Archivo para educacion

perrea niña perrea… ¡Fuera el reguetón de las escuelas!

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , on septiembre 23, 2014 by el taburete

REAcabamos de sacar un artículo en la revista El Caimán Barbudo (/www.caimanbarbudo.cu) que quiero como partir porque aborda un mal que nos toca a todos, y aprovecho para hacer algunas consideraciones.

El tema, que Julio Martínez Molina aborda, con la profundidad y claridad que le caracteriza, es el de las seudomúsicas des-socializadoras, des-cerebrantes (de la que el reguetón es el ejemplo-colmo), cómo tenemos que sufrirla en centros “culturales”, medios de transporte, y, lo que rebosa la copa, en las escuelas, incluyendo las primarias y hasta círculos infantiles.

No me da la gana que mis hijos, a los que he –hemos, pues para eso he escogido pareja-  formado con un sentido cultural de la música, y de desplegar la existencia lo más poéticamente posible, se conviertan en unos inadaptados sociales cuando tienen actividades “culturales” o “recreativas” en sus centros estudiantiles. Y no lo digo con énfasis por sus centros específicos (que no son de los peores al respecto), tampoco lo digo realmente por mis hijos Amalia, José Julián y Abel, pues ellos tienen una sólida formación que les permite discriminar de inmediato, y mirar con pena hacia los otros cuando ocurren estos cruentos hechos des-espirituales a su alrededor. Creo que la Revolución en si misma ha sido un trascendental hecho cultural de esta nación y la tiramos por la borda con la “cultura presidiaria” que contamina el ambiente musical de la isla.

Vas a una actividad en la primaria, los niños representan Los zapaticos de rosa de José Martí, y luego te espantan un reguettón o un invento macabro que se llama La aventura que es como Los pasteles verdes elevado a la N (lo cual habría parecido un imposible en los 80); no me explico cómo puede expandirse un producto tan limitado, tan elemental y edulcorado; miro con asombro y espanto los rostros de los que consumen esas melcochas sonoras anormalizantes; expresiones duras, inexprresivas, ojos vidriosos, como de peces; sin dudas son el reflejo de un acelerado proceso de descerabramiento que nos invade con la globalización de la seudocultura consumista. Algo que es viejo, la cultura comercial, banalizadora es consustancial al desarrollo de los medios masivos y el interés de sus dueños, los comerciantes. Cada día son más violentos censores de las expresiones auténticas de los pueblos, y propagadores de un sistema de estrellas crecientemente insustancial, pues el objetivo es convertirnos en homus de consumus, o sea, marionetas del mercado.

No sé cuándo va a llegar nuestra censura; le hemos cogido miedo al término como si no fuera parte de la promoción y jerarquización en todos los sectores de la vida y en todos los países de la tierra.

La censura (para no ir con eufemismos) es un hecho imprescindible para convivir socialmente; uno no puede salir encuero para la calle (aunque el calor lo sugiere). Ni puede coger un arma y disparar y dañar físicamente a otra persona, ni manejar un auto por la acera, en fin, nos atenemos a una serie de prohibiciones que nos permiten convivir más o menos en paz y armonía.

Podría ser discutible una censura musical en los medios y en los espacios públicos (estatales o particulares), lo que nadie puede cuestionar es la imprescindible regulación en los centros estudiantiles. Un derecho que tiene el sistema de educación. De hecho en la historia de nuestra radio y TV hay antológicas censuras (que aun no han sido extinguidas), lo que regularmente han sido censuras incultas, que prohíben o el rock, por extranjerizante, o Silvio, Pablo, o canciones de Carlos Varela, Pedro Luis Ferrer, por “conflictivas” o Celia Cruz, porque dijo algún disparate contra el gobierno de la isla, o a otros porque emigraron, o hasta a Mercedes Sosa, porque alguna vez hizo alguna declaración ni sé contra qué, tomada por inapropiada. Por suerte muchas de estas “censuras” han quedado en el pasado (aunque no han muerto); y no está de más que deje claro que estoy en contra de que se censure cualquier obra de arte, pero no lo contrario.

A propósito, una curiosidad, nadie sabe en la mayoría de estos casos quién censura, alguien llega y te dice “no se puede poner esto”, y ese no sabe quién lo dijo, a él se lo informó su jefe inmediato superior y a ese el suyo, pero nadie sabe un nombre ni aparece un papel. Es un misterio sin sentido (o con el sentido de los que saben ni asumen lo que hacen), los medios tienen todo el derecho (y eso se da por sentado en cualquier rincón del mundo) a ejercer su política promocional, y por tanto, se pone y prioriza lo que le conviene al dueño del medio, y lo que no le conviene se prohibe. Yo supongo que el problema en Cuba es que como los medios no son de nadie en particular y el “de todos” es diverso y trae contradicciones, pues los que ejercen la censura no quieren marcarse, quizás porque obedecen más a caprichos que a cumplir con la política cultural del país.

Pero vamos al pollo del arroz.  No me explico cómo el Ministerio de Educación no acaba de prohibir terminantemente la música por la libre en las escuelas. ¿No irán a la escuela los hijos de los que dirigen allí? No hay centro estudiantil que escape de ese imperio de los que ponen el audio; llegan y con su habitual mal gusto espetan al estudiantado toda la seudomúsica que se les antoja convirtiendo la escuela en una discoteca de ese ruido, diría que desmoralizante, que caracteriza a las actividades bailables contemporáneas.

Es hora (desde hace años) que los ministerios de Educación y Cultura, hagan un módulo musical que llegue a todas las escuelas del país, como mismo se reparten lápices, libretas y libros. Acompañado de una resolución que prohíba, bajo pena de fuertes sanciones a profesores y directores de centros estudiantiles, poner en cualquier tipo de actividad con estudiantes, sea en el centro o una fiesta de fin de curso en otro lugar, una sola pieza que no esté en ese módulo.

El “modulo musical” podría contener las mejores contradanzas, danzones, rumbas, zarzuelas, sones, boleros, guarachas, chachachá, filin, trova, jazz, en fin una antología de la música cubana, (desde sus orígenes hasta hoy) que pueda servir para coreografías bailables, apoyar clases, actividades, recesos…pienso en discos que vayan desde el trío Matamoros, la Aragón, el Septeto Nacional, hasta los Van Van, Irakere, Silvio, Pablo,  los Muñequitos de Matanzas o Adalberto y su son; discos en que nuestros cantautores han musicalizado a Martí, Guillén, Eliseo… y, por supuesto, en ese módulo no podría faltar el cancionero infantil tan hermoso que tenemos con Teresita Fernández, Liuba María Hevia, Rita del Prado, y el dúo Karma, por mencionar algunos. No estaría mal otros cancioneros clásicos infantiles como el de la argentina Maria Elena Walsh.

Claro que en un inicio habría resistencia, incluso de algunos profesores, y especialmente de tanto niño atrofiado o dañado por la contaminación espiritual en nuestro medio ambiente; precisamente por ello, urge tomar estas medidas. Y creo que en poco tiempo los mismos profesores se empaparían con la esencia de esa música, la estudiarían (al menos,  algunos) y la propagarían, unos con entusiasmo, otros, porque no les quede más remedio.

Esto no es para mañana, el rancho está que arde, la música acompaña al ser humano, cada vez más; con las nuevas tecnologías, hasta transitando por las calles, va con nosotros. La música contiene espiritualidad, elevada y poética, o primitiva, egoísta, inhumana (aunque a esta prefiero llamarle seudomúsica o música apócrifa).

Reitero que esto no lo hago por mis hijos… digamos de sangre, ellos tienen un sentido cultural y crítico que les permite desechar automáticamente todo lo que no va en dirección auténtica. Son fanes, por ejemplo a Silvio Rodríguez, Chico Buarque, Beatles, Charly García, Gerardo Alfonso, Fito Páez, Calle 13, Pedro Guerra, Queen, Santiaguito Feliú, Luis Eduardo Aute, (esto es, literalmente, lo que más ponen cuando se sientan a escuchar música o hasta a jugar un rato en la computadora)… y yo no tengo que dictar nada, ni prohibir porque el ambiente que los formó fue propicio; de tal manera que ellos creen (o saben) que toda la buena música es de su tiempo, no importa el rincón del mundo o la época en que fue creada. Así los puedes sorprender cantando una canción de Violeta Parra, de Nico Saquito, Lila Downs, Ariel Barreiro, Ana Carolina, Roly Berrio, los Trivalistas, o de León Gieco… en fin más que ellos, me preocupan los demás hijos de Cuba, aunque también los propios, pues pueden compartir sus gustos culturales con pocos amiguitos. Y no se trata de gustos, sino de maneras de apreciar la música, de toda la carga de conocimiento, poesía, cultura de los pueblos, del alimento espiritual del que se nutre el ser humano mediante una canción. La salud del alma depende del alimento cultural del que te nutres, y lo que se está comiendo hoy es masa cárnica texturizada sonora que está disecando en vida a muchos seres.

Perrea, niña, perrea

Por: Julio Martínez Molina. 12|8|2014

Ni conservador ni victoriano; ni pacato ni gazmoño. Solo portador —creo—, de un mínimo de sentido común. Cuando se pensó sería tan solo una moda pasajera, otra más… prendió fuerza con tanta saña en Cuba como la burocracia, el maltrato al prójimo o el marabú. El reguetón, no contento con desbordar en cada cuadra los tímpanos de personas mayores o de cualquier edad lancinadas por ese patrón ritmático primitivo (nunca música), se hizo dueño, hace años, del sistema general de transporte de la nación —privado y estatal—, instituciones de distinto signo, centros recreativos…

En estos últimos, hasta en los menos pensados, existen canales internos de reproducción por DVD donde las 24 horas torturan al cliente con los tambores de Kong de “grandes machos” con tremendos complejos de inferioridad, porque ningún hombre, en pos de confirmar su sexo ante la colectividad, precisa ser tan prepotente, humillador, ofensivo y denostador de mujeres, niños, ancianos, las buenas costumbres o los valores cívicos de un país.

Lamentablemente, pese a que los congresos van y los congresos vienen, los planteamientos de los intelectuales son ignorados en cada sitio, o feudo, por administraciones desentendidas del todo de los encargados del tema música. Ellos, manus militaris, atacan con artillería pesada a quienes no desean oír esa retahíla de imbecilidades machistas a decibeles estratosféricos.

Su mejor defensa cuando son interpelados es que complacen al público con su preferencia. Se equivocan: es nada más a un receptor condicionado mentalmente a recibirlo, porque fue inducido por todas las vías a ello. Porque los medios siguen sin jugar su papel; porque la educación artística y musical en el sistema docente cubano es precaria; porque quien no entra en la “horma” resulta incomprendido por la masa: mucho más si es un (a) adolescente o joven.

Así andamos y así vamos, lo cual no está bien, supongo. A lo mejor no queda otra que coincidir con un gran escritor cubano contemporáneo, cuando, pocos años atrás, escribió que el de marras era el ritmo que se merecía una época tan sórdida.

Ahora bien, deben existir ciertos topes, determinados flancos no factibles de someterse a semejante contaminación sonora. Hace escasos días asistí a la reapertura del palacio de pioneros de un municipio cienfueguero. El recibimiento fue una grabadora en el patio con un reguetón de los bien “tú sabes” enlodando las percepciones de esos inocentes.

Echaron basura en el verde jardín; en la sábana blanca vertieron hollín. Los ratones entraron al huerto de los pioneros, con Guaso y Carburo de vacaciones. Por fortuna, una de las funcionarias que nos acompañaba se lo hizo notar a la responsable de la musicalización del acto. Lo quitó, al menos de momento.

Lo mismo sucede en parques de diversiones u otros sitios destinados al público infantil, a la vista, al oído de todos, sin quejas. Si hay reticencias, son acaso internas. La gente no verbaliza, por miedo a parecer extraña, a contrariar.

Semanas antes, la televisión local publicaba un reportaje sobre el montaje de una suerte de “banda” rítmica. Entre las entrevistadas figuraba una niña de algo más de dos años, quien apenas sabía hablar, pero a la cual le enseñaron a contorsionarse como las bailarinas de Pitbull. Aquello era visto, por los enfocados por la cámara y el entrevistador, como algo sumamente gracioso.

Que cada quien, de modo individual, fragüe la banda sonora de su vida con el ritmo que le convenga, pero en su casa. Las direcciones de las instituciones (de cual tipo fueren), deben desempeñar su papel, precisan poner ojo avizor para impedir desaguisados tales.

Si además de vivir en medio de una crisis económica, con divorcios en crecimientos exponenciales, violencia al aumento, alcoholismo desenfrenado u otros males, a nuestras niñas las vamos enseñar a “perrear” desde que nacen en nuestros propios palacios de pioneros, parques de diversiones u otros centros infantiles, ¿qué les podremos pedir mañana?

Una pequeña luz para soñar…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , on noviembre 11, 2010 by el taburete
tomado de ecaminos.org
El espacio abierto para conectar a la Red de educadoras y educadores populares con las causas de lucha y justicia del continente, fue de lujo. Frei Betto y Silvio Rodríguez compartieron reflexiones y canciones con las personas participantes. También asistieron Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular y el ministro de Cultura, Abel Prieto. .

La noche de la solidaridad, así podría bautizarse a las últimas horas de este miércoles 10 de noviembre en el IV Encuentro Nacional de Educación Popular. El espacio abierto para conectar a la Red de educadoras y educadores populares con las causas de lucha y justicia del continente, fue de lujo. Frei Betto y Silvio Rodríguez compartieron reflexiones y canciones con las personas participantes. También asistieron Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular y el ministro de Cultura, Abel Prieto.

Por esas maneras curiosas de recordar, de seguro esta noche de miércoles no la vamos a olvidar nunca. Habrá muchos motivos para contarla: la fuerza de las palabras de Salvador Zúñiga, del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) que trajo el coraje de su pueblo hondureño para dar vivas a la unidad, la Educación popular y la solidaridad cubana.

O por la emoción de Frei Betto, al hablarnos de que ya casi han pasado 30 años de su primera visita a Cuba, donde quiso compartir esta concepción pedagógica que hoy articula a nuestra Red, como contribución a la revolución. Somos hijos e hijas de su certeza de entonces, de su terquedad de siempre y de su fe por el socialismo.

El hombre y la mujer nueva no se crean mecánicamente -nos dijo-, tampoco basta con crearles casas nuevas, si en ellas no hay suficientes dosis de ternura, de rabia contra la injusticia, de la inconformidad que ayude a crecer. Y volvió a desafiarnos, de cara al proceso de renovación y actualización del modelo cubano al que estamos convocados. Betto, como un cubano más, ya tiene opiniones y notas ” al pie” para enriquecer el debate, para profundizar esta opción socialista que queremos sentir y pensar más anclada a nuestras prácticas.

Pero habrá más que decir de esta jornada. Betto encendió una lucecita que Silvio avivó con sus canciones, que desde siempre son nuestras. Cita con ángeles, Mariposas, El Escaramujo, Sinué…. Por eso cantamos junto a él y olvidamos el tiempo. “Ojalá todavía no se despida”, pensamos a coro, mientras asentíamos: “la vida como un único extremismo…”

No importó el anuncio de que Sea señora, sería la última en cantar. La sensibilidad se nos volvió aplausos y Silvio, Niurka, Oliver y Trovarroco, no pudieron resistirse ante el pedido: otra, otra, otra. Y sonó inconfundiblemente Ojalá. Silvio de pie y sonriente nos dejó jugar con su poesía y soñar.

Aquí no estamos…

Posted in américa, arte, arte digital, cuba, debate, LaHabana, Memorias, noticias, Opinión, televisión with tags , , , , , on septiembre 24, 2010 by el taburete

Sección Pequeña Pantalla en Granma.cu


LETICIA MARTÍNEZ HERNÁNDEZ

Antes de poner una palabra, aclaro: no abogo por la pulcritud en el lenguaje, por aquellas frases al estilo de señoronas impasibles con espejuelos de quita y pon. Como cualquier joven de mi edad lanzo un “escapao” cuando alguien se luce, si antes no se me ocurrió un “estás en talla” aunque a algunos les parezca desentallado. También hablo de “está muerto contigo”, de “te cogió el tren”, de “más perdío que Carmelina”¼ No me siento apta para decir un asere, pero no me parece mal cuando lo escucho, me sabe a cubanía, a cultura cubana, como escribió Miguel Barnet en estas mismas páginas.

Sin embargo, la vulgaridad crónica, extendida y hasta televisada con tres dosis a la semana y sin “agua para destrabarla” motivan unas líneas sobre Aquí estamos, la novela que en noches alternas lanza a la cara, sin ton ni son, una sociedad grosera porque sí, de paso mal actuada, sin matices, donde el término “persona normal” casi no existe, en la que ofender a la progenitora de alguien no es un parlamento prescindible, aunque después de los créditos la insistente Aurora Basnuevo vuelva a aparecer con su “¿y cómo quedo yo?”.

Es que hemos pasado del no decir nada a querer retratar, mal retratar, una sociedad que, en efecto, pudiera ser vulgar, como si no bastara vivirla, o más bien sufrirla a diario en cualquier soplo de tiempo. Y no hablo de aprehendernos del estilo brasileño, donde las favelas están proscritas casi por decreto. Hablo de aprender a ser sutiles, de sugerir enojo usando algo más que “malas palabras”, muchas veces pegadas al guión sin coherencia; de contar sobre muchachos como Adonis, pero mostrando mejores caminos que el de una novia también vulgar que le pide cambiar porque “es un fula”, y entonces cualquiera en su lugar podría preguntarse para qué cambiar si el medio es como yo; de tomar con seriedad el poder de la televisión para fijar patrones que no tienen que ser necesariamente jóvenes pulcros, de encumbradas familias; de no esperar al último capítulo para pintar de rosa la deslucida sociedad que desde la primera entrega me aseguraron que allí estaba¼

Y no creo que se trate de que Cuba no esté preparada para ver reflejada su parte fea en la pequeña pantalla, como alguien me sugirió hace algunos días. Porque entonces tendría que hacer recordar aquella durísima, y excelente,Doble juego, de Rudy Mora, la novela que a golpe de astucias, perspicacias, nos mostró una sociedad poco agradable, pero cierta. Tan creíble, que pocos dejaban de ocupar puesto cuando Polito Ibáñez comenzaba a hurgar en su guitarra.

Entonces pregunto si la fórmula para hacer una novela de actualidad (término de moda, o de prepararnos para lo que viene) resulta la sumatoria de maltratos, malos términos, vulgaridades¼ No es entendible que una hija lastime con palabras a una madre como si de beber agua se tratara, que se defienda el honor a golpes porque “eso no se le hace a un hombre, y no me aguantes que le voy a partir la cara en dos”; que un muchacho “vulgar” llore su amor, y alguien le diga “para qué tu formas to eso”. En fin, ¿qué queremos enseñar?, sí, porque de enseñar también se trata, más allá de entretener con caras lindas, con jóvenes vestidísimos a la última moda, con escenas de sexo¼

Evidentemente, algo no funciona bien en la programación dramática de la TV Cubana. Y no es cosa de encarar a guionistas, actores y realizadores, quienes inmersos en el proceso creativo tal vez no hayan ponderado el alcance y las carencias de su propuesta televisual. Se trata de exigir responsabilidades a los que aprobaron, alentaron y pusieron en el aire esa propuesta: la Redacción especializada y las instancias de dirección de la TV.

Mientras tanto, una profesora intenta que sus alumnos no le digan “oye mija”; mientras tanto siguen ocupando espacio en las agendas de trabajo las reuniones donde muchos se rompen la cabeza buscando la mejor fórmula de transmitir valores; mientras tanto una novela asegura que Aquí estamos, y me da por pensar que no estamos cuando a la puerta toca la vulgaridad, y le regalamos el chance de pasar.

de los cambios que vienen…

Posted in américa, cuba, debate, el Taburete, LaHabana, Memorias, noticias with tags , , , , , , on septiembre 16, 2010 by el taburete

PINCHA SOBRE LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL PPT

otras informaciones de interés aquí:

vea un listado de las actividades por cuenta propia que han sido aprobadas

de los cambios que vienen…REORDENAMIENTO DE LA FUERZA DE TRABAJO

Fidel abre un nuevo curso escolar… estudiar, estudiar, estudiar…

Posted in américa, arte, cuba, debate, el Taburete, espejos, LaHabana, Memorias, noticias, Opinión, relato with tags , , , , on septiembre 3, 2010 by el taburete

¡Dios mío! Somos entonces una pequeña Isla gigante y no nos damos cuenta, somos el pueblo y el país más instruido del planeta. Instrucción no es cultura, o no lo es siempre, lo sabemos, solo es un estadío, pero avanzado paso. Potencialmente, en un futuro que tendría que ser más y más próximo, país culto y más que culto. Es tiempo de despegue. Despegue, palabra clave. Se trata de hoy y ahora, de que la esperanza encuentre realidad, que sea lograda. Por eso tendremos que hacernos otra pregunta, ¿en qué marco?
Alfredo Guevara, 2 de abril de 2008

Cada comienzo de curso escolar nos trae a la memoria los deseos de ser pioneros por segunda vez, de regresar a los años 80, aquellos donde las galletas de la merienda y las botellas de refresco sobraban a la hora del receso; Incluso recuerdo que Aurora, la novia que nunca tuve, muy pocas veces se tomaba el refresco y luego en los violentos años noventa lamentábamos no tener la botella en las meriendas de la Secundaria… Época donde éramos y fuimos felices, ¡¡¡FELICES!!! a pesar de todo lo que se nos negaba como país en resistencia que éramos y que somos.

Fuimos niños alegres… recordamos ese proceso de uniforme y pañoleta como una etapa de enseñanza y aprendizaje generador de futuro, donde confluían los sueños de un futuro compartido por todos en un aula de pequeños gigantes: Yanko el biólogo, Davisito el astronauta, Albert el ingeniero, Yenni la química, Edna la doctora, Deysi la profesora… y así se sacudían las ilusiones de todos, cumplidas por algunos y olvidadas por otros, pero siempre inspirados por esos padres de la enseñanza que teníamos en la escuela y a los que les llamábamos comúnmente MAESTROS…

El curso escolar 2010-2011 esta a punto de abrir sus puertas, para todos los niños y jóvenes del país. Nuestro pueblo, acostumbrado hace 50 años al derecho a la educación gratuita y obligatoria, a veces se ofusca en esa costumbre y no logramos entender en toda su dimensión tal hecho significativo si no  como logro social adquirido  por derecho de ciudadanía.

En este mundo, que hoy decide su derecho al futuro entre guerras de miserias humanas y tanta mierda como entorno, donde los pobres comen lo que vomitan los ricos; a veces nos olvidamos de que son miles de millones en el mundo los que nunca han pasado por un aula, por una escuela… y si bien es cierto que nos faltan cosas muchos avances,  por ejemplo,  no tenemos Internet en nuestras casas y algunos temen de su masificación en la isla… al menos sabemos que de eso nadie se muere. En cambio,  no saber nunca que cosa fue una escuela, es la muerte de la esencia de un niño que pretende convertirse en persona.

No pretendemos discursos, no somos políticos, ni mucho menos nos debemos a programas televisivos que buscan intensiones bien marcadas…. sabemos lo que falta en nuestro país, todos por suerte lo sabemos, pero eso no nos quita lo felices que somos cada Septiembre cuando las calles son invadidas de uniformes de todas las tallas y colores!!!

Es la fiesta del futuro…

Creemos desde El taburete que en este curso crecerá la Educación Cubana en calidad, se verá fortalecida porque todos hemos criticado en su justo momento lo mal hecho y lo seguiremos haciendo!!! Sabemos que para este año la superación de los profesores será cualitativamente mejor, no desde la improvisación de funcionarios, sino desde la voluntad de nuestros maestros que ya son héroes por mantenerse en las aulas al pie del cañón.

La razón del profesor debe venir de su dedicación y entrega, de su voluntad de crecer cada día como profesional y de que con ella se desarrollen sus pupilos, de no cumplirse esto nada se habrá logrado, por mucho que luego los numeritos y las cifras de los registros reflejen esto o lo otro.

El discurso de Fidel así lo demuestra, el ha sido nuestro profesor titular; ya se lanzó a impartir clases sobre lo que tanto conoce y transforma desde su condición de líder, La Historia. No fue casual esta intervención un día 3 de Septiembre para los jóvenes universitarios; sin duda alguna este fue el comienzo del curso, por mucho que pretendamos comenzar el Lunes 6 y para poco, ya nos dejo la tarea de todo un curso escolar desde la escalinata que sabremos hacerla cumplir desde nuestras aulas!

Bienvenidos pioneros a sus escuelas todas, hagan de ellas lo que deben hacer, ¡Estudiar y estudiar, por un país mejor!

El taburete

fotos escuela: Adrian F. / foto Fidel: Roberto Chile

algunas reflexiones sobre las Pruebas de Ingreso y los Profesores Emergentes…

Posted in américa, arte, cortos, cuba, debate, el Taburete, LaHabana, literaura, Memorias, Opinión with tags , , , , , , on mayo 20, 2010 by el taburete

Por estos días son evidentes los diversos comentarios en Cuba en torno a las pruebas de ingreso de este 2010 para la Universidad y sus  revelaciones,que nos atrevemos a decir no les resultan extrañas a las y los profesores cubanos y a la población en general. Ciertamente lo que nos llama la atención es ver como muchas personan niegan que Cuba sea ejemplo de Educación y conocimiento para el continente, cuando lo mucho que se hace por ella en el país se reconoce casi nada en el exterior y todo error se  nos achaca como si nunca hubiéramos alcanzado los niveles de profesionalidad de los cuales gozamos y nos sentimos orgullosos en este país tercer mundista; cosa que olvidamos muchos tanto en la isla como fuera de ella donde los mismos enemigos a veces nos señalan en comparaciones ridículas para engañar y socavar la razón de nuestra existencia.

Cuando se implementaron los nuevos procesos educativos para principio de siglo, “La Batalla de Ideas” y su conglomerado, partieron sobre la base de la ausencia de profesores en el sector y la perdida de valores que se percibía en toda la generación de jóvenes que salían de los 90 marcados por la cicatriz que provocaron esos años de bloqueo extremo y economía mutilada; cicatriz que aún continúa en nuestra vida y para nada nos es ajena; no olvidar que la crisis ahora es mundial y los cubanos todos, hemos sido vanguardia en ella, con bloqueo incluído. En crisis y resistencias si somos los mejores, sin chovinismo alguno. Sigue leyendo

Cuba formará a estudiantes en diferentes especialidades agropecuarias…

Posted in américa, cuba, debate, el Taburete, LaHabana, Memorias, noticias with tags , , , , on mayo 14, 2010 by el taburete

Casi Cuba entera se prepara para formar a estudiantes interesados hoy en cursar especialidades agropecuarias, con el funcionamiento de las instalaciones correspondientes desde septiembre venidero en 156 municipios.  Solo 13 de esos territorios, pertenecientes a la provincia de Ciudad de La Habana, no acogerán a alumnos de la enseñanza técnica profesional con dicho propósito, apuntaron dirigentes del sector.

Más de 300 centros escolares, incluidos los tradicionales 76 Institutos Politécnicos Agropecuarios (IPA), tendrán la misión de formar fuerza calificada para la Agricultura, resaltó la viceministra de Educación Kenelma Carvajal. La iniciativa tiene como objetivo también incrementar la producción de alimentos en un contexto internacional en el cual se encarecen cada vez más los productos.

Para el subdirector del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas, Julio Cerezal, citado por el diario Granma, la conciencia de productores no se enseña como una asignatura, se forma como convicción y en ese proceso influye mucho el ejemplo.
La integrante del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba Olga Lidia Tapia llamó a evitar que el objetivo de formar conciencia de productores quede solo en consigna, y destacó la responsabilidad de la escuela.

En el seminario nacional de preparación del curso escolar 2010-2011 también se elogiaron las experiencias de varios IPA en la producción de alimentos y el ahorro de recursos al país. fuente PL.

artículo relacionado recomendado: Los campos cubanos necesitan nido…