Archivo para Gabriel García Márquez

Murió García Márquez: Duelo de la Cultura mundial…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , on abril 17, 2014 by el taburete

Gabriel García Márquez

Casi 10 días después de ser dado de alta del hospital en la capital mexicana, ha muerto a la edad de 87 años el periodista colombiano y uno de los más grandes escritores de la literatura universal, Gabriel García Márquez, entrañable amigo deFidel Castro.

Nuestra amistad fue fruto de una relación cultivada durante muchos años en que el número de conversaciones, siempre para mí amenas, sumaron centenares.  Hablar con García Márquez y Mercedes siempre que venían a Cuba —y era más de una vez al año— se convertía en una receta contra las fuertes tensiones en que de forma inconsciente, pero constante, vivía un dirigente revolucionario cubano“, dijo Fidel en una crónica que tituló “El descanso” y que publicamos en estas mismas páginas.

En La Habana, García Márquez fundó Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños, donde auspició, desde 1986, su conocido taller Cómo contar un cuento donde intercambiaba con los estudiantes los modos de armar un guión cinematográfico.

Autor de obras clásicas como Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera, El coronel no tiene quien le escriba, El otoño del patriarca y Crónica de una muerte anunciada, fue el creador de un territorio eterno y maravilloso llamado Macondo.

Comprometido con los movimientos revolucionarios en el continente, Gabriel García Márquez siguió de cerca la Revolución cubana hasta su triunfo en 1959. Participó por entonces en la fundación de Prensa Latina, la agencia de noticias de la Isla. Su amistad con Fidel y con Cuba se mantuvo invariable hasta su muerte.

Ahora, el ahijado más prodigioso de Melquiades se ha ido, para quedarse entre nosotros un hombre que creó una nueva forma de narrar; un escritor que con un universo y un lenguaje propios corrió los linderos de la literatura; un periodista que amaba su profesión pero odiaba las preguntas; una persona que adoraba los silencios, y con un encanto que cautivó a intelectuales y políticos, y hechizó a millones de lectores en todo el mundo.

Fidel y García Márquez en La Habana.

El mago de las palabras

El Gabo, como era conocido popularmente, fue uno de los escritores representativos del realismo mágico, el cual mezcla realidad con fantasía, narrativa utilizada en su obra maestra, 100 años de soledad, novela que narra la vida de siete generaciones de la familia Buendía en el mágico pueblo de Macondo, y que le valió el premio Rómulo Gallegos en 1972, y el Nobel de Literatura en 1982.

“La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”, escribió el Gabo en su texto autobiográfico Vivir para contarla.

García Márquez nació el 6 de marzo de 1927 en la vieja casa de sus abuelos en Aracataca, un pueblo en la costa atlántica colombiana, donde vivió hasta los ocho años de edad, antes de mudarse a Barranquilla.

Márquez fue el mayor de una numerosa familia de 12 hermanos de clase media. Su padre fue el telegrafista Gabriel Eligio García, y “la niña bonita” del lugar, Luisa Santiaga Márquez, hija del coronel Nicolás Márquez y Tranquilina Iguarán.

Don Gabriel Egidio se entristeció cuando el Gabo dejó los estudios de Derecho que inició en 1947 en la Universidad Nacional de Colombia. “Me aburría a morir esa carrera”, llegó a afirmar Márquez, quien dejó las aulas y comenzó a ganarse la vida de escribir en los periódicos.  “Me pagaban tres pesos por nota diaria y cuatro por un editorial cuando faltaba algún editorialista de planta”, señaló en Vivir para contarla, al describir su trabajo en el periódico El Espectador, donde comenzó su vida literaria.

Tras dejar la escuela, se instaló en la ciudad de Barranquilla, donde comenzó a escribir su primera novela, La hojarasca, mientras trabajaba como columnista del diario El Heraldo. En esa ciudad también conoció a Mercedes Barcha, su compañera de toda la vida.

Convencido por el escritor Álvaro Mutis, García Márquez regresó a Bogotá en 1954, donde volvió a la planta laboral de El Espectador, ahora como reportero y crítico de cine.

Desde entonces, el Gabo amplió su actividad periodística, y comenzó a colaborar en diarios de Venezuela, México, España y Estados Unidos. Este trabajo periodístico lo llevó por primera vez a Europa en 1955, donde reporteó para El Espectador la enfermedad del Papa Pio XII.

Estando en Europa, al Gabo se le informa del cierre de su casa editora, y recibe un cheque para que regrese a Colombia. Pero García Márquez decide quedarse en París, donde vivirá “de milagros cotidianos”, según Mario Vargas Llosa. Es entonces que escribe una de sus obras más emblemáticas: El coronel no tiene quien le escriba. 

En 1958, Márquez regresa a América. En Venezuela, es testigo del derrocamiento del dictador Pérez Jiménez, y en Barranquilla le da el sí a Mercedes Barcha, con quien tuvo dos hijos: Rodrigo, nacido en Bogotá en 1959, y Gonzalo, que nació en México en 1962.

Tras mudarse a México, en 1965 comienza a escribir Cien años de soledad, obra que sale a los estantes en 1967, y de la cual vende más de medio millón de copias en tres años, algo que dejó a Márquez “mareado y algo incrédulo”, según Vargas Llosa, lo que le permite dedicarse de forma exclusiva a escribir.

El trotamundos García Márquez vive durante los siguientes años igual en Barcelona, la Ciudad de México, Cartagena, La Habana o París; y se vuelve amigo de líderes izquierdistas como Fidel Castro, a quien el escritor describe como “un hombre de costumbres austeras e ilusiones insaciables, con una educación formal a la antigua, de palabras cautelosas y modales tenues”.

En 1981, el Gabo escribe Crónica de una muerte anunciada, pero en pleno lanzamiento de su nueva obra, el gobierno colombiano lo acusa de financiar a la guerrilla, lo que lo obliga a refugiarse en la embajada mexicana durante algunas horas, para luego abandonar Colombia.

Meses después, en 1982, le otorgan el Premio Nobel de Literatura, “por sus novelas e historias cortas, en las que lo fantástico y lo real son combinados en un tranquilo mundo de imaginación rica, reflejando la vida y los conflictos de un continente”.

En su discurso ante la Academia Sueca de las Letras, Márquez afirma que América Latina vive una “realidad descomunal” tras recordar la situación que se vive con la dictadura en Chile, y la guerra en El Salvador. “Una realidad que no es la del papel, sino que vive con nosotros y determina cada instante de nuestras incontables muertes cotidianas, y que sustenta un manantial de creación insaciable, pleno de desdicha y de belleza, del cual este colombiano errante y nostálgico no es más que una cifra más señalada por la suerte”, afirma.

Tras recibir el máximo galardón en el mundo de las letras, el Gabo escribe El amor en tiempos de Cólera, donde recrea el difícil y mal visto noviazgo de sus padres, representados en la obra por Florentino Ariza y Fermina Daza.

En 1989 escribe El general en su laberinto, un relato de ficción de los últimos días de Simón Bolívar, libertador y líder de la Gran Colombia. Después vendrían Doce cuentos peregrinos, en 1992; Del amor y otros demonios, en 1994; y Noticia de un secuestro, en 1996, esta última donde aborda el tema del narcoterrorismo en Colombia.

Tres años después se conoce que el Gabo padece de cáncer linfático, el cual es tratado en la ciudad de Los Ángeles, lo que le obliga a dejar la vida pública por algún tiempo. Su silencio es interrumpido con su última novela, Memoria de mis putas tristes, publicada en 2004, historia que relata la historia de un hombre que encuentra al amor al final de su vida.

La última obra de Márquez fue el libro Yo no vengo a decir un discurso, publicado en 2010, que reúne textos del autor los cuales recorren prácticamente toda su vida “desde el primero, que escribe a los 17 años para despedir a sus compañeros del curso superior en Zipaquirá, hasta el que lee ante las Academias de la Lengua y los reyes de España al cumplir ochenta años”.

En 2012, el cumpleaños 85 de Gabo coincidió con el 45 aniversario de la publicación de su obra 100 años de soledad, la cual fue lanzada en versión de libro electrónico.

Una de las últimas apariciones públicas de Márquez fue en marzo de este año, cuando decenas de personas le cantaron las mañanitas afuera de su casa.

tomado de cbadebate

Anuncios

homenaje a Gabo en la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , on marzo 3, 2012 by el taburete

SALA GLAUBER ROCHA MARZO   2012 (Semana del 6 al 10)

Ciclo de materiales sobre el célebre escritor colombiano Gabriel García Márquez. Premio Nobel de Literatura y Presidente de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano.

En homenaje a su cumpleaños.

Martes 6:

2:00pm

GABO, PREMIO NOBEL DE LITERATURA 1982 / Colombia / 1983 / 15’ / dir. Nancy Munévar y Juan Clavijo / documental

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ: LA ESCRITURA EMBRUJADA / Colombia / 1999 / 52’ / Dir. Mauricio Martínez Cavard e Yves Billon

Miércoles 7:

10:00am

VIAJE AL CORAZÓN DE MACONDO / Colombia / 1993 / 26’ / Dir. Emilio Oscar Alcalde Sáchez / documental

DEL AMOR Y OTROS DEMONIOS / Costa Rica, Colombia / 2009 / 97’ / Dir. Hilda Hidalgo / Int. Pablo Derqui, Eliza Triana, Jordi Dauder / drama / 16 años

Basado en la obra homónima de Gabriel García Márquez.

En una época de inquisición y esclavitud, Sierva María quiere saber a qué saben los besos. Tiene 13 años y es hija de marqueses, criada por esclavos africanos en la Cartagena de India colonial. Cuando un perro rabioso la muerde, el obispo cree que está poseída por el demonio y ordena a Cayetano, su pupilo, que la exorcice.

2:00pm     ***Cinemateca de Cuba***                                                   (Sala Glauber Rocha II)

FANTOMAS / André Hunebelle (104´) Francia-Italia, 1964 / s.t. españoles / Jean Marais, Louis de Funès, Mylene Demongeot, Marie-Helene Arnaud. DVD, Sonido Estereofónico. Colores. Fantomas, el Maestro del Terror, tiene sus orígenes en una famosa novela de Pierre Souvestre y Marcel Allain publicada entre 1911 y 1914. El director Louis Feuillade adaptó en 1913 la novela a la pantalla en la que sería una de las primeras series de episodios de la historia del cine, y Fantomas sería objeto de sucesivos remakes en 1932, 1947 y 1949. En 1964 surge la versión que mostramos, primera producción de un total de tres, con Jean Marais en el papel central y Louis de Funès en su inolvidable caracterización del comisario Juve, bajo la dirección de André Hunebelle.

Jueves 8:

2:00pm

LA CARTAGENA DE GARCÍA MÁRQUEZ / Colombia / 1997 / 50 / Dir. Marta Yances / documental

TIEMPO DE MORIR / México / 1965 / 90’ / Dir. Arturo Ripstein. Basado en la obra homónima de Gabriel García Márquez


4:30 pm     ***Cine contemporáneo internacional***

CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA / Italia / 1987 / 110’ Dir. Francesco Rosi.Basado en la obra homónima de Gabriel García Márquez.

Viernes 9:

2:00pm

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CÓLERA / Estados Unidos y Colombia / 2007 / 139’ Dir. Mike Newel. Basado en la obra homónima de Gabriel García Márquez.

4:30pm

DRIVE/ EEUU/ 2011/ 100’/ Dir. Nicolas Winding Ref./ Int. Ryan Gosling, Carey Mulligan, Ron Perlman, Christina Hendricks/ Acción/ 16 años.

Sábado 10:

10:00am      ***Matiné Infantil***

Espectáculo con la Compañía de Danza Española “Alas” / Dir. Daylée

BALTO III/ Balto III: Wings of Change/ EE UU/ 2004/ 76’/ Dir. Phil Weinstein/ Animado/ TE

Balto y su hijo Kodi descubren que los avances tecnológicos pueden suponer una amenaza para el futuro de los trineos tirados por perros, ya que los aeroplanos se convierten en una opción más rápida para repartir el correo y abastecer Nome de alimentos. En medio de la controversia, todo lo decidirá una carrera entre el trineo guiado por Balto y un piloto forestal que lleva un avión que tiene fascinado a Balto. Cuando Duke, el piloto, nunca llega a su destino, algunos de los perros se sienten exultantes por haber probado su superioridad, pero Balto sospecha que algo ha pasado. Con la ayuda de Mucy Luc, sale a la búsqueda y rescate del avión perdido, donde están Duke y Boris.

12:15pm

AGENTES DE ACERO / Real Steel / EE.UU /2011 / 120’ / Dir. Shawn Levy / Int. Hugh Jackman, Dakota Goyo / fantástico / 12 años

En un futuro el boxeo es robótico: los combates ya no se enfrentan seres humanos, sino robot, sofisticadas máquinas diseñadas para este deporte. Un antiguo púgil  y su pequeño hijo encuentran un viejo robots y al comprobar que es un buen luchador deciden entrenarlo.

2:00pm

BUSCANDO A GABO / Colombia / 2007 / 70’ / Dir. Luis Fernando Bottia / documental

.4:30pm

DRIVE/ EEUU/ 2011/ 100’/ Dir. Nicolas Winding Ref./ Int. Ryan Gosling, Carey Mulligan, Ron Perlman, Christina Hendricks/ Acción/ 16 años


Este programa está sujeto a modificaciones.

Comenzó en La Habana fiesta del cine latinoamericano…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , on diciembre 3, 2010 by el taburete

Con la tradicional bienvenida de Alfredo Guevara, presidente del evento, comenzó esta noche en el Teatro Karl Marx la XXXII edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, que exhibirá más de 500 películas.

En la ceremonia inaugural estuvieron presentes Esteban Lazo Hernández, vicepresidente del Consejo de Estado; Miguel Díaz-Canel, ministro de Educación Superior; Abel Prieto, ministro de Cultura, y Roberto Fernández Retamar, presidente de la Casa de las Américas.

Igualmente, asistieron a la ceremonia inaugural Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), el Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez y el laureado cantautor Silvio Rodríguez.

Guevara destacó en sus palabras de apertura la importancia del festival, por ser defensor de la diversidad y autenticidad del continente americano.

Puntualizó además que esta edición tiene características especiales, por el momento de cambios que vive Cuba, en referencia a la actualización del modelo económico de la Isla.

Un eventual trío de virtuosos músicos, integrado por Ernán López-Nussa, al piano; Yandy Martínez, en el bajo, y Enrique Pla , en la batería, regalaron al público jazz hecho en Cuba, que entreteje las más antiguas sonoridades con las contemporáneas, en fragmentos de “Sacrilegios”, proyecto artístico actualmente en construcción.

La pieza clásica de Ignacio Cervantes “En tres por cuatro”, fue el pretexto para que los legendarios bailadores de Santa Amalia desplegaran sus habilidades en el escenario del mayor teatro de la nación.

Cerró la velada la proyección del largometraje Revolución, realizado por 10 jóvenes y brillantes cineastas mexicanos, quienes en ocasión del centenario de aquel acontecimiento, rodaron otros tantos cortometrajes para ofrecer la visión personal de cada uno, a un siglo de distancia, del legado de aquella epopeya.

Según críticos cinematográficos, el resultado de la cinta es una suerte de gran mosaico que, a la manera de la propia Revolución Mexicana, inspiró en otro tiempo a los renombrados muralistas David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera.

Los jurados que tomarán parte en el XXXII Festival de Cine Latinoamericano de La Habana, fueron presentados oficialmente hoy, en el salón Taganana, del Hotel Nacional de Cuba, en esta ciudad.

El productor español Manuel Pérez encabeza la lista de los jueces en el apartado de ficción, junto a los realizadores Alberto Arvelo y Ariel Rotter, la diseñadora cubana Diana Fernández y el periodista e investigador Washington Uranga.

Presidida por Helga Stephenson, quien fue directora ejecutiva del Festival Internacional de Cine de Toronto, el jurado de la sección de Ópera prima estará formado por el fotógrafo mexicano Cesar Saldivar y el cineasta de la Isla Pavel Giroud.

Rufo Caballero, Irene Gutiérrez y Sebastián Schindel estarán a cargo de la selección de los premios de documental, mientras Eliseo Altunaga, Luis Reneses, Ricardo Fernández y Luis Vera y Nicolás Ordóñez, escogerán al mejor guion inédito.

El galardón Latinoamérica Primera Copia, que otorga el proyecto gran nacional ALBA Cultural, quedarán bajo la decisión de los productores Rablo Rovito, Mónica Lozano, Pablo Rovito, Brigitte Suárez y Camilo Vives.

Los Corales en Animación y Carteles serán concedidos por un equipo de expertos integrado por el director de Brasil Daniel Schorr, el productor cubano Paco Prats y el argentino Andrés G. Schaer.

Pedro Noa, profesor de la Universidad de La Habana, formará parte del jurado de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (FIPRESCI), que preside la francesa Joan Dupont e integran Mario Abbade, Ernesto Aguirre y Maja Bogojevic.

El festival uno lo vive de distintas formas, yo he tenido la suerte de experimentarlo en diferentes facetas, como periodista, como crítico y realizador, comentó Noa a la AIN.

Cierran la lista de jueces María Caridad Cumaná, Javier Molina, Osvaldo Gallardo, Arístides O´farril y John Frampton, quienes tendrán a su cargo el premio que ofrece la Asociación Católica Mundial para la Comunicación (SIGNIS).

Fotos: Juan Manuel Cruz del Cueto para El Taburete

Silvio Rodríguez: “Sigo admirando del Che su insaciable compromiso con la verdad”…

Posted in américa, cuba, debate, dibujo, el Taburete, LaHabana, literaura, música, Memorias, Opinión, silvio, Trova with tags , , , , , , , , on abril 26, 2010 by el taburete

Sergio Marelli Pro Diario, Argentina vía cubadebate

Silvio Rodríguez pertenece a esa estirpe de juglares para quienes la palabra es un ardiente oficio que combina la siembra con el vuelo, alguien que no está en los mercados grandes de la palabra pero dice lo suyo a tiempo y sonriente. Rabelais decía no ser lo suficientemente docto como para tomar la luna con sus dientes, pero Silvio, trovador errante, enciende las hogueras, convoca luciérnagas y sabe el nombre de la chispa que salta de la crepitación hacia la noche. Su sed no se entretiene fácil, no acepta la poesía rumiante que no altera la digestión del poeta; su poesía es la de los labios que se endurecen para decir bellas palabras. No cría una posteridad de versos según los últimos cánones en boga. Va hacia donde arde la lágrima para convencer que la risa aún es posible. Agrega su paso a los pasos de los que emprenden la larga marcha hacia sí mismos “armados de pecho hasta la frente”, como dijo Vallejo. Hace crecer el plumaje del fuego para espantar todos los fríos, hacer del desabrigo, amparo, y de las resecas manos un cántaro donde los solos sacian su antigua sed; a ellos, los condenados por su rebelión, da su canción de amigo. Sus canciones, aun las de más explícito contenido social, jamás le confieren el carácter de predicador político. Siempre está en la búsqueda de un humanismo sin mordazas, sabe que el alma no es un asunto de tinieblas sino puro y ardiente compromiso terrestre. No es un repetidor de consignas a destajo, un publicista de nobles propósitos, un corredor de ideologías a domicilio. Pero tampoco es un abonado a la podrida pureza del arte puro y su abstracta geometría de almas bellas. Es un revolucionario. Antena que recoge noticias de la magia que anuda las hebras de lo cotidiano. Camina con una brújula encantada siguiendo el ejemplo de los que entregaron a una causa generosa hasta la última gota de sangre, hasta el último hálito de su aliento, convencidos de que la justicia sobre la Tierra no caerá de la distraída mano de Dios, sino será hija de la lucha. A ellos canta desbordado. La historia no es una vía muerta donde se herrumbra el tren de los sueños, piensa Silvio Rodríguez, por eso desecha tentaciones al lado de las cuales, las ofrecidas por el Maligno en el desierto, no son sino inocentes pregones de feria. “Asiente y eres cuerdo, disiente y eres de inmediato peligroso, y quedas atado a una cadena”, escribió Emily Dickinson; por eso Silvio Rodríguez es peligroso para los que quieren cortar la libertad a la medida de su impotencia, ajenos al espíritu de la revolución cuya estatura crece, incesantemente joven, imposible de ser aplastada bajo la inmensa osamenta de la burocracia. “Siempre tendré un enemigo con el semblante arrugado y más cansado que yo. Los que a lo largo de su sombra quieren cortar la medida de toda revolución.” Y, en su último disco, pide: “Superen la erre de revolución. Restauren lo decrépito que veo, pero déjenme el brazo de Maceo y, para conducirlo, su razón.” Este poeta sigue mirando el horizonte con ojos heridos de soñar, dando voces de amor a cuatro vientos, buscando su unicornio azul, apurando las ruinas del infierno, y así seguirá hasta el fin de sus horas, hasta convertirse en una chispa transitoria disuelta en las remotas antífonas que saben las cigarras.

-Tonada del albedrío es una canción dedicada al Che, ¿qué es lo que más te atrae de su recuerdo?

-Todavía admiro lo mismo que siempre admiré de él: que fue un hombre capaz de vivir como pensaba. También su insaciable compromiso con la verdad, lo que lo separaba de pensamientos revolucionarios ortodoxos.

-Sin duda sos un hombre comprometido políticamente; pero como artista, tu compromiso principal es con la belleza, casi no se te conoce un solo panfleto cantado. Me gustaría alguna reflexión tuya al respecto.

-Yo fui un joven que participó con entusiasmo en la transformación revolucionaria que se produjo en Cuba durante la década del ‘60. Entonces trabajé en varios medios de prensa efectivamente muy políticos. Empecé a los 14 años en el semanario Mella, de la Unión de Jóvenes Comunistas; después estuve en la revista Venceremos, del Ejército de Occidente; por último trabajé en la revista Verde Olivo, órgano de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Sin embargo en 1965 escribí una canción contra la discriminación racial que no era un panfleto, sino un reclamo humano. La única explicación que tengo para esto es que junto a mi compromiso social también fui desarrollando un gusto por la poesía y un hábito de lecturas que fue determinante como influencia, a la hora de escribir canciones.

-¿Cuáles son los retos a los que te enfrentás hoy como artista?

-En el fondo se parecen mucho a los que tenía cuando empezaba. Siempre hay cosas por decir, pero a veces no sale una nota. Otras uno ve una servilleta, pide una pluma prestada y aparece un montón de palabras. Para mí lo decisivo es tener ganas. Siempre que hay verdaderas ganas, aparece algo.

-¿Por qué te declarás un trovador antiguo?

-Porque llega un momento en que lo que fue considerado actual empieza a formar parte de la tradición. La tradición es como una tropa fantasma a la que se le van sumando almas. Cuando nos llega esa hora, lo que llaman actual son unos jovencitos que se parecen a uno mismo cuando tenía 40 menos. Es algo que se ve clarito.

-En este último disco hay una canción que hiciste con Víctor Heredia. Hablanos de ella, ¿cómo nació?, ¿cómo te resulta la experiencia de componer con otro?

-No compongo a menudo con otros. Pero Víctor me mandó un poema sobre los niños y no tuve más remedio que ponerle música porque tiene un lenguaje muy tierno. Dice, por ejemplo: “Tu risa enharinada”. Eso me sedujo y le hice una música que me pareció como argentina, aunque no sé, puede que sea una percepción personal. Él incluyó este tema, que se llama Lo cierto, en su último disco. Yo lo iba a poner en Segunda cita, pero después se me ocurrió dejarlo para más adelante y juntarlo con otras canciones con amigos.

-Recuerdo haber visto un recital tuyo, en Buenos Aires, en la primera fila del teatro estaba Atahualpa Yupanqui, quien se puso de pie para aplaudirte. Antes de ponernos de pie nosotros, para aplaudir la memoria de Atahualpa, te pido me cuentes cuándo lo conociste y qué recuerdos tenés de él.

-Conocí a Don Ata en febrero de 1985, en Berlín. Fui a disfrutar de un concierto que él daba y, al final, de fresco, me acerqué a saludarlo. No sabía si le iba a gustar que lo fueran a ver tras la actuación, pero me recibió con calidez y hasta me dejó tocar su guitarra. Al día siguiente comimos en Alexander Platz, donde le hablé de amigos comunes que lo mentaban mucho, como Alfredo Zitarrosa y Naldo Labrín. Tiempo después le escribí una cartita y la puse en un disco. Angel Parra me contó que eso le había gustado. Después nos vimos aquella vez en Buenos Aires, pocos meses antes de su muerte. Yo estaba con Eduardo Aute y Yupanqui nos citó en un lugar llamado Los Teatros. Allí lo invité a mi concierto. Me llamó la atención que sólo pidiera una entrada. Pensé que no iba a ir. Así que fue una gran sorpresa saber que estaba aquella noche en la sala. Recuerdo que cuando le dediqué el concierto, el teatro, de pie, lo aplaudió a rabiar. En medio de aquella ovación fue la última vez que lo vi.

-En Segunda cita hay una canción basada en un relato oral de García Márquez. ¿Cómo fue esa reunión cumbre? ¿García Márquez ya escuchó la canción?

-Fue algo que pasó hace más de 20 años. Tomamos un avión de La Habana a México, con escala en Cancún. Por raro que parezca, durante la primera etapa del vuelo él y yo éramos los únicos pasajeros. En cuanto vi aquello supuse que era una de las cosas que le ocurrían a García Márquez todos los días y que yo sólo estaba allí para comprobarlo. Fue una travesía de nubes negras y saltos, así que nos necesitábamos el uno al otro. En ese ambiente fraterno él me contó de algunos argumentos pequeñitos que a veces se le ocurrían, casi como imágenes. Él pensaba que aquellas historias minúsculas podían ser canciones. Me contó dos o tres, y al menos dos de ellas las encontré después, puestas como de paso, en sus narraciones. No hay más nada que contar al respecto. Y no: no puede haber escuchado la canción todavía, aunque pienso mandarle un disco.

-Pasemos del gran novelista colombiano a un muy prometedor narrador cubano, ¿en dónde ha quedado el Silvio Rodríguez novelista? Hace algunos años intentaste probarte en esos terrenos.

-Permíteme que me sonría, pero me parece que te has confundido. Chico Buarque, Víctor Heredia y Amaury Pérez son los cantores novelistas. Yo sólo soy un fan de lo que son capaces de hacer.

-¿Cuáles son los misterios de los que te sentís más aficionado?

-Uno de mis primeros oficios fue el de dibujante. Eso es lo que más hice en aquellas publicaciones en que trabajé de adolescente. Desde entonces me aficioné a la fotografía, por sus valores plásticos, pero también por la alquimia de congelar el tiempo. Todavía ando con cámaras. Pudiera decirse que son mi violín de Ingres.

-Mirá hacia la puerta, acaba de entrar un cholo. Viene de la eternidad, pero él dice que nunca se fue de Santiago de Chuco, le han pegado duro con un palo y duro también con una soga; quiere sentarse a esta mesa, que le sirvamos un luminoso vino fraterno para seguir soñando, ¿qué le dirías?

-Que escuche a Ernesto Guevara recitar Los Heraldos Negros. Que lo busque por ahí, por donde andan, y le diga que se los recite, para que vea cómo se le ponen los huesos de gallina.

-¿Cuándo supiste de la existencia de la poesía?

-Mi padre me leía poemas cuando yo tenía 7 u 8 años. Esa fue la primera noción que tuve. La de un obrero agrícola, con segundo grado de escolaridad, que leía en voz alta Los motivos del lobo, de Rubén Darío.

-Hiciste algunos recitales poético-musicales con un quijote hamletiano del Caribe, Roberto Fernández Retamar. Contanos de esa experiencia, y trazá una semblanza de él.

-No me parece que a Roberto le pueda servir de mucho una valoración mía, aunque en verdad es un querido amigo desde hace años. Él ya era director de la revista cuando yo llegué, jovencito, a Casa de las Américas en 1968. Incluso ya tenía toda una trayectoria literaria, amigo de Lezama y del maravilloso grupo que fundó la revista Orígenes. Cuando yo le conocí, Roberto ya era una de las voces poéticas principales de su generación y además era maestro de algunos de mis amigos, en la Escuela de Letras de la Universidad de La Habana. Roberto ha estado vinculado a muchas cosas que han sido importantes para mí. Para empezar, la mismísima Casa de las Américas y su fundadora, nuestra querida, imprescindible Haydeé Santamaría. Imagínate que recuerdo a Paco Urondo y veo a Roberto; a Roque Dalton y veo a Roberto; a Mariano Rodríguez y veo a Roberto; a Ernesto Cardenal y veo a Roberto; a Julio Cortázar y veo a Roberto… y siempre veo a Haydeé, que es como el alma de todas esas visitaciones. El año pasado, cuando se cumplió medio siglo de la Casa, lo invité a que hiciera conmigo un recital de poesía y canción, y Roberto, que nunca había leído sus poemas allí donde trabaja hace más de 40 años, tuvo el gesto espléndido de hacer el recital conmigo. Unos meses después lo repetimos en el Auditorio Nacional de México DF, con mucho éxito, por cierto.

-Si pudieras pegarte unas alas, para dónde volarías: el pasado o el futuro, ¿qué imaginás que verías o qué te gustaría ver?

-Me gustaría ver cosas que hoy pudieran considerarse imposibles: más respeto recíproco, menos peso de intereses mezquinos, más predominio de la solidaridad. Pura utopía.

¿Qué puede más en vos, el desencanto o el deseo? ¿Es una batalla que siempre tiene el mismo ganador?

-Creo que en mí predomina el deseo, aunque a veces tenga días más oscuros.

-¿Tenés pensado venir a Argentina a presentar el disco?

-No le tengo mucha fe, internacionalmente, a Segunda cita. Es un disco, en cierto sentido, local. Empezando por Segunda cita, que está llena de referencias al último medio siglo de nuestra historia. Sea señora, Huracán, Trovador antiguo están bastante centradas en nuestra realidad. Pero si resultara gustar, claro que sí, con mucho gusto que lo haría.

Hemingway regresa al cine encarnado por Perugorría…

Posted in américa, arte, arte digital, cine, cine cubano, cortos, cuba, el Taburete, LaHabana, literaura, noticias with tags , , , , , , , , , , , on diciembre 11, 2009 by el taburete

El actor cubano Jorge Perugorría interpretará a un Ernest Hemingway “maduro” en una coproducción cubano-alemana que arrancará en 2010, al tiempo que sopesa ponerse en la piel del desaparecido capo colombiano Pablo Escobar.

Perugorría anunció hoy en La Habana que entre sus proyectos para el próximo año está rodar el filme de ficción “El regreso de Hemingway”, pero también planea aparecer en la segunda parte de la cinta cubana “Vídeo de familia” e interpretar a Escobar en un proyecto mexicano.

“Se quiere llevar al cine ‘Memorias de un secuestro‘, de Gabriel García Márquez, donde haría de Pablo Escobar”, indicó el actor, quien saltó a la fama al interpretar a un homosexual en la película cubana “Fresa y chocolate” (1994), de Tomás Gutiérrez Alea.

Añadió que en los primeros meses de 2010 estará dedicado en España a la edición y postproducción de “Afinidades”, su primer filme como director, en el que comparte responsabilidades con el actor cubano Vladimir Cruz.

Sobre “El regreso de Hemingway” señaló que se trata de un proyecto del productor alemán Ernesto Loh, que se rodará en La Habana a partir del próximo mes de agosto.

La película, con guión de Loh y del realizador cubano Arturo Soto, estará ambientada en la Cuba actual y contará la historia de un cubano que emigra a Alemania y años después regresa a la isla siguiendo la pista de su esposa, pero en vez de encontrarla se topa con el “espectro” de Hemingway.

Perugorría será el misterioso “fantasma” del escritor estadounidense y lo acompañarán en el elenco el actor alemán Michael Roll y la cubana Laura Ramos.

“Representa un reto para mí interpretar a un personaje que es parte de la iconografía mundial”, señaló el actor, al resaltar que la “vitalidad y compromiso” del escritor estadounidense marcó a varias generaciones.

“Ya me hubiera gustado a mí vivir nada más un poco de las aventuras y tener las pasiones que vivió Hemingway”, agregó.

Fuente EFE

da comienzo el Festival de Cine…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , , on diciembre 2, 2009 by el taburete

El Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana abre mañana su edición 31 con el filme argentino“El secreto de sus ojos”, de Juan José Campanella, mientras crece la expectativa por el regreso cinematográfico del“Che”, con el estreno de un documental que mostrará su “otra cara”.
En la isla todavía hay expectativa de si llegarán o no famosos como Sean Penn, Isabel Coixet y los músicos de Calle 13, aunque la muestra nunca se ha caracterizado por una lluvia de estrellas, ni por el garbo y las alfombras rojas de otros festivales en el mundo.
Este año el público podrá disfrutar de más de 400 filmes, entre obras en concurso, muestras de cine español, polaco, italiano, danés, finés, alemán, noruego y belga, y otras cintas del panorama internacional con el gancho de directores como Michael Haneke, Lars Von Trier y Francis Ford Coppola.
El mayor interés parece estar en “El secreto de sus ojos“Che, un hombre nuevo”, documental en el que Tristan Bauer quiere dar a conocer la cara menos conocida del guerrillero argentino-cubano.
La película de Campanella inaugurará la cita en la tradicional gala del teatro Karl Marx, donde ha sido habitual la presencia del escritor colombiano Gabriel García Márquez, y las palabras de bienvenida del presidente del Festival, Alfredo Guevara.

en La Habana Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra…

Posted in américa, arte, cine, cortos, cuba, danza, el Taburete, feria del libro, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias with tags , , , , , , , , , , , , on noviembre 8, 2009 by el taburete

no_smoking_orchestra

Uno de los más relevantes y transgresores cineastas de los últimos años, el serbio Emir Kusturica se adueñará de La Habana, como un virtual huracán, pero no con las imágenes de sus filmes, como “Gato negro, gato blanco”, ni con los premios que ha alcanzado como realizador, entre ellos, su León de Oro en Venecia, por esa película suya: “¿Te acuerdas de Dolly Bell?”. Llega armado no de filmes, sino acompañado por su banda de rock para realizar un concierto único en la capital cubana.  Así, desde el otro costado, el que fue su primer camino dentro de la creación artística, la música, llega este hombre que sueña con producir películas signadas por el realismo mágico de Gabriel García Márquez y lo real maravilloso de nuestro Alejo Carpentier.

Al frente de su banda “The No Smoking Orchestra” se mostrará, en vivo, ante la juventud cubana, con la que también intercambiará experiencias en una conferencia, más bien un charla que se producirá el 13 de noviembre en el Pabellón Cuba, sede del Festival Universitario del Libro y la Lectura, en la que además se presentará junto a la banda cubana de rap Doble filo, en un encuentro organizado por la Unión de Jóvenes Comunistas y el Instituto Cubano del Libro. El mismo lo ha manifestado, cómo en sus películas la música es el momento mágico que le permite realizar sus audiovisuales, y que es la vertiente más próxima a sus emociones y a su espíritu, porque considera que, gracias al lenguaje universal, sin fronteras de la música, la comunicación es más directa con el público, nace con alegría como una fiesta que suma amigos y amores a su vida.

Uriel Medina en cubasí.cu