Archivo para abril 17, 2011

Alea para siempre…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , on abril 17, 2011 by el taburete

Hoy domingo se cumplen quince años de la muerte de Tomás Gutiérrez Alea, quizá el autor cinematográfico cubano más importante de la historia, el director de la inolvidable Fresa y chocolate. Esa bella historia de amistad y amor entre un homosexual creyente y un materialista dialéctico.

La verdad es que, hasta hace unos años, apenas conocía nada del cine cubano. La única peli que había visto era ¡Vampiros en la Habana! de Juan Padrón. Se trata de un delicioso film animado que narra la historia de un vampiro que ha logrado dar con un producto que permite a los no muertos disfrutar de la luz del sol y que es perseguido por dos grupos de vampiros para apoderarse del maravilloso invento.

Pero todo cambió el día que vi Fresa y chocolate en el cine. Aquello era cine de calidad, ¡qué actores! ¡Qué guion! ¡Qué dirección! Nada fallaba. Así que tras salir del cine, decidí ver las películas anteriores de Alea para seguir disfrutando. Y no me equivoqué.

Alea, un revolucionario no dogmático, supo mirar al sistema sin lacondescendencia del arribista. Su visión es por tanto ácida, irónica y crítica. Eso sí, teñido todo bajo el manto del humor.

Formado en Italia, sus películas son neorralistas, pero a la cubana. No sé si será el Caribe, el clima, la mezcla de culturas y razas o qué, pero en Cuba todo se hace a su manera, nada es igual que otro país, y todo lleva la coletillaa la cubana. Alea no iba a ser menos y su cine así lo demuestra. A él no le hace falta más que dos actores y un buen diálogo para sacar las vergüenzas al régimen de Castro en relación con su trato a los homosexuales, sobre todo en la década de los 70.

Si bien el humor le sirve a Alea para tamizar y difuminar la crítica, la realidad de aquel tiempo fue terrible. Y aunque se deje entrever, otros como Reinaldo Arenas la ponen de manifiesto sin tapujos.

En cierta manera, Fresa y chocolate me recuerda a El verdugo. Las dos son dos joyas del cine, las dos utilizan el humor para hacer una crítica social, ambas mezclan perfectamente la comedia y el drama y son redondas en sus interpretaciones y dirección.

A raíza del éxito mundial de la película, sus actores, sobre todo, Perugorríadan un salto cuantitativo a sus carreras y les llueven las ofertas. No es de extrañar ya que Jorge nos da una lección sobre cómo afrontar un personaje y cómo vocalizar los diálogos. Se nota en él la escuela rusa sobre todo en lamanera de interiorizar las emociones o de moverse. Todo un gusto.

En un primer planteamiento de casting, Alea pensó en Perugorría para el papel del chocolate y en Cruz para la fresa, más que nada por el físico y aspecto de ambos. Sin embargo, al final decidió todo lo contrario y el resultado es majestuoso.

No quiero olvidarme tampoco de dos nombres importantes en la vida de Alea y en la realización de esta película. Son los de Juan Carlos Tabio y Mirta Ibarra. El primero fue crucial a la hora de llevar a cabo este proyecto dada lasalud de Alea y la segunda, además de esposa de Alea, es una brillantísima actriz que nos regala un personaje maravilloso. Por cierto, hace un par de años dirigió un documental sobre la vida de su marido.

Los domingos están hechos para ver cine, perdón para ver buen cine.

Gala Aniversario en la Covarrubias del Teatro Nacional…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , on abril 17, 2011 by el taburete