11Bienal de La Habana. Kcho y su David… cuerpo a cuerpo con el mar

¿Y si Monumento circular hubiera empezado muchos años atrás, cuando Kcho niño veía a su madre recoger en las costas de la Isla de la Juventud todas las cosas increíbles que traía el mar? ¿Si todo siguiera siendo, de alguna forma, ese tiempo dilatado que pasaba en el viejo ferry, mirando las aguas,  mientras iba y venía de estudiar en La Habana durante años? ¿Qué pasa si un adolescente entabla una batalla insólita con el mar y luego, ya adulto, se enrola en la construcción de un enorme embarcadero con silueta de hombre y lo nombraDavid? ¿No es esto un verdadero cuerpo a cuerpo con el mar? ¿No nos dice esto que el mar puede, por momentos, ser el monstruoso Goliat?

El barco ebrio

(Fragmento del texto para el catálogo de Sacrificio en la Encrucijada)

Corina Matamoros,

En La Habana, donde siempre, diciembre 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: