rescate frustrado…

Andábamos de paso por el Casco Histórico de La Habana camino del indispensable Centro Cultural “Pablo de la Torriente Brau”, lugar donde siempre se hace agradable la espera de cualquier amig@ para charlar, tomar un café o , porqué no, compartir un poco de mate, impronta que han dejado en el lugar la cantidad de sudamerican@s que visitan y han visitado  el espacio en los últimos tiempos.

Antes de llegar, transitando por la calle Mercaderes hermosamente engalanada y cuidada, en la misma esquina con “La Plaza Vieja” nuestro paseo se vio sorprendido por una algarabía que allá se formaba… Una batallón de adolescentes que con sus risas y comentarios irrumpían sanamente en la tanquilidad de la Vieja Habana. A primera vista, quizás algo extravagantes para nuestro gusto en su forma de vestir,  que según nos censuraban, sigue la “moda” actual.

Para gustos los colores, claro está. Pero entrando un poco más a fondo en esta cuestión, no nos acaba de convencer de que tal “estilo” o “moda” marcadamente superficial,  parecían representar una especie de “tropa de élite” del Comando Norte “Uniformados del Consumo”, sea lo que acabe marcando las personalidades de estos adolescentes. No estamos hablando de tribus urbanas. Sabemos por suerte que muchos de ellos no validan sus atuendos con sus ideas, pensamientos, modos o expresiones de vida… solo ven, copian y calcan patrones externos que rigen dicha “moda” y se mezclan como híbridos del consumo reproduciendo cualquier patrón televisivo, sin ser lo que aparentan… todos hemos sido adolescentes y hemos adolecido de ese algo que estos jóvenes tratan de rellenar a golpe de “especulación”. Peligroso juego de ignorancia en ocasiones.  Jóvenes que expresan que quieren aparentar un estilo de vida, desconocido, y no accesible para ellos, al menos para la mayoría de ellos, y que sin embargo consigue crear ese espejismo que los zarandea en una ola de superficialidad, de banalidad que quizá sea reflejo de una época y sociedad que no fueron capaces de encauzar muchas contradicciones al tiempo que se colaban todos los modelos del consumismo y llegaban a calar en estos jóvenes reunidos en la esquina de Mercaderes y la Plaza Vieja, en su punto más anti estético y trasnochado…

Esperaban para entrar en la lujosa Boutique “Plaza Vieja” del Casco Histórico de la Capital. Fue tanta nuestra curiosidad ante tanto público joven congregado que pedimos el último en la cola y esperamos entrar con apenas 50 céntimos de C.U.C. escondidos en nuestros bolsillos,  para un pomito de agua en algún lugar barato, ya que por la zona suelen costar 1 C.U.C. , que hay mucho Yuma…

Ya conseguimos entrar en la deslumbrante tienda de dos pisos, y nos topamos con un mundo completamente ajeno al nuestro… y las estrellas de la tienda eran las estrellas… estrellitas pegadas, colocadas, superpuestas, tintadas,  cosidas y pintadas en zapatillas de todos colores y de todo tipo… y los ojos de aquellos enanos saltaban sobre los descomunales precios de aquellas zapatillas ¡Es la furia de la moda! … Un joven se giró y casi emocionado nos espetó: CONVERSE asere…

Y no, no censuramos que nuestro jóvenes tengan gustos. Tampoco que quieran tener zapatillas nuevas o incluso que las quieran tener de buena calidad… Ojalá y el camino emprendido en la economía cambie las vidas de las familias para bien y también, por qué no las de estos adolescentes… no se trata de eso. Se trata de la apertura de la juventud hacia el consumismo más peligroso en una edad crítica, de un mundo que desde que llegamos a la escuela nos enseñan lo dañino, peligroso y enemigo de nuestra Revolución y condición humana…

Al llegar a la segunda planta de la lujosa boutique, el asombro y pena pasó a despertar tristeza. Cuando vimos aquellos cinturones pensamos, quién podrá ser la mente abstracta capaz de hacer semejante pedido de accesorios…

En una serie de cinturones expuestos a la venta con precios acomodados a los estándares sociales de sus compradores, se apreciaban en sus hebillas códigos que rigen el mercado más burdo y primitivo que podamos apreciar en el mundo… evillas con las marcas de coches de lujo en un tamaño descomunal se mezclaban con la lengua de los Rolling o con la efigie  Comandante Ernesto Guevara de la Serna, como símbolos de poder…

La imagen del Che del cinto andaba de cabeza al suelo, tratamos de enderezarla y mantenerla con “vida”, pero se oponía a cualquier intento de voltereta, volviendo a su posición de origen, de cabeza al suelo.

La desilusión fue tanta que quisimos rescatar al Che de sus captores, pero los malhechores pedían un rescate de 15.30 C.U.C. y no llegábamos a tanto, nos faltaban unos 14.80 C.U.C por poner una cantidad aproximadamente exacta….  custodiada el área por todos lados, nos lo pensamos porque en estos tiempos que corren nadie nos iba a creer si atracábamos la tienda en favor de la libertad de la imagen del Comandante, y muchos pensarían en que la sustracción solidaria, hubiera sido para llevar al Che en la pelvis para lucirlo como última prenda, y nunca en la cabeza y la acción diaria y directa…

Nos fuimos, y dejamos al Comandante con sus enemigos. Los jóvenes apilados también se fueron sin “Converses” en las manos, solo miraban como exposición de Arte lo que nunca sus bolsillos llegarían alcanzar.

Al llegar al Centro Cultural “Pablo de la Torriente Brau” una nube de rabia y desilusión nos invadía… no podíamos creer que habíamos dejado al Che entre tanta barbarie acumulada y no pudimos hacer nada ante su rescate. Cuando la convocatoria de la mano amiga llegó para el café de la tarde, le narramos lo sucedido y con una expresión de seguridad, la tarde fue tomando otro color: “No se preocupen muchachos, ese que nos venden, nunca será el Che…

Una respuesta to “rescate frustrado…”

  1. elchequimbiri Says:

    Que los cintos horrorosos esos los traigan mulas de ¨contrabando¨, bueno, que se le va a hacer, pero que las tiendas contribuyan y fomenten el mal-gusto ya estupidez me parece criminal…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: