Archivo para entrevista

charlamos con Aroldo Ruiz Pérez… de La Habana al corazón de Africa con la Medicina por religión

Posted in américa, arte, cuba, debate, el Taburete, espejos, LaHabana, Memorias, noticias, Opinión, relato with tags , , , , , , on septiembre 17, 2010 by el taburete

Su nombre, Aroldo Ruiz Pérez y aunque su color predilecto es el azul, nos confiesa que alguna vez vistió de “verde”, pero prácticamente el color que le ha acompañado toda su vida es el blanco aunque les aseguramos que nunca ha sido miembro de algún “plante de Abacua”, simple y complicadamente ha salvado vidas. Sin duda alguna, estamos ante una de las glorias de la medicina cubana, que hoy  se sienta  en nuestro Taburete,  esta vez desde su bella terraza de su casa en la barriada de “La Ceiba”, en el municipio Habanero de Playa…

Nos confiesa  que la literatura rusa le encanta  a pesar de que su escritor favorito es Gabriel García Márquez y su libro preferido es “El Tábano”. Es de esos seres humanos que convierte el amor a su familia en su mayor virtud; qué no cambia un plato de langostas o camarones por nada del mundo y que acompañado de “La Tarde” de Sindo Garay,  es feliz. Nada le ha emocionado más en el cine que “El Color Purpura” y la frase que lleva consigo siempre, se muestra por sí sola: “Para que repetir los errores pasados cuando hay tantos nuevos por cometer.” B. Russel

Nos relajamos en la terraza de su casa y degustamos un café que nos prepara su hija mientras conversamos informalmente…

Aroldo, usted sabe, y quisieramos hacerle saber de nuevo, que usted ha sido fuente de admiración para nosotros desde que le conocimos… cuéntenos, ¿en qué año y por qué, decide convertirse en médico?

Desde mi niñez decía que seria médico, tengo en mis recuerdos al médico del pueblo, Reinaldo Goire, diciéndome el futuro médico, yo tenía entre 8 y 10 años….

Me inspiraba su bondad, su trato con todos y el respeto que recibía de todo un pueblo, más que estoy hablando de los años 50 y este era un negro, bien negro…. Pero los sueños pasaron por duras pruebas, en 1958 llegamos a la Habana procedentes de un pueblo de la antigua provincia de Camagüey, Chambas. Estudiaba bachillerato en el instituto de la Víbora; en 1960 forme parte de la milicia del mismo; en Junio de este año en un entrenamiento, Fidel nos hablo de defender a la revolución ante todo; y nada… al día siguiente estábamos en “Ciudad Libertad”… caminatas hasta la Base Granma, (Mariel – Quiebra hacha), cursos de artillería, cuatro bocas, cañones 37 mms…. Luego, nueva visita de Fidel a la Base, para formar los futuros cuadros de la Marina de Guerra: una isla, una escuela separada de la isla grande…., etc, era la idea. Pregunte en esos momentos sobre mis sueños de estudio y me aseguraron que todo llegaría, pero lo más importante era “ahora salvar a la Revolución”…..

Girón, me sorprende en la Base Aérea de San Antonio de los Baños, cuidando un cañón de 37 mms, el avión Sea Fury de Bouza….

Para sorpresa de la mayoría el 5 de Mayo de 1961, estaba volando para la Unión Soviética, aun no había cumplido 17 años. El regreso; unidades de superficie, así se le denomina a los barcos de guerra… Ya en el año 1965 impaciente porque veía mis sueños lejos, además por la presión que hacían para que nos convirtiéramos en oficiales de la marina consigo libertarme…. después de mucha lucha… cortando caña en el Central Brasil durante 6 meses, zafra bien larga. El trabajo después de licenciado fue un centro de acopio en el Cotorro cargando sacos, como el contrato era de 3 meses, por supuesto lo cumplí y me desligue por siempre de las fuerzas armadas. Se rompieron muchas ilusiones, pero nunca la de estudiar medicina.

Intente, aun soñando, estudiar en alguna beca para nivelarme y poder entrar en medicina, por supuesto no había posibilidades.

Conseguí trabajo en el puerto pesquero, como electricista, trabaje duro, gané el respeto de todos y me presente en la reciente formada FOC (Facultad Obrero Campesina); allí comencé en segundo año, en aquel tiempo eran 3 años, y nada… después de terminada la facultad, la dirección del Puerto Pesquero tenía en planes que yo fuera a estudiar para Alemania, Ingeniería Naval… Como no me querían liberar, tuve que abandonarlo todo y comenzar a estudiar medicina sin poderme acoger a una ley que te protegía si te liberaban y te daban un salario mínimo…. Por supuesto, yo tenía 24 años cuando los que comenzaron conmigo tenían 18 o 19 y algunos brillantes, solo 17, entre ellos Carlos Lage Dávila brillante estudiante… Sigue leyendo

Broselianda Hernández: “Soy una mujer que lo quiere todo”…

Posted in américa, arte, arte digital, cine, cine cubano, cortos, cuba, debate, espejos, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, Opinión with tags , , , , on agosto 25, 2010 by el taburete

tomado de Cubadebate.cu /foto : Petí

Amaury. Muy buenas noches. Estamos en Con 2 que se quieran, aquí en el corazón de Centro Habana, en Prado y Trocadero, en el barrio de Lezama Lima, en los legendarios Estudios de Sonido del ICAIC.

Hoy, esta noche, nos acompaña la gran actriz de teatro, de cine, de televisión y una mujer bellísima, mi amiga Broselianda Hernández. ¿Qué tal mi cielo, cómo tú estás? Gracias por venir.

Broselianda. Muy bien, gracias.

Amaury. Mi primera pregunta es: ¿Por qué tú has dicho en alguna entrevista que si fueras hombre quisieras ser como Carlos Díaz?

Broselianda. Bueno, yo creo que es al revés. Carlos Díaz un día me dijo: “Si yo fuera mujer quisiera ser Broselianda”

Amaury. A lo que tú respondiste…

Broselianda. …A lo que yo respondí: Si yo fuera hombre quisiera ser Carlos Díaz. Bueno, porque Carlos Díaz para mí es un ser entrañable, es un ser que vive a lo grande, que tiene miedos, angustias y que nos conectamos mucho en esta cosa del sentido del humor y de las ideas, de cómo pensamos. Yo digo que hemos envejecido juntos, porque nos une una amistad de mucho tiempo y de trabajo, pero más que el trabajo ha sido esa cosa entrañable que une a dos seres humanos, que es la empatía… Tenemos que ver, somos personas que tenemos mucho que ver.

Amaury. Uno puede trabajar con muchos amigos, pero Carlos Díaz es uno de los principales directores de teatro que tiene Cuba; esa amistad, ¿la llevan también a la hora de trabajar o tú ocupas tu sitio y Carlos Díaz ocupa el suyo?

Broselianda. Creo que la llevamos porque cuando te hablo de la empatía es eso, Amaury, es que sin decirnos nada, yo he podido llegar a un ensayo y decirle: “Espérate un momentico, Carlos, tengo que llorar allá afuera”, y él salir, quedarse serio, darme un cigarro -tipo película-, así, en silencio, él coge otro cigarro, termino de llorar y no hay nada más que hablar.

Amaury. Es que contigo todo es muy fácil porque tú eres una mujer muy inteligente, pero eso me lleva a mi siguiente pregunta porque tu abuela Adalguisa decía que la carrera de actriz no era una carrera para personas inteligentes. ¿Cómo te dijo eso tu abuela querida, a una mujer como tú, que eres brillante, además?

Broselianda. Bueno, mi bisabuela era la que se llamaba Adalgisa, y mi abuela se llama Ana María.

Amaury. ¿Quién fue la que te lo dijo, tu bisabuela o tu abuela?

Broselianda. Mi abuela. Mi abuela era médico, una médico genial.

Amaury. ¿Mamá de tu papá o de tu mamá?

Broselianda. De mi mamá. Fue la que me crió y no quiso ni que mi mamá fuera actriz ni yo tampoco. Decía eso, que la actuación no era una carrera para personas inteligentes. Eso me ha martillado toda la vida, esa sentencia, porque viniendo de ella, una mujer tan inteligente, intelectual también… y con el tiempo he tenido que demostrarme a mí misma que no, al contrario, no existe nada que se pueda hacer sin inteligencia. La inteligencia yo creo que lo es todo en un actor. Chaplin hablaba de las tres “i”: Intelecto, Imaginación e Intuición, pero la inteligencia tú te das cuenta cuando un actor es inteligente o no. Sigue leyendo

X Alfonso: Realmente hemos creado una empresa de arte que da frutos, con calidad, quiere decir que esto es posible.

Posted in américa, arte, arte digital, cortos, cuba, danza, debate, el Taburete, espejos, Foto, hip hop, Jazz, LaHabana, música, Memorias, noticias, Opinión, pintura, poesia, poprock, Teatro, Trova with tags , , , , , , , , , on agosto 2, 2010 by el taburete

Elizabeth López Corzo en Cubasí.cu

Hace un par de meses los salones del recinto expositivo PABEXPO en las noches estaban solitarios, pero desde que surgió la Fábrica de Arte Cubano (FAC), todos los sábados muchísimos jóvenes de La Habana o que están de visita aquí no lo piensan dos veces para escoger este proyecto que reúne las artes para mostrar lo más contemporáneo de nuestro quehacer cultural.

Los autores intelectuales de esta iniciativa que ha atraído a miles de personas son la familia musical de Carlos Alfonso y Ele Valdés, sus hijos X y M, junto a otros que se han encargado de llevar la parte de las artes plásticas, la danza, el teatro y el audiovisual.

Por el escenario de PABEXPO pasaron ya los grupos de David Torrens, Kelvis Ochoa, Síntesis e Interactivo, M y Diana Fuentes, además de muchos otros populares raperos, rockeros y reguetoneros que confluyeron maravillosamente en el concierto homenaje a Michael Jackson. Eso fue sin dudas un súper espectáculo, para recordar de verdad.

Aunque la FAC cesa en agosto reabrirá sus puertas en septiembre y se extenderá hasta noviembre, o sea que aún hay noches interesantes para rato en la ciudad. Lo fábrica viene porque es un espacio donde todos somos partícipes de la creación y porque es una forma de reafirmar que el arte será siempre esa oportunidad para encontrarse y encontrarnos desprejuiciadamente, porque aprender es también una forma de divertirnos y seguir siendo jóvenes.

Durante un ensayo M, X y Carlos Alfonso conversaron con Cubasí sobre cómo nació este proyecto y las perspectivas que tiene

¿Cómo surgió el proyecto Fábrica de Arte?

X: Este proyecto tuvo un precedente en el teatro Mella y aquí ha tenido mayor alcance. Surgió buscando un espacio para los músicos ya que los que existían estaban contaminados con el ambiente de las discotecas y muchos eran en CUC. Los teatros también están bastante saturados y era un poco difícil tocar donde la gente pudiera vernos.

A mi papá le dieron este lugar y la idea era que el público pudiera ver pintura, danza, teatro y audiovisual para estar en contacto con la cultura contemporánea cubana y, además que los músicos pudieran tocar como si estuvieran en un teatro.

La aceptación ha sido buenísima, el lugar se llena tanto que se hace imposible caminar. ¿Esperaban que fuera así,  en el tiempo que llevan han cumplido sus expectativas, qué les gustaría mejorar o cambiar?

X: Nos empeñamos desde el principio que todo fuera de calidad. Si a la gente le gusta siempre se lo recomienda a otros amigos y así cada vez vienen más. Cerramos en agosto y abriremos en septiembre, habrá cambios, pensamos incluir más teatro y cine y cambiar las pinturas, queremos sorprender a la gente. Sigue leyendo

Cuando esos animales pican, salen a volar…

Posted in américa, arte, cortos, cuba, el Taburete, espejos, Foto, internet, LaHabana, Memorias, relato with tags , , , , , , , on junio 9, 2010 by el taburete

Los Comienzos de un pescador…

Cuando conoces a un pescador como Alexis y escuchas sus historias te vienen a la  memoria fragmentos de El viejo y el Mar… Relatos de pescas que parecen aventuras sacadas de alguna novela, contados con gruesos trazos, recreados con exagerados detalles, relatos curtidos de horas de Sol y de Luna… Aunque no es el caso y nuestro Alexis no era un hombre a la deriva sin una presa que picara en su anzuelo sino más bien un curtido y experimentado pescador. Conversamos gustosos sobre su vida, que es el Mar y nos contó algunas curiosidades y anécdotas en una amistosa charla en La Habana sentados en el Taburete…

Fue a los cinco años, cuando la madre lo lleva por vez primera a la playa; que se percataron todos que Alexis no sería electricista del ICAIC como su padre, sino que su delirio por el mar lo atrapaba mas allá de un salvavidas de goma: “Yo nadaba solo con cinco años…. un día mi vieja me llevó a la playa y le dejé botado el salvavidas y salí nadando solo… Aprendí a nadar encima de la cama, mirando las películas hacía los mismos movimientos y así cuando iba a la playa los repetía y salía nadando…”

Su infancia y adolescencia fue entre agua y pesca; de vez en cuando iba a la escuela, aunque para él la escuela lo era sin duda el mar y el embalse del pueblo:

“De niño iba a pescar siempre después que regresaba de la escuela, iba a buscar camarones… ya a partir del Pre Universitario la historia fue distinta, a mi solo me interesaba pescar y entonces me inventaba unos certificados médicos falsos y todos los días estaba “enfermo”, entonces un día vinieron a verme a casa un grupo de madres y cuando mi padre se enteró de todo, fue a buscarme en su moto… (risas que esconden regaños pasados) pero nada, al otro día ya estaba de nuevo pescando.

dinos Alexis ¿Cuándo empiezas a pescar digamos “profesionalmente”?

Desde chiquito como te decía… yo hacía dinero, llenaba una alcancía y después venía mi padre y me la quitaba (risas). Pescaba tilapia, truchas y camarones en la presa y en la tarde salía a vender con un carretón por todo el pueblo. Cuando aquello se vendían a 25 centavos las tilapias y qué hacía la gente… pues no me compraban nada, esperaban que cayera la noche porque yo al final las regalaba.

Del barco me hice a mediados de los años 90, lo compré…yo iba a casa de la ex-suegra mía y veía como había gente que tenía barquitos y pescaban… y yo quería un barquito para pescar pescados grandes como aquellos -yo tenía dinero para esa época- cuando aquello yo pescaba submarino donde quiera: “El rey del agua sucia”….Pasé “el Niágara en bicicleta” cuando comencé a pescar en el barco; ¡no cogía un pescado! Me enseñaron la gente de Baracoa…

cómo fue la historia del Tiburón…

“Ese día iba yo con Danielito, nosotros no habíamos visto al tiburón, quien primero lo ve fue un barco de Baracoa, ya que estábamos tres barcos amarrados y todos andábamos hablando…Quien lo ve me dice: ¡Dale que tienes un pez volando!…”

¿Cómo que volando?

¡Sí!… salen a volar. El tiburón una vez que se engancha, siempre sale a volar en el aire, sobre todo el “dientuzo azul” o “tiburón azul”, ese que pescamos es uno de la especie… ese animal daba hasta tres giros seguidos en el aire. Cuando esos animales pican, salen a volar….Yo nunca pensé que fuera tan grande, quien me dice que era enorme fue Ramón (Jefe de la Federación de Baracoa), me dijo: ¡Dale mándate…que eso esta grande!. Yo le contesté: chico, yo no lo veo tan grande. Ramón: ¡Qué no! Pues eso esta inmenso.

Nos metimos como una hora tratando de lidiar con el tiburón… estaba en pareja; Ramón captura al macho de la pareja pero era mucho más chico, como cien libras tenía…

Cuando te percatas que era un tiburón enorme, imagino que  trataron de subirlo para el barco…

No,no,no!!! Ningún tiburón se puede meter dentro del barco, te lo desbarata. Los tiburones tienen un metabolismo muy extraño, que aún después de muerto le entran unos arrebatos que te destruyen todo dentro. El tiburón para subirle tiene que estar tieso. Nosotros siempre lo amarramos junto al barco y le alzamos la cabeza para que se muera. Se le hace un lazo que al mismo tiempo le va apretando…

Cuánto pesaba el tiburón…

No se pudo pesar y no se pudo medir… este tiburón debe haber estado, entre las 500 o 600 libras… y de largo unos 3 metros y pico; era del largo del muelle de la base. Pero te digo que ese no es tan grande, “El Curro” pescó uno mucho más grande! Lo que pasa que no era un “dientuzo azul” sino un “marrano” que viven en el fondo…

Ese tiburón “dientuzo azul” ¿es cubano?…

No esos tiburones son del golfo… no son de ningún lugar, están aquí, están allá. Son peces que emigran.

y … cuáles son los tiburones que más abundan en Cuba…

De los que más habitan son: El tigre, la Cornuda, los galanos, pero el tiburón azul es un pez del golfo…

Me decías en una ocasión que lo que más pescas en nuestras aguas es el Bonito, que otras especies ves con regularidad en tus carnadas…

Sí  el Bonito es el que más pesco, pero el dientuzo azul es el que mejor pagan. El Tiburón Azul lo pagan mejor que el Cartero y el Emperador…

¿Por qué?

Porque la carne es superior…

Alexis… una pregunta sobre otros temas que pueden interesar por el desconocimiento que pueden tener nuestros lectores… qué limites tienen ustedes como pescadores de embarcaciones relativamente potentes…

Yo no puedo salir de nuestras aguas jurisdiccionales, eso es una violación y mis límites cubanos son del Mariel a Santa Cruz. Ya cuando salgo de Santa Cruz estoy saliendo de mis límites. Para poder pescar en otras zonas del país tendría que pedir permiso especial…mira por ejemplo ahora la gente va a la corrida del pargo en Matanza, en La Luna llena, ahora muchos van para allá a pescar.

¿Y por qué los pargos están por allá  y no en La Habana?

Porque los pesqueros de pargo aquí son en Matanzas y en Pinar del Río. En esas zonas del Occidente desovan los pargos…

Alexis, qué zona de Cuba es más rica en variedad de especies marinas, la Costa Norte o la Sur?

La Costa Norte

Qué  arte de pesca es el que más utilizais…

Mi arte de pesca es el palangre.

¿Qué  es un palangre? explícanos por favor…

El palangre es un cajón grande que tiene una “madrina”, la “madrina” es donde sale el nylon que va aguantando todos los anzuelos, o sea es una línea que en ella van enganchados los bajantes que es donde comen los pescados, entonces para que no se hunda la sostiene unas boyas… mi palangre tiene 9 Km de largo.

¿Cuáles son los impuestos que debe pagar un pescador en Cuba?.

Eso es según, se pagan varios impuesto, por pescar, por usar las aguas, por la ONAT… pero ciertamente no son caros.

Recientemente  hemos tenido la desagradable noticia del derrame de petróleo en el Golfo de Méjico por incompetencia del gobierno norteamericano de no controlar las multinacionales extranjeras como la petrolera británica, crees tú que eso pudiera afectarnos a nosotros y a nuestras aguas en cualquier aspecto.

No lo creo, esa mancha esta muy lejos de nuestro país; aunque este año ha sido malo cantidad, porque no ha habido corriente y sin corriente no hay pescado.

Oye hace unos días han anunciado por televisión la localización del “Pez León” en nuestras aguas, y aseguraban que no era peligroso para los bañistas nacionales y extranjeros, qué crees al respecto.

Oye toda la vida la vida ha habido “Pez León”, ahora es posible que haya un poco más, pero esos peces son de arrecifes, no de playas.

Para cerrar, todos los pescadores han tenido momentos tensos en sus vidas, sabemos que el mar es apasionadamente peligroso, cuál recuerdas tú  como el más importante de ellos.

El año pasado tuve un momento bastante tenso que por nada pierdo la vida, y por poco el barco se hunde. Fue un mal tiempo que no reportaron; el mar afuera estaba especial y yo salí, pero al regresar las olas en la orilla estaban a más de cuatro metros y no pude entrar. No pude entrar a mi base, tuve que entrar en la base de Baracoa, gracias al Curro que tiene una lancha rápida y me entró a Baracoa… pero eso lo dejamos para una futura conversación…

Reynaldo González: “Hay que hacerse gente”…

Posted in américa, arte, cuba, debate, el Taburete, espejos, internet, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, Opinión, poesia, relato, televisión with tags , , , , , , , , on junio 3, 2010 by el taburete

Con 2 que se quieran… tomado de cubadebate

Amaury Pérez. Buenas noches, estamos en “Con 2 que se quieran”, como siempre digo en el corazón de Centro Habana, en el barrio de Lezama, en los legendarios Estudios de Sonido del ICAIC. Hoy está de invitado, honrando con su presencia nuestro pequeño espacio, el eminente escritor cubano Reynaldo González. ¿Qué tal, Rey, cómo estás?

Reynaldo González. Pues muy bien, encantado de la vida, encantado de estar contigo.

Amaury Pérez. Es una vieja amistad que vamos a intentar trasladar a la televisión.

Reynaldo González. Sí señor, “Con 2 que se quieran” y un viejo amor.

Amaury Pérez. Un viejo amor. La primera pregunta es: ¿qué significa ser Miembro de Número de la Real Academia…

Reynaldo González. …De la Academia Cubana de la Lengua, que está vinculada con la Real Academia.

Chico, es tener una distinción por haber usado el idioma y por estarlo usando y dentro de lo posible, contribuir a que se use bien, se estudie, se conozca, no se maltrate, porque el asunto es que la prisa ha ido convirtiendo, no el nuestro, todos los idiomas, en una bagatela y hay que impedir que la prisa acabe con tantas cosas como ya ha ido acabando…

…Porque estamos rodeados de una prisa, de una turbulencia que va arrastrando las virtudes, va arrastrando los afectos, va arrastrando tantas buenas cosas; es como una especie de ciclón, que ha ido acabando con tantas cosas… ¿Sabes que el Miembro de Número es de nominación y por votación secreta y directa? Yo saqué el total de votos; fue por unanimidad.

Amaury Pérez. Pero, ¿por qué de Número?

Reynaldo Gonzáles. De número, porque ocupa un número, son 28 porque son los números de las letras del alfabeto. Aparte de eso puede ser que se trabaje con las letras mayúsculas para multiplicar los miembros en el país donde haga falta hacerlo. Y el que no vive en la ciudad donde existe la Academia, puede ser miembro correspondiente de la Academia. Nosotros tenemos miembros correspondientes que son personas que viven en otros países, pero son grandes personas que nosotros queremos tener cerca en el afecto y en el trabajo también. Sigue leyendo

Choco: ser cubano es una religión y fuerte…

Posted in américa, arte, cortos, debate, dibujo, el Taburete, espejos, LaHabana, literaura, música, Memorias, Opinión, pintura, poesia, relato, televisión, Trova with tags , , , , , , , , , , on mayo 20, 2010 by el taburete

Con 2 que se quieran… tomado de Cubadebate.cu

Amaury Pérez. Muy buenas noches. Estamos en “Con 2 que se quieran”, en el corazón de Centro Habana, en Prado y Trocadero, barrio de Lezama, en los legendarios Estudios de Sonido del ICAIC.

Hoy está conmigo y con ustedes, en el programa, uno de los más grandes artistas plásticos, el rey de la colagrafía en Cuba, grabador, pintor, escultor, bueno, es que él lo ha hecho todo y además, es una de las más maravillosas personas que he conocido en mi vida, Eduardo Roca, más conocido por el público y por la firma de sus cuadros como Choco. Bienvenido, Chocolate. Muchas gracias por aceptar estar aquí conmigo. ¿Qué significa para ti especialmente, y para tu generación, Servando Cabrera Moreno?

Choco. La vida, yo creo. Servando, no fue de mis primeros maestros, fue de mi segunda generación de maestros, fabuloso, y que entró profundamente en mi cuerpo y alma, no solamente mía, sino de mi generaciónen total. Nos influenció, nos amó y por tanto pienso que dejó bien firme su obra y que nosotros fuimos, yo pienso, buenos hijos suyos y que hemos continuado con mucho amor.

Amaury Pérez. En tu casa nueva, que está en mi barrio, hay un cuadro inmenso, que preside el gran salón, es como el custodio de la casa, es un cuadro de Servando, ¿cómo llegó a ti?

Choco. Tiene una historia tremenda.

Amaury Pérez. Adelante.

Choco. Primeramente yo vivía en un apartamento en el que vivió Rafael Paneca, mi gran amigo, que formó parte de una frase que nosotros la hemos llevado siempre encima, Los Cuatro Jinetes dela Apocalipsis: Rafael Paneca, Edmundo Orozco, Ernesto García Peña y yo. Ese cuadro presidió siempre ese apartamento. Después Paneca permutó y ese cuadro como pertenecía a él, se fue.

Siempre, nosotros, en mi casa, mi familia, mis hijos, mi esposa, pensábamos que ese cuadro tenía que volver y volvió, no recuerdo bien de qué forma. Yo sé que no se fue nunca. Creo que es, además del cuadro de Servando, la Yemayá de mi casa porque preside los tonos azules. Dicen los religiosos, los de la religión afrocubana, mis amigos, brujeros, babalaos, que yo soy hijo de Yemayá y por tanto ese cuadro tiene que estar en mi casa.

Amaury Pérez. Bueno, normalmente ellos tienen la razón, así que, ¡qué bueno que está en tu casa!

Tú naciste en Santiago de Cuba, eso se sabe, porque cualquiera que averigua de ti sabe que eres santiaguero, y a mi me gusta mucho…

Choco. Y de pura cepa… Sigue leyendo

Silvio: Un país sin Jóvenes está destinado a ser una sombra, un fantasma…

Posted in américa, arte, cuba, debate, LaHabana, literaura, Memorias, relato, silvio, Trova with tags , , on febrero 21, 2010 by el taburete

Quizás porque en su juventud padeció grandes y persistentes incomprensiones -él y su música- Silvio Rodríguez valora de esencial el diálogo con los jóvenes. “Un país sin jóvenes está destinado a ser una sombra, un fantasma”, precisó.

“Creo que debemos reflexionar y que debemos escuchar a los jóvenes”, aseguró, al ser interrogado acerca del debate abierto, en círculos intelectuales cubanos, sobre la tendencia existente en sectores de la juventud de la Isla a emigrar, a la indiferencia, al dejar hacer. Sobre ese y otros temas conversamos en sus estudios Ojalá.

“Lo primero que podría decir es qué bueno que hay un debate, que sea un tema que trascienda, y que se está ventilando públicamente y que no nos estamos escondiendo para decirlo”, apuntó, tras señalar que “no es un tema nuevo, es un tema viejo, lamentable y dolorosamente viejo, que ahora estamos ventilando”.

El pasado 14 de febrero, la doctora Graziella Pogolotti escribió en el diario Juventud Rebelde“que el enrarecimiento del diálogo necesario (con los jóvenes) puede tener consecuencias muy negativas”. “Los jóvenes de hoy –recordó- son los hijos del Período Especial. Conocieron de cerca la penuria material, el aumento de las desigualdades, el deterioro de la educación, la crisis de los modelos de conducta en el entorno familiar y en el medio social a su alcance”.

En ese sentido Silvio Rodríguez consideró que hay que analizar “por qué los jóvenes no están a la altura de lo que nosotros queremos”. “¿Estamos queriendo demasiado, estamos pidiendo demasiado de ellos?”, se preguntó, y agregó: “Lo más fácil es decir que los jóvenes ya no son como nosotros soñamos que debían ser”.

“Hay que reflexionar, analizar” por qué muchos jóvenes cubanos “tienen como única aspiración emigrar”, dijo, y opinó que de ese análisis “tiene que salir un crecimiento y un beneficio, no para los viejos, sino para los jóvenes, que son, en definitiva, los que lo merecen”.

A una pregunta sobre la escasa promoción que sigue teniendo la trova en Cuba, Silvio Rodríguez recordó que esa expresión de la canción cubana siempre ha sobrevivido “a partir de gestos mesiánicos como los que realiza el Centro Pablo, o de gestos de identificación y deseos de supervivencia de las personas que han admirado la trova”.

Rememoró los años en que su generación contó con el apoyo de la Casa de las Américas “en medio de mucha incomprensión”. “Por un lado –afirmó- éramos desconocidos, y por otro éramos conocidos pero no muy gustados, porque hacíamos canciones un poco raras, o quizás contestatarias, o que cuestionaban algunos aspectos de nuestra sociedad, y eso se veía con un poquito de suspicacia, con un poquito de resquemor”.

El fundador de la Nueva Trova Cubana elogió la labor que realiza en la actualidad el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau en la promoción de la trova y, en especial, en documentar con discos todos estos años de canciones. “La institución cubana que ha tomado el estandarte honroso de abrir un lugar, de darle un espacio a la trova que va naciendo, ha sido sin dudas el Centro Pablo”, puntualizó.

Afirmó que en el Centro se ha venido manifestando ya no solo una generación, sino varias generaciones de trovadores, a través de los espacios A guitarra limpiaPuntal alto y consideró que “afortunadamente, parece que con el devenir también han sucedido cosas que completan ese trabajo divulgativo”. “En el Centro Pablo ha habido una secuencia de conciertos que se han venido recogiendo y que se pudiera decir que, para conocer la expresión trovadoresca de los últimos diez o quince años, se pudiera perfectamente acudir a lo que ellos han grabado. Es un testimonio registrado que ninguna otra generación de la trova que los antecedió había tenido”, enfatizó.

Al recordarle que quienes excluyen a la trova de los espectáculos esgrimen el argumento de que no es una músicacomercial y, por tanto, no atrae público, Silvio Rodríguez aseguró que “de esa expresión de pocos, o catalogada de pocos, siempre han salido canciones de muchos”.

“Quizás los trovadores tienen que insistir muchísimo durante años en círculos pequeños para que algunas de sus expresiones logren romper esa barrera, esa barrera que ha creado la difusión , porque en definitiva cuando las canciones trascienden con guitarra, o como son hechas, ya sea con guitarra, con piano, con tres, con laúd, con tambores, de la forma más primigenia, mas primitiva que puedan surgir, siempre hay gente que las aprecia y siempre hay personas que las escuchan y que las valoran”, destacó.

Entrevista a Silvio Rodríguez
Por Vivian Núñez tomado de http://www.aguitarralimpia.cult.cu

El Pedro Luis nuestro de casi nunca… (Parte II. Final)

Posted in américa, arte, cuba, debate, el Taburete, espejos, LaHabana, literaura, música, Memorias, Opinión, poesia, Trova with tags , , , , , , , on diciembre 2, 2009 by el taburete

Continuación de la entrevista realizada al trovador cubano, cuya primera parte fue publicada también por el Taburete. Entrevista de Ernesto Morales tomada de Kaosenlared.

Pedro Luis, históricamente han existido dos posiciones más o menos marcadas en cuanto a los artistas y la política: están aquellos que se han mantenido concientemente alejados de todo presupuesto político, y aquellos que se han definido como comprometidos, sea cual sea la causa que defienden. En su caso, cuando se consultan referencias, o se leen entrevistas, descubrimos que en ocasiones se le pregunta más por la realidad política de Cuba que por su propia obra como músico. ¿Esto le molesta a Pedro Luis Ferrer, o le parece bien?

Mira esto ni me molesta ni me parece bien. Yo lo acepto como un fenómeno que se da, lo que sí puedo es explicarte por qué ocurre ese fenómeno: en los lugares donde la prensa no juega su papel, y no se dicen las cosas que se tienen que decir sobre la política o la economía, las personas sustituyen valores, y se acercan al arte a buscar la noticia que no encuentran en el periodismo. Se crean consensos en terrenos artísticos, cuando debían haberse creado en otros terrenos.

Entonces, a falta de espacios de polémica y análisis, y discusión de hacia dónde vamos como país, las personas van a los conciertos (y los periodistas van a los artistas) en busca de lo que no proporciona la prensa. Esto no es exclusivo de Cuba, ha sucedido también en muchos lugares, pero yo diría que en este país estamos todavía en el centro de ese problema, porque hay países donde esa realidad ha sido superada y las personas no van a los teatros en busca de reflexiones políticas ni nada parecido, sino en busca de arte. ¿Pero por qué sucede esto?, porque ven a sus conciudadanos en un Parlamento discutiendo sobre cuestiones políticas, valorando y criticando lo que está mal hecho en su país, por lo tanto esa sociedad sí necesita saciar su necesidad de arte allí donde este se propicia, y punto.

Entonces, cuando en concierto yo (que siempre he dicho lo que creo donde lo creo pertinente) hablo de changüí la gente cree que estoy en una posición evasiva, cuando es justamente de eso de lo que quiero hablarle a mi público en ese instante. A mí me interesa no perder esa perspectiva. Cuando una vez me preguntaron aquí en Cuba que cual era la obligación mayor de los artistas yo dije que satisfacer las necesidades artísticas de la sociedad. Porque al margen de mis convicciones propias yo soy un artista, no un político.

Ahora, lo que hace falta es que los políticos hagan lo que tienen que hacer. Y que los periodistas y los economistas hagan lo que tienen que hacer. Y que no sea necesario que Pedro Luis Ferrer diga en sus conciertos o en sus entrevistas lo que les corresponde a ellos por definición.

Finalmente: el objetivo último de los cuestionamientos, de manifestar las propias inconformidades con algo que nos afecta, puede ser el anhelo por cambiar aquello que no aprobamos, con lo que no estamos de acuerdo. ¿Habrá servido la música para transformar en algo, aunque sea en una ínfima parte, la realidad en la que vive Pedro Luis Ferrer?

Mira, yo siempre pienso en algo: el concepto de crítica es muy abarcador, y lleva implícito también el elogio. Yo no soy solamente un cuestionador del mundo que me rodea, también me creo un elogiador.

Mi obra está inscrita en ese margen: yo he hecho obras de sincero elogio a la realidad cubana, a su riqueza, en los aspectos que me parecen meritorios de elogio, y he hecho mis reflexiones, he manifestado mi descontento con lo que desapruebo. Muchas veces no se trata ni siquiera de eso, sino que lo que uno está haciendo es manifestar su propio ideal. Cuando yo hice mi canción 100 % Cubano muchos vieron en ella una ironía, y yo no estaba de acuerdo con eso, para mí yo estaba expresando mi ideal, porque yo tengo derecho a decir cómo me gustaría que fueran las cosas, como fuera mi país independientemente de que coincida o no con la realidad. Entonces, como muchas veces la realidad que vives no coincide con ese ideal que manifiestas, se cree que haces tus obras para llevar la contraria.

Pero el ideal se defiende también elogiando cosas. Yo les he cantado alas cosas que me gustaría que permanecieran, aquellas cosas de las que podemos enorgullecernos como nación. Existen dos aspectos muy bien definidos en este sentido: el arte, y la chapucería. A quienes nos preocupa lo que nos rodea, lo que nos duele es la chapucería que no nos deja avanzar, que no nos permite crecernos como nación, que atenta contra los principios elementales de la libertad personal.

Yo planteo mis ideales en mis canciones. Y lo dejo claro: esto es lo que yo, Pedro Luis Ferrer, pienso al respecto. De esa manera estoy diciendo “para esto pueden contar conmigo, y para esto y esto otro, no”. Aquí estoy para trabajar en función de mejorar a mi país, pero no estoy para hacer chapucerías. Sin críticas, sin valoraciones, sin que las personas puedan expresar sus ideales, es muy difícil entendernos.

Cuando a mí me preguntan si Dios existe o no, o cuando presencio una discusión al respecto, yo, que vengo de una familia marxista, materialista, siempre digo “de lo que sí no hay dudas es de que al menos Dios existe en la conciencia de los que creen en él, y ahí no hay discusión”. De igual manera, los ideales, los sueños, existen en la conciencia de la gente, aunque a veces no sepan cómo encauzarlos.

Es entonces cuando llegamos los artistas y hacemos por ejemplo una canción que cuando la escuchan, las personas logran una gran identificación con ella precisamente por eso, porque resume lo que ellos mismos han sentido aun cuando no hayan encontrado cómo expresarlo.

Yo no me pregunto qué pueda haber cambiado una canción mía, porque no la hago para eso, aunque en ella exprese mi inconformidad o mi desacuerdo. Yo hago mi canción para satisfacer mi propia necesidad como artista, y la necesidad de arte de la sociedad en la que vivo. Es con mi sensibilidad, y con la de mi público, con lo que en verdad siento un grandísimo compromiso.

Bayamo, 12 de febrero de 2009.

del cine cubano… Karel Ducases

Posted in américa, arte, arte digital, censura, cine, cine cubano, cortos, cuba, debate, el Taburete, espejos, festival de cine pobre, Foto, LaHabana, literaura, Memorias, Opinión, televisión with tags , , , , , , , , , , , , , , on noviembre 24, 2009 by el taburete

Le conocimos cuando aún era estudiante y llevaba de peña en peña su primer gran trabajo documental. Fue en el Pabellón Cuba, junto a Arema, que nos dimos unos buches de algo que no queremos ni recordar.

Karel Ducases Manzano, creador, y uno de nuestros mejores jóvenes realizadores dentro de la escena del audiovisual cubano.

Desde el año 1999 trabaja en el ICRT (Instituto Cubano de Radio y televisión), en el año 2000 ingresa en el Dpto. de Animación, perteneciente a la División de Programas para Niños Y Jóvenes, donde se ha desempeñado como Guionista, Productor de Control, Productor asistente, Asistente de Dirección y Director de Dibujos animados, acumulando 10 años de experiencia en el mundo de la Animación. Es también guionista del programa televisivo para jóvenes “Conexión”. En el 2005 realizó el documental “Zona de Silencio”. Obra que ha participado desde el 2008 en 35 Festivales y Muestras de 15 países, ha recibido 5 premios y ha sido exhibido por los Canales 41 y 23 de la Televisión de Estados Unidos, los Sitios digitales Youtube.com y CanalDocumental.com, y seleccionado junto a otros Documentales de la Facultad de Comunicación Audiovisual del ISA, para ser promovido por la UNESCO.

Hemos dialogado con él y le hemos planteado algunas cuestiones para reflexionar en torno a ellas. Por cuestiones de espacio lo hemos dividido en dos partes, aquí os ofrecemos la primera. ……………………….elTaburete.

Karel, ¿en qué estás trabajando? ¿Qué es lo inmediato que ocupa tú tiempo como creador en estos momentos?

Bueno, en muchas cosas y a la vez en nada. En mi trabajo oficial como Director, en el Dpto. de Animación de la Televisión cubana, actualmente estoy medio desempleado. Terminé una Serie de Animación para Niños hace 2 meses, y desde ese instante no me han encargado ningún proyecto nuevo. Como guionista escribo el programa televisivo “Conexión”, y además estoy preparando otros proyectos Documentales de Ficción y Animación, para tratar de hacerlos de forma independiente. Está por ahí el sueño de terminar un Documental con el músico Yasek Manzano, primo mío además, y el convencimiento de que dentro de poco tiempo, comenzaré a hacer algo de Dibujo animado, fuera de la Industria o la TV.

En sentido general, lo que me ocupa básicamente es encontrar o escribir yo mismo, proyectos que me llamen la atención, con los cuales pueda decir cosas interesantes. Lo que me preocupa, es lograr que la necesidad de comer y el aburrimiento no me lleven a hacer algo en lo que no crea, y hasta ahora creo que lo voy logrando. Ya ves, tengo tres estados, estoy ocupado, desocupado y preocupado.

¿Cómo hace un joven cineasta como tu, para llevar adelante un proyecto nuevo?

Creo que eso, aunque te pueda dar una respuesta personal, es para mí y para todos, un misterio. Siempre me sucede que termino un animado o un Documental y me digo: ¡WAO!, ¡terminé!, ¡increíble! y entonces miras atrás, el largo camino recorrido, y no te parece del todo cierto aún. Terminar una obra es un misterio, y comenzar también. Una vez leí una frase de algún escritor que me encantó, decía: “yo escribo, porque sufro, y escribir es la manera de soltar los demonios que llevo dentro”. Eso se puede aplicar al Cine y a cualquier cosa que se haga con pasión en la vida. A pesar de los miles de problemas, para llevar adelante una obra aquí o en cualquier otro lugar, contar una historia, escribir, filmar, intentar seducir a un público con una idea, un conflicto, un sentimiento, es algo que me obliga a levantarme cada día, a pesar de algunas depresiones transitorias. Entonces, ¿Cómo hacer un Proyecto? Para mí hay tres cosas fundamentales: trabajo, talento, y honestidad. Eso no garantiza siempre que hagas una buena obra, pero te asegura un buen por ciento de efectividad. Mi sencillez me obliga a no determinar cuanto tengo de lo segundo, pero de trabajo y honestidad, de eso trato de ponerle bastante. Eso, “y bomba”, como decimos los cubanos. Lo demás lo determina el público, la crítica, y como dice Extraño corazón: “El tiempo y la espera”.

Tu documental “Zona de Silencio” habla sobre la censura ejercida sobre artistas de la talla de Antón A., Fernando Pérez o Frank Delgado. En una ocasión, en el ICAIC, te formulé esta pregunta, hoy te la vuelvo a manifestar: ¿Has sentido el peso de la censura en tus obras?….

De una u otra manera, la Censura siempre anda por ahí, y precisamente como ella se esconde y no siempre te jode dando la cara, a veces ni te enteras de qué cosas pueden comentarse sobre tu obra en ciertos círculos. Pero en sentido general, lo he dicho otras veces, en el caso específico de “Zona de silencio”, debo sentirme contento, aunque nunca satisfecho. La exhibición dentro de Cuba abarcó todo el circuito de Festivales, más unos 20 Festivales o Muestras fuera de Cuba, y aún se sigue moviendo. Solamente tuve la negativa de un Festival cubano, a aceptarlo en competencia, pero a pesar de la rabia, alguien me aconsejó esperar, diciéndome que el tiempo siempre tiene la última palabra, y hoy se lo agradezco, tenía razón. Por supuesto que no lo han puesto en la Televisión Nacional, ese organismo sigue estando de espaldas a la realidad que está moviendo a este país, en perjuicio de la Revolución misma. Creo que mi Documental se produjo en un momento propicio, había pasado la guerra de los e-mails, Raúl Castro había asumido la presidencia, y se había anunciado un proceso de cambios y apertura a las opiniones de los trabajadores. El Documental se hizo desde una honestidad absoluta, esgrimiendo la crítica responsable, los entrevistados viven todos en Cuba, y tienen una obra y un prestigio muy sólido. Creo que todo esto ayudó, así que si podemos hablar en términos deportivos, creo que la cosa está Arte 1, Censura 0. De todas formas te agrego, a veces no es solo la censura sobre una obra en específico, a veces, como en los 70, se trata de la censura sobre artistas, hagan la obra que hagan. Pero el Arte, con ayuda del tiempo, y la justicia, siempre ganará.

¿crees que la sociedad está preparada de forma crítica, para afrontar estos temas que le planteas en tus trabajos?

Si me preguntas por esta, por la cubana, estoy seguro que si, me lo han demostrado las muchas opiniones que he recibido acerca no solo de mi trabajo, sino de otras obras del Movimiento de Nuevos realizadores fundamentalmente. Y no opiniones facilistas o complacientes, sino opiniones complejas, que viene de todo tipo de personas, y ahí te das cuenta que mucha gente tiene cosas como que dormidas, pero están ahí. A veces, cuando una parte de la población, está estática, te parece que no piensa, o que muchas cosas les da lo mismo, pues eso sucede precisamente por la falta de entrenamiento del cerebro, al no estar acostumbrados a ejercer la crítica de manera natural y continua, a veces no se sale de ese hueco. Pero el proceso que se dio en los centros de trabajo, donde millones de personas plantearon la enorme cantidad de dificultades del país, demuestra que el nivel de instrucción medio, más el cansancio que provocan los problemas, ayudan a pensar críticamente cuando se quiere. Es necesario que revisemos la Revolución de manera crítica, y para eso se le debe dar plena participación a la gente, si no, ¿de dónde vendrán las soluciones? ¿De un libro de recetas, o de la lámpara de Aladino? Todas las soluciones pasan por las personas, incluso cuando escuchas esa frase tan deprimente, pero que se ha hecho tan común: “esto no hay quien lo tumbe, pero tampoco quien lo arregle”, lo mismo para una cosa o para la otra, (y ojalá sea para arreglarlo), necesitas de las personas. Porque nada se cae ni se arregla solo, eso está determinado por el tiempo, y por procesos en donde participa la Sociedad toda.

Cuando se tocan estos temas, digamos polémicos, ¿se siente el peso de una responsabilidad mayor?

Creo que si, y por varias cosas, claramente al tocar un tema escabroso, polémico, o que pueda ser aceptado o rechazado por grandes masas de espectadores, según estén a favor o en contra, te estás jugando el pellejo. Las pasiones tienden a ser más fuertes, digamos. Muchas de estas obras, a veces establecen puntos de vista contrarios a los del Estado, o la oficialidad, o que al menos complejizan la mirada establecida, y ahí puedes estar tocando algo santificado. Sucede que corres el riesgo de que esa obra hiera sensibilidades, a veces tan pobres, que dudo sean sensibilidades. Pero debes estar preparado para que una obra así, provoque polémica, rechazo, ataques de pánico, sustos, y lo peor es cuando todas esas reacciones vienen de personas oportunistas, de dudosa inteligencia y compromiso con este país y su futuro. Pero en sentido general, si respetas lo que haces, desde el tema más sencillo hasta el más complejo, implica una responsabilidad alta, no solo a la hora de realizarlo, sino desde que escoges ese tema….

fin de la primera parte.

de Pedro Luis Ferrer… el Pedro Luis nuestro de casi nunca

Posted in américa, arte, cuba, debate, el Taburete, espejos, Foto, LaHabana, música, Memorias, noticias, Opinión, poesia, Trova with tags , , , , , on noviembre 13, 2009 by el taburete

entrevista con el trovador cubano Pedro Luis Ferrer. Por Ernesto Morales en Kaosenlared ( Parte I )

PedroLuisFerrerGuitarCase

Mi generación apenas le conoce. Nunca fuimos presentados. Para nosotros su nombre es algo como un asterisco marcado en el plano musical de la Isla, una saeta que apunta y distingue con respetuoso recelo la relevancia de alguien de quien hemos escuchado hablar, y hablar muy bien, pero no más.

Pedro Luis Ferrer, sabemos que se llama. Eso sí. Y que ante su nombre nuestros padres esbozan sonrisas, evocaciones, recuerdos nítidos de cuando su persistencia en la radio, en la televisión nacional, hacía pensar que este hijo del mismo Yaguajay que pariera un héroe rebelde, estaría por siempre con sus bachatas, sus changüisas, sus jugarretas verbales, en el concierto diario de nuestra Isla de las Melodías.

Pero se equivocaban. Y su error nos alcanzaría a nosotros, vástagos de los ochenta que metidos en una infancia feliz desconocíamos a Pedro Luis, a sus ritmos y rimas, y no sabíamos que sí era preciso apurarse en conocerle: durante el par de décadas venideras se nos esfumaría de los alrededores más inmediatos, y llegaríamos a lamentarlo.

Porque este es de los imprescindibles. Lo intuí la primera vez que escuché su voz engañosamente trovadoresca, que lo mismo sirve para ser soporte de texto, que para brillar por sí misma cuando el tres y las carcajadas del público le dejan espacio en escena. Es de los que debes dar gracias por conocer.

En un asfixiante cuarto de cemento donde un amigo arquitecto erigía fachadas y balaustradas desde el papel, escuché a Pedro Luis ironizar por primera vez. Su música, peligrosamente contagiosa, llegaba nítida y refrescante desde los temerarios speakers de aquel arquitecto que sonreía con sorna y me preguntaba qué me parecía. Sonreía como un cómplice.

Y en verdad lo era, porque escuchar a este cantador, en ese entonces, todavía se parecía demasiado a un incomprensible ejercicio de subversión. Pero a mí me parecía delicioso, recuerdo. Por su ingenio, por su talento típico y tradicional. Y me resultaba doloroso, a la vez: sentí malestar por no haber sabido quién era cuando, minutos antes, aquel amigo me había preguntado si quería escuchar algún disco suyo. En ese instante tampoco sabía que Pedro Luis Ferrer cargaba con el peso de su valentía, que no debería llamarse así porque nunca llega a ser arrojo, ni necesidad de enfrentamiento, ni realce por oposición, ni manía de pleito. Su valentía se resume en ser digno según el concepto martiano, y amar a la música tanto como a su padre (hacedor de décimas y hermosos recuerdos para Pedro Luis), que ya es mucho decir.

Es por eso que bastó saberlo cerca, dispuesto a regalarles a mis coterráneos uno de los más insospechados conciertos de la última década en Bayamo (“¿Que viene Pedro Luis Ferrer?, ah no jodas…”), para impulsarme a un diálogo que para él podría significar tan solo un periodista y una grabadora, pero en mi caso, era un encuentro con la Cuba nuestra de casi nunca. Nos dábamos la mano, nos presentábamos mutuamente mi generación (que horas más tarde le escucharía cantar en el teatro de la ciudad) y él.

Usted ha declarado alguna vez que a partir de los años ´80, cuando fue apartado de los espacios oficiales (televisión, radio, teatros) de nuestro país, prácticamente perdió todo el interés por presentarse ante el público. Han pasado treinta años desde entonces, y muchas cosas persisten pero otras han cambiado. La notable escasez de giras nacionales, de presentaciones de Pedro Luis Ferrer en la actualidad, ¿obedece a la misma causa?

Más que eso podría atribuírselo a que, a raíz de aquel aislamiento, me concentré mucho en mi trabajo creativo, en el estudio, donde uno ve muy rápidamente sus cosas realizadas, sobre todo cuando está en trabajos de experimentación. Como no encontraba los espacios para presentarme en vivo en mi país, ni había podido hacer aún giras por otras partes del mundo, decidí dedicarme más al plano de la creación. Luego esa imposibilidad de cantar en espacios públicos te va haciendo perder el hábito, te enamora más de este trabajo de elaboración y grabación.

Pedro.Luis.Ferrer.02Sin embargo nunca perdí del todo ese amor por las presentaciones, lo que sucede es que para lograrlas a veces es muy importante el apoyo de las instituciones. Tú puedes dar un concierto no oficial en casa de un amigo, pero no puedes ir haciéndolo por todo el país. Por ejemplo, habría sido muy difícil hacer esta misma gira en la que estoy ahora sin apoyo institucional. Sin ese apoyo yo no podría cantar aquí, porque en Bayamo yo no conozco a muchas personas para que me presten su azotea o su patio para tocar, como tantas veces he hecho desde los años ´80.

Qué sucede, que padecemos un gran aislamiento dentro del propio país. Hace muy poco me decía un periodista en Santiago de Cuba “estamos muy desinformados sobre Pedro Luis Ferrer”, y yo le respondía que también yo estaba desinformado de lo que pasaba acá, en el Oriente y en muchas otras partes de Cuba, porque a veces los medios llamados nacionales reflejan únicamente lo que ocurre en La Habana, y seleccionan muy “con pinzas” lo que pasa en el resto de las provincias. Los medios de difusión no resuelven el problema de la información, eso es una realidad.

De lo que sí me percato es de que la sociedad lo agradece muchísimo, que persiste el público que ha buscado la manera de estar al tanto de lo que estás haciendo, y que lamenta esta desinformación de que hablábamos.

Los repertorios que he incluido en esta gira no son de música nueva, pero sí de música desconocida, que es algo bien diferente. Aquí hay temas que tienen 15 años ya, grabados incluso, y que nunca se han puesto por ninguna parte en Cuba. Están también canciones que fueron muy conocidas en una época porque los medios de difusión las promocionaban en ese entonces.

Lo mejor de todo es que se da un fenómeno interesante: he interpretado canciones que nunca se han radiado, y el público las canta conmigo. O sea, temas que nunca han sido promocionados por los medios oficiales, y que de todas maneras llegan hasta las personas, cosa que nos lleva inevitablemente a cuestionarnos entonces el papel o el protagonismo de nuestros medios. Y que nos demuestra, además, que la sociedad tiene cierta autonomía con respecto a ellos. La televisión y la radio son masivos, y esto es bueno que se sepa, no por el alcance que ellos tengan, no por hasta dónde puedan llegar, sino por la masividad con que sean atendidos.

Entonces, ¿en qué medida puede haberle afectado a Pedro Luis Ferrer este distanciamiento de los medios y espacios oficiales con respecto a su obra? O sea, estamos hablando de un creador cuyas composiciones son intrínsecamente cubanas, incluso en contenido y hasta en forma, y tener que elegir otros públicos del mundo para estrenar sus números, a sabiendas de que el cubano a veces no se enteraba de ellos, no debe haber sido tan simple…

Mira, yo no conozco mucho qué está pasando con los medios en la actualidad, qué dicen de mí y qué no, cuáles cosas mías ponen y cuáles no. Pero a mí no me lastran en lo absoluto para mi trabajo. Independientemente de que las canciones hayan sido o no escuchadas, para mí basta con que por primera vez alguien escuche una canción y le guste, y aplauda porque se siente identificado con ella. De qué manera la escucha, si por la radio, en un teatro, en un CD casero o cantada por un amigo, no es cosa que me preocupe.

Más importante que la presencia que tenga el artista en los medios es la necesidad de arte que tiene la sociedad, y su capacidad perceptiva. De esa necesidad sí depende el artista. Y está claro que la sociedad nuestra ha elevado mucho su nivel de percepción, hay un apetito estético que nadie lo puede limitar o frustrar. Cuando los medios oficiales no transmiten alguna canción o un disco no solo de Pedro Luis Ferrer, sino de muchos otros artistas, siempre existe quien se encarga de procurárselo de alguna forma, de copiarlo para sí y para cierta cantidad de personas.

La radiodifusión quizás tendría que hacerse unas cuantas preguntas sobre esto. Hay quienes piensan que la existencia de un artista está marcada por la radiodifusión oficial, como si ese fuera el medio natural de los artistas, y esto es un tremendo error.

Yo todavía toco en patios y azoteas. Independientemente de la relación que pueda tener con las instituciones, independientemente de que me den el Bellas Artes para presentarme, no pierdo el sabor de lo que es reunirme con un puñado de amigos, tocar y oír las opiniones de ellos sobre mi obra. Soy de los que piensan que la cultura no solo la hacen las instituciones, sino que es el hombre en la vida cotidiana, en el diarismo, quien tiene que propiciarla.

Por solo citar el caso de una gran orquesta, te digo que la Aragón fue fundada para bodas, bautizos y cumpleaños. Después que funcionó, que hizo una música válida, es que2911691 fue a la televisión y a la radio. Entonces, creo que no sería bueno dejar que todo el acontecer y toda la exposición de nuestra obra esté en manos de los medios y las instituciones. Por otro lado, nuestras obras cobran otra dimensión cuando las instituciones no te dan espacios, cosa que hay que tener en cuenta también.

Ahora, lo que sí es muy hermoso es que los medios y las instituciones nos den espacios. Es muy hermoso que los establecimientos de tu país destinados expresamente para promocionar la obra de los artistas, te ofrezcan sus salas para que pongas tu obra en función del público. Pero si no lo hacen, tampoco puede ser el final del artista.

Hay criterios personales de Pedro Luis Ferrer que son igualmente polémicos e interesantes. Por ejemplo, usted declara en una entrevista para la publicación Consenso: “Yo soy un artista cubano, pero no tengo un compromiso estético con el proceso de la cubanía. Yo soy sencillamente el cubano que quiero ser”. Me gustaría abordar más en detalle esta idea, contando con que pudiera parecer paradójico, tratándose de un músico cuya obra tiene como motivación fundamental su realidad circundante, la vida que le rodea.

Esto es muy relativo. Mi afirmación va a una arista en específico: existe un concepto de cubanía prejuiciado, un concepto de cubanía prefabricado, con el que no estoy en lo absoluto de acuerdo. Y te dicen que tú tienes que ser “este” cubano y no otro, y que para ser cubano desde la música tienes que tocar el changüí de esta forma, porque es “lo más importante”, y por eso siempre digo que soy el cubano que yo quiero ser. No el que nadie me imponga. Quiero dar mi propia visión de la cubanía, para eso tengo la capacidad de seleccionar dentro de esta qué es lo que está acorde con mi sensibilidad. En ese sentido sí digo: mis compromisos con la cubanía pasan ante todo por los compromisos con mi propia sensibilidad, y con mi persona.

Yo no puedo aceptar un concepto dictatorial de lo que es la cubanía, porque entre otros elementos, ella misma ha ido cambiando. Nosotros decimos que el danzón es el baile nacional, y yo me pregunto quién baila danzón hoy. Tenemos por ejemplo la obra de Sindo Garay como una de las obras emblemáticas de nuestra cubanía (que para mí efectivamente lo es), pero olvidamos que Sindo bebió mucho de las influencias que llegaban a la Isla, inclusive de la ópera italiana, y tomó de su tiempo lo que estaba acorde con su sensibilidad. Entonces, hay que entrar a valorar qué cosas podemos definir como exclusivamente cubanas y qué cosas han pasado a formar parte de lo cubano a partir de una especie de absorción de otras culturas.

En todo esto existe una dialéctica. Somos un pueblo donde lo cubano es muy diverso, porque ni a todos los cubanos nos gusta la misma música ni somos iguales, tenemos desde Ñico Saquito hasta José Martí, unos en la guaracha y la burla y otros en el drama. Yo defiendo justamente esa diversidad.

el Arte Digital… por la imaginación y la belleza

Posted in américa, arte, arte digital, cine, cine cubano, cuba, debate, Foto, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, Opinión, poesia, poprock, televisión, Trova with tags , , , , , , , on noviembre 10, 2009 by el taburete

victor6Director desde 1996 del Centro Pablo de la Torriente Brau y presidente del Comité Organizador del X Salón y Coloquio de Arte Digital, el poeta, narrador, periodista y director cinematográfico Víctor Casaus (La Habana, 1944) comparte con Opus Habana sus impresiones sobre este acontecimiento.

¿Qué exigencias socioculturales caracterizaban el momento cuando se decide convocar por primera vez el Salón de Arte Digital?

El momento cuando aparece el Salón es todavía un período virgen del arte digital en la cultura cubana. Esa es una de las alegrías nuestras, después de 10 años pues fue —como dice el lema del Salón y  del Centro Pablo en su conjunto— una apuesta a favor de la imaginación y la belleza.
La palabra apuesta no era casual. Si bien en otros programas como «A Guitarra Limpia» reanimamos a finales de los años 90 una manifestación cultural (la nueva trova) que existe con mucha fuerza desde la década de los 60. En el caso del arte digital no se trató de reanimar nada, porque no se puede hacerlo con lo inexistente. Por eso es que decimos fue una apuesta, pues no sabíamos si iba  a funcionar o no.
La exigencia mayor que tuvimos en el Centro Pablo fue esa vocación de crear espacios nuevos, de buscar lo nuevo y de apoyarnos en los jóvenes para realizar los programas que llevamos a cabo. Fue una apuesta contra la rutina, contra la repetición, a favor —como ya dije— de la imaginación y de la belleza…. seguir leyendo…


Leo Brouwer: lo cubano hondo ha sido violado por la visión turística

Posted in américa, arte, cuba, debate, espejos, LaHabana, música, Memorias, noticias, poesia, Trova with tags , , , , , on septiembre 7, 2009 by el taburete

ELISA SILIÓ 05/09/2009  tomado de http://www.uneac.org.cu/

leobrouwerLeo Brouwer (La Habana, 1939) se define como un “romántico del siglo XXI”. “Lo que equivale a continuar como un posmoderno que no escinde sino que unifica. Soy un hombre de mi entorno. He pasado más de cincuenta años trabajando con el arte sonoro: iniciando proyectos, tocando, dirigiendo. Conduje investigaciones, planes de creación, grupos sonoros. Soy dado a hacer cosas nuevas y en mis ratos libres compongo música, ahora como quehacer fundamental”, se presenta Brouwer, que a los setenta años anda grabando sus últimas obras en Londres.

Y coincidiendo con este 70º cumpleaños redondo -los 35 años dobles que dice él- se suceden los homenajes. En São Paulo se ha institucionalizado un festival con su nombre; y entre Madrid y Córdoba la SGAE celebrará seis conciertos gratuitos de guitarra, cámara, coro y sinfónico, este último con la Orquesta de Extremadura dirigida por el maestro. Además, la entidad ha editado y presenta un libro -Leo Brouwer. Caminos de la creación, de las musicólogas Marta Rodríguez Cuervo y Victoria Eli- y dos discos: un integral para piano-trío, Leo Brouwer. Pictures At another Exhibition, interpretado por el B3 Brouwer Trío, y Leo Brouwer: Integral para Cuarteto de Cuerdas, de un grupo de La Habana. 

Dice componer para comunicarse con los demás de una manera integradora. “Considero la vida como una composición completa; el paisaje, la arquitectura, incluso el ritmo de la gente cuando camina y habla. Y esto lo transfiero en música. Ésta es una de mis obsesiones: la forma como complejidad universal. La guitarra será siempre mi gran pasión, dirijo orquestas y me reconforta, pero componer es la esencia que revelo y que me identifica. Es una extensión de mí”.

En 1978, en la Cinemateca de Cuba, el intérprete rompió todos los esquemas con su recital De Bach a los Beatles. “Fue un reto llenar cada noche dos mil lunetas con una guitarra sola”, cuenta ahora. Un solista que tocaba como toda una orquesta y sin prejuicios para llevar al escenario composiciones del genio alemán junto a temas pop. Y en esa línea ecléctica sigue este amante del flamenco, convencido de que, de tanto repetirse, las ideas estereotipadas se han convertido en “mentiras-verdades”. “Al igual que se habla de la ‘España de pandereta y castañuelas’, nos referimos a la ‘Cuba de maracas y bongo’. Lo cubano hondo ha sido violado por la visión turística”, sostiene Brouwer, que ha dirigido un centenar de orquestas, entre ellas la de Córdoba (1992-2001). Sobre ésta y el régimen castrista no ha querido pronunciarse en esta entrevista cibernética. 

Calcula que el 90% de las programaciones de las cámaras, sinfónicas y conciertos para piano o guitarra resulta tedioso porque el esfuerzo es nulo. “Los monográficos son para especialistas o para un homenaje que se justifica por el concepto. El programa cronológico -Renacimiento, Barroco, luego un gran clásico o romántico para finalizar con la obra moderna o de gran envergadura- es ya muy aburrido”, confiesa el pedagogo y promotor cultural. 

“Siempre he realizado programas donde el público escuchase algo nuevo y la gran tradición con enfoques distintos. Por ejemplo, las variaciones a través de la historia, los países y su música”, cuenta orgulloso Brouwer, ex director de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba (1981-2003). También mezcla cuando es él quien compone. Su obra La tradición se rompe… pero cuesta trabajo (1967) hace honor a su título. “Es una visión del universo sonoro de todos los tiempos, de las grandes tradiciones y las modernidades. Incluso los grandes clásicos, al simultanear sus voces, se transforman en un magma sonoro contemporáneo. Termina con un acorde medieval en reposo. No supieron cómo clasificarla”, rememora. 

Ya en 1955 Brouwer incluyó sus primeros guitarreos en los programas diseñados de manera cronológica por su profesor Isaac Nicola. El oído lo heredó de su madre, Mercedes, que de niño le hacía ritmos y melodías que derivaron en conciertos familiares con cuatro años, y de su padre, Juan, científico y guitarrista aficionado. “Pero siempre me atrajo una sonoridad anterior que relaciono con una cierta memoria ancestral”, puntualiza. “Mi padre me enseñó lo primero en la guitarra, desde cómo se colocan las manos hasta la interpretación de oído de repertorio de concierto, como las Danzas españolas de Granados, o las mazurcas y preludios de Tárrega. Las aprendió de oído y las tocaba sin un error”, se asombra. 

En unos días Brouwer ya tocaba farrucas y tanguillos, “lo que me apasionaba y me apasiona: el flamenco”. Hasta que se cruzó en su vida su maestro, Nicola, que le dio una clase a través de la historia de la música. “Fue del Renacimiento hasta el siglo XX y yo comprendí de inmediato que ése era mi mundo. Desde la segunda pavana de Luis de Milán mi mentalidad cambió. Era el universo sonoro que me apasionaba. Significó método, disciplina, calidad y rigor”, recuerda. Triunfó la revolución y becado marchó a estudiar composición en la Juilliard School of Music de Nueva York, y música antigua con el laudista Joseph Iadone. Después fue a Hartford, Connecticut, donde enseñó guitarra a cambio de estudios. “Me relacioné con todo un ambiente musical, acceso a información: grandes bibliotecas, partituras, conciertos y conferencias”. 

Los musicólogos dividen su obra en tres etapas. En su primera, desde 1955 hasta Elogio de la danza (1964), usó las formas musicales tradicionales y elementos del folclore. “Después dicen que me adscribí a la vanguardia, y en una etapa que llega a nuestros días, una de nueva simplicidad”. Brouwer evolucionó hacia la vanguardia cuando la descomposición de las estructuras en su música, en su opinión, “se atomizó y rompió”. “Cada vez me hacía más abstracto y hermético. No podía comunicarme, y como esto para mí es fundamental, fue como una vuelta a casa, suavicé un poco mi estilo, quizás con algo de simplicidad”. Pero se niega a hablar de minimalismo: “No le haría justicia. Algunos compositores hicieron esta música antes de que el término se inventara. La base está en los países del Tercer Mundo, en Japón y en las Américas, fuera de la Europa occidental. De cualquier forma, el concepto de música minimalista es demasiado estrecho para explicar este movimiento. Mi nueva manera es parte de un movimiento general hacia la simplicidad, basada en la música de nuestros países”. 

Compone “pensando en la guitarra como una orquesta y en la orquesta como si fuera una guitarra”. Música incluso cuando ha estado delicado de salud y no podía abrir los ojos: “Componía aun sin escribir ni una nota”. Proporciona la receta mágica: “La composición contemporánea para el instrumento debería acometerse con miras a las obras capitales de los maestros de hoy que ya son clásicos -Ligeti, Lutoslawski, Dutilleux, Adams, Lindberg, Torgue, Mac Millan…-, en vez de seguir los criterios comerciales del mercado, que se basan en música descafeinada del repertorio cinematográfico, de las canciones de amor o de los ritmos excitantes”. Y Brouwer, premio Nacional de Cine 2009 en Cuba, de este repertorio cinematográfico sabe un rato. Es autor de unas setenta bandas sonoras, la más conocida Como agua para chocolate (Alfonso Arau, 1992). “Si he visto las imágenes de dos o tres filmes antes de componer es mucho. Algunas hasta por teléfono, como el documental Hanoi Martes 13, de Santiago Álvarez”. La mejor música para el cine es para él “la que no se escucha, la que se integra al todo de la cinta”. “Un músico que no es mi favorito, pero efectivo para el cine, es Michael Nyman”, reconoce, y halaga a “Newman, de American Beauty, Gabriel Yared o desconocidos eslavos y de Oriente Próximo”. 

Sus planes son inagotables. Conciertos en La Habana, Holanda, París, Brasil… Y siempre sobrevolando desde hace veinte años la composición de una ópera. “Podría ser un homenaje al kitsch o en otro momento ser un homenaje a la historia, o hablar con mi propio lenguaje”, deshoja la margarita. “Continúo trabajando en obras corales, una pieza para flauta sola que dedicaré a Niurka González, una de percusión, otra para arpa… Espero descansar en los aviones porque tengo que componer y mucho”.

“Siempre he amado la justicia y la libertad, y con esas ideas he procurado siempre y procuro hoy untar todo lo que se pone a mi alcance”

Posted in américa, arte, cuba, debate, el Taburete, LaHabana, literaura, Memorias, Opinión, poesia with tags , , on agosto 1, 2009 by el taburete

2320120..Entendemos la lógica según la cual el más importante dramaturgo español se convierte en un peligrosísimo transmisor de la peste y es silenciado, ignorado, excluido de los teatros –mientras sigues escribiendo y publicando en Hiru para generaciones más libres y democráticas. Pero quizás deberías explicar por qué, a pesar del coste personal que ello entraña, sigues empeñado en trasmitir la peste a través de tus obras y de tu compromiso político. Y también qué clase de peste es la que sigues queriendo contagiar, generalizar, compartir con los demás.

Suena muy ampuloso, pero siempre he amado la justicia y la libertad, y con esas ideas he procurado siempre y procuro hoy untar todo lo que se pone a mi alcance, pero no se lo digas a nadie, ¡que ya bastantes problemas tengo!… leer la entrevista completa…

 

de Mariela Castro… Otro Socialismo posible

Posted in américa, Código Civil Cubano, CENESEX, cuba, debate, espejos, LaHabana, noticias, Opinión with tags , , , , on junio 23, 2009 by el taburete

mariela_castroLA HABANA, jun (IPS) – Reconocida por su labor en defensa de los derechos de las personas gays, lesbianas, bisexuales, travestis y transexuales, Mariela Castro Espín aboga por la promoción de un socialismo más justo, dialéctico, inclusivo y, sobre todo, participativo. Castro Espín es directora del gubernamental Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) y principal impulsora de una resolución que aprobó, a mediados de 2008, la realización de operaciones de cambio de sexo en el sistema de salud estatal cubano.  La participación podría ser la clave del socialismo en el siglo XXI, sostuvo la experta, de 46 años e hija del presidente de Cuba, Raúl Castro, y de Vilma Espín, una luchadora por los derechos de las mujeres y minorías sexuales, líder histórica de la Revolución Cubana, fallecida en 2007.  En conversación con IPS, esta mujer que el 16 de mayo encabezó la primera conga callejera contra la homofobia en la historia de esta isla caribeña habló sobre los momentos que marcaron su vida para llevarla a ser lo que es hoy, sobre la participación socialista y las esperanzas de una Cuba sin el bloqueo de Estados Unidos.

IPS: En 2004, usted recibe a un grupo de travestis y transexuales que buscaban ayuda. Hoy se le reconoce como la impulsora de un grupo de reformas a favor de los derechos de la diversidad sexual en Cuba. ¿Siempre fue comprensiva hacia la diferencia?

MCE: Fue parte de un proceso de toma de conciencia como ciudadana cubana que ve la realidad, escucha y pregunta. La vida en este país me ha enseñado a no ser una simple interpretadora de la realidad sino a formar parte de ella, a participar, incluso a tratar de cambiar lo que no me gusta o lo que creo justo deba cambiarse…. leer el resto de la entrevista…