Archivo para EEUU

Cómo lo vemos a Usted (y cómo nos ven), en Retratos…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , on junio 22, 2014 by el taburete

Los días 10, 11 y 12 de julio de 11 am a 3 pm la Plaza Vieja será sede del proyecto Fotográfico de Retratos Cómo lo vemos a Usted (y cómo nos ven), coordinado por la Fototeca de Cuba y el proyecto cultural CubaFoto. En un estudio al aire libre en el portal de la Fototeca de Cuba en la Plaza Vieja, serán ubicados dos telones de fondo blanco equipados con dos cámaras idénticas, lentes e iluminación. El público en general será invitado a fotografiarse durante 30 segundos con cada uno de los fotógrafos: el americano Jeffrey Cardenas y la joven cubana Yanela Piñero Gutiérrez. El proyecto culminará con dos exposiciones una en La Habana y otra en Cayo Hueso, Estados Unidos.CLV invite card

Anuncios

René González: Que Cuba se llene de cintas amarillas el 12 de septiembre…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , on septiembre 4, 2013 by el taburete

 

LEER: René González: Que Cuba se llene de cintas amarillas el 12 de septiembre

Extremismo sabotea festival de música cubana…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , on octubre 2, 2012 by el taburete

Un tribunal de Estados Unidos comenzará el domingo el juicio sobre la suspensión de un festival de música cubana en Miami, morada de grupos extremistas que se oponen a la normalización de las relaciones con  ese país caribeño.La jueza Sarah Zabel dirimirá el caso en una corte de Miami-Dade, en Florida, tras escuchar los argumentos de los litigantes. El Festival Mundial de Música Cubana Fuego estaba previsto para el 9 de abril de 2011 en el autódromo Homestead Speedway, a 40 kilómetros de la ciudad de Miami, pero los dueños del centro lo cancelaron bajo el pretexto de que les ocultaron información. Los organizadores del certamen negaron esos argumentos y presentaron una demanda que exige un millón de dólares en compensación por las pérdidas ocasionadas tras la suspensión del evento y el incumplimiento del contrato. Abogados de la pista Homestead trataron por todos los medios de obstruir el juicio, el cual podría durar algunas semanas y que recogerá los testimonios de funcionarios públicos, empresarios y activistas de organizaciones comunitarias. El Festival buscaba subir al escenario a estrellas de Cuba como Juan Formell y Los Van Van; David Calzado y su Charanga Habanera; Buena Fe; Moneda Dura y Pachito Alonso, junto a músicos de Estados Unidos. Para la Unión de las Libertades Civiles de Estados Unidos la cancelación del evento constituyó una violación a los derechos de libertad de expresión. Ese grupo y los organizadores del Festival denunciaron que los propietarios del autódromo fueron presionados por sectores de derecha y por Lynda Bell, comisionada de Homestead y legisladora del condado de Miami-Dade, quien prometió en público hacer todo lo posible para impedirlo. (Con información de Prensa Latina)

Tomado de Cubadebate.

viajar a Cuba…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , on febrero 26, 2012 by el taburete

Mensaje de Antonio Guerrero. Tomado de http://www.facebook.com/libertadparalos5

Queridos amigos:

Ayer, estoy en la biblioteca legal y un recluso, persona ya entrada en años, quien acostumbra a sentarse a leer algo, bien tranquilo, en el aula donde imparto la clase de inglés, me trae dos revistas para que les eche un vistazo. Las portadas de ambas traen una foto de Cuba, en las dos imágenes un bici-taxi (creo que así le llaman). En su interior dos artículos sobre las bellezas naturales de nuestra isla y las características del turismo desde este vecino del norte. Son dos revistas muy leídas en este país: National Geographic Travelers y AFAR Travel Magazine, específicamente para los amantes a viajar y conocer el mundo. Son dos ediciones recientes, de febrero y marzo de este 2012. ¡Vaya coincidencia!.

Suelen aquí, personas de todas las nacionalidades, preguntarme sobre las posibilidades de viajar a Cuba e incluso de quedarse a vivir allí. Poco conocen de las regulaciones del bloqueo y otras leyes de este país que impiden a los ciudadanos estadounidenses viajar libremente a Cuba. Me atrevo a afirmar, aunque sea algo que no es un descubrimiento ni una predicción sin fundamentos, que el pueblo estadounidense en su mayoría (a pesar de toda la desinformación sobre la realidad cubana y de todas las campañas contra la obra revolucionaria de nuestro pueblo) quiere mejores relaciones entre nuestros países y desea viajar a conocer y disfrutar de las bellezas naturales y la hospitalidad que ofrece nuestra isla. Sin dudas, estos artículos son una muestra de eso que digo. Nuestra patria tendrá siempre sus puertas abiertas, con respeto, amistad y paz.

Habrán comprado y quemado las revistas en la Calle 8 de Miami los 10 piqueteros de Saavedra, alentados y dirigidos por los conocidos mafiosos anticubanos?

Cinco abrazos.
!Venceremos!
Tony Guerrero Rodriguez
22 de febrero de 2012
FCI Marianna

Silvio Rodríguez: Pienso en un socialismo sostenible…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , on noviembre 21, 2011 by el taburete

por  Cristian Vitale / Página 12 – vía Cubasí.cu

Silvio siempre les ha tenido pánico a las luces y a las cámaras, y se alegra porque está cada vez más lejos de eso. Su perfil, disparado en flash hacia atrás, da para sospechar que no le gusta que elbusiness lo invada. Que no le gustan las fotos, las «pasarelas musicales», ni las cámaras de TV. Tampoco el halago fácil, efímero, cholulo. No lo dice, pero se le nota que esquiva aparecer y cuando lo hace, se agazapa. Trata de mimetizarse como un igual entre un resto ocasional, se cubre bajo su boina marrón, o defiende su intimidad con los sonidos de su guitarra.

Ni siquiera elige hablar por teléfono con algún medio (Página/12, por caso) para referirse a su primera visita «oficial» a la Argentina en siete años (10, 12 y 18 de noviembre en Córdoba, Rosario y Buenos Aires, respectivamente). Prefiere recibir preguntas por mail y escribir.

Hay que conformarse, entonces, con un esfuerzo de realismo mágico ―guiado por él, claro― para ponerse en situación: el trovador está en Siboney, el barrio de La Habana (muy cercano a su natal y boscoso San Antonio de los Baños) donde vive desde hace once años. Lo rodean árboles frutales y pájaros. Está levantado desde las seis de la mañana y acaba de llevar a su hija de ocho años a la escuela.

Es temprano, no más de las ocho, y se impone leer noticias, revisar correos y abrir instintivamente su blog: el Zurrón del aprendiz. Tal vez esté proyectando hacer algo en Ojalá, su estudio de grabación, mientras acaricia a sus dos perros (Lilith, una chow-chow negra y silenciosa, y Blue, un chihuahua «cordial y neurótico»), cuando en uno de esos correos abiertos al azar le caen veintinueve preguntas. «Uh… cuánto trabajo», habrá pensado tal vez, pero se dispone a responder. Y lo hace detallada, puntillosa y respetuosamente con cada una.

«¿A quién admiro, además de Bach, Martí, César Vallejo y Lennon…? A muchos, claro: a Mario Benedetti, por su lucidez y coherencia. A Eduardo Galeano y a Juan Gelman, por lo mismo. A Pete Seeger, por la pena sincera en sus ojos cuando dice que América Latina no ha progresado más por culpa de los gobiernos de su país. Admiro a Paco Ibáñez, a los que no se doblegan, a los que nos dan fuerzas para no cansarnos. A Martí, a Maceo, a Villena, a Fidel. Soy vulnerable y necesito de esa gente», contesta, mientras Blue quizás esté esperando que desocupe otra vez su mano.

-Hidalgo lo de Seeger. La primera vez que tocaron juntos fue en 1978, en EE.UU. Hubiese sido imposible que sucediera algo así aquí… 

―Claro. Después cantamos varias veces. En La Habana; en el pueblo en el que vive él, que queda cerca de Nueva York y se llama Poughkeepsie. También hicimos una gira por ciudades de Italia, en homenaje a Víctor Jara. El año pasado Pete estuvo en el segundo concierto que dimos en el Carnegie Hall. Por supuesto que se lo dediqué. Y no pude evitar acordarme de cuando hice lo mismo con Yupanqui, en el Gran Rex de Buenos Aires.

-Habla de los ocho recitales que le permitieron dar en EE.UU. luego de 30 años sin poder hacerlo, porque le negaban la visa. ¿Cómo ha sido la experiencia? 

―Insólita. Empezando porque tuvimos muy mala promoción, pero todos los conciertos se llenaron. En el último, en Orlando, Florida, estaban los mismos rompedores de CD que se cebaron con Pablo Milanés. Conmigo estaban muy furiosos: en todas partes había cantado «El necio» y dedicado un tema a los cinco cubanos antiterroristas que están presos allá. En el concierto en Washington me dirigí al presidente Obama y le pedí que los liberara, y le prometí que el pueblo de Cuba se lo iba a agradecer. Cuando estaba diciendo aquello, pensé: si los libera, en el próximo 1º de Mayo voy a tener que desfilar con un cartel que diga: «Gracias, Obama». Pero el presidente norteamericano me evitó el trance.

Afortunadamente, Argentina no es la de 1978, y Silvio, cuyos casetes y vinilos circulaban entonces por debajo de las mesas, goza de una visa abierta en miles de corazones criollos. Llega para hacer un triplete federal: el jueves 10 en el Orfeo Superdomo de Córdoba, el sábado 12 en el Hipódromo de Rosario y el viernes 18 ―previo paso por Uruguay― en la cancha de Ferro. Y para presentar, junto a su compañera Niurka González en flauta y clarinete, y Oliver Valdés en batería y percusión, parte del 28º disco de su trayectoria: Segunda cita.

-«Voy a tocar estas nuevas canciones, que hablan mucho sobre Cuba. Planeamos el concierto tomando en cuenta lo que tocamos en nuestra última visita, para no repetirnos más allá de lo imprescindible. Después de algunos años sin ir a un país tan exigente como Argentina, hay que hacer un recuento, aunque sea mínimo. También pienso hacer un par de temas de un disco que está empezando a tomar forma, con canciones nuevas y recientes, para que haya de todo, hasta de lo que viene. Admito que hoy me cuesta trabajo encontrar tiempo para hacer canciones. Pero todavía encuentro relaciones tonales, pasajes o combinaciones que no se me habían ocurrido y eso me anima mucho: sigo colgado del asombro», dispara el inspirado rapsoda a punto de cumplir 65 años.

-¿Por qué ha estado siete años sin venir a la Argentina? 

―Creo recordar que estuve tocando una hora en un concierto frente a la Casa Rosada, invitado por Néstor Kirchner. Y que, uno o dos años después, viajé desde La Habana hasta Mar del Plata para cantar un par de canciones. ¿Ha pasado tanto tiempo? En algún momento tuve la ilusión de tocar en el Colón, por la acústica que dicen que tiene, y me dijeron que lo estaban arreglando… En eso pasaron otros años.

-¿Qué opina del presente político y cultural que se está viviendo en la Argentina? 

―La veo bastante polarizada; pero eso no sucede solo en Argentina, es un fenómeno mundial. El mundo parece estar cruzando límites, como si estuviera empezando a ser otra cosa entre muchas angustias. Hay menos en qué creer. Hay mucha más información (no siempre cierta) y la imposibilidad de esconder lo feo, como se hacía antaño, matiza la percepción e invita al cinismo. Aun así, me parece que América Latina está mucho mejor que el resto del mundo occidental.

-Usted ha tratado de hacer algo frente a este contexto «que invita al cinismo», como diputado en la Asamblea Nacional del Poder Popular. ¿Qué ha podido rescatar de la experiencia? 

―Mi experiencia como diputado fue hasta cierto punto simbólica. Fui elegido inmediatamente después de que se cayó el campo socialista, cuando nos quedamos sin comercio. Todo el mundo auguraba el derrumbe de Cuba y habría sido una cobardía no aceptar. Nunca he tenido vocación de político; dije que sí por patriotismo, por los días cruciales que pasábamos. Pienso que mis tres mejores momentos en la Asamblea fueron cuando propuse la enseñanza musical desde la escuela primaria. Después, cuando se votaba por un socialismo irreversible, planteé que el socialismo debía ser también perfectible. Por último, me despedí pidiendo que la cultura sistematizara un trabajo en las prisiones. Creo que fueron las tres cosas más positivas que pude hacer.

-Ha defendido la palabra revolución en muchísimas canciones de su acervo. ¿Qué implica hoy, para usted, ese concepto en general, y aplicado a sus circunstancias cercanas, en particular? 

―Revolución no significa lo mismo en cada circunstancia. Mucho menos desde que los dueños de los medios lograron que algunas cosas se vieran al revés. No creo que el Muro de Berlín haya sido revolucionario. Pero defender la continuidad de la Revolución Cubana sí lo es. Y no hablo de la simpleza de defender a un gobierno. Hablo del hecho histórico de autodeterminación, del ejemplo moral que ha gravitado sobre el subjetivo latinoamericano.

-¿Reivindica la Revolución Cubana como en las épocas de «Vamos a andar» o «Te doy una canción»? 

―Pretender una Revolución cubana como la inicial creo que sería infantil y además, no sería revolucionario. No defiendo el pasado, defiendo el derecho de los cubanos a ser como decidamos ser. Y creo que mientras el país más poderoso del mundo esté empeñado en imponernos su voluntad, no tendremos derecho y deber más importante que defendernos como nación.

-¿De esto habla cuando habla de una democracia socialista sólida? 

―Hablo de una aspiración. Pienso en un socialismo sostenible. Quizá alguien piense que lo ideal sería que nos lo dieran todo, pero ¿de dónde sale lo que se recibe? La necesidad de la palabrita «sostenible» la hemos tenido que aprender los cubanos por haber practicado un socialismo generoso y a la vez paternal. Nos daban todo porque lo merecíamos y el Estado también asumía la mayoría de las decisiones. Me parece necesario que nos ganemos más los bienes y un derecho más amplio a decidir.

-¿Se está haciendo hoy? 

―Los cambios económicos que Cuba está poniendo en práctica van a influir políticamente, porque afianzan sectores con intereses nuevos. De hecho, ya existen. Y si crecen, ganarán peso. Esto no debiera implicar riesgos para una realidad social justa, debiera complementarla. Los que nacen deben seguir teniendo los básicos derechos de salud, educación, trabajo y vejez digna. Incluso hay que mejorar y profundizar en todo eso. Las conquistas de la Revolución las quisiera intocables. Por mi parte, tengo derecho a no creer en las sociedades de consumo. Cada vez hay más población en el mundo y cada día el planeta da más signos de agotamiento. Debemos amar y cuidar el lugar al que pertenecemos, nuestra única casa. Es justo que las sociedades, las familias y las personas tengamos la oportunidad del progreso, pero también debemos comprometernos en que lo bueno alcance para todos. El egoísmo y la codicia no debieran ser trabas para la responsabilidad y la conciencia humanas.

-Si tuviera que hacer una elipsis entre aquel Silvio que compuso sus primeras canciones, el de Días y flores, y este Silvio «post» Cita con ángeles, ¿qué permanencias y distancias encontraría? 

―Creo haber sido consecuente con el joven que fui. Creo que me encargué de asegurarlo cuando canté sobre los riesgos de envejecer. Abordé el tema varias veces durante el viaje en el Playa Girón. No me quise dejar escapatoria y me advertí de sillas tentadoras, de cansancios y otras oportunidades. Incluso cuando dije, en «Oda a mi generación», «sigan exigiéndome cada vez más, hasta poder seguir o reventar», sabía que nada ni nadie me pediría más que yo mismo. Claro que ahora hay un acumulado de vivencias, pero las distancias que pudiera notar de entonces a hoy son más por biología que por convicciones.

-¿La más fuerte de esas vivencias fue la Trova…? En principio, abrió caminos… 

―Una de ellas, sí. La Nueva Trova empezó cuando coincidimos algunos muchachos que hacíamos canciones algo diferenciadas de lo tradicional. Eso fue por 1967 y en los primeros tiempos algunas instituciones de la cultura nos rechazaron. El tipo de canción que hacíamos despertaba suspicacias, eran textos y músicas inquietas, no complacientes. Quizá tuvimos antecedente en Teresita Fernández, una maestra de Las Villas que musicalizaba a Gabriela Mistral y que Bola de Nieve presentó en La Habana. O en Miriam Acevedo, una actriz que cantaba poemas de Virgilio Piñera en un club nocturno. El rechazo de algunos medios oficiales ayudó a que nos uniéramos y nos identificaran como corriente. Pero lo cierto es que los pioneros de la Nueva Trova teníamos procedencias y desarrollos diferentes.

-¿Cuál es su relación actual con aquellos compañeros? 

―Nos vemos menos. Todos somos, más que «padres de familia», abuelos. Alguno se nos ha ido, como Noel, hace seis años, o Miguel Escalona, hace más tiempo. Mantengo las mismas relaciones con Vicente Feliú, con Sara González, con Amaury Pérez y con Augusto Blanca. Con Eduardo Ramos y Lázaro García también, cuando los veo, y con otros músicos y escritores que entonces conformábamos una especie de núcleo generacional.

-¿Qué tipo de resignificación pueden tener hoy aquellas canciones de batalla, que escribió en épocas de la trova, «Canción del elegido», «La maza», «Fusil contra fusil», «Playa Girón»? ¿En qué aspectos se podrían considerar presentes y en cuáles, una rémora de otro tiempo? 

―Yo esperaba ver caducar mis canciones. Habría sido feliz con eso, porque los males que señalé estarían superados y las metas que soñé habrían sido superadas. Más bien me contraría que la realidad no deje que envejezcan. Ojalá mañana mismo dejaran de tener sentido.

-Imposible dejar de asociarlo con Pablo. ¿Qué opina de su visión sobre el devenir de la Revolución? ¿Los ha distanciado? 

―Coincido en mucho de lo que ha expresado Pablo, y ya lo he dicho. No en todo, y tampoco lo articulo como él. En la forma siempre fuimos diferentes. Yo no hice loas ni de las chicas.

-«Yo quiero rezar a fondo un hijonuestro». Otra vez «El necio»…

―Hay canciones que uno hace en determinado momento y no puede sospechar en qué se convertirán; canciones que superan a su autor, se apoderan de él y a veces lo zarandean. «El necio» podría ser un caso.

emocionante experiencia de La Colmenita en EEUU…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , on noviembre 12, 2011 by el taburete

tomado del Blog de Enrique Ubieta, la isla desconocida

Publicar un mensaje personal es a veces una imperdonable indiscreción. A veces, es imperdonable dejar que el mensaje –cálido, espontáneo, puro si se quiere–, se pierda en el insondable vacío ciberespacial. Tuve mis dudas, cuando llegó a mi computadora, por azar o por destino, este recuento que hace Tin Cremata sobre sus vivencias de la reciente gira que La Colmenita realizara por los Estados Unidos. Comprendí entonces que si llegó a mí, habría llegado a miles de cibernautas, y que las vivencias de este creador inmenso pertenecían a todos los que día a día peléabamos por sostener esta Revolución hecha de sueños y realidades. Este es el creador que admiro. Disfruten el recuento. (E.U.G)

Carlos Alberto Tin Cremata
Martucha
Te juro que trataré de responderte mañana lo que me pides, pero antes tengo que ponerlos al día… Házle esto extensivo al Yoqui, Dana, Indi, Lida, Chuli, Alejandro, Lily y todos los colmeneros por allá…
De la visita a E.U. les cuento que fue lo más grande que a mi me ha pasado en la vida, y estoy seguro que a La Colmenita también…Visitar Washington y conocer los Memoriales de Lincoln y Washington, el lugar donde Luther King dijo: “I have a dream”, los Museos extraordinarios que aparecen en la saga de “Una noche en el Museo” (de Ciencias Naturales y del Aire y del Espacio), la Casa Blanca, el Estado Mayor de la CIA en Virginia, el Pentágono…. en fin, pero sobre todo poder entrar al Capitolio y al Congreso de los E.U., reunirnos dentro con dos congresistas amigas como Bárbara Lee y Laura Richardson, estar casi media hora a dos metros de la Loba Feroz en la sala de Lobby del Congreso y observar su chusmería y forma escandalosa de hablar, y luego ver la mueca en el rostro cuando transformó su cara risueña en otra patética al ver nuestros pullovers de La Colmenita… Actuar con un teatro repleto en la famosa Escuela de Artes “Duke Ellington”, en una Escuela de Maryland y en la mismísima American University (donde días antes se había presentado Carlos Varela), y en todas partes haber tenido el éxito más rotundo… Luego ver New York y pasear por Times Square y por Broadway, y pasar en un Ferry frente a la Estatua de la Libertad, y visitar la Grand Central de Trenes, donde se filmó “Madagascar” y el Central Park donde está la única estatua ecuestre (impresionante) de Martí y el Strawberry Fields, donde Yoko hizo el millonario sitio a John, frente al edificio “Dakota” donde lo mataron… y ver el Ground Zero (donde estaban las Gemelas) y actuar en Brooklin, en el Bronx, en Harlem, dos veces en Manhattan, siempre a teatros repletos donde la gente gritaba: “¡Viva Cuba!” y “¡Libertad para los Cinco!”, ¡¡¡poner a bailar endemoniadamente a más de 500 funcionarios y personal diplomático en la Sede de las Naciones Unidas!!!, y escuchar a nuestro Embajador Núñez Mosquera decirnos que estaba presente un Senador Estadual –Bill Perkins (enviado indudablemente por Hillary Clinton)–, de quien teníamos confidencias de Bruno, nuestro Canciller, que había tratado de presionar a UNICEF, y que al Senador (que nunca se había manifestado sobre Cuba), en un momento se le salió un lagrimón, y que al final se levantó y antes de retirarse, dijo lo increíble: “Después de haber visto esto, díganme qué puedo hacer por Cuba y por los Cinco”… Eso todavía nadie lo puede creer, que haya dicho eso –ese tipo (y lo que vio fue Cucarachita, ¡aseres!, claro con el video de Danny Glover al final…), y luego ver la 20 votación de la ONU contra el Bloqueo, a unos metros del escaño de Cuba y conversar casi una hora, decenas de anécdotas simpatiquísimas con Bruno, sobre anteriores votaciones, y retratarnos (¡Gracias a Bruno!) en el Podium famoso donde estuvieron Fidel y el Che… y luego reencontrarnos con San Francisco y sus calles empinadas y sus tranvías y su gente buena, y Richmond (la de “Coach Carter” – ¡No se pierdan esa película!!!) y Oakland (ya estas – con Reconocimientos y Ordenes que nos entregaban de ciudades y Condados) y un teatro lujosísimo muy cerquita de la prisión de Alcatraz y del Golden Gate Bridge… Todo fue de campeonato, y siempre rodeados de gente buenísima, y en una guagua amarilla como en Cuba –donde íbamos cantando la Vieja y la Nueva Trova–, y qué deciros de las conversaciones telefónicas con los Cinco, la risa escandalosa y muy contagiosa de Ramón, la humildad de Fernando, la sensibilidad y educación de Tony, la jodedera de René y sobre todo ¡¡¡Las 8 llamadas de Gerardo!!! (estoy escribiendo un artículo para Granma sobre esas 8 llamadas, que luego les mandaré)… pero bueno, eso no tiene comparación con el último día en Miami, donde los niños estuvieron toda la mañana y gran parte de la tarde con sus familiares (que muchos no los conocían o no los habían visto en mucho) y luego la mejor Sorpresa de toda la Gira, nos fuimos para casa de un amigo en Miami, allí hicimos el círculo de energía en el Jardín, y de pronto mágicamente entró un tipo muy alto al círculo con un pullover de La Colmenita, gritando: “¡Abracadabra!” (¡que parecía que había caído del cielo!) y todo el mundo se quedó en shock, y nadie se movía, y nadie entendía, era como una aparición, como un enviado de los Dioses (a algunos les pareció que cayó de arriba), un héroe de los Comics (Batman, Superman, cualquiera de esos…)
¿Y quién era?… ¡¡¡René!!! René González Schewerert, un gigante de ojos claros, manos inmensas, 55 años y cuerpo atlético, jodedor a más no poder, sencillo, cariñoso hasta la exageración, paternal, ¡¡lindo hermanos, lindo!!! (no encuentro otra definición) y de pronto al ver que nadie se movía, tuve que gritar: “¡Coño, soltemos las emociones, que somos artistas… La Pilita !!!”…y todos los niños pá’ arriba de René y a comérselo a besos…Y luego el “Abracadabra” más grande que se pueda hacer en la vida, en la salita de una casa tan humilde que no tenía ni grabadora (tuvimos que ponerle la música casi al oído desde la lap top de Daniel) un “Abracadabra” – solo para exactamente 14 personas (11 amigos de la Solidaridad , y en primera fila: René Glez, Irma Schewerert y Maruchi – la hermana de Tony) y el final con René que no podía aguantar el llanto, y se para, y dice: “¡Quiero decir una cosa…Cuando me apresaron, lo más difícil para mi en esos primeros días fue cuando posteriormente apresaron a Olguita, y luego de escribirnos varias cartas, nos dejaron vernos, ella venía por el pasillo con la ropa naranja de presidiaria, muy sucia y ajada, maltratada…y yo sentí en aquel momento que nunca había tenido tantas ganas de llorar en mi vida, luego en una carta Olguita me dijo lo mismo…y yo al ver que íbamos a romper los dos en llanto, se me ocurrió gritar: “¡Mi Vida, qué lindo te queda el naranja!”… Y los dos reímos aguantando el llanto…Y luego convinimos en que ante el enemigo no se llora nunca, y nos enorgullecíamos de que no les dimos ese gusto a los guardias… Bueno, pues yo he aguantado mucho hasta ahora, y, como es junto a los amigos que realmente debemos llorar, permítanme ahora llorar con ustedes…” Y se me abrazó, queridos, muy fuerte, muy fuerte y aquel hombre gigante e invencible empezó a llorar en mi hombro como un chiquillo… Todo está filmado por Roberto Chile… No puede haber un momento más emocionante para unos aprendices de artistas cubanos… Luego desde las seis de la tarde hasta las dos de la mañana, las conversaciones más increíbles con el Héroe, donde se respondieron since las preguntas más elementales hasta las más indiscretas e inverosímiles…Y así, volvimos a Cuba… La pregunta más recurrente en todos los niños era: “¿Tin, es normal que no me lo crea?”…

Poesía cubana en el Dickinson College…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , on octubre 24, 2011 by el taburete

El poeta cubano Víctor Casaus inició hoy en Dickinson College, en Carlisle, Pennsylvania, la décima Semana Poética organizada por ese centro de estudios, en la que participan escritores de siete países: China, Egipto, Canadá, España, Estados Unidos, Rusia y Cuba.

El recital de Casaus incluyó una veintena de poemas seleccionados entre sus libros publicados, que fueron traducidos por Rina Benmayor y Anthony L. Geist, profesores de las universidades de California y Washington respectivamente.

Casaus agradeció a los organizadores del evento –especialmente a su coordinadora, Angela Delutis-Eichenberger y a Susan Rose, directora del Centro de Estudios Comunitarios– las eficaces gestiones realizadas para que la cultura cubana estuviera presente en esta Semana Poética que se extenderá hasta el próximo día 27 de octubre y que incluye recitales de poesía, encuentros de intercambio y visitas a sitios de interés cultural de Carlisle y otras localidades de Pennsylvania.

Al hacer la presentación del poeta cubano, la profesora Grace Jarvis hizo un recorrido por los principales títulos que forman parte de la extensa bibliografía del autor y se refirió igualmente a la obra cinematográfica de Casaus que incluye más de 15 documentales y dos películas de ficción. Igualmente la presentadora destacó los reconocimientos recibidos por el autor, entre los que se encuentra el Premio Latinoamericano de Poesía Rubén Darío otorgado por el Ministerio de Cultura de Nicaragua en 1982 y el más reciente Premio de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro que le fue conferido a Casaus en La Habana en el año 2010.

Al iniciar su lectura poética, el autor se refirió a los diversos vínculos de Dickinson College con las instituciones culturales cubanas, entre ellos la visita que realizará un grupo de estudiantes y docentes a la Isla, coordinada por los profesores Susan Rose y Sinan Koont en el mes de marzo del año próximo, así como la publicación de la versión en español del libro Revolutionary doctors, del escritor Steve Brouwer, que preparará las Ediciones La Memoria del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau durante el año 2012.

“Todas estas actividades confirman nuestra vocación de abrir nuevos caminos de intercambio y colaboración, basados en el rigor intelectual y el respeto recíproco”, señaló el escritor cubano, quien trasladó a los presentes en esa ceremonia de inauguración la sugerencia de un nuevo-viejo amigo de Dickinson quien propuso la idea de que esta Semana Poética sea llevada en alguna fecha próxima a La Habana para estrechar los lazos entre creadores de diversas latitudes. “Los graves problemas de nuestro tiempo y nuestro planeta no pueden resolverse solamente con la poesía –enfatizó–, pero tampoco pueden resolverse sin la poesía: de ahí nuestra vocación integradora que privilegia la imaginación sobre la banalidad y la diversidad sobre la concepción hegemónica en la cultura y en el planeta.

Antes de compartir con los presentes su poema “Bárbara”, que narra una experiencia personal vivida por el autor en la década del 60 del pasado siglo y que alude al tema de la emigración desde la Isla, Casaus recordó que dentro de dos días, el próximo martes, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas se pronunciará sobre el levantamiento del bloqueo económico y comercial que implantó el gobierno de los Estados Unidos contra Cuba en 1962. “Desde hace años, más de 180 países han votado allí a favor de suspender el bloqueo contra nuestra isla, pero el voto/veto de Estados Unidos acompañado sólo por 2 o 3 países ha impedido que la voluntad prácticamente universal se cumpla y termine esa agresión que ha provocado daños y sufrimientos al pueblo cubano durante casi cincuenta años”.

“Pido por eso respetuosamente al Presidente Obama, en nombre de la poesía, que levante el bloqueo contra Cuba y, al mismo tiempo, ejerza los mecanismos legales a su alcance para liberar a los cubanos que se encuentran cumpliendo sentencias desproporcionadas e injustas en cárceles norteamericana por defender a su patria de las acciones terroristas organizadas en el sur de la Florida”.

Con estas presentaciones en Dickinson College, Casaus está terminando su recorrido por diversas ciudades estadounidenses –Nueva York, Nueva Jersey, Boston y Denver– donde realizó conferencias, recitales poéticos y encuentros en la Fundación Puffin, la Universidad de Boston y el Congreso de la Oral History Association, en cuya organización trabajaron su presidenta Rina Benmayor y su secretaria ejecutiva Madelyn Campbell.

Entre las actividades finales de esta jornada se encuentra la inauguración de una exposición de obras plásticas y carteles cubanos, organizada por el profesor de arte Davenny Ward, que mostrará piezas ganadoras en los Salones de Arte Digital y los concursos de diseño gráfico promovidos por el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.