Archivo para Cine Documental

Santiago Álvarez, la magia de un artesano…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , , on marzo 30, 2011 by el taburete

“Un hombre o un niño que se muera de hambre o de enfermedad en nuestros días no puede ser espectáculo que nos haga esperar a que mañana o pasado mañana, el hambre y la enfermedad desaparezcan por gravitación. En este caso inercia es complicidad: conformismo es incidencia con el crimen.”

Santiago Álvarez

Santiago Álvarez (La Habana, 1919 – 1998), es de esos hombres que podría presumir de inequívoca grandeza, pero su coraza humana enarbola el manto de la humildad. Lo conocí cuando las canas le poblaban la envoltura de su pelo y su postura de acento sereno, avistaba la pose de un sabio curtido por la ruta de la vida. Cuando se explora en los oficios que antecedieron su prolifera carrera cinematográfica, los estereotipos saltan por los aires. Con 15 años fue aprendiz de cajista y linotipista, su pasión por la radio lo llevó a dirigir una hora dominical en dos emisoras. Su marcha hacia los Estados Unidos, le trajo la experiencia de lava platos y el duro batallar en las minas de carbón de Pensilvania.

Tras el triunfo de la Revolución en 1959, regresa a Cuba y funda junto a otros intelectuales la sociedad cultural Nuestro Tiempo y luego el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), donde creó el Departamento de Cortometrajes y dirigió el Noticiero ICAIC Latinoamericano por más de veinte años.

Autor de 600 noticieros y casi 120 documentales, resulta imposible desarrollar una exhaustiva valoración de su trabajo en estas páginas, pero su obra amerita la escritura de estas líneas. Se podría afirmar que fue un creador con una arrancada tardía, pues su primera obra cinematográfica la realizó con 42 años.

Su documental Now (1965), aborda la discriminación racial en los Estados Unidos, está pieza cinematográfica está considerada por los especialistas del género como pionera delvideo clip actual. Este trabajo de tan solo 6 minutos, discurre bajo la voz incorruptible de la cantante Lena Horne. En esta puesta, prima el contrapunteo imagen/banda sonora, tejida con la precisa contundencia para convertir el discurso en una cerrada denuncia.

Es un filme construido bajo la estética de un artesano que no desecha nada, por muy intrascendente que pueda parecer. En un breve espacio de tiempo, toma prestado fragmentos de periódicos, imágenes de telediarios, fotos que configuran un texto genuino y renovador dentro del lenguaje cinematográfico. Su lente se centra en un capítulo de la tragedia humana, distante del espectador que persigue el morbo de la tragedia como espacio de goce, como puerta de diálogo vacío. Apunta con precisión ante el horror de un período de la historia de los Estados Unidos, ejemplificado en la filosofía reaccionaria del gobierno de turno y el extendido movimiento de los Ku Klux Klan (KKK).

Con 79 Primaveras (1969), dibuja con acertada nitidez uno de los conflictos bélicos más horrendos de la historia: la invasión del ejército norteamericano al pueblo vietnamita. En este trabajo, revela su estética que roza la artesanía del concepto, la contrición del mensaje, la puesta que busca la culminación de una idea central y apela a todos los medios para resaltar ese arte final. En un singular apartado del texto fílmico, cuelga algunos fotogramas de soldados caminando por las selvas vietnamitas y en contrapunteo, pone en un pedestal el sonido de ametralladoras para al final destruir el fotograma. Santiago en esta pieza como en toda su filmografía, agudiza su postura y su punto de vista. Su relación con el género la define de la siguiente manera: “el cine documental no es un género menor, como se cree, sino una actitud ante la vida, ante la injusticia, ante la belleza y es la mejor forma de promover los intereses del Tercer Mundo”.

Otra pieza vital de su filmografía es: La guerra necesaria (1980). Recoge desde la estructura del testimonio, los antecedentes históricos y la preparación que motivaron la gesta de la Revolución Cubana. Una obra que se rodea del intimismo de sus narradores e interlocutores para desdoblar la compresión de los hechos convertidos en historia, en realidad presente. La palabra de Fidel Castro, Juan Almedida Bosque o Celia Sánchez Manduley, se enriquecen con el verso emotivo de los colaboradores que en México participaron en la preparación de la gran epopeya. Santiago dibuja la fotografía de este documental, hurgando en los perfiles de sus interlocutores, en la gestualidad de sus pausas, en la potencia o nitidez de sus voces favoreciendo la contribución de los testimonios, eje central de esta obra que contó con “actores de excepción”. Pero este sustantivo filme no renuncia a la dramaturgia de la música, la obra de Leo Brouwer, Silvio Rodríguez y el propio Juan Almedia Bosque –autor de importantes piezas de la cancionística cubana-, subrayan y enfatizan el sentido de filme que se define en si mismo como documento, una de las virtudes del género.

En la mayor parte de su obra de cine documental, está ausente la entrevista. En la construcción dramatúrgica de su trabajo recurre a las letras de las canciones, a la música y una diversidad de elementos expresivos que lo definen como artista renovador, un experimentador del género, distante del tono convencionalista que fatiga el acto creativo. Su discurso periodístico es incisivo y su obra se potencia por su genialidad como artesano del montaje.

Sobre la perenne dualidad entre arte y política Santiago definía: “La eficacia artística y política de una obra cinematográfica reside fundamentalmente en la clara posición ideológica con que ha sido realizada, porque en definitiva la forma se hace hermosa cuando se basamenta en un contenido hermoso y no se es artista revolucionario si se produce un divorcio entre contenido y forma”.

Entrevistó a importantes personalidades del mundo de la política y el arte como: Fidel Castro, el Che, Ho Chi Min, Salvador Allende y Agostinho Neto, al cineasta Joris Ivens, Santiago lo consideraba su maestro. Más de 80 premios avalan su inagotable obra. Fue nombrado maestro perenne de la prestigiosa Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, de La Habana.

tomado de Kaosenlared.

Anuncios

Temperamento nominado en el Festival de Nuevo Cine Latinoamericano…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , on noviembre 20, 2010 by el taburete

El documental Temperamento ha sido nominado al premio al mejor Documental de la trigésimo segunda edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. El documental dirigido por el director cubano Jorge Fuentes, está inspirado en Roberto Fonseca, Javier Zalba, Omar González y Ramsés Rodríguez. El premio se fallará en Cuba entre el 2 y el 12 de diciembre. Fuente: http://www.montuno.com/

artículo relacionado : Una velada muy temperamental

próximamente….

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , on septiembre 30, 2010 by el taburete

visto en Facebook

Temperamento en la gran pantalla…

Posted in américa, arte, arte digital, cine, cine cubano, Cine Documental, cortos, cuba, danza, Jazz, LaHabana, música, noticias with tags , , , , , , on junio 13, 2010 by el taburete


Robertico Fonseca, viviendo el espíritu del jazz

El nombre de Roberto Fonseca está entre los más cotizados si de jazz se trata. Internacionalmente está considerado uno de los mejores, de hecho su discografía ha recibido importantes premios y CD AKOKAN fue incluido entre los más relevantes del género según la crítica especializada. Estamos hablando de uno de los pesos pesados del jazz contemporáneo. Para suerte nuestra es un músico cubano.

Fonseca toca el piano con su cuarteto Temperamento, fundado en 1997. Fue uno de los primeros grupos en establecerse en el club habanero La Zorra y El Cuervo, lugar que para ellos es habitual y donde “prueban” sus nuevos temas.

Recientemente el prodigio de las manos y la composición de Robertico llegaron al cine. Jorge Fuentes realizó el documental que lleva el mismo nombre de la agrupación y para el joven pianista esto ha sido un acontecimiento. “Es algo muy grande para mí que se nos haya hecho una película, que además rescata el espíritu del jazz, muestra su sensibilidad. Espero que esto ayude a que el jazz vuelva a ser como antes: una música de mayorías, que la gente en la cale no lo vea como algo ajeno.” Sigue leyendo

del cine documental cubano… Ver para Creer

Posted in américa, arte, arte digital, cine, cine cubano, Cine Documental, cortos, cuba, debate, LaHabana, Memorias, noticias, Opinión with tags , , , , , , , , , , on abril 19, 2010 by el taburete

Por: Danny González Lucena tomado de la web de la UNEAC

Presentan tres polémicos documentales, premiados en la 9na Muestra de Jóvenes Realizadores.

¿Adónde vamos?, de Ariagna Fajardo Nuviola, El mundo de Raúl, de Jéssica Rodríguez y Zoe Miranda, y Que me pongan en la lista, de Pedro Luis Rodríguez, son documentales que plantean polémicos temas sobre la sociedad cubana.

En el primero los campesinos de la Sierra Maestra ofrecen sus opiniones sobre la emigración creciente de personas hacia las ciudades, por las dificultades que hoy en día ellos enfrentan, relacionadas particularmente con el aprovechamiento de las cosechas, los instrumentos de trabajo y el hurto de animales.Durante el debate los realizadores y directores presentes manifestaron que esa temática partía propiamente de los problemas de Ariagna, la directora del material, porque ella de pequeña había ido para la Sierra y el conflicto le viene de cerca. Quizás por ese motivo no se interesó en fuentes oficiales, pues su intención se centra en mostrar un solo punto de vista, es decir, el de los campesinos.

Aunque técnicamente el documental es bastante sencillo y no presenta una complicada postproducción, los participantes en la tertulia sí coincidieron en que se pueden apreciar varios planos significativos, donde se establecen comparaciones entre la cruda realidad de los campesinos de la Sierra, y lo que les puede brindar la naturaleza.

En El mundo de Raúl, hubo contradicción de opiniones sobre como catalogarlo realmente: ¿documental o docu-drama? Ciertamente el material nos muestra la historia (real) de un hombre que se masturba en lugares públicos cuando ve a mujeres de su agrado. Él mismo cuenta la historia de su vida, pero nunca mira a cámara. Además, todos los personajes, excepto él, son ficticios. Por ese motivo tal vez algunas secuencias estén mal logradas, teniendo en cuenta que no participan actores, sino personas comunes de cualquier poblado de Cuba que actoralmente no están bien dirigidas. Lo que sí avala al documental (o docu-drama) es su dramaturgia, pues mientras el personaje protagónico cuenta la historia, los planos acompañantes crean un suspenso muy bien definido.

Que me pongan en la lista, logró un mayor nivel de debate, pues cuestiona si los Comité de Defensa de la Revolución son efectivos o no. El realizador Francisco Castro, por ejemplo, expresó que el documental, en su conjunto, manipulaba a los entrevistados para evidenciar el punto de vista del realizador, pues incluso el trabajo de postproducción (muy bien realizado) se propone mostrar una organización de masas con muchos problemas, y los contrapunteos entre los entrevistados no buscan defender un aspecto positivo en ese sentido, cuando realmente sí existen.

En el espacio Ver para Creer participaron la periodista Soledad Cruz, la vicepresidenta de la UNEAC Magda González Grau, la presidenta de la Asociación de Radio, Cine y Televisión, Rosalía Arnáez, la investigadora Magalys Espinosa, el crítico de cine Gustavo Arcos, y jóvenes realizadores. Todos coincidieron en que los tres materiales intentan reflejar por dónde va la sociedad cubana actual, sobre todo ¿Adónde vamos? y Que me pongan en la lista, y llegaron a la conclusión de que al pueblo, y a ellos como intelectuales, les corresponde buscar alternativas para resolver los problemas que se plantean los jóvenes realizadores en estos materiales audiovisuales.


EEUU niega el permiso a Calle 13 para viajar a Cuba…

Posted in américa, arte, arte digital, ¡qué Arte!, cine, Cine Documental, cortos, cuba, debate, espejos, hip hop, LaHabana, literaura, música, Memorias, poesia, poprock with tags , , , , , , , , , on diciembre 10, 2009 by el taburete

Estados Unidos le negó el permiso al  dúo Calle 13 a viajar a Cuba, donde se presentará mañana un  documental sobre el grupo musical puertorriqueño en la 31a.  edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, dijo un portavoz del certamen.

El cantante René Pérez, conocido como Residente de Calle 13,   había anunciado en noviembre su visita a Cuba para presentar la  cinta en el Festival y su deseo de ofrecer un recital.

Los organizadores del Festival pidieron a Estados Unidos los  permisos de viaje para Pérez y Eduardo Cabra (Visitante), que  fueron denegados.

El documental “Calle 13-Sin mapa”, dirigido por el colombiano  Marc de Beaufort, relata historias de las visitas del grupo,  premiado con cinco Grammy Latinos, a diferentes comunidades  latinoamericanas cuando eran dos músicos desconocidos.

La cinta se exhibe en una presentación especial fuera de  concurso.

tomado de cubadebate.

de Fito Páez… Las Manos al Piano

Posted in américa, arte, arte digital, cine, cine cubano, Cine Documental, cuba, debate, LaHabana, literaura, música, Memorias with tags , , , , , , , , , , on diciembre 9, 2009 by el taburete

Cubadebate. El cantante Fito Páez y el actor Gastón Pauls estrenaron en Cuba “Las Manos al Piano”, un documental sobre el músico, su vida y su familia realizado mientras él grababa un disco en su casa. “Fue un experimento extraordinario”, comentó el martes el argentino Páez durante una conferencia de prensa en el marco de la 31ra edición del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, el cual se realiza en esta capital y servirá de marco a la presentación.

Páez aseguró que fue asombroso para él verse rodeado de tanta gente y luces para las cámaras mientras producía en su propia casa el disco “Rodolfo” (2007) que da pie al documental. Pauls, también argentino, fue el productor del largometraje, lo que constituyó su primer trabajo en este puesto. “Mas allá de lo que lo admiro como músico (a Páez )… también soy muy respetuoso de sus palabras”, comentó Pauls, sentado junto al rockero. “Es un gran pensador del presente y un fino analista de la realidad que nos toca transitar en el mundo”. La dirección corrió a cargo de Fernando Rubio, para quien la película es “un trabajo de mucho tiempo, minucioso, realizado con una profunda mirada amorosa sobre la relación de un hombre con el piano”, expresó.

Galardonado el mes pasado con un Grammy al mejor álbum vocal pop masculino por “No sé si es Baires o Madrid”, Páez se mostró satisfecho con el desarrollo alcanzado en su carrera y “feliz” en su vida por poder hacer lo que le gusta.

Paralelamente, el músico se prepara para el 2010: en marzo espera sacar un disco que se llamará “Confía”, y posteriormente comenzará una gira por América y Europa. Más adelante trabajará en un nuevo largometraje, del cual no ofreció detalles. De 46 años, Páez cuenta con una veintena de discos como “Giros”, “Ciudad de pobres corazones”, “El amor después del amor”, “Euforia” y “El mundo cabe en una canción”. La crítica lo considera una leyenda viva del rock en español.  Al referirse a Cuba expresó: “Me parece que todos los países tienen procesos muy específicos, muy complejos… apreciamos mucho la historia cubana, la amamos”, expresó Páez, quien aclaró que en todo caso “el tiempo lo que hace es atemperar los juegos pasionales y poner las cosas” en su lugar.