Archivo para El B

de Rap, Aldeanos, machetes y otras lindezas…

Posted in américa, arte, ¡qué Arte!, censura, cuba, debate, el Taburete, espejos, hip hop, LaHabana, música, noticias, Opinión with tags , , , , , , , , , , , , on septiembre 4, 2010 by el taburete

ponemos a la consideración de los lectores este “debate” abierto en Kaosenlared entorno al Grupo Los Aldeanos y el movimiento del Rap / Hip-Hop en Cuba…

Cuba, Los Aldeanos y el festival Interrapción…

Nega (LCDM)

Un conocido me pasó la publicidad que anunciaba el evento: el Festival Interrapción Haití 2010′ trae en concierto a Los Aldeanos, Rim’K, Ap de 113, Frank T, Artes, Zenit, Rayden y Artes. Con una retórica propia de la Superpop o la revista Vale que incluye frases como ¿Te lo vas a perder? intentan convencerme de que acuda al citado festival, supuestamente solidario con la catástrofe que sufrió el pueblo haitiano. Y digo supuestamente porque la entrada al recinto es completamente gratuita y no entiendo muy bien cómo se solidariza uno cuando lo invitan gratis a un concierto, por lo visto esperan vender miles de botes de Coca-cola y otros refrescos, pero conociendo al ayuntamiento de Madrid hasta tirarse un pedo estará privatizado.

Tras relatar las virtudes del festival, el publicista o jefe de marketing se dedica a narrar una breve biografía de todos los grupos participantes. Hasta aquí todo va bien pero entonces le llega el turno a Los Aldeanos: « […] no son pioneros del movimiento de rap cubano pero no por esto dejan de ser grandiosos y uno de los mejores grupos de la Isla. Su comienzo fue en 1998, el grupo lo integran Aldeano (Aldo) y el B. Estos dos MC’s han logrado, a través de todos estos años de lucha, sembrar en los seguidores del Real Hip Hop y en todo el pueblo en general, la capacidad de comprensión y la necesidad de lucha que tiene el ciudadano cubano. Este dúo valiente de Nuevo Vedado demuestra cada día más que se puede combatir a la tiranía y que las verdades en ráfaga lirical le hacen realmente mucho daño a la Dictadura de los Castro. Los Aldeanos reflejan en sus letras el peso de la calle y de vivir en una sociedad cruel, sin igualdad y sin derechos de ningún tipo». La negrita es mía por supuesto. Tras leer que el evento lo patrocinaba el Ministerio de Trabajo e Inmigración y la Comunidad Autónoma de Madrid, tuve que ir a vomitar. Vayamos por partes.

Que un festival solidario sea gratuito, además de paradójico, es como la cerveza sin alcohol, sabe raro. Se trata como bien ilustraron en Muchachada Nui cuando parodiaron a Manu Chao, de una solidaridad en espíritu y no material, es decir, acudiré al festival con mi gorra New Era de 40 euros y mis botines Nike de 120 a ver el espectáculo que nos patrocina Esperanza Aguirre, pero de soltar un euro ni por asomo. Como mucho levantaré las manos en el aaaaaaaiiiire, cuando me lo pida Frank-T o Aldeanos y gritaremos tan fuerte que cabe la posibilidad que nos escuchen desde el campamento de Sean Penn en Haití. Luego de vuelta a casa compraremos bocatas a los chinos de la Gran Vía y comentaremos la jugada entre risas.

Probablemente en toda la historia reciente de las palabras, ninguna otra ha sido tan ninguneada, vilipendiada y saqueada, por los progres primero y por los capitalistas después, como la palabra solidaridad. Estoy seguro de que ya existen hasta pedos solidarios o cáncer solidario:

– Me ha salido cáncer tío.

– Ostia qué putada ¿es grave, te lo han pillado a tiempo?

– ¡Si no pasa nada, es un cáncer solidario!

– Qué cabrón, qué callado te lo tenías…!!(Ríen ambos a carcajadas)

seguir leyendo…

Al machete…contra la insolencia colonialista: una defensa de Los Aldeanos…

Stefan Scheuermann

Kaos en la red publicó el pasado dos de septiembre un artículo titulado “Cuba, Los Aldeanos y el festival Interrapción” firmado con el alias Nega (LCDM), que esconde el nombre de Ricardo Romero Laullón. Si los datos que proporcionan las escasas páginas en las que aparecen estos nombres son ciertos, Romero nació en Valencia en 1978 y, si no es que recientemente haya terminado la carrera, sigue siendo estudiante de comunicación audiovisual. Además de dedicarse a los estudios, desde hace quince años trata también de hacerse un nombre en el rap como Nega, Jean Luc Godard, Richie la Nuit o como integrante del grupo Los Chikos del Maíz. Debe ser difícil compatibilizar una carrera artística y otra académica, pues supongo que los estudios se podrán prolongar eternamente mientras la fama se aleja y se acude, para paliarlo, a la obsesiva descalificación ajena.

Y Romero revela en su último artículo nauseabundo que tuvo que vomitar cuando se enteró de que el Ministerio de Trabajo e Inmigración y la Comunidad Autónoma de Madrid copatrocinan el Festival Interrapción Haití 2010, que se celebrará el próximo día 17 de septiembre en Madrid ….y recalca que volvió a vomitar cuando supo que el festival traerá a España al controvertido dúo rapero cubano Los Aldeanos. ¡Imagínense, si resulta vomitivo cantar en un concierto cofinanciado por el gobierno de Esperanza Aguirre, lo que debe significar para cualquier estudiante revolucionario como Romero acudir a la Universidad de Valencia y empollar bajo el yugo del maligno presidente Camps¡ Tal vez por pasar tanto tiempo echando la pota en el váter académico, a Romero se le habrán escapado algunos conceptos básicos del oficio periodístico, ya que carece de rigor a la hora de contrastar fuentes y no se documenta en absoluto antes de empezar a opinar. Al menos en el texto de marras, que es un cúmulo de despropósitos, insultos gratuitos y errores.

seguir leyendo…

Anuncios

Los Aldeanos en el Acapulco…

Posted in américa, arte, censura, cuba, danza, debate, el Taburete, hip hop, música, Memorias, noticias, Opinión with tags , , , , , , on abril 24, 2010 by el taburete

tomado del blog de Vladia

Cuentan que en su primera presentación, hace siete años en La Lisa, lograron reunir a unas cinco personas. De entonces acá parece haber llovido porque en el concierto que protagonizaron Los Aldeanos anoche en el cine Acapulco, eran casi un millar los que aplaudían y coreaban.

Allí estuve, una más entre muchos, para que nadie me hiciera el cuento, y para constatar que no están ni tan censurados ni tan silenciados, cómo si no explicar esa presentación en un espacio estatal, en el corazón mismo de La Habana.

El propio Aldo, quizás para espantar fantasmas, aclaró al comenzar que “Si esperan un espectáculo político están muy equivocados, esto es un espectáculo para el pueblo y por el pueblo”, y precisó que a lo único que pertenecían era a la Asociación Hermanos Saíz y que  no eran ningún instrumento del Imperio.

No voy a comentar aquí sus letras, pero la aclaración parecía apuntar a oscuridades. Quizás también para despejarlas, en otra oportunidad precisó que valía más el agradecimiento de la gente que los paraba en la calle que todos los millones de dólares que tienen los raperos del mundo.

El Bi y Aldo compartieron números con otras jóvenes figuras del hip hop cubano; entre ellas, Silvito el Libre levantó particulares aplausos, al igual que la interpretación de tres niños, probablemente de los más nuevos continuadores de ese género musical, que en esta tierra ha ido cobrando una personalidad muy propia.

“Ustedes saben que nosotros no tenemos para dónde coger, y quiero advertirles a todas esas personas que están hablando mierda, que yo soy cubano y yo no me quedo en ningún lado.”, dijo Aldo. Y con igual énfasis, en otro de los tantos momentos en que se dirigió a los asistentes, aseguró “No me arrepiento de nada de lo que hemos hecho”.

Por apenas conocerlos, lo único que puedo asegurar es que la empatía lograda con el público pudiera ser un fenómeno comunicativo a estudiar. Códigos rayanos en la marginalidad, el lenguaje corporal, y dirigirse sobre todo a una segunda persona del singular, a un “tú”, personalizando cada mensaje aunque fuera dirigido a cientos, estuvieron entre las particularidades de su proyección en el escenario.

El concierto empezó y terminó con banderas cubanas en manos de Los Aldeanos, y tuvo como cierre el corear de un Viva Cuba libre. En algún momento del espectáculo, Aldo había apuntado “Es que la gente no entiende que los jóvenes nos parecemos a nuestro tiempo”. Y este tiempo, así lo entiendo, sigue siendo de una Cuba libre.

Fotos: Cortesía AHS