Cuba, Los Aldeanos y el festival Interrapción…

>>>>… Pues que el Ministerio de Trabajo e Inmigración y la Comunidad de Madrid organicen un concierto solidario –y gratuito– por Haití, es parecido a afirmar que nos ha salido un cáncer solidario, es decir, un verdadero despropósito y un ejercicio de hipocresía difícilmente mesurable. Hablamos del mismo Ministerio que ha lanzado la mayor y más brutal ofensiva contra la clase trabajadora mediante una reforma laboral que hace regresar los derechos laborales tan duramente adquiridos, a poco más del siglo XIX: abaratamiento del despido, ampliación de los años a cotizar para tener derecho a pensión, aumento de los años de jubilación, etc. Tampoco podemos olvidar que se trata del mismo ministerio que trata a los inmigrantes como auténtica basura, tras la aplicación de la enésima vuelta de tuerca a la vergonzosa ley de extranjería. El mismo ministerio de un gobierno que inyecta dinero de las arcas públicas, es decir, dinero de todos los trabajadores, en un sistema financiero corrupto e inmoral, mientras los padres de familia se agolpan en la cola del INEM o piden paquetes de alimentos en Cáritas y Cruz roja. También podríamos hablar del plan Bolonia, de nuestras tropas en Afganistán o de la situación de muchos presos, pero para narrar todas las hazañas del PSOE en la última legislatura harían falta varios volúmenes. Por su parte la Comunidad de Madrid con la inefable Esperanza Aguirre a la cabeza, despilfarra el dinero de los madrileños en esta infamia que tiene de solidaria lo que Aldeanos de revolucionarios, es decir, nada. Esta pasajera máscara servirá para distraer la atención aunque sea por unas horas, de la pauperización de muchos barrios madrileños o de la firme privatización de la sanidad y la educación que ejecuta inmisericorde la marquesa Aguirre, la cólera de Dios.

Por si fuera poco, el cartel lo encabeza el grupo de hip hop Los Aldeanos, conocidos por sus constantes críticas feroces al gobierno cubano y su revolución. Conocidas son también las pataletas de sus fans (los mismos de la gorra de 40 euros y las Nike de 120) aquí en España, argumentando que «los Castro» les tienen prohibido salir de la isla. Perdonen si me equivoco, pero el cartel de dicho festival ¿no lo encabezan Los Aldeanos? ¿No tocaron en Serbia? ¿No irán a tocar a Miami después de pasar por Madrid? ¿Algo no cuadra no? Lo que sucede es que cualquier información respecto a Cuba se cubre de toneladas de estiércol, mentiras y medias verdades.

Este grupo ejemplifica a la perfección la realidad latinoamericana. Si hubieran nacido en Guatemala, Haití o Costa Rica, serían estrellas multimillonarias que viven en una mansión y conducen descapotables, tienen talento de sobra para ello, probablemente sean el mejor grupo de rap de toda Latinoamérica. Pero sucede que hace algunos años el pueblo cubano tomó la determinante decisión de ser digno, y mientras en Guatemala, Haití o Costa rica los niños esnifan pegamento en las chabolas o rebuscan en los vertederos mientras una reducida elite saquea el país y masturba al vecino del norte, los niños cubanos van a la escuela, comen a diario, disfrutan de una sanidad pública y gozan de una vida cultural que enriquecerá su posterior desarrollo tanto humano como intelectual. No hace falta ser licenciado en ciencias políticas o económicas para cerciorarse de que, si queremos que TODAS las necesidades básicas de TODA la población sean cubiertas, hay que evitar que unos pocos (por mucho talento que tengan) vivan en mansiones y conduzcan coches de lujo, más si eres un país tercermundista de pocos recursos saqueado primero por el Imperio Español y posteriormente por el norteamericano. A ello hay que sumar la constante agresión que viene sufriendo Cuba desde hace más de cuarenta años, el criminal bloqueo económico que Estados Unidos ejerce contra esa diminuta isla caribeña de poco más de 11 millones de habitantes que cometió la insolencia de querer ser independiente y regir su propio destino.

A Los Aldeanos les pasa como a muchos españoles, carecen de memoria histórica y no saben abstraerse. Es fácil criticar las carencias cotidianas que sufre el pueblo cubano. Es tremendamente fácil quejarse de la precaria y desfasada electrónica de la isla cuando tienes un grupo de hip hop, y también es comprensible lamentarse de lo lenta y restringida que resulta la conexión a internet en Cuba. Es fácil si somos incapaces de abstraernos lo más mínimo, si lo hiciéramos sabríamos que la mayoría de carencias cotidianas que sufre el pueblo cubano, son consecuencia directa del embargo económico que prohíbe a Cuba negociar con distintos países. Si nos abstraemos nos daremos cuenta también que por ejemplo, Cuba dispone de una electrónica y una informática tan precaria porque es un sector mayoritariamente controlado y monopolizado por los fabricantes estadounidenses. Los Aldeanos deberían saber que cualquier producto que contenga componentes fabricados en Estados Unidos tiene prohibida la entrada en la isla. En realidad se llama terrorismo de estado y ahogar a un pueblo en sus necesidades para de alguna manera forzar a que éste expulse o derroque a su gobierno. Por fortuna la mayoría de cubanos son conscientes de la jugada y no se venden por un par de modernas computadoras, prefieren seguir siendo dignos.

La mayoría de los cubanos (al igual que unos pocos españoles románticos y bien informados) saben que la limitada conexión a internet no responde a oscuros planes de su gobierno sino más bien a otra maniobra imperialista, ya que es Estados Unidos quién bloquea el acceso de los servidores a la isla y fue Estados Unidos el que levantó el embargo a la red y decidió en 1996 que los cubanos podían tener conexión a internet (pensando ingenuamente que sería un elemento desestabilizador para la revolución). Por tanto si la conexión a internet es precaria y se encuentra limitada por el eterno vecino del norte, es lógico que dichas autopistas de la información se reserven a espacios concretos como universidades, centros de investigación, etc. Pese a las limitaciones, cualquier cubano puede hacer uso de internet libremente y eso es algo que cualquier español puede corroborar visitando la isla. De todas formas no deja de ser algo irónico que mientras Aldeanos se quejan de sus computadoras precarias[1] y su lenta conexión a la red, en Honduras los jóvenes mueren baleados por el ejército golpista, en Colombia los sindicalistas son enterrados en fosas comunes por miles y en Perú los niños sufren malnutrición o trabajan en canteras picando piedra desde los ocho años, la geopolítica puede generar muchas perspectivas si uno es capaz de abstraerse. Por tanto que Aldeanos o quién sea en Cuba, se queje de que sus computadoras son precarias, sería lo mismo que un hijo que recrimina a su padre que no hay comida en la mesa cuando su padre fue despedido de la empresa, una canallada.

Lo más significativo es el discurso vago y extremadamente ambiguo de sus letras, por un lado se consideran revolucionarios y enarbolan la figura del Che Guevara de forma casi obsesiva, por otro atacan al gobierno cubano de forma feroz. En realidad supongo que se trata de una estrategia calculada, una de cal y otra de arena. El miedo a posibles represalias, no por parte del gobierno sino por parte de sus vecinos (como sucedió con las damas del cheque en blanco) les hace cuidar muy bien cada palabra y cada rima, camuflando su odio visceral al gobierno y a la revolución entre peroratas constantes a la figura del Che. El documental que filmaron en torno al citado grupo (Revolution Myckel Pedrero 2010) despeja todas las dudas respecto a las luces y conocimiento de la ciencia política de los talentosos mc’s: «Nosotros no somos comunistas, no somos socialistas, somos revolucionarios». Es menester precisar e insistir, en que no hace falta cursar un máster de postgrado en políticas para percatarse de que la frase es el mayor absurdo político que se recuerda en décadas, quizá sólo comparable al video de APM en el que Yola Berrocal aseguraba declararse anarquista. Si además sueltas la brillantez ataviado con una camiseta del Che Guevara, hablamos ya de surrealismo o de comedia negra. Ese día el espíritu del eterno revolucionario argentino se retorció en su tumba arañando la madera del ataúd. Es entonces cuando pienso en toda la ayuda del gobierno cubano ha ofrecido a Haití e irremediablemente tengo que ir a vomitar de nuevo.

Que en un concierto solidario con Haití no se cobre entrada puede tener un pase. Que lo organice el mismo ministerio que está condenando a los trabajadores a la miseria y la misma comunidad autónoma que privatiza la sanidad clama al cielo, pero que contraten y paguen el viaje desde la isla a Madrid, a un grupo que se dedica a vomitar mierda sobre el mismo gobierno que mejor y más desinteresadamente ha ofrecido su ayuda humana y sanitaria al pueblo haitiano durante la catástrofe, es una bajeza que únicamente puedo tildar de repugnante.

Me gustaría recordarle a los organizadores de esta bazofia, que mientras le pagan el avión y los gastos a los mismos que ladran a la revolución cubana, esa misma revolución, de forma completamente altruista y solidaria (solidaria en un sentido real no en el sentido de ese nauseabundo concierto patrocinado por el gobierno español) esa revolución se volcaba con el pueblo haitiano. De hecho la primera ayuda internacional que llegó a Haití fue la cubana, porque Cuba no espera a que se produzcan las tragedias como hacen las hipócritas potencias occidentales, Cuba se preocupa por las tragedias diarias: «Los cerca de 400 cooperantes de la brigada médica cubana en Haití fueron la más importante asistencia sanitaria al pueblo haitiano durante las primeras 72 horas tras el reciente terremoto. […] Pero la ayuda de Cuba al pueblo de Haití no ha llegado con el terremoto. Cuba desarrolla en Haití desde 1998 un Plan Integral de Salud por el que han pasado más de 6000 cooperantes cubanos de la salud. Horas después de la catástrofe, el mismo día 13 de enero, se sumaban a la brigada cubana 60 especialistas en catástrofes, componentes del Contingente “Henry Reeve”, que volaban desde Cuba con medicamentos, suero, plasma y alimentos. Los médicos cubanos habilitaron su vivienda como hospital de campaña, atendiendo a miles de personas al día y realizando centenares de operaciones quirúrgicas en cinco puntos asistenciales de Puerto Príncipe. Además, alrededor de 400 jóvenes de Haití formados como médicos en Cuba se unían como refuerzo a la brigada cubana»[2].

Informaciones por supuesto silenciadas a coro por la misma mafia mediática que dice que Hugo Chávez es un dictador pese a llevar diez procesos electorales arrasando en las urnas y que aquí vivimos en un estado de derecho aunque la tortura campe a sus anchas como bien nos recuerda Amnistía Internacional cada año en su informe, a la que sólo ponen ojos cuando habla de la disidencia cubana. Por cierto que en 50 años, ni Amnistía Internacional ni ninguna otra organización ha denunciado jamás o podido demostrar un solo caso de tortura en Cuba, de España mejor no hablamos ¿verdad? Los mismos medios que guardan silencio o en el peor de los casos, avalan que se encarcele a líderes sociales como Arnaldo Otegui por hacer política, mientras arropa y agasaja a los mercenarios cubanos disidentes, los únicos presos políticos del mundo que pueden aguantar sin comer ni beber 135 días (esa incongruencia médica la leímos y escuchamos en muchos medios burgueses) mientras lucen prominentes barrigas que les impiden cerrar la camisa. Yo creo que el gobierno cubano lo que debería hacer con ellos es retenerlos en la isla hasta que mueran y luego donar sus cuerpos a la ciencia, quizá nos hayamos ante las puertas de un nuevo paso evolutivo y oye, igual que llegó el día en que el hombre se irguió sobre sus dos piernas, los disidentes cubanos han dado un salto en la escala evolutiva. No me quiero imaginar lo que hubiera sucedido si esta nueva raza de superhombres hubiese caído en las manos del doctor Mengele y sus secuaces…

Por último, me gustaría recordarle a Los Aldeanos, que no se les ocurra por un momento pensar que vienen a España a cantar por una cuestión solidaria para con el pueblo Haitiano, se trata de un ejercicio de hipocresía de lo más habitual por estos lares capitalistas. Algo parecido a los maratones navideños de Antena 3 televisión cuando Telefónica y El Corte Inglés ofrecen un poco de calderilla para lo niños pobres o el gusano de Alejandro Sanz (seguro que os suena hombre, es otro adalid de la libertad de expresión) subasta un pelo de su pubis o una púa de su guitarra, con la diferencia que aquí ni si quiera se va a cobrar entrada con lo que la solidaridad será únicamente de espíritu y no material o económica. La verdadera solidaridad, la tangible, la real, la que se puede palpar y está salvando vidas en Haití, es la de vuestros compatriotas cubanos, médicos, enfermeras y sanitarios que allí siguen al pie de la tragedia ayudando con lo poco que vuestro pequeño pero digno y noble país, puede ofrecer pese al asesino bloqueo económico. Allí continúan su noble labor igual que en Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros muchos países en todo el globo: mientras perviva la revolución, siempre habrá un médico cubano solidario en algún rincón del mundo. La solidaridad cubana en materia de medicina la reconocen hasta la o nU, la UNESCO y la OMS, aunque no sea la noticia preferida por nuestras empresas mediáticas.

En realidad sacando una simple regla de tres y teniendo en cuenta la proporción del número de habitantes y su cantidad de recursos, vuestro país ha ofrecido mucha más ayuda humanitaria a Haití que el propio Estados Unidos, que se limitó prácticamente a enviar marines armados, y ya es la segunda o tercera vez que USA y sus marines invaden ese país ¿o pensáis que es el estado más pobre de toda Sudamérica por casualidad? Es algo de lo que deberíais estar orgullosos, esa solidaridad no se puede traducir en ventas millonarias o giras multitudinarias. Quizá si hubierais nacido en la Perú ahora seríais ricos y saldríais en la MTV como Tego Calderón, pero en Perú los niños trabajan desde los siete años en las canteras picando piedra, esnifan pegamento o trafican con droga en los arrabales chabolistas. ¿Habéis visto eso en vuestra isla? Y ya que os pagan el viaje y venís en calidad de solidarios perseguidos, no estaría de más que denunciaseis la situación de muchos presos políticos que sufren la dispersión y el asilamiento durante décadas, las torturas en comisaría, el trato a los inmigrantes o la persecución y censura de compañeros de gremio como Fermín Muguruza, S.A. o Betagarri. Aquí también tenemos presos políticos que murieron en huelga de hambre en nuestras cárceles, protestando contra el aislamiento y la dispersión, elementos que violan cualquier tratado jurídico internacional. José Manuel Sevillano «Sevi», es lógico que nos os suene. Murió justo después de que el sionista Enrique Mújica afirmara que dicha huelga de hambre era una pantomima. La diferencia con Orlando Zapata era primero; que no estaba en la cárcel por falsificar moneda ni por abrir la cabeza con un machete a un vecino, sino por intentar transformar la sociedad, y segundo; no estaba al servicio de una potencia extranjera imperialista que estrangula a su patria durante décadas. Esa es la fundamental diferencia entre un preso político y un mercenario: el primero infringe la ley de forma altruista y por motivos políticos, el segundo infringe la ley sólo por dinero y por tanto merece el mayor de los desprecios. No estaría de más que lo mencionarais en vuestro concierto, ahora se cumplen 20 años de su muerte en las cárceles de exterminio, sería un detalle.

Cuenta el profesor Juan Carlos Monedero, un loco romántico al que de forma muy esporádica suelen llamar los medios para lincharlo por defender a la revolución cubana o el proceso bolivariano en Venezuela, que para entender la naturaleza capitalista por la que ustedes tanto claman, hay que hacer un pequeño ejercicio mental que insto a que hagan ahora conmigo: pongámonos una venda en los ojos de forma simbólica, entonces resulta que cuando nacemos no sabemos si vamos a ser hombres o mujeres, ricos o pobres, blancos o negros, sanos o enfermos, de una familia con estudios o de una familia sin estudios, si vamos a vivir en el centro de la ciudad o en los arrabales y chabolas… Bien, sin saber lo que te va a tocar ¿en qué tipo de sociedad te gustaría nacer? ¿En una en la que ser hombre o mujer marcase una diferencia? ¿En una donde nacer blanco o negro condicionase tu futuro? ¿En una en dónde ser rico o pobre determinara tu existencia? Seguro que diríamos todos ¡No! yo quiero vivir en una sociedad donde esas diferencias no existan, en una sociedad que nos ponga a todos en la misma raya de salida. Pues eso es a grandes rasgos el socialismo, una posición moral que se materializa en el impedimento de que los millonarios hagan carrera a cambio de que la inmensa mayoría de la población, salga de la misma raya de salida, yo por mi parte es un precio que estoy dispuesto a pagar.

Y aunque no tengo flow, sé diferenciar el socialismo del comunismo y sé que ambos son hijos de la revolución. También sé que si el Che Guevara saliera de su tumba les mandaba fusilar y rogaría que antes de soltar disparates como el que sueltan en el documental se instruyeran un poco. Levantar pesas está muy bien, ya decía Marx en su primitiva sociología de la educación que el ejercicio físico debe compaginarse con el mental en toda educación y formación socialista, pero leer libros y conocer la historia tampoco está de más. Ustedes claman en una letra que muchos en Cuba prefieren vivir el sueño americano a la pesadilla cubana. Lamento informarles que si eso fuera cierto, haría lustros que Cuba, su modelo y su revolución se habrían venido abajo y muy probablemente ustedes vivirían en una mansión con piscina y varios carros deportivos en el garaje, el mercado discográfico sudamericano es enorme y muy tentador. Pero mientras la mayoría de cubanos persistan en la alocada idea de no dar un paso atrás blandiendo la bandera de la independencia y la dignidad, tendrán que conformarse con desplazarse en bicicleta, como hacemos muchos aquí. Claro que salir recomendados en el blog de una fascista de la talla de Zoe Valdés también tiene su morbo.

No podría terminar este escrito sin acordarme de los gusanos que de un tiempo a esta parte, pueblan los comentarios de esta página. Recordarles que este no es su lugar, que se vayan al foro de El País o a vomitar culebras a otra parte. Por supuesto que Cuba no es perfecta y tiene mil defectos pero una cosa es la crítica y la autocrítica (muy saludable por cierto) y otra muy distinta ser un gusano que ataca a Cuba de forma sistemática y careciendo del más mínimo argumento más allá de la pataleta Cuba y Castro es el infierno. Por último, recomendarle a la organización del evento que tengan el detalle de instalar a Los Aldeanos en algún céntrico y lujoso hotel del centro de Madrid, ya sabemos como se las gastan los cubanos disidentes, nada de hostales vallecanos en los que tengan que compartir baño con el resto de mortales. Si el hotel dispusiera de spa y toallas de Ágata Ruiz de la Prada mejor que mejor. ¿No es el paradigma de la ironía y el absurdo político que el gusano acogido en Málaga se quejara de que el gobierno español no le ofrecía un trabajo y una vivienda estable cuando en la provincia de málaga hay un 30% de parados? Era para retorcerse en el sofá de la risa, los muy ingenuos pensaban que aquí el gobierno daba trabajo y casa para todos. Sublime, sencillamente sublime, el arte de la paradoja elevado a su máxima expresión.

Sólo me queda parafrasear al gran Malcom X, cuando tras entrevistarse con Fidel Castro en Harlem, un periodista despistado le preguntó ingenuo, si en su movimiento existían anti-castristas, a lo que el líder negro con voz firme y segura contestó: aquí no hay anti-castristas, nos los comemos crudos. Por que Cuba es pobre pero no miserable, Cuba es pobre pero digna. Quizá soy un loco, un romántico abraza-causas por estar con Cuba y su revolución, pero me consuela saber que hay muchos más locos que apoyan o valoran de forma positiva los inmensos logros conseguidos por esa isla diminuta, entre los que se encuentran y se encontraban personalidades como Gabriel García Márquez, los poetas Rafael Alberti y Mario Benedetti, el actor Sean Penn, Noam Chomsky, la Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, el filósofo Jean Paul Sartre, el intelectual y periodista Ignacio Ramonet, José Saramago, Eduardo Galeano, el cineasta Oliver Stone, la Nóbel de literatura sudafricana Nadine Gordimer los directores Jean-Luc Godard y Bernardo Bertolucci o el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer. Y sinceramente, me fío más de la palabra de un Nobel de literatura que de un tipo que, ataviado con una camiseta del Che Guevara proclama que no es ni socialista ni comunista.

Cuba es la puta más libre del mundo porque no está sometida al macarra más grande mundo, el tío Sam. Viva la locura. Viva Cuba.

Anuncios

Una respuesta to “Cuba, Los Aldeanos y el festival Interrapción…”

  1. yo tambien estoy loca, con eso lo dejo bastante claro..

    Cuba es la puta más libre del mundo porque no está sometida al macarra más grande mundo, el tío Sam. Viva la locura. Viva Cuba.

    Bravo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: