Archivo para febrero 14, 2012

Puerto Rico y Cuba. Unidos por Miguel Hernández…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , , , , , , , on febrero 14, 2012 by el taburete

El Comité Año Hernandiano. Miguel Hernández en Puerto Rico presentará el 16 de febrero, a las 8:30 p.m, en la sala teatro Bertolt Brecht  un espectáculo poético-musical en homenaje al poeta de Orihuela, sencillo y emotivo en correspondencia con la personalidad de Miguel, según palabras de la coordinadora del programa, Luz Nereida Pérez.

El Comité, que organizó además la presencia por estos días en Cuba de 70 puertorriqueños interesados en conocer la realidad de la Isla, coordinó asimismo la presentación el 15, en la Sala  José Lezama Lima, de La Cabaña, del libro Miguel Hernández. Voz de las venas de la tierra, del escritor, investigador y profesor Orlando Santiago-Díaz, de la Universidad Interamericana de Puerto Rico.

El espectáculo, que llega ahora a nosotros con el título de Puerto Rico y Cuba. Unidos por Miguel Hernández, poeta universal, fue presentado en Orihuela en noviembre del 2010 como parte de las acciones culturales que se organizaron en el mundo por el centenario del autor de “Para la libertad”.

El objetivo esencial de esta presentación, que llega a Cuba en coordinación con el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, es “educar sobre la obra poética extraordinaria que nos legó Miguel Hernández”, explicó Luz Nereida Pérez.

La presentación artística enlaza canto y poesía y cuenta con la participación del conocido compositor e intérprete boricua Danny Rivera, la cantante Chabela Rodríguez y el trovador Eduardo Villanueva, además del actor Luis Enrique Romero.

Los organizadores del espectáculo esperan, y de seguro así será, que el público salga de la sala “con el alma llena de la belleza de las palabras de Miguel Hernández y la emoción que a ellas les imparten nuestros artistas boricuas”.

Mikimún emprende un nuevo viaje desde el Pabellón Cuba…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , , on febrero 14, 2012 by el taburete

…” El protagonista de esta historia también deseaba zambullirse, pero en los  mares insondables de la literatura. Lo hacía, si, y tecleaba sin descanso sobre una arcaica Underwood en el cuartico-biblioteca de su casa o media casa de Marianao. Era rechoncho, espejueludo, carirredondo, había franqueado (no sin traumas) la barrera de los cuarenta años y le faltaban apenas un mes y catorce días para cumplir cuarenta y uno. Respondía al armonioso nombre de Miguel Luna, aunque sus contemporáneos, siempre imaginativos, preferían llamarlo Mick o Mike o Miky o Mickey Moon o simplemente Mikimún”…

(…)

–         ¡Que te vas de viaje el mes que viene, mi niño! ¡Felicidades!

–         ¿De viaje?

–          Si, chico, al extranjero. Tienes que llamar a Llorente, a su directo, al 328816.

Aquello resonó en los oídos de Mikimún como una versión estereofónica del Himno de la Alegría cantado por los ángeles y le provocó una sudoración mayor, un salto festivo en el estómago, taquicardia, una especie de vértigo, todo eso junto. ¡Se iba a romper la maldición que lo mantenía anclado a la Isla! ¡Ascendería por fin a esa categoría o instancia o condición humana superior: la de viajero!…

eltaburete. La Habana. Con un Pabellón Cuba repleto de amigos y personalidades de la Cultura Cubana, se presentó en la tarde de ayer lunes 13 “Viajes de Miguel Luna”, el más reciente trabajo del escritor y Ministro de Cultura de Cuba, Abel Prieto Jimenez.
Tras doce años de ausencia literaria, pues había publicado varios ensayos sobre José Lezama Lima, los libros de cuentos Los bitongos y los guapos, No me falles, Gallego, y Noche de Sábado, y después, tras un espacio de una década regresó con la novela El vuelo del gato, ( los dos últimos títulos le valieron el Premio de la Crítica ), ahora nos presenta los Viajes de Miguel Luna, una novela “para pensarnos”, que estamos seguros será uno de los títulos más buscados en esta Feria del Libro.

En este trabajo Abel  hilvana dos historias paralelas muy bien estructuradas: la formación del protagonista y el relato de su accidentado viaje a Mulgavia, isla imaginaria ubicada en la geografía europea. La primera  encierra en las peripecias de un escritor cubano entrado en los cuarenta  y que nunca hatenido la oportunidad de viajar fuera de la Isla, hasta que una llamada telefónica de la UNEAC le cambiará su destino… La otra se desarrolla en la República Socialista Popular Democrática Obrero-Agricola-Pastoril de Mulgavia, que de solo leer el nombre, ya lo dice todo.

El humor vuelve a ser protagonista, donde todos sus registros están presentes en la obra, sobresaliendo la sátira y la ironía. “Ojo con este libro, reiremos mucho, pero es un buen motivo para pensarnos…” Afirmaba Graciela Pogolotti, Premio Nacional de Literatura 2005, quien junto a Rinaldo Acosta,  Editor, y  el director del Centro “Onelio Jorge Cardoso” Eduardo Heras León, acompañaban a autor en la presentación. Es, esta novela “un trabajo literario de extraordinaria sutileza, que invita al ejercicio del pensamiento y la reflexión en “esta estremecedora contemporaneidad que vivimos”.  El texto “sobresale por su brillante uso de los recursos humorísticos y por la capacidad del autor para, mezclando realidad y fantasía, concebir toda una cultura, con su historia, mitos fundadores, lenguaje, arte, geografía, composición étnica y hábitos sociales…”.

Abel, en complicidad total con el público que le rodeaba no pudo aguantar las bromas y sátiras a nuestra sociedad y nos aseguró que quien terminé el libro y lo demuestre, sería estimulado, lo que produjo carcajadas en todo el recinto.

Por tan solo 20 pesos cubanos está al alcance de todos y esperemos su aceptación entre los lectores más exigentes del patio. El Taburete.


“El escritor cubano Miguel Luna ha alimentado desde la niñez el sueño de viajar, de conocer otras latitudes y culturas, de seguir los pasos de sus admirados escritores-viajeros. Pero una especie de hechizo parece mantenerlo atado a su país natal. Su vida cambiará un buen día de 1989 en que recibe el inesperado anuncio de que debe prepararse para partir hacia la remota e imaginaria isla de “Mulgavia”…” Fragmento de la sinopsis en la cubierta trasera del libro.