La Utopía: Dcorason vuelvo al Sur con Maxi y Chuzo…

La Argentina ha sido presencia casi constante en nuestra Caverna de los Trovadictos, con músicos diversos, muchos de ellos caídos por sorpresa, otros gracias a la labor del Centro Pablo de la Torriente o invitados de amigos que han regado la bola por otros lares de un rincón habanero de descarga para la música auténtica de los pueblos bajo el signo de La Utopía. Liliana Herrero, Raly Barrionuevo, Arbolito, Federico Pecchia, Sures, han traído a nuestra Caverna el canto de la Argentina, con maneras distintas de abordarla que van desde el folklore más puro hasta la canción más experimental, o roqueada, siempre con la luz poética mostrando el camino. Ahora —como reza el tango de una antológica película— vuelvo al Sur, con un amigo, Maximiliano, que vino hace unos par de años a razón de en evento científico y tras su presencia en la isla se tomó más en serio sus caminos musicales, trabajo que ha redondeado con otro músico, Carlos, aunque se les conoce como Maxi y Chuzo; estos jóvenes nos traen nuevos aires de la tierra del tango y se encontrarán con uno de los sucesos más interesantes (me atrevo a llamarlo así) de la más joven vanguardia trovadoresca cubana el grupo Dcorason. Lo componen estudiantes y egresados del ISA, músicos que vienen con muy buena formación, y buscando una nueva poética. Puedo adelantar que irrumpen con mucha energía, temas enamoradamente cuestionadores de lo que ocurre en nuestro entorno (el de acá y acuyá) y también enamoradamente enamorados de ese otro entorno (igualmente de acá y acuyá) que va desde el alma —y cuerpo— de uno hacia la de otro ser (dígase una muchacha, por ejemplo) al que se espera estremecer con el canto más sentido.

La trova cubana cada vez tiene más afluentes; los trovadores que vienen —y qué decir de esa fuerza que sale de las escuelas de música o de instructores de arte— procesan todo un cosmos poético que viene desde Sindo o Matamoros, hasta Silvio o Pablo, o Gerardo, Varela, Frank y Santiago, o incluso de Enserie, Cachibache, Postrova, Trovuntivitis, 13 y 8 (Habana Abierta) de la Rosa y de la Espina, Séptima Cuerda, en fin (y son solo ejemplos por los pelos marcatimepos) hay mucho donde beber y estos nuevos aprovechan, fusionan, hacen propuestas. DCorason me llega con mucho ruidos (y muchas nueces), son varios los amigos que me han hablado de ellos. También los vi en la reciente nominación de Los Lucas y realmente, puedo, sin haber descargado aun con ellos recomendarlos con especiales signos; puedo asegurar que, si bien abordan sonoridades diversas, el son está en sus esencias, y también que, si bien suenan como una agrupación, son entrañablemente trovadorescos.

El grupo Dcorason está integrado por Vicente Alejandro Trigo Junco (director), Yibrán Rivero Pío (director musical), Frank Fidel Santuces (percusión menor), Javier Barroso (bajo) y Luis Andy González (batería). En otra nota hablaré de las Tandas de Video en las que estarán fragmentos del concierto de Silvio en la Escalinata de la Universidad de La Habana, especialmente para los amigos de la FEU que irán a este encuentro utópico y organizan el FULL (Festival Universitario del Libro y la Lectura) que será muy pronto… no adelanto más, aquí va un fragmento de la primera referencia que tuve de los muchachos del grupo invitado, se trata de una entrevista que les hizo una vieja (joven) amiga periodista, Yimel Díaz Malmierca, y fue publicada en el periódico Trabajadores con el título: ¿Matamoros del XX!?
Podría parecer una herejía comparar a DecoraSón, agrupación casi recién nacida, con el antológico Trío Matamoros. Pero bastaría escucharlos hablar de su devoción por la música tradicional cubana, y la coherencia con que la asumen como plataforma, para que el epíteto gritado por aquella señora durante una presentación de la que fui testigo, parezca, más que dislate, presagio.

“DecoraSón es el encuentro de cinco amigos que comparten el gusto por lo tradicional, la trova y el son —explicó a Trabajadores Vicente Alejandro Trigo Junco, líder del grupo—. Siempre soñé tener una banda donde pudiera hacer lo que ahora hago, pero nunca pensé conseguirlo tan pronto. Lo primero ha sido consolidar el repertorio, donde los temas (letra y música) son compuestos por nosotros mismos. También hacemos nuestras propias grabaciones gracias a una computadora con tarjeta de audio semiprofesional y micrófonos de condensadores. Con eso, si bien no podemos hacer un disco, perfeccionamos nuestro trabajo, pues no es lo mismo oírnos por la referencia de una presentación o un ensayo, que desde la “distancia” que marca una grabación. “DecoraSón no está desesperado buscando una nueva sonoridad, preferimos declararnos deudores de Matamoros, Ñico Saquito, Silvio, Pablo, los Beatles, Joaquín Sabina…y hacer una propuesta diversa, donde predomine el son desde un leguaje contemporáneo que llegue a la gente”. “Una vez alguien nos dijo que era un poco inocente eso de llamarnos DecoraSón, pero es la pura realidad — segura Yibrán Rivero Pío, tresero y director musical—.  Nuestra música, la que nos sale de los instrumentos y gustos de cada uno, nutre lo que hacemos como grupo, son cinco vertientes que toman una sola vía. Ese podría ser uno de  nuestros secretos”. Pero quizás otro de los ingredientes que marca la diferencia del quehacer de estos jóvenes que desandan sin rubor por los sólidos caminos de la trova tradicional, la guaracha y el son, es el desenfado con que incursionan en las redes sociales de Internet: “Tenemos una página web donde hablamos del grupo — revela Vicente—, divulgamos las presentaciones, ponemos las letras y los videos clip que nosotros mismos hemos hecho. El más reciente, Son del Botero, ha tenido muy buena aceptación en ese medio.

También estamos en Facebook que se ha convertido en una herramienta donde interactuamos y nos retroalimentamos con el público. Gracias a esa relación hemos mejorado algunas letras incorporándole las sugerencias de los lectores”.  Hasta aquí los fragmentos del trabajo de Yimel, suficiente recomendación, y si quieres escucharlos antes pues los tengo de invitados también este sábado, de 9 a 10 de la mañana en el programa radial Cantautores, que sale al aire por Radio Cadena Habana (99.9 de la FM y 1080 AM)
Nos vemos en el ideal
Un abrazo
Fidelito
——————————————
La Utopía, 5 de Noviembre
Lugar: Piano Bar Tun Tun Avenida 35 esq. a 20, Miramar, Playa. Ciudad
de la Habana.
Precio de entrada: 30.00 MN
PRECIO DE ENTRADA PARA ESTUDIANTES: 10.00 MN (mostrando Carnet FEU)
Precio de entrada para extranjeros 5 CUC (Estudiantes extranjeros residentes
—mostrando carnet— 30.00 MN)

Telf. (53-7) 2040447 202-6147
No pueden entrar menores de edad
Auspiciado por la EGREM y su Casa de la Música de Miramar y con la
colaboración de la Casa Editora Abril y su revista El Caimán Barbudo.
*Anfitrión: Fidelito Díaz
*Productor: Ihosvany Bernal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: