de la blogosfera cubana… BLOG MAIL

Hasta ahora he tenido suerte: nadie me ha acusado de “invadir” sus espacios con los sistemáticos post que envío por email. Si alguien se quejara, sé que tendría todo el derecho del mundo al cuestionamiento.

Mi única atenuante es que una vez que termino de escribir estas cosas, vienen a mi mente personas con quienes me gustaría compartir ideas, y recibir sus observaciones. Yo no escribo para “el mundo”, sino para un conjunto de hombres y mujeres que mientras reviso mi libreta de direcciones me inspiran el deseo de comentar mis euforias y angustias. Es decir, un grupo de seres que ya me han “invadido” a mí (tal vez el antecedente de todo tendré que rastrearlo en aquellas “afinidades electivas” que inspiraban a Goethe). Por fortuna (y más bien para mi sorpresa), últimamente he recibido algunas “solicitudes de suscripción”.

Creo que lo que viene sucediendo en este modo de comunicarnos es signo de que algo está cambiando también en Cuba. Antes, para poner un ejemplo, uno encendía el televisor, y allí estaban los mismos actores de siempre. “Los mismos gestos”, diría resignado Sergio, el de “Memorias del subdesarrollo”. “Las mismas palabras”, suspiraría aún más resignada mi vecina, fanática de las telenovelas. Ahora puede que esos actores abran su correo, y encuentran casi todos los días mis mensajes. “Y dale Juana con la palangana”, dirán, aunque no sé sin tan resignados, “el mismo tipo con su dichoso blog”.

Pero aquí habría algo que tener en cuenta. Normalmente han sido los periódicos, la televisión, las que han conformado nuestro sentido de “la realidad”. Y como las noticias son más o menos las mismas desde que William Randolph Hearst comenzara a implementar su imperio (guerras mesiánicas, líderes que hablan de democracia, libertad, soberanía, o justicia universal), hemos vivido peligrosamente cautivos de una realidad que no cambia, y que nos hace creer que hemos sido arrojados al mundo para padecerlo en plan de extras de una gran superproducción, no para transformarlo (o transformarnos).

Esa “realidad” hoy se tambalea con lo nuevos modos de comunicación: antes de abrir el periódico, abrimos el correo electrónico, por lo cual el estado de ánimo de alguien que está lejos y que nunca aparecerá en un diario o televisión (pero que nos importa), se nos hace visible. Leer su mensaje, incluso cuando no se le responda, o no se esté de acuerdo con él, es también una manera de cambiar la realidad: “nuestra realidad”, que es la única real.

Aclaremos que mantener un blog desde Cuba no es lo mismo que administrarlo desde otras partes del mundo. Mientras en la isla el acceso a Internet no sea una cosa común a todos los cubanos, las lecturas de esos blogs creados aquí, por muy buena fe que se tenga, estarán dirigidas mayormente al exterior. Fuera de Cuba un blog es un lujo que la mayoría de la gente no puede permitirse, porque deja más pérdidas que ganancias: el tiempo que supone escribir un post, o un simple comentario, no juega con la lista de impuestos a pagar el fin de año, con todo y la libertad de Internet. En Cuba, en cambio, mantener un blog es la manera que algunos tienen de desafiar la invisibilidad local, que es tal vez el más oneroso de los impuestos que se le impone al individuo. Yo sigo pensando que el lector natural de esos blogs está en Cuba, no fuera: es aquí donde pueden resultar útiles, sobre todo si se someten a debate, y nos ayudan a mejorar la convivencia.

Por eso es que más que conformar un blog típico, he querido experimentar y convertir a “Cine cubano, la pupila insomne” en una suerte de blog-mail que circule entre amigos del audiovisual de la isla (ahora sí: lo mismo dentro que fuera, porque ya la isla es algo más que físico), y que propicie debates, rescates de la memoria histórica, y sobre todo que nos familiarice un poco más con lo que podría ser una “cultura digital de la polémica” en torno al cine cubano.

Hasta el momento me he opuesto a incluir publicidad, o botones que admiten donaciones, con el fin de evitar que se asocie el blog al lucro personal. Sin embargo, sí que me encantaría incorporarle imágenes, trailers de películas, entrevistas con cineastas o críticos, o herramientas (con seguridad nada complejas) como esas que te permiten observar de modo automático como se actualizan aquellos blogs que están entre tus favoritos. Pero en estos asuntos (seguro tan sencillos como los que te notifican de un “trackback”) solo sé que no sé nada.

De cualquier forma, si algo me alarma ahora mismo es percibir cómo las publicaciones más prestigiosas que se ocupan de la cultura cubana (lo mismo dentro o fuera de la isla), insisten en ignorar ese fenómeno que ya se conoce como “blogosfera cubana”. Es peligroso seguir ignorando lo que viene sucediendo en esa zona, porque a estas alturas existen contundentes ejemplos de blogs donde el teatro, la plástica, la literatura, la música, o en sentido general, la cultura cubana, han recibido una atención de primera mano.

Ni siquiera hablo de que los blogs sean buenos o malos. Solo intento llamar la atención sobre el alarmante distanciamiento que aún guarda el intelectual cubano (ya viva dentro o fuera de la isla) de estos nuevos modos de producir y recibir conocimientos. ¿No será hora de que “La Gaceta de Cuba”, “Criterios”, o “Temas”, por ejemplo, abran un buen debate sobre el fenómeno? La pregunta inicial pudiera ser: ¿no estará en peligro de extinción la ciudad letrada por la creciente consolidación de una ciudad blogada?

Juan Antonio García Borrero, cine cubano, la pupila insomne

Anuncios

Una respuesta to “de la blogosfera cubana… BLOG MAIL”

  1. Leer el mundo blog, bastante bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: