Oscar Sánchez: de la Trova tradicional a la estética metralleta…

Usa unos vaqueros ajados con ciertos tintes de tiempo, y camina sobre unas trotadas y desgastadas zapatillas que conservan las pisadas de una urbe que lo protege y lo contamina casi a partes iguales… junto a él, casi que como una compañera enamorada que lo acompaña a todas partes, su Guitarra. Su nombre, Oscar Eduardo Sánchez Tamayo, pero entre amigos, con Oscarito le basta.

Nació un 2 de Junio del año 86 en la hermosa provincia de Holguín, en el tiempo de la Perestroika de Gorbachov, la leche condensada en la bodega, las guaguas “Ikarus” circulando por La Habana y los Hoteles a 35 pesos cubanos…

No sería hasta el año 2005 que se graduaría en la escuela “José Martí Perez” de Holguín como Instructor de Arte en la especialidad de Artes Plásticas, aunque luego pasara del pincel a la guitarra como consecuencia de sus mismas e insospechadas “broncas y pasiones” con el arte.  Hoy cursa el 4to año de la carrera de Comunicación Social en La Habana.

Su libro de cabecera “Alguien voló sobre el nido del cuco” de Ken Kesey; aunque su escritor más leído sea Charles Bukowski. Su película “Born in to this”. Si de influencias musicales se trata…. Ay, mamá, dice que tiene un poquito de esto y un poquito delo otro; Nueva Trova Cubana, Trova Tradicional Cubana, Grunge, Rap Metal, Punk Rock, Nueva Canción Latinoamericana, Música Urbana, Cabaret, Rock Psicodélico, Changüí, Nengón, Son, Indie Rock, New Age, Rock Latino (Argentino), Música Experimental, Punk Rock Gitano, Folk….

Asegura que todas las manifestaciones artísticas le apasionan y por eso, si se trata de cine, teatro y plástica, tiene un buen arsenal… Emir Kusturica, Lars Von Trier, David Lynch, Grupo de teatro El Ciervo Encantado, Saavedra, Mondrian, Jackson Pollock, Vangog, Joaquin Sorolla, Claude Monet,   la Estética  del Hágalo Usted Mismo (Make your self), el Grafitti…

La virtud que más valora, nos asegura, la transparencia.  Si tiene que elegir entre músico o cantautor, prefiere lo segundo. Su color  es el naranja y si de comida se trata, la criolla cubana. Dice que va por el mundo como su refrán más pregonado, haciendo el bien sin mirar a quién…

  1. No somos partidarios de las definiciones, pero sería importante esclarecer ciertos puntos dentro de tu arte, ya que eres un cantautor bastante versátil que acapara muchos conceptos, géneros y estéticas musicales. Cómo se definiría Oscar Sánchez a sí mismo.

Yo me definiría como alguien a quien le gusta comunicar su pensamiento y usa una plataforma musical y varias formas estéticas para esto. Como ustedes dicen, me apoyo en conceptos diversos para hacerlo, así que a veces puedo sonar como un “friki fula” de la estética punk rock o grunge; en otras como un sonero despechado, jocoso y filósofo cotidiano; en otras como un changuicero incipiente; o como un autor de canciones arraigadas en la tradición trovadoresca más conservadora, y en otras soy un cantautor que experimenta con la forma y el contenido. De un tiempo para acá me identifico más con esta última manera de crear o estética a la que llamamos mi productor musical y amigo Sergio Valdés y yo “metralleta”. Así que en resumen puedo decir (ahora que me han puesto a pensar en eso): que tranquilamente me podría definir como la amalgama que usan en las consultas de odontología de nuestras clínicas; dura, negra y resistente, o como una caldosa del 26 de julio en que cada vecino aporta algo para hacerla. Así cada música, película, obra de teatro, viaje en guagua, interacción con múltiples ambientes y formas de pensar  que he escuchado y experimentado podrían ser esos vecinos que aportan algún elemento a mi producción o proceso creativo. Creo es lo que pasa cuando se está tan ansioso por conocerlo todo.

  1. A pesar de ser muy joven y no haber nacido en la Capital tienes un público considerable de seguidores en La Habana, aspecto curioso tomando en cuenta tu proyección como cantautor y la siempre insuficiente promoción que los medios de comunicación en Cuba tienen para con la “canción inteligente”… ¿Eres de los que arriesga su Arte por el público, o su público por el Arte?…


Existen sin duda alguna un par de momentos que marcaron mi vida musical, artística y creativa. Uno de estos momentos fue el día que analice cuán difícil era decirle a la mayor cantidad de gente de la manera más explícita lo que quería compartir con ellos. Recuerden que estudie artes plásticas y en ese momento del que te hablo miraba las galerías de arte y pensaba: Esa obra en la pared no grita objetivamente, eso que está en la pared no sale corriendo y se arrastra por el piso para expresar su inconformidad y su deseo de cambio, eso que está en la pared es casi mudo para muchas personas que no comprenden, eso que está en la pared es muy egoísta e intimista (no en todos los casos). Buscaba otra manera y aposté entonces, por las palabras, los acordes y las acciones. El otro  momento fue cuando alguien me preguntó si cobraba por lo que hacía refiriéndose a la música. No soy ningún desconectado, sé que si tienes todos los tramites en regla y una comisión de músicos te aprueban (método que desapruebo totalmente) puedes pertenecer al sector profesional de la música y cobrar por lo que hagas musicalmente hablando, pero en ese momento lo que pensé fue: ¨realmente jamás había pensado en la posibilidad de cobrar por la música¨ (dicho sea de paso hoy todavía no creo que me pase). En ese momento me di cuenta de que mi móvil para cantar (o intentarlo) y hacer canciones no estaba en el dinero, hoy por hoy tampoco lo está y eso lo tengo muy claro. No me desvela pertenecer a los mecanismos del sector profesional de la música porque no pertenecer no es impedimento para que quiera seguir creando, no me niego a una invitación a una actividad porque no me vayan a pagar…etc… Por lo tanto y en realidad no creo que arriesgue mi Arte por el público, o mi supuesto público por el Arte; lo que si arriesgo (si de arriesgar se trata) es mi vida por mi arte y esto en muchos niveles, en resumidas cuentas mi arte es mi forma de pensar y proyectarme en el mundo. Eso es lo que arriesgo.

A la gente que me escucha por lo general no los trato de poner de mi lado comportándome de una manera amable, condescendiente y cantándoles lo linda y “pinky” que es la vida, de hecho no los trato de poner de ningún lado, solo les comparto la realidad que he vivido, cosas tangibles del día a día, de lo complejo y hermoso que puede ser enamorarse de alguien, de lo cochina y asquerosa que puede ser la política y la gente que están envuelta en ella y como la dignidad y lo fuerte, crítico, despiadado y rebelde que seas, puede salvarte y salvar a los tuyos de la barbarie y el canibalismo cotidiano.

  1. Cómo se logra mezclar una poética sin simulacros, un humor inteligente y la crítica social más visceral…


Yo creo que el ser cubano ayuda bastante. Recuerden como nos reímos hoy de las catástrofes que nos han sucedido ayer y que siguen sucediendo, de cómo somos capaces como pueblo de convertir una situación desgarradora en un chiste implacable, y este humor a veces nos lleva a ser agudamente sarcásticos e “hijos de puta”.

Lo de la poética desde mi punto de vista es sencillo, yo lo resuelvo a nivel de imágenes, visualizo la situación o la idea que quiero transmitir y la trato de traducir en palabras de la manera más simplificada, orgánica, real y legible posible. Y lo de la crítica visceral es de esta manera: En lo personal no me gusta mirar las cosas como si tan solo fueran en blanco y negro porque  pienso que no son así, las cosas tienen matices diversos y a la hora de escribir sobre algo o de pensar en algo me sumerjo en todas las variantes del tema en cuestión. Trato que no quede nada por analizar, por investigar, me cuestiono hasta las razones que creo sean las correctas en el tema que esté pensando. Si no he tenido experiencia directa con lo que voy a tratar investigo con alguien que sí lo haya vivido, (no me tiro a la piscina si no tiene agua) no me quedo en la superficie. Lo hago así porque realmente creo que la gente que puede coger un micrófono o pararse frente a él tiene una responsabilidad por el poder de que se escuche tu criterio sobre algo de una forma amplificada. Eso sí, esta responsabilidad se asume, o no, por una decisión personal de cada cual, pero para mí no funciona de esta manera, ¨ dime con quién andas y te diré quién eres¨ si no de esta,  ¨dime qué escuchas y te diré quién eres¨. Si dices basura en tus textos, basura es lo que recibe el público y los que deciden digerir la basura te halagan y es un poco fácil aceptar los halagos. Es por eso que hay que estar muy alerta y con el látigo listo para darte lo que te mereces en caso de que no seas lo suficientemente explícito y profundo en tu canción. Si no eres capaz tú mismo de darte el látigo que te mereces por pésimo comunicador, asegúrate de tener amigos que te quieran mucho y te pasen por la piedra de esmeril para que afiles. En resumen se trata de exigencia personal o como diría el viejo proverbio cubano de estética realista socialista “La calidad es respeto al pueblo”.


“Oscar es un desborde de energía, es todo lo que yo quiero decir, pero como soy hembrita tal vez en esta sociedad machista se vería mal; pero Oscar dice todo lo que yo quiero decir, tiene un pensamiento preclaro a esa corta edad de lo que sucede, de lo que está mal, de lo que hay que cambiar.

Para mi Oscar es el Punk de la trova de hoy. Cuando yo escucho canciones como el “Vómito” siento que está hablando por mi y me emociono muchísimo, por eso se la pido siempre. Y luego es capaz de volverse dulce y hacer una hermosísima canción de amor. Oscar es muy joven pero sabe bien de lo que habla. Además es totalmente sincero conmigo, me dice Lilli esto está mal, esto hay que mejorarlo, como hace la gente sincera. Oscar es un tipo sincero que canta con las vísceras todas, no solo con el corazón.”

Liliana Hector

  1. “Vomito”, desde nuestra modesta opinión, es una de las canciones que más nos ha impactado de lo que hemos escuchado en los últimos tiempos dentro de la canción de autor en Cuba… Desde tu perspectiva como joven artista, ¿a qué estamos llamados los cubanos que construiremos el presente y futuro de la nación?

Gracias por apreciar de tal manera mi ¨ vómito¨, en realidad está inspirada en un pensamiento de la banda argentina Bersuit Vergarabat que dice, ¨Se es lo que se es¨  y trato con ella de mencionar elementos buenos y malos de nuestra realidad nacional que nos identifican ante el mundo y los menciono sin miedo, aceptando nuestras virtudes y defectos. Bueno, a lo que estamos llamados hoy por hoy en el país, que es a producir, no creo es lo que va a construir una mejor nación. Tal vez la convierta en una nación más próspera en algunos aspectos o nos de cierta cobertura para estar más holgados en el diario o a finales de mes, pero en realidad este llamamiento no es más que una decisión práctica que tenían que haber tomado hace mucho tiempo los que dirigen el país. Los cambios implican sacrificios y la gente está muy preocupada por los frijoles de la tarde y como sobrevivir como para arriesgar el bienestar personal y de la familia. Hay gente que por un viaje o por que no los marquen con la herradura caliente en la nalga derecha traiciona duro, algunos traicionan producto de la circunstancia y otros porque son unas ratas amaestradas sutilmente entrenadas para callar. Los que dirigen la orquesta nunca quieren soltar la batuta y  las cosas están diseñadas para que los que tocan la percusión y cargan los instrumentos no lleguen a señor director, así que mientras no se le pueda quitar y el hacha va y viene tenemos que estudiar y crearnos criterios sólidos, tratar de acceder a la información de la manera que sea para que nadie nos engañe burdamente, conocer nuestro país y apreciar su cultura —me refiero a la cultura como concepto global— y buscar vías alternativas para expresar lo que pensamos y sentimos de nuestra Isla sin temor a que alguien se de el lujo de silenciarnos.

  1. Cuál crees que sea el reto más importante que tiene por delante el arte joven de estos tiempos en Cuba…

Desde mi punto de vista hay cosas muy buenas en todas las esferas del arte en la Cuba de estos tiempos. Lo que sucede que muchas están circulando por el subsuelo. No estoy diciendo que todo lo underground es bueno, hay unas cuantas cosas de las que se producen así que son unas reverendas porquerías  y tienen un aire tremendamente snob.

El reto más importante, para mi entender, que tiene el arte joven en Cuba es que los mismos artistas jóvenes, o los que se creen artistas jóvenes, aprendan a darse con el látigo o con una pata de cabra si es preciso. Las producciones de unas cuantas cosas hoy están carentes de gusto estético, calidad en el contenido y eficiencia en la forma, al tratar un tema social o de cualquier índole se quedan en la superficie del problema. Se compran una bufanda de cuadros en la feria de artesanía y van por el mundo creyendo que con ese disfraz son artistas. Lo que los coge es la rueda de la ignorancia el mal gusto y la filosofía del ¨Luz Brillante¨—que sienta sus bases en la chapucería—. Creo que el reto más grande es que aprendan a matar al bebé (ser autocrítico a un nivel que seas capaz de detectar la falta de calidad en tu propia obra y al instante desecharla o rehacerla de cero o desde donde sea necesario).

  1. No son pocos los debates en torno a los nuevos espacios de trovadores en La Habana. Si bien es cierto que se han logrado insertar excelentes espacios antes jamás pensados, también hemos visto en algunos bardos un vuelco hacia el facilismo poético y una banalidad impensable dentro de un género tan comprometido con el Arte y su sociedad. “La Trova mirando al consumo, cómo garantía de subsistencia”… cómo lo ves?


Yo lo veo de esta manera: el hecho de que los espacios nocturnos se hayan abierto para que los trovadores con sus grupos toquen y tengan su espacio u/o espectáculo es bueno. Como yo lo comprendo hasta ahora me parece que se está regenerando (al menos aquí en la Habana) una dinámica de espectáculo que estaba extinta hace mucho tiempo y que me remonta al menos a mí a la época de La Lupe, El Beni, Bola de Nieve, Fredy y todos esos personajes. Me refiero, en especial al espacio de Ray Fernández en el Diablo Tun Tun que tiene esa dinámica, ese ambiente y esa estética. Ahora en cuanto a lo del facilismo poético hay que recordar que mucho antes de que llegaran los funcionarios de cultura a evaluar alguna obra con sus palabras técnicas correspondientes: ¨alto vuelo poético¨ y se denominara, el término comprometida como una etiqueta para este tipo de música. Hacía años que María Teresa Vera había cantado:


¨…No la llores/
no la llores/
Que fue la gran bandolera/
enterrador no la llores….¨

 

Es muy saludable no perder la perspectiva de que la trova o la canción trovadoresca es producto de una expresión de la cultura popular de un país y como tal va a reflejar lo que piensa el pueblo de ese país. Ojo, el pueblo de un país no lo compone una persona, son millones, y la masa se impone. Tú sabes lo que quiere hoy la masa, la masa prefiere  que le den candela como a una gallina vieja, y por lo tanto relegan al cantautor o trovador del “vuelo poético” a una cifra prácticamente insignificante con respecto a la de la masa. Eso se vuelve más notable cuando el trovador del “vuelo poético” se vuelca hacia sus adentros y asume una posición de ostracismo. Entonces como yo lo veo es: tanto valor tiene el que se mete en el caracol de Alfonsina como el que habla en el lenguaje de la masa. Para mi Fernando Bécquer es el ejemplo clásico de esa situación y es mejor ejemplo aun porque es capaz de generar los dos tipos de producción la del “vuelo poético” y la de “menear hasta abajo” y yo personalmente le hallo mucho valor de índole popular a los textos y canciones de Bécquer que son de “menear hasta abajo” y que escandalizan a otros y otras. Yo pienso que no nos puede cegar una arista de un músico (claro siempre que el músico tenga más de una arista), bueno si no te gusta esa no la consumas vete por la otra y ya está.

  1. ¿Crees que se dan las condiciones para  un fenómeno semejante a “La Trovuntivitis” de Santa Clara en la capital cubana?

Para mi “La Trovuntivitis” la calza, según lo que he podido observar,  el material humano que la conforma, pero bueno no sabría decirte con certeza si sí o si no. A lo mejor mañana se juntan unos cuantos que se lleven bien, tengan un grupo de intereses en común y sin tantos conflictos de egocentrismo y se arma un grupo con características similares acá en la Habana.   

  1. Recordamos que en Diciembre del pasado año participaste junto a trovadores consagrados como Ariel Diaz y Liliana Hector en el evento TWITTSANEO, convocado desde la red de redes de forma horizontal por varios twitteros y blogueros. ¿Qué importancia tienen en tu opinión las redes sociales para la difusión de la Cultura Cubana?

Yo pienso que no solo son las redes sociales, es  internet en general lo que ayuda y hace falta. Las redes sociales mueven el mundo hoy, son una herramienta dentro de internet que da un rango de democracia y hasta cierto punto de anarquía. Si te pones en las botas de alguien que tiene el control de todo, esa libertad que supone  internet por supuesto significa una amenaza a su control. Es increíble el flujo de información y de conexión de eventos y gentes, en fin, si llegamos a tener acceso del todo a las redes sociales vamos a tener una de las cosas que más nos hacen falta a todos, vías alternativas de difundir información que no muestran los canales oficiales. Muchas veces ni siquiera sería importante para los creadores, productores, etc…formar parte de esos circuitos oficiales. Por supuesto esto conllevaría a un acceso total al conocimiento de todo lo que está pasando en cualquier parte del mundo.

  1. En estos momentos estas enfrascado en tu primera producción discográfica. ¿Podrías adelantarnos algo?…

Les puedo decir que el disco va a tener 12 temas es bastante ecléctico y diverso, el productor musical es Sergio Valdés, lo estamos pensando para banda. El título es secreto del Consejo de Estado por órdenes del productor musical. Lo peor, no sabemos cuándo va a salir porque ahora mismo se cayó el dinero así que nada… hasta que aparezca la “majúa” no le metemos al estudio ( ja, ja, ja, ja )…


Oscar, un placer haber conversado contigo para que nuestros lectores conozcan un poco más sobre tí…

un placer sentarme en el Taburete con ustedes. Nos estamos viendo.

Anuncios

Una respuesta to “Oscar Sánchez: de la Trova tradicional a la estética metralleta…”

  1. Muy buena Nota!!! todo lo mejor para Oscarito!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: