Archivo para carlo fabretti

este diario huele a púbico…

Posted in américa, ¡qué Arte!, censura, cuba, debate, el Taburete, espejos, Euskalherria, Memorias, Opinión, relato with tags , , , , , , , , on abril 30, 2010 by el taburete

por Carlos Tena en Kaosenlared

Ya he tenido más de una discusión amistosa sobre la manía de seguir leyendo Público, y pagando, claro, a un colectivo que vende una publicación bastante tendenciosa hacia la derecha de la izquierda, pero que adjunta buenas películas o libros de valor indiscutible, porque los empresarios que decidieron (en nombre de un Consejo de Administración en la sombra, que actuaba con y para Prisa), el lanzamiento de un nuevo diario madrileño, lo hicieron pensando en los miles de lectores defraudados por ese nuevo Alcázarque es El País, periódico preferido, como ya es notorio, por los fans habituales del PP-PSOE, miopes de IU, liberales de la Fundación Francisco Franco, miembros de asociaciones clasistas como Colegas, carcamales de Manos Limpias, latinos racistas del Tea Party y numerarios de la secta Opus Dei, además de otras gentes de plumaje variopinto.

Hace unos días, los mentores de eso que se dio en llamar Público, ofrecido bajo el sofisma, no declarado, de un nuevo talante para una sociedad moderna, vetaron la inserción de un cartel, pagado de antemano como publicidad, sobre la exitosa manifestación contra el acoso mediático al sistema político cubano, ofreciendo como explicación un fallo técnico, para mayor escarnio de su equipo directivo, en particular, y colaboradores, trabajadores, y lectores en general. Una censura que se viene aplicando en todos los medios de comunicación, tan libres, grandes y únicos del régimen español.

Público salió al mercado en medio de un más que sonoro petardeo ideológico-periodístico, ya que en sus páginas, se nos decía, podríamos darnos el gustazo de elegir un insólito menú literario, en el que no faltarían los comentarios bien cocinados por el rebelde periodista Pascual Serrano, los horneados bajo la lupa del no menos combativo matemático y escritor Carlo Frabetti, o guisados con el inmejorable estilo del sociólogo y economista Vicenç Navarro, amén de algunas editoriales escritas por personalidades de indiscutible prestigio intelectual (Carlos Taibo, sobre todos ellos), las siempre divertidas y sagaces críticas literarias de Rafael Reig, las crónicas de corresponsales de honestidad y valentía demostradas, como Antonio Albiñana (destacado en Colombia), comentarios de actualidad firmados por el novelista Isaac Rosa, etc. Aquello duró menos que la sobriedad del Rey en una noche de francachela.

La ironía, la perspicacia, la objetividad y el rigor informativo se fueron al garete. Toda aquel espejismo fue barrido de inmediato, cuando los responsables económicos y censores habituales levantaron de la dirección al entonces recién nombrado Ignacio Escolar, honesto colega que ha tenido que conformarse con un hueco en la última página del diario, cuando defenestraron a Reig, en una de los más viscosos casos de censura habidos en los últimos años, o cuando, poniendo la guinda al pastel, redujeron la plantilla en noviembre de 2009, que supuso la expulsión de dieciséis trabajadores de diferentes sectores.

De nuevo se engañaba a quienes creyeron estar frente a un nuevo y fresco disfrute público, que además sólo costaba la mitad de precio de otras publicaciones (que únicamente deparan sufrimientos o despistes al cliente del kiosko), o sea, medio euro, pero aquel placer, que fuera flor de un día, mermó en calidad y dobló su precio, con lo que el orgasmo del comprador entusiasta de los primeros días, descendió en intensidad y brío, o sea, no se alcanzaba el clímax ni por asomo.

La eyaculación fue entonces propiedad de aquellos estafadores que hoy siguen dando gato por liebre, en un patético esfuerzo por vender 40 mil ejemplares o más, pero lo malo no es eso, sino que honestos y probados intelectuales, militantes comunistas, anticapitalistas y otros miembros de ideología lejana al partido único PPSOE, siguen metiendo un euro en la ranura púbica del diario en cuestión, mientras su bolsillo parece sospechosamente semivacío cuando la causa no debe ser el mantener viva una publicación en coma ideológico, sino otras de mayor compromiso y enjundia política, que están en mente de todos los visitantes de Kaos.

Resumiendo, los mentores del diario en cuestión siguen ofreciendo su exitoso truco para un público inquieto, pero conformista, ávido de críticas y opiniones que no suenen adejá vu, sabiendo que su espectro de lectores no acostumbra a tragarse las diarias mentiras y manipulaciones de los homólogos de la prensa diaria.

Sin embargo, hay una solución para terminar con la actual estafa que encarna el diario Público, que pocos ciudadanos que no sean residentes en el País vasco pueden satisfacer, y es pasarse a GARA, adquisición que en este país, cuyo régimen monárquico-bananero dice respetar la libertad de expresión, puede llevarle al quiosquero al hospital y a un trabajador a la calle. Y no me hagan pucheros, por favor.

Público se quitó hace ya tiempo su primer disfraz, un periódico ni siquiera de izquierda blanda, que hiede a PSOE por las axilas, por los pies, cuya caspa cae en forma de catarata hasta el pubis,  dejando con las ganas de una inocente escalada a los amantes de lMonte de Venus (gracias siempre, Georges Brassens), yo incluido.

O sea, un diario parecido al Coño de la Bernarda, y que me perdone la de Utrera.

“Siempre he amado la justicia y la libertad, y con esas ideas he procurado siempre y procuro hoy untar todo lo que se pone a mi alcance”

Posted in américa, arte, cuba, debate, el Taburete, LaHabana, literaura, Memorias, Opinión, poesia with tags , , on agosto 1, 2009 by el taburete

2320120..Entendemos la lógica según la cual el más importante dramaturgo español se convierte en un peligrosísimo transmisor de la peste y es silenciado, ignorado, excluido de los teatros –mientras sigues escribiendo y publicando en Hiru para generaciones más libres y democráticas. Pero quizás deberías explicar por qué, a pesar del coste personal que ello entraña, sigues empeñado en trasmitir la peste a través de tus obras y de tu compromiso político. Y también qué clase de peste es la que sigues queriendo contagiar, generalizar, compartir con los demás.

Suena muy ampuloso, pero siempre he amado la justicia y la libertad, y con esas ideas he procurado siempre y procuro hoy untar todo lo que se pone a mi alcance, pero no se lo digas a nadie, ¡que ya bastantes problemas tengo!… leer la entrevista completa…

 

Saramago lo sabe…

Posted in américa, ¡qué Arte!, cuba, debate, literaura, Memorias, Opinión with tags , , , , on julio 31, 2009 by el taburete

Solo se me ocurre una explicación para sus viles ataques a Alfonso Sastre, al que ha llamado, “valedor de asesinos”… que Saramgo es un escritor mediocre e imitativo, un seudointelectual promocionado

Carlo Frabetti | Para Kaos en la Red

www.kaosenlared.net/noticia/saramago-lo-sabe

jose_saramago01Hace dos años, tras la grotesca mascarada en que se convirtieron los funerales de Jesús Polanco, escribí  a propósito de José  Saramago:

“Hay frases que definen a quienes las dicen mejor que sus obras completas. Goethe, por ejemplo, se parecía menos a su grandiosa literatura que a su sentencia más célebre y torpe: ‘Prefiero la injusticia al desorden’. Era un hombre rijoso y egoísta (tiraba directamente a la papelera las cartas en las que le pedían algo), ferozmente apegado a sus privilegios, y, como tantos escritores y artistas famosos, había vuelto del revés la máxima de Aristóteles: aunque amaba la verdad, se amaba mucho más a sí mismo.

“Tal vez parezca una irreverencia comparar al mediocre Saramago con el genial Goethe; pero lo cierto es que el Nobel portugués ha emulado más de una vez al maestro alemán en los últimos tiempos, si no en calidad literaria, en egocentrismo y torpeza política. Recientemente, a raíz de la muerte de Jesús Polanco, ha dicho que el amo de PRISA era ‘el rostro amable del capitalismo’, y creo que con esta frase antológica Saramago nos dice más de sí mismo que con sus banales y pretenciosas novelas (si a algunos les sorprende mi escaso aprecio por la obra de un premio Nobel, les recordaré que también Cela obtuvo el de literatura; y Henry Kissinger el de la paz).

“¿Cómo puede un supuesto intelectual de izquierdas hablar del ‘rostro amable del capitalismo’, que es como hablar del rostro  amable de la explotación y el atropello? La respuesta es muy simple: porque a ese supuesto intelectual de izquierdas el capitalismo, efectivamente, le muestra un rostro sumamente amable, lo convierte en un privilegiado, del mismo modo que Goethe era un privilegiado de aquel ‘orden’ que quería ver mantenido aun a costa de la injusticia (una injusticia que a él nunca lo alcanzaría, por supuesto).

“Los interminables homenajes a Polanco de los últimos días, las sonrojantes declaraciones de unos y otros, han servido, cuando menos, para dejar claro que, en el fondo (y a menudo también en la forma), ‘unos y otros’ son los mismos. Saramago, Vargas Llosa y Carlos Fuentes (que han posado juntos para la ocasión), los envilecidos veteranos de la cuadra literaria de PRISA, solo se diferencian en el color de la corbata (que, roja, azul o reversible, ante todo es una corbata). Y lo mismo cabe decir de los tiburones y los lacayos de los grandes partidos políticos y las grandes empresas.

“Pero sería injusto convertir a Saramago en chivo expiatorio de toda una supuesta intelectualidad de izquierdas que lleva décadas vendiéndose al ‘amable capital’ de las mafias mediático-culturales. Una supuesta intelectualidad de izquierdas que acepta a un rey impuesto por Franco y a un Gobierno que se declara amigo y aliado de los criminales de Washington; por no hablar de la tortura, la brutalidad policial, la represión en Euskal Herria, la dispersión de los presos políticos y otros temas de los que los ‘intelectuales progresistas’ al uso ni siquiera se dan por enterados. En este contexto, elogiar a Polanco se convierte en un mal menor. Tan menor que casi podríamos ver en el senil y un tanto patético Saramago el rostro amable de la traición”.

Cuando, hace un par de años, escribí  los párrafos anteriores, y a pesar de la pobre opinión que me merecía, no creía que Saramago fuera capaz de caer tan bajo como ahora, de ponerse a la altura de los Rubalcaba y las Díez, y solo se me ocurre una explicación para sus viles ataques a Alfonso Sastre, al que ha llamado, entre otras cosas, “valedor de asesinos”. Y es que, en el fondo, Sramago sabe que a pesar de que a Sastre nunca le concederán el Cervantes ni el Nobel -o precisamente por ello- es un grandísimo escritor y un intelectual de primera fila, y lo que es más importante, un hombre honrado y valiente; mientras que él, Saramago, y en el fondo lo sabe, es un escritor mediocre e imitativo, un seudointelectual promocionado por los poderes establecidos y, lo que es más grave, un tramposo y un pusilánime. Lo que destila el triste libelo de Saramago es pura envidia, el turbio resentimiento de un mediocre encumbrado ante un hombre realmente grande.

Como decía Martí, quienes no tienen el valor de luchar deberían tener al menos la decencia de callarse. Pero en los tiempos que corren la indecencia es mucho más rentable. Y eso Saramago también lo sabe.

pasado presente…

Posted in cuba, debate, fidel, Opinión with tags , , on abril 17, 2009 by el taburete

politica y dignidad

1236021783_0Creo que Fidel se ha ganado más que nadie el derecho a decir lo que piensa sin medir demasiado sus palabras, sobre todo ahora que su voz ya no es la del Gobierno cubano. El compañero Fidel tiene el derecho -e incluso el deber revolucionario- de tomarse libertades y correr riesgos que el comandante en jefe no podía permitirse. Y los demás tenemos el derecho -y el deber- de seguir enriqueciéndonos con las reflexiones del político más importante del siglo XX y lo que va del XXI. Pero este derecho-deber de sinceridad absoluta tiene en el honor ajeno un límite insuperable, y Fidel lo ha sobrepasado al calificar de indignos a los compañeros Felipe Pérez Roque y Carlos Lage. Aun en el supuesto inverosímil de que Lage y Pérez Roque hubieran hecho algo realmente indigno -y somos muchos, dentro y fuera de Cuba, los que nos resistimos a creerlo-, Fidel debería haber acompañado sus gravísimas acusaciones de algún tipo de argumentación o explicación. En varias ocasiones en las que tuve el privilegio de participar en sesiones de trabajo con el entonces comandante en jefe, lo oí insistir en la necesidad de apoyar nuestras afirmaciones en argumentos sólidos y hechos probados, para no darle al enemigo ninguna base para la refutación o el desmentido. Y una situación tan extremadamente delicada requería un cuidado igualmente extremo. Cuando Fidel se retiró voluntariamente de las tareas de gobierno, le dediqué, junto con el testimonio de mi admiración, un verso de Calderón de la Barca: “Corona tu victoria venciéndote a ti mismo”. Hoy quiero recordárselo, con todo mi respeto, y dedicarle, además, una estrofa entera: “Al rey la hacienda y la vida se ha de dar, pero el honor es patrimonio del alma, y el alma solo es de Dios”. Tradúzcase del lenguaje monárquico-religioso al revolucionario, y la máxima tiene en la Cuba de hoy la misma validez que en la España del siglo XVII. Puede que, en su entrega incondicional, en su abnegación más allá del deber, Felipe y Lage lleguen al extremo de permitir que se ponga en entredicho su honor en aras de la razón -o la sinrazón- de Estado; pero ni los cubanos ni los amigos de Cuba podemos aceptarlo.

Carlo Frabetti | Rebelión |marzo de 2009
www.kaosenlared.net/noticia/politica-y-dignidad

de Cuba ahora…

Posted in cuba, debate, fidel with tags , , on marzo 9, 2009 by el taburete

politica y dignidad

Creo que Fidel se ha ganado más que nadie el derecho a decir lo que piensa sin medir demasiado sus palabras, sobre todo ahora que su voz ya no es la del Gobierno cubano. El compañero Fidel tiene el derecho -e incluso el deber revolucionario- de tomarse libertades y correr riesgos que el comandante en jefe no podía permitirse. Y los demás tenemos el derecho -y el deber- de seguir enriqueciéndonos con las reflexiones del político más importante del siglo XX y lo que va del XXI. Pero este derecho-deber de sinceridad absoluta tiene en el honor ajeno un límite insuperable, y Fidel lo ha sobrepasado al calificar de indignos a los compañeros Felipe Pérez Roque y Carlos Lage. Aun en el supuesto inverosímil de que Lage y Pérez Roque hubieran hecho algo realmente indigno -y somos muchos, dentro y fuera de Cuba, los que nos resistimos a creerlo-, Fidel debería haber acompañado sus gravísimas acusaciones de algún tipo de argumentación o explicación. En varias ocasiones en las que tuve el privilegio de participar en sesiones de trabajo con el entonces comandante en jefe, lo oí insistir en la necesidad de apoyar nuestras afirmaciones en argumentos sólidos y hechos probados, para no darle al enemigo ninguna base para la refutación o el desmentido. Y una situación tan extremadamente delicada requería un cuidado igualmente extremo. Cuando Fidel se retiró voluntariamente de las tareas de gobierno, le dediqué, junto con el testimonio de mi admiración, un verso de Calderón de la Barca: “Corona tu victoria venciéndote a ti mismo”. Hoy quiero recordárselo, con todo mi respeto, y dedicarle, además, una estrofa entera: “Al rey la hacienda y la vida se ha de dar, pero el honor es patrimonio del alma, y el alma solo es de Dios”. Tradúzcase del lenguaje monárquico-religioso al revolucionario, y la máxima tiene en la Cuba de hoy la misma validez que en la España del siglo XVII. Puede que, en su entrega incondicional, en su abnegación más allá del deber, Felipe y Lage lleguen al extremo de permitir que se ponga en entredicho su honor en aras de la razón -o la sinrazón- de Estado; pero ni los cubanos ni los amigos de Cuba podemos aceptarlo.

Carlo Frabetti | Rebelión | Hoy 16:32
www.kaosenlared.net/noticia/politica-y-dignidad