de segunda cita… Pavón

Pavóntomado del blog de Silvio Rodriguez…
A mediados de 1966, oficialmente, yo era un recluta de la unidad 2103, el centro de comunicaciones del Estado Mayor del Ejército de Occidente. Pero en la cotidianidad era dibujante y periodista de la revista Venceremos, que pertenecía a la Sección Política. Aquella dualidad sucedía porque los soldados del Servicio Militar Obligatorio (SMO) no podíamos ocupar cargos administrativos hasta que no pasáramos año y medio de preparación combativa (por entonces imperaba la idea de que la contingencia fortalecía la moral). Aunque yo había superado el período requerido, porque hacía ya dos años de que era recluta, continué perteneciendo a dos unidades hasta que ocurrió una gran reestructuración militar.
Recuerdo la mañana en que reunieron, en el patio del Estado Mayor, a los oficiales de las diferentes direcciones para comunicarles a qué unidades serían trasladados. Sólo unos pocos sabían su destino y por eso se respiraba la tensión. El deseo de la mayoría era quedarse, al menos,  en unidades equivalentes a aquellas donde se habían desempeñado, pero a algunos les tocaría ser trasladados a unidades de combate, monte adentro. seguir leyendo>>>
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: