas del olvido para iniciar una propuesta tentadora para los fans de un género tan vapuleado otrora; mal llamado incitador de la violencia, el sexo y la droga (como algunos sordos, y miopes catalogaron a la legendaria

banda Led Zeppelín, y otras bandas exitosas), en una época donde la explosión de aquella corriente musical era una mezcla endiablada de otros géneros musicales, como el punk, el funky, el blues, el country, etc.

Ahora la historia se escribe de una forma más alentadora: hay un espacio para la gente que gusta de esa especie de hipnosis; entonces los chicos y los que pasan de los cuarenta, forman una marejada de brazos, piernas y cabezas, dejándose llevar como hermanados por una causa común que los conforta y los alimenta, en unos tiempos del cólera, y de otras guerras y muertes cotidianas.

Puede haber un acto tan simple como el conversar sobre la dolorosa muerte de Freddy Mercury, o la ruptura arbitraria de los muchachos de Liverpool…, en medio del humo de un cigarro, y un trago de ron.

Aquella legión sonríe como el flash de una cámara; tienen esa esencia

desconocida para descontrolarse en el buen sentido de la acción: bailar hasta que las piernas se vuelvan tan pesadas, y los cabellos húmedos pierdan el molde; y el perfume que nos abrace, solo sea el tibio sudor de los cuerpos enardecidos.

Y es así como la noche van entrando en cada uno de nosotros; y vuelve a ser deslumbrante, como las chapas del estribo que colocamos encima de un “pura sangre”. Somos los servidores, los esclavos, los amos del rock and roll. Los únicos dinosaurios sobrevivientes.