La Oficina del Historiador de La Habana cara a cara con los jóvenes…

Una rigurosa estrategia de comunicación fue concebida por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana para atraer a los jóvenes a su programación cultural. Los primeros días de abril se realizará una de las acciones iniciales con el arte y la experimentación contemporáneos como tema central.

Ruta Joven se pretende que sea un espacio cultural sistemático de intercambio, de interacción, que supere la contemplación pasiva, explicó la especialista en Comunicación Romy Rabell, recién graduada que se ha incorporado al colectivo de Gestión Cultural de la Oficina, y a la cual los beneficiarios de esta iniciativa pueden tratar de tú a tú si se dirigen al Centro de Información Cultural en la calle Oficios número 8.
En diálogo con Habana Patrimonial, la investigadora precisó:
– El proyecto socio-cultural de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana se ha dirigido a públicos específicos: los niños, los adultos de mayor edad y la familia como núcleo central de la sociedad, al cual se dirige el programa Rutas y Andares. Sin embargo, en las investigaciones que hemos realizado, incluida mi tesis de licenciatura,  se detectaron carencias relativas a los jóvenes.

 

¿Qué resultados específicos arrojaron estas investigaciones?

Que la juventud está interesada mayormente en esas propuestas culturales, en las cuales la historia y el perfil patrimonial tienen un peso importante, pero que la información precisa sobre fechas y horarios o, incluso, su propia existencia, muchas veces no les llega. Los soportes existen, tenemos el Programa Cultural, Habana Radio, la revista Opus Habana, la web Habana Patrimonial pero no han sido efectivos para alcanzar a los jóvenes. Es por ello que estamos ahora diseñando nuevos canales para acceder a este sector. Entre los primeros a los que nos dirigimos están los muchachos de la Escuela Taller Gaspar Melchor de Jovellanos, los de la Universidad de La Habana, de la CUJAE, los que estudian en escuelas de arte, en el Instituto Superior de Diseño, el propio público interno de la Oficina y los jóvenes que se han vinculado al programa Rutas y Andares.  

¿Puedes ofrecer detalles sobre la estrategia diseñada?

Lo primero es crear canales de comunicación efectivos para los diferentes públicos. Hemos ido a la Universidad de La Habana a hacer contacto con los administradores de redes para enviarles la información a los muchachos a través del correo electrónico. Este trabajo se hace con diferentes facultades y es una vía que ya estamos utilizando. Además, estos jóvenes con los que ya podemos interactuar, muchas veces recomiendan a alguna otra persona este servicio y también las incluimos en nuestro registro. Asimismo, se abrió dentro del programa Vitrales, de Habana Radio, una sección llamada Ruta Joven para hablar de los proyectos de la Oficina del Historiador de la Ciudad dirigidos a ese sector, y en este momento se ha hecho especial hincapié en la primera acción concebida especialmente para ellos, que va a realizarse en Factoría Habana el primero y el dos de abril. Además, una vez al mes se consagra la sección radial a un joven trabajador de la Oficina. En la versión digital del Programa Cultural ya se dedica espacio a los jóvenes, estamos trabajando también para hacerlo en la impresa. En este apartado las propuestas culturales del mes se organizan en los acápites Exclusivo para ti (las dedicadas solo a los muchachos), Entre jóvenes (las protagonizadas por ellos, como por ejemplo alguna graduación de música), y Algo más (de interés general, pero que a los jóvenes puede atraerles). Conjuntamente, se les envía, desde diciembre, el boletín digital mensual Ruta Joven, diseñado especialmente para ellos, que ofrece una más amplia información y abre un espacio de opinión para que los jóvenes reflejen sus inquietudes sobre las actividades culturales en las que participan.

Pero es que hay acciones que no están dirigidas a los jóvenes y sin embargo pueden cautivar a muchos de ellos…

Incluimos las acciones más contemporáneas y las que, a partir de estadísticas, se sabe que gozan de mayor preferencia en ese sector poblacional. Son actividades concebidas para los jóvenes, y realizadas por jóvenes también. No obstante, a nuestros destinatarios se les envía el boletín Ruta Joven, pero también el Programa Cultural íntegro de la Oficina del Historiador para darles todas las opciones y la facilidad de escoger.

Queremos no solo mostrarles los espacios que existen en el Centro Histórico, sino crear actividades específicas para ellos. De ahí que concibamos rutas dedicadas a los jóvenes. Unas son culturales o libres y otras patrimoniales o guiadas. Las primeras se realizarán fuera del período veraniego y con una tónica más abierta: los muchachos podrán interactuar con lo que se va a ofrecer.

Las segundas se articularán dentro del programa Rutas y Andares, que realiza la Oficina del Historiador durante los meses de julio y agosto, e incluirán los servicios de un guía. En este verano se está pensando en realizar alguna sobre arqueología, modelismo naval o sobre los oficios, y ofrecerán oportunidades de interactuar. Por ejemplo, la de  arqueología admitirá la posibilidad de que los participantes puedan excavar o limpiar las piezas, si lo desean. En el caso de la de los oficios se realizaría una visita a la escuela taller donde los estudiantes conversen sobre su experiencia en esta institución formativa, e incluso pudieran fungir como guías, quienes ya reciben los beneficios de la formación en esta escuela. Es también un objetivo nuestro contribuir a la orientación vocacional de los muchachos.

Esta primera acción de la estrategia dirigida a los jóvenes ¿en qué consiste?

Este proyecto es una modalidad dentro del ya consolidado Rutas y Andares para Descubrir en Familia. También en él se ofrecen un conjunto de actividades que se entrelazan unas con otras a modo de juego y al final se otorga un premio; en este caso podrán tener el derecho a participar libremente en las rutas patrimoniales que, como comentaba anteriormente, estamos planificando para este verano. Esta primera acción será el viernes 1 y el sábado 2, en Factoría Habana, con la temática Por el arte y la experimentación contemporáneos.  Artistas del ISA mostrarán una instalación con el nombre de Andrógino e intercambiarán in situ con los asistentes. Se incluyen otras presentaciones y exhibiciones de obras audiovisuales.

¿Cuándo hablas de jóvenes a qué edades aludes?

Aquí en la Oficina se trabajaba ya con niños y adolescentes, estamos tratando de incorporar ahora a un sector que oscila entre los 18 y los 30 años, jóvenes que ya han ingresado al nivel superior de enseñanza o se encuentran en los primeros años de desempeño laboral.

¿Este programa limitaría la participación a partir de la edad del público potencial?

La estrategia de comunicación Ruta Joven se dirige a un público aún ganado, por tanto intenta concebir maneras específicas de acercamiento, lo que no significa discriminación a ningún sector. Es muy flexible y no excluye a personas interesadas que no se hallan dentro de este rango de edades. Quienes se arriesguen a venir tienen que saber que se trata de una actividad pensada para una recepción activa, para interactuar. Serán bienvenidos.

Por Isachi Fernández en http://www.ohch.cu
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: