Silvio Rodriguez llena de Trova el Museo de Bellas Artes de La Habana…

La Habana. El Taburete. Fotos de Iván Soca.

Como un amasijo de cuerdas y tendones, o un revoltijo de carne con madera… Así quedamos todos prendidos al ya histórico concierto de Silvio Rodríguez en el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, este jueves 26 de Enero.

“Pero cómo… ¿gratis dicen?, no puede ser… ¿En el Bellas Artes?, no me lo creo…”. ¡Qué grande eres poeta! … y es que pudimos constatar la emoción que había en muchos de los rostros y los corazones de los allá presentes, en el mismo Patio del Edificio de Arte cubano del Museo de Bellas Artes de La Habana, una vez más. Y una vez más, enorme sobre el escenario.

Con un patio central del Museo abarrotado de gente, Silvio hacía entrada en el recinto justo en tiempo, no sin haberlo hecho minutos antes uno de los dúos más importante de la música contemporánea latinoamericana, los muchachos de “Calle 13”, lo cual provocó un pequeño desorden por unos minutos. René Pérez y su padre de visita por La Habana, y Eduardo Cabra con su familia cubana, se unían a la fiesta para disfrutar y aprender de este monstruo de la canción de autor universal.

Comenzaba el concierto con la presentación del coro “Exaudi”, haciendo gala de la maestría y calidad del canto coral cubano. Cinco temas bien escogidos, uno de ellos del propio Silvio; “Hay quien precisa”.

Todo listo para que el “Trovador Antiguo” saliera acompañado de sus habituales y maravillosos músicos; el trío Trovarroco, Oliver Valdés en las percusiones y batería y la siempre hermosa y talentosa Niurka Gonzales.

“Una vez comprendí que mi voz no era mía, que era solo del mundo, del mar y los días”.

“Sonrisa de papel”, canción inédita que Silvio incluirá en su próximo trabajo, fue el tema escogido para comenzar una noche de la cual aseguraba el propio Trovador, sería diferente. Había escogido para su programa de canciones temas que hacía mucho tiempo no cantaba, trayéndonos el recuerdo a la mente a varios de los allí presentes la imagen de aquel memorable concierto en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional en el año 83, donde comenzaba diciendo: “Hoy, voy a cantar canciones viejas”…

Compromiso y voluntad con el presente y el futuro de Cuba , reafirmación de seguir evolucionando como sociedad… llegaba el momento de “Sea Señora”, primero leída como testamento hacia todos los presentes y luego cantada como himno de combate.

A eso le siguió una lluvia de canciones que robaron los aplausos del público durante toda la velada, incluyendo dentro de ellas algunas otras de su próxima producción discográfica a poco tiempo de salir al mercado, entre las que se encuentran “Paula” y “Virgen de Occidente”. Sorpresa grata fue encontrarnos con nuevos arreglos de sus emblemáticas “De la ausencia y de ti” y “Mariposas”, hermosos arreglos en un tono más bajo, pero muy bien acoplados.

“Canción del Elegido”, “El Mayor”, “Óleo de mujer con sombrero”, “El Reparador de Sueños”, “Quién fuera”… fueron interpretadas más tarde por el bardo, y también por un público entregado que llenaba todo el recinto.

Cerraba con “Ojala” la noche y como era de esperar tras gritos, aplausos y ruegos, tuvo que regresar al micrófono con su “Escaramujo” al tiempo que la multitud se lo agradecía.

Sin duda, un concierto memorable, una fiesta de la Cultura en nuestra Habana la que Silvio Rodriguez nos trajo ayer noche al patio del Museo de Bellas Artes que se recordará por tiempo. Grato encontrarnos allá con amigos del alma, compañeros, conocidos…

Silvio por su parte, continúa su gira por los barrios de La Habana, por lo que los emplazamos a su próxima cita, esta vez en el Parque “Quintín Banderas” (conocido como Parque Trillo), en Cayo Hueso, Centro Habana, este sábado 28 de enero, a las 7:00 p.m.

el taburete.

relacionado:

Si pudiera darte todo mi país

por el Diablo Ilustrado. Foto Trabajadores.cu

“Una vez comprendí que mi voz no era mía, que era sólo del mundo, del mar y los días…” con intimidad, como un susurro profundo, progresivamente intenso llegó para entregarse nuevamente a su tiempo, Silvio Rodríguez.
Hace 45 años, ese mismo Museo de Bellas Artes fue  escenario de la vez primera, del encuentro inicial del trovador con el público, gracias a la pandilla de escritores y poetas de El Caimán Barbudo. Aquel concierto fue llamado   “Teresita y nosotros”; ella era Teresita Fernández y “nosotros” los muchachos revoltosos de la revista, de la que era parte —como hermano inseparable—, aquel flaco con guitarra, cuasi huraño de tanta timidez, entonces completamente desconocido. Hoy el mundo viene a verlo; el mismo patio se desbordó de amantes de muchos rincones del mundo, entre ellos René Pérez y Eduardo Cabra con buena parte de la familia. Quizás deba decirlo de otra manera: en primera fila unos hermanos puertorriqueños que han entrado en la vanguardia de la música de nuestro continente, como Residente y Visitante, o sea, los muchachos de Calle 13.

De aquel Silvio que se estrenaba aquel 1ro de julio de 1967, hasta el que nos canta este jueves 26 de enero de 2012, podrán existir muchas diferencias, pero ninguna de esencias, sigue siendo el Silvio que sale a decir lo que piensa y siente, un hombre que, con su guitarra denuncia los males del universo, del ser humano, y también sus esperanzas, sus sueños. seguir leyendo>>>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: