Archivo para Ariagna Fajardo Nuviola

del cine documental cubano… Ver para Creer

Posted in américa, arte, arte digital, cine, cine cubano, Cine Documental, cortos, cuba, debate, LaHabana, Memorias, noticias, Opinión with tags , , , , , , , , , , on abril 19, 2010 by el taburete

Por: Danny González Lucena tomado de la web de la UNEAC

Presentan tres polémicos documentales, premiados en la 9na Muestra de Jóvenes Realizadores.

¿Adónde vamos?, de Ariagna Fajardo Nuviola, El mundo de Raúl, de Jéssica Rodríguez y Zoe Miranda, y Que me pongan en la lista, de Pedro Luis Rodríguez, son documentales que plantean polémicos temas sobre la sociedad cubana.

En el primero los campesinos de la Sierra Maestra ofrecen sus opiniones sobre la emigración creciente de personas hacia las ciudades, por las dificultades que hoy en día ellos enfrentan, relacionadas particularmente con el aprovechamiento de las cosechas, los instrumentos de trabajo y el hurto de animales.Durante el debate los realizadores y directores presentes manifestaron que esa temática partía propiamente de los problemas de Ariagna, la directora del material, porque ella de pequeña había ido para la Sierra y el conflicto le viene de cerca. Quizás por ese motivo no se interesó en fuentes oficiales, pues su intención se centra en mostrar un solo punto de vista, es decir, el de los campesinos.

Aunque técnicamente el documental es bastante sencillo y no presenta una complicada postproducción, los participantes en la tertulia sí coincidieron en que se pueden apreciar varios planos significativos, donde se establecen comparaciones entre la cruda realidad de los campesinos de la Sierra, y lo que les puede brindar la naturaleza.

En El mundo de Raúl, hubo contradicción de opiniones sobre como catalogarlo realmente: ¿documental o docu-drama? Ciertamente el material nos muestra la historia (real) de un hombre que se masturba en lugares públicos cuando ve a mujeres de su agrado. Él mismo cuenta la historia de su vida, pero nunca mira a cámara. Además, todos los personajes, excepto él, son ficticios. Por ese motivo tal vez algunas secuencias estén mal logradas, teniendo en cuenta que no participan actores, sino personas comunes de cualquier poblado de Cuba que actoralmente no están bien dirigidas. Lo que sí avala al documental (o docu-drama) es su dramaturgia, pues mientras el personaje protagónico cuenta la historia, los planos acompañantes crean un suspenso muy bien definido.

Que me pongan en la lista, logró un mayor nivel de debate, pues cuestiona si los Comité de Defensa de la Revolución son efectivos o no. El realizador Francisco Castro, por ejemplo, expresó que el documental, en su conjunto, manipulaba a los entrevistados para evidenciar el punto de vista del realizador, pues incluso el trabajo de postproducción (muy bien realizado) se propone mostrar una organización de masas con muchos problemas, y los contrapunteos entre los entrevistados no buscan defender un aspecto positivo en ese sentido, cuando realmente sí existen.

En el espacio Ver para Creer participaron la periodista Soledad Cruz, la vicepresidenta de la UNEAC Magda González Grau, la presidenta de la Asociación de Radio, Cine y Televisión, Rosalía Arnáez, la investigadora Magalys Espinosa, el crítico de cine Gustavo Arcos, y jóvenes realizadores. Todos coincidieron en que los tres materiales intentan reflejar por dónde va la sociedad cubana actual, sobre todo ¿Adónde vamos? y Que me pongan en la lista, y llegaron a la conclusión de que al pueblo, y a ellos como intelectuales, les corresponde buscar alternativas para resolver los problemas que se plantean los jóvenes realizadores en estos materiales audiovisuales.


Anuncios