Archivo para como los locos

Adrián Berazaín en el Teatro Mella, como los locos…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , on diciembre 21, 2011 by el taburete

Anuncios

Como los locos… debut discográfico de Adrián Berazaín

Posted in el Taburete with tags , , , , , , on octubre 5, 2011 by el taburete

por  Elizabeth López Corzo en Cubasí.cu / foto: JR

Adrián Berazaín acaba de hacer su debut en la discografía nacional con su álbum Como los locos, una producción de Bis Music, muy representativa de lo que es hoy el panorama musical de los jóvenes artistas cubanos.

Al decir del popular trovador Frank Delgado, en sus notas al disco, este volumen es un corte de tiempo y se parece a su autor. «Tiene ese plus que necesitan las canciones» cuando ya la letra y la música son buenas, y que es lo que lo hace mágico y atractivo.

Como los locos es un disco lleno de recuerdos vividos por su autor. En él flotan los sentimientos, inquietudes y alegrías de muchos jóvenes cubanos. Hay una canción dedicada a la escuela Lenin -donde Adrián se reafirmó como un apasionado de la guitarra-. Sobra decir que este tema nos llena de nostalgia a todos los que estuvimos allí; sin embargo, estoy segura de que en su letra y armonía, los que no estudiaron en ese lugar también están, de alguna manera, en esos versos.

En los pasillos de esa institución, «El Bera», como le decíamos, tuvo su primer público. Su trayectoria ha sido de forma empírica, todo el tiempo guiado por su amor a las cuerdas. Según él, aprendió a tocar la armónica bajando tutoriales de Internet; la guitarra, con profesores particulares que más bien eran buenos amigos y el canto, eso fue en caliente, directamente en el escenario, «parándose en puntillas al lado de grandes intérpretes como Diana Fuentes o David Torrens».

Este fonograma es un poco de todo, aquí están sus ganas de rock de Los Beatles, de Deep Purple (canción sobre la calle G en el Vedado), su admiración por Calle 13… y casi todo el tiempo el que escucha siente esa misma dependencia urbana de El Bera, lo mismo en los temas explícitos a la ciudad, en el amor no correspondido de «La estación» o en la frivolidad de la chica Miky bombón.

«Yo soy de los que extraña las calles cuando voy a otras provincias; las canciones del álbum tienen que ver con lo que he vivido. Yo le dedico el disco al Indio Naborí. Siempre tengo presente que él me decía que cuando presentara mi arte nunca lo inventara, que contara lo que había. Por eso cuando hago canciones, dejo que me salgan solas, si es un son, un rock, lo que sea».

-¿Cuál es la esencia de este disco?

-Es un disco principalmente rockero, el formato principal es como el de Los Beatles, de batería, bajo y guitarra eléctrica, aunque hay de percusión y clave cubana.

-Pero tú te iniciaste como trovador, ¿dónde quedó la trova?

-La esencia no se pierde en las canciones, la trova tiene eso, que puedes hacer un reguetón -aunque ahora hay mucho tabú con eso-, puedes hacer hip hop, lo que quieras… es otro ritmo, nada más, el lenguaje es lo que hay que mantener. Por ejemplo, te digo una frase ahora que perfectamente puede ser de una canción de trova: «Te quiero pintar la playa de azul crayola…», y eso es una canción de Calle 13, puedes usar cualquier ritmo.

-¿Cómo te defines musicalmente?

-Yo soy un tipo que hace canciones, algunos nos llaman cantautor o trovador. Yo las hago, si con mi música la gente baila, perfecto; si piensan, me parece bien igual. Creo que hay mucho de trovador en Paul Mc Cartney y John Lenon, y sin embargo, se les reconoce como cantautores. Eso se los dejo a los críticos.

-¿Cuáles son tus ídolos o paradigmas?

-Los clásicos para mí son desde Los Beatles hasta Calle 13. Mi disco favorito es Enemigos íntimos de Joaquín Sabina y Fito Páez. La onda urbana hispano-parlante es lo que más me gusta. Por supuesto, escucho mucho a Matamoros, Sindo Garay y Benny Moré, porque hay que saber de dónde vienen nuestras raíces. Estoy escuchando mucho blues, música del mundo, Erick Clapton… todo ese abanico que está a disposición en las carpetas mp3 de nuestros amigos.