2 x 25 de Santiago Feliú: crónica de un par de conciertos…

por el Diablo Ilustrado. Fotos Gillen Garcia Ureta.
Quería haber escrito anoche mismo, sobre las 12, cuando llegué del concierto, pero los amigos insistieron en irnos a guitarrear para la calle G, (como casi siempre que “cargan las pilas” con el Santi) y en eso casi amanece.
Este sábado 14 de julio (¡Libertad, Igualdad y Fraternidad!) fue el primero de los dos conciertos en el Teatro Nacional, con los que Santiago Feliú celebra (otra vez —pues ya soplamos las primeras velitas en Casa de las Américas—) sus 50 años de vida, los cuales se están filmando por un equipo bajo la dirección del destacado cineasta Lester Hamlet, con la finalidad de realizar un DVD, Producciones Colibrí.
Confieso que yo salí de casa hacia el teatro como que rumiando preocupado: Santiaguito ha tenido un tren de conciertos y giras intenso en los últimos meses, acaba de cantar en Argentina el pasado domingo, inaugurando la sala El Revolucionario, de las Madres de Plaza de Mayo.
Un proyecto de esas dimensiones —dos conciertos para filmar, con banda, recorriendo antológicamente su obra— requiere un estudio minucioso de cada detalle y varias semanas de ensayo. Si cantó en Buenos Aires el domingo, llegaría martes o miércoles a Cuba. ¿En qué tiempo ensayaron?

Cabría suponer que tenía todo bien organizado y preparado desde antes de haber salido, pero no son las categoría “planificación y organización” de las primeras en la amplia y profunda escala de virtudes de Santiaguito.Para colmo, llegando a las afueras de la Sala Covarrubias, 8 y 5 más o menos, sentí al grupo ensayando.
Ya esto de filmar, complica en extremo y le da un toque especial al concierto, pues el público siente como que es también actor; cosa que, entre chistes, el propio Lester y Santiaguito enfatizaron.
Así mismo, si ocurre algún tipo de problema técnico o inconformidad artística, se repite determinada pieza; imagina, si Santiago en los conciertos que no se están filmando, repite regularmente un par de canciones porque no le gustó cómo quedaron… pero no: a pesar de que no faltaron los percances -una línea de audio defectuosa, un tin de reguero con el programa, cambios frecuentes de guitarra (al parecer con cuerdas acabadas de poner, pues la temperatura las desafinó más de lo habitual), entradas y salidas de los músicos acompañantes, (hasta un texto se perdió en el camino)-, la gente disfrutó plenamente, diría que hasta más que cuando todo fluye de arriba abajo pues nos entregó a un Santi más conversador, bromeando para cubrir los bachecillos que fueron surgiendo. Nos dijo varias veces que nos sintiéramos en casa, y ante algún inconveniente se decía “no, no me voy a poner bravo”, aludió también a su edad (trauma que nos salta cuando se cumple media rueda) y que por problemas del hígado tomaría agua en lugar del viejo whisky “¿se acuerdan?”, no faltó su alusión a que tiene el cloche con problemas ante algún tartamudeo y a cierta sacrolumbalgia que no le deja hacerse mucho el roquero, que tiene que cantar más trovadorescamente, “lo cual es mi esencia” —apuntó.
Detalles aparte, Santiago Feliú recorrió los primeros discos suyos Vida, Nauseas de fin de siglo, Futuro inmediato, y nos dimos el gustazo de rememorar grandes momentos de la canción trovadoresca cubana. Mayoritariamente los arreglos con la base de los originales, otros con aires más frescos, todos con una intensidad y virtuosismo al nivel de los músicos, ¡tamaños músicos! de que estamos hablando, Roberto Luis Gómez en las guitarras diversas, incluyendo un banjo, Yandiel Cruz en el bajo y nada menos que Oliver Valdés en la batería. Si esto fuera poco el mismísimo Robertico Carcasés en el piano y dirección artística.
Muy sabrosas llegaron “Para Bárbara” y “Solo arcoíris” con el piquete. Íntimo y nostálgico el Santi al piano con “Carta y suerte de tener a Gunila”. Maravillosa la versión de “Amigo dibujo” enfatizando el aire barroco, con una chelista (de la que, lamentablemente, no anoté el nombre —ya lo agregaré). Vibrantes los momentos roqueados (se olvidó el trovador de la sacrolumbalgia).
Transcurrieron tres décadas por el entramado de sus canciones; las batallas ganadas y las perdidas, los viejos amigos que ya no están, los que dejaron de hacer para tener, los que llegan, los que padecen, los que crean contra viento y marea.  Asisitimos nuevamente a los 80 y el Mariel y la “Balada para Griffin” con clímax en  “Generaciones” canción que dedicó a tres compañeros entrañables de trovas, Gerardo Alfonso, Carlos Varela y Frank Delgado y “muy especialmente —dijo— a Donato Poveda”.  Llegaron los 90 con el “Noticiero” y las “Ansias del alba”, Patria sagrada sacudiéndonos desde los versos del trovador, siempre intenso, desagarrado y soñador empinando su voz ante la gran bandera (como único elemento escenográfico).
Gracias a un gran hermano Rafael Solís (que estaba haciendo cámaras) puedo pasarles  el listado de las 25 canciones en su orden. Fueron 28, pues el público (muestra de que las interrupciones no disminuyeron para nada la comunicación espiritual) pidió el retorno a escena del trovador y, tras el Futuro inmediato, de cierre, hizo al piano una versión íntima y muy a lo Santi de “Adónde van” de Silvio Rodríguez diciendo que quería especialmente dedicársela “a quien me ha ayudado siempre”. Luego cantó “Bolero”. Quiso terminar con un estreno, lo dijo incluso, pero… ¡ah, caraj!, no apareció el texto por ningún lado, ni en el forro de las guitarras, ni entre las letras que quedaron por el piso del escenario. La grandeza musical, y espiritual, de nuestro Santiago no se iba a dejar vencer así como así. Le prendió el intenso fuego a su guitarra y la rebeldía en la voz a punto de estallar “Llueve en agosto de 1981” por lo que cerró de la más hermosa de las maneras posibles: con un homenaje a Noel Nicola.
Concierto 1 antología de Santiago Feliú
Sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba. Sábado 14 de julio . 9 pm.
1.    Para Bárbara
2.    Ayer y hoy enamorado
3.    Solo arcoíris
4.    Carta y suerte de tener a Gunila
5.    Amigo dibujo
6.    Batallas sobre mí
7.    Vida
8.    Hoy para mañana
9.    Esta mañana
10.    Balada de Griffin
11.    Noticiero
12.    Rockanrolito de Fulanito y Menganito
13.    Generación
14.    Nauseas de fin de siglo
15.    De escudo
16.    Aunque la vida
17.    Ni las soledades
18.    Mónica
19.    Búscame
20.    Sedante
21.    Para ti
22.    Buenos aires, muerte del 92
23.    Mi mujer está muy sensible
24.    Ansias del alba
25.    Futuro inmediato
26.    Bolero
27.    Adónde van de Silvio  A quien me ha ayudado siempre
28.    Llueve en Agosto del 1981
Lo primero, una deuda de mi artículo anterior, el nombre de la chelista que intervino ambos días en varios temas; muy joven, brillante: Denis Hernández.
Recibí este email de una amiga, Otane, el mismo domingo en la noche:
“Me gustó mucho lo que escribiste sobre el primer concierto de Santiago. Espero ver algo también sobre el de hoy. Me ocurrió algo curioso al final del concierto, te copio fragmento de un correo que le envié a un amigo (no te burles de mi cursilería, te juro que me ocurrió):
.……. Sensación rara, sentada ahí me parecía que no había transcurrido tiempo entre uno y otro concierto, solo un intermedio.
Pues este fue más largo, y también hubo sus contratiempos, y desórdenes —quizás algo menos—, pero él estaba muy nervioso y olvidó letras, estaba tenso, repitió muchas canciones. Quería contarte cuando te llamé, ya para mí no tiene mucha gracia, pues el “influjo” del momento cursi –místico que tuve ya se desvaneció algo. Te cuento. Concluyó el concierto, y como ayer, el público pidió otra, pues agarró la guitarra y cantó como tres más. A esa hora dijo: –Ahora es cuando calenté y comenzaría de nuevo el concierto (llevaba más de dos horas cantando). Le dijo entonces al director del film, que si era posible él quería repetir varios temas que había hecho en un momento anterior y que consideraba, no habían quedado bien. Se dirigió al público explicando que el concierto oficial ya había terminado, que repetiría algunos temas, que si la gente se retiraba él comprendería; pero claro, nadie se fue, y rehízo los temas; bellos, realmente inspirado. Ya al terminar se levanta y saluda, (yo  estaba pensando en el tema… Siento que tus destellos ahogan mi brisa… etc, etc, que me gusta mucho, pero ya él la había cantado el día anterior)… te juro, coño, que me erizo. Santiago le dio la vuelta al piano, se sentó,   y sin decir más nada la cantó ¡que sorpresa!, te juro que me ericé toda, no es mentira. Esa canción siempre me gustó, claro, yo no he escuchado tantos temas de él, pero “Para Bárbara”  me parece tan bella, tan limpia, tan …………….., que se yo, esa era una de mis canciones de cuna (o de sillón, más bien) para Daniela, entre otras de Pablo, je je.”
Como dice en su correo Otane, el concierto 2, no tuvo menos percances que el anterior, una amiga enamorada, de él como una loca, me dijo: “es un desastre, si fuera otro la gente lo criticaba, pero él es así y tan genial que hasta nos gusta que esas cosas le pasen.” Confieso que me tensa un poco —pues lo sufro con él— pero me divierte, esa manera de meterse en rollos por su natural “locura”, y no debo ser el único pues tras dos horas y tanto de concierto por poco lo repite completo y le gente no solo se quedó sino que pidió otra y otra y otra. Yo me salvé, pues llegué bastante tarde al Teatro Nacional, el P 2 estaba extremado y suerte que apareció Juan Pin en su carrito y me tiró la botella hasta la puerta de la Sala Covarrubias. De manera que al terminar el concierto repitió completo el bloque inicial de canciones a piano, pues no me perdí nada.
El concierto, apartándonos de de los bis, que obligaron al Santi a ser más simpático aún con sus bromas, hasta en un para sí dijo: “¡que va, más nunca esto de un disco y un concierto a la vez! O disco, o concierto”. Me contaron que en los inicios explicó con detalles su sacrolumbalgia. Lo que decía mi amiga es verdad, con Santiago Feliú esos percances terminan por acercarnos más a su esencia, sentir que estamos como en casa descargando con él Vivimos tiempos de espectáculos tan llenos de efectismos, sensacionalismos, todo maquillado y maquinado, que resulta un lujo que alguien nos entregue unas cuantas horas de poesía bien cantada y tocada, sin tanto “glamour” de pasarela, arte a pulso.
Hemos asistido a dos grandes conciertos donde uno de los más notables creadores de la trova cubana ha recorrido antológicamente su obra; lo cual se traduce como que hemos viajado en el tiempo hurgando en nuestro mundo, con sus heridas, frustraciones, manquedades, sueños e ilusiones; nos hemos mirado en sus canciones y sin dudas, salimos de ellas más atentos, mejores.
Los que no asistieron tendrán la oportunidad de vivir muchos de esos momentos, los que fuimos los reviviremos, gracias al DVD que prepara el cineasta Lester Hamlet (a propósito, gracias a él me empaté con el programa que me permite pasarles el listado de las canciones). Recorrió en este segundo concierto, las piezas de los discos Sin Julieta, Ay la vida, algo de Futuro inmediato, y alguna que otra o fuera de discos. Es posible que haya alterado algún que otro orden, recuerden que repitió varias. Lo acompañaron, al igual que en el primer concierto Roberto Luis Gómez en guitarras diversas, Yandiel Cruz en el bajo y Oliver Valdés en la batería y Denis Hernández en el cello. Robertico Carcasés en el piano y dirección artística. Estamos hablando de un nivel musical extremo, a lo que hay que sumar las piezas al piano que tocó Santi y especialmente su guitarreo roqueroflamenqueado que hace estallar ovaciones de admiración.
Tras este programa (y repeticiones), Santiago estrenó una canción que él llamó apocalíptica, sin embargo, y como van estos tiempos, me pareció más bien soñadora; describe en ella los desastres ambientales y sociales que padecemos y nos llama a abrazarnos, como… no sé si llamarle solución, o al menos alivio.
Al piano hizo, como en el día anterior, su versión de la canción de Silvio “Adónde van” muy a lo Santi y al cierre, ante la insistencia del público, paró a todos cantando a guitarrazo limpio “En este barrio” que muchos creen suya, pero su creador es Mezo Bigarrena. Aclaro —pues, por lo que dice el texto, parece una canción hecha por un cubano— que este autor es vasco argentino, vivió entre 1951 y 1993, y que el Santi no le cambia nada, salvo que al final le agrega “aunque yo sé que en Cuba moriré”, lo cual arranca grandes ovaciones. (en un próximo artículo subo ese texto completo).
Quien se quedó critica al que se fue
y todo el mundo sabe lo que pasa,
no sé si yo me quedo o si me iré
ya me canse de mi barrio y mi casa …
(aunque yo sé que en Cuba moriré)
ya me canse de mi barrio y mi casa …
Para despedirnos, cantó, cantamos todos “Para Bárbara”.
Me queda por decir, que si bien, como apunta Otane, el Santi empezó algo tenso, (y en ello va la carga de estar grabando para un DVD) hubo un momento de tropiezo en el que a todas luces se (digámoslo literalmente) “encabronó”, pues se le olvidó la letra de Mickie and Mallory y al retornar a ella, el público palmeo de tal manera que se metió en situación, se calentó y de ahí para allá fue mucho más intenso. A tal punto que, después de todo aquello (más de 3 horas en escena) cuando fui a saludarlo tras bambalinas le decía a Augusto Blanca que en ese momento era cuando más ganas tenía de cantar.
Así que por un tilín no amanecimos en el teatro.
Concierto 2, antología de Santiago Feliú. Sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba. Domingo 15 de julio. 5 pm.
1.   Ay la vida
2.   Era
3.   (Instrumental)
4.   Iceberg
5.   Advertencia
6.   Fue a lo mejor mejor
7.   Sin Julieta
8.   La canción y yo
9.   Marionetas de Cupido
10. Demasiado amar

11. Descerebrándome el corazón
12. Ángeles de mí
13. Planeta Cuba
14. Alto al fuego
15. Otras cosas que también
16. De lo nunca más
17. Sostener mi amor
18.Sin tanta soledad
19.Bolero
20. Mickey and Mallory
21. La ilusión
22.Despojo
23. Resumiendo
24. (Estreno)
25. Ansias del alba

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: