encuentro cercano cubano-argentino…

El 28 de enero –y no podía haberse escogido una fecha mejor que esta del nacimiento de José Martí–, la Casona de Flores, en Buenos Aires, sirvió de escenario para el recuento y el intercambio entre cubanos y argentinos, así, “en cuadro apretado”, como quería el Héroe Nacional de Cuba.

Organizada por varios promotores culturales del país sudamericano como Mario Antonio Santucho, Sebastián Scolnik y Natalia Fontana, y con la participación del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, con sede en La Habana, esta Decarga de cubanía porteña  incluyó el estreno en esa nación del documental ¿Cuba también?, realizado por los antropólogos suizos Silvia Mancini y Francis Mobio, profesores de la Universidad de Lausana. En el encuentro estuvo presente el traductor al español del filme, Hernán Díaz.

Luego del estreno de la cinta,  que documenta las relaciones de los creadores, en especial de los jóvenes trovadores cubanos, con la realidad que lo rodea, se pasó a degustar platos y bebidas típicos de la Mayor de las Antillas, en un ambiente de fiesta y comunicación.

Seguidamente, Mario Antonio Santucho habló de La Casona de Flores, espacio que como dice su texto fundacional,  “es territorio común y excusa perfecta para ensayar nuevas conexiones”. En sus salones confluyen editoriales, talleres de oficio, grupos de debate. “Somos muchos y distintos. Y tal pluralidad supone desafíos”, precisa el texto, que explica que “se trata de delinear formas de gestión post-estatales que no impliquen un mero rechazo o negación de las instancias estatales, sino más bien, su problematización (…) Se trata, también, de resistir la banalización llevando a fondo la necesidad de apertura que exige este momento”.

Víctor  Casaus, director del Centro Pablo, se refirió por su parte a la similitud de estilos y atmósferas entre las acciones organizadas en la Casona y las que se realizan en la institución cubana. 

Destacó la importancia del documental ¿Cuba también?, fruto de la investigación realizada en Cuba por Silvia Mancini y Francis Mobio, y recordó que la imaginación y la belleza rigen los trabajos del Centro Pablo. “A ellas –dijo- se une otra palabra: pensamiento, pensamiento profundo e indagador”. 

Al presentar al trovador cubano Roly Berrío, Casaus recordó la fuerza y la creatividad de la nueva trova de la Isla y destacó los puentes que se han tendido a través del Centro Pablo  para que la canción de un país esté presente en el otro.

 Creadores argentinos de la talla de la folclorista Liliana Herrero,  del cantautor Raly Barrionuevo, del coplero Eloy López o del joven guitarrista, cantante y compositor  Federico Pecchia, han actuado en Cuba, al tiempo que trovadores cubanos han estado presentes en Argentina, sobre todo a partir del inicio, hace cuatro años, del proyecto promovido por el Centro, Una voz para vos.

Berrío interpretó temas de su reciente disco Solo salen, realizado a partir de su concierto A  guitarra limpia del pasado año,  e invitó al escenario joven de La Casona al cantautor jujeño Eloy López, quien interpretó, entre otras, su pieza “Huayno al Che”. También se sumó con sus canciones el trovador de la ciudad cubana de Santa Clara Michel Portela, el cual realiza por estos días una gira por varias provincias argentinas.

A esta fiesta de cubanía asistieron unas 200 personas, entre las que se destacan el sociólogo Horacio González, director de la Biblioteca Nacional argentina, los hermanos del Che, Juan Martín Guevara y Ramiro; y los amigos del Centro Pablo, Javier Figueroa, Piru Gabetta y Eduardo Dalter

Precisamente este último, poeta muy vinculado a Cuba, comentó emocionado el alcance de este encuentro, gracias al cual –dijo- pudo comprobar una vez más la madurez de la revolución cubana. “No existe otro país del continente que haya afrontado los desafíos más difíciles y riesgosos sin desarmarse ni perder  a forma. Algunos dicen que la revolución cubana es cosa del pasado, yo creo que también es del presente, con otras realidades, pero también con otros acechos”, precisó.

La noche culminó con una guitarreada en el patio de La Casona, en la que el joven compositor e intérprete Federico Pecchia –quien estuvo en Cuba el pasado año, invitado por el Festival Cubadisco, y después realizó una gira coordinada por el CentroPablo– unió su guitarra y su voz a las de Roly Berrío y Eloy López para rememorar en la mente de algunos de los presentes las tardes-noches del patio de las yagrumas en la calle habanera de la Muralla, por donde han pasado, durante más de 12 años, trovadoras y trovadores de todas las generaciones y tendencias.

Casaus y la coordinadora del Centro Pablo, María Santucho, participaron la noche anterior en el programa radial “Alta fidelidad” en la emisora América 1190 mh, en el que se conversó sobre Cuba, sobre cultura y sobre la labor del Centro, al tiempo que se pasaron canciones de Berrío y un fragmento del programa semanal que tiene la institución en la emisora cubana Habana Radio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: