Archivo para Guillermo Fariñas

El dilema de Alejandro…

Posted in américa, cuba, debate, espejos, fidel, Memorias, morro, noticias, Opinión with tags , , , , , , , , , , , , , , , on septiembre 4, 2010 by el taburete

Me gustaría empezar por el pudor, porque Alejandro Ríos afirma1 que no tengo un ápice de él, cuando digo que Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Carlos Varela, Santiago Feliú y yo escribimos o respondimos a entrevistas, afirmando que los disidentes cubanos que no habían cometido actos violentos, debían ser liberados.

¿En qué falta el pudor, al punto de no llegar ni a un ápice? ¿En que no exaltamos la muerte de Orlando Zapata ni la huelga de hambre de Guillermo Fariñas ni las caminatas de sus familiares, las Damas de Blanco?

Alejandro Ríos debía tener en cuenta que esa petición la están haciendo intelectuales que no comulgamos con las ideas de esos presos. No nos atribuimos la liberación de esos presos, ni mucho menos, pero AR es incapaz de ver mérito alguno en ninguna otra gestión por su liberación: no es capaz de mencionar siquiera al cardenal Ortega y al canciller español Moratinos, casi como si fuera obra non sancta el procurar esa liberación desde “fuera” de la disidencia.

Si Alejandro Ríos, Duanel Díaz y Raúl Rivero, para sólo nombrar tres radicales ideólogos enfrentados a la Revolución Cubana, solicitaran la liberación de Gerardo Hernández, Tony Guerrero, René González, Ramón Labañino y Fernando González, que únicamente informaron al gobierno cubano de la actividad de los grupos terroristas de Miami, tengan la absoluta seguridad que no les pediré que, previamente, exalten a los montones de personas que en el mundo han solicitado su liberación, ni a sus mujeres e hijos, que llevan una década sin recibir una visa estadounidense para poder visitarlos en la prisión.

Si tuvieran la decencia de hacer la solicitud de su liberación, sería para mí la actitud generosa de tres adversarios.

Pero a Alejandro Ríos no le importa ni la libertad de los presos de su bando.

Que 52 personas sean indultadas le parece algo que no interesa más que a un “círculo de conocedores” y a los “familiares agraviados”. ¿No le interesa a él? Yo estaría feliz si el gobierno de Washington liberara a esos jóvenes cubanos condenados a penas absurdas sólo por informar de actividades conspirativas que el FBI debía reprimir y no apoyar. ¿Que eso sería un motivo para elogiar al gobierno de Barack Obama? Muy bien, si los libera, creo que merece el elogio y no seré yo quien, en ese caso, se lo niegue.

Alejandro Ríos, mutante si los hay, era un combativo periodista de Juventud Rebelde, el órgano oficial de la Unión de Jóvenes Comunistas cubana. Eso ocurría allá por los años ochenta, cuando a la vez era mi alumno en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de la Habana. Él, que ha saltado del diario comunista habanero, a escribir en El NuevoHerald miamense, no comprendo cómo puede hablar de mi metamorfosis, cuando yo vivo en el mismo país en el que nací, trabajo en el mismo sitio desde hace 40 años, y pienso muy parecido desde hace 50.

Quisiera decirle que el mismo joven que escribió El libro rojo en esa que él llama mi “temprana juventud” es el que dice que Duanel Díaz miente cuando dice que la casa de Jorge Mañach fue asaltada y su biblioteca convertida en pulpa; o que el gobierno cubano le impidió a Agustín Acosta reunirse con la hija que vivía en Miami.

El mismo profesor que le enseñaba literatura a Alejandro hace 30 años, es quien le recuerda a Emilio Ichikawa que el “despotismo ilustrado” es únicamente una de las posibilidades que vieron los iluministas para cambiar la vida política europea. Que a la Ilustración no sólo pertenece el Voltaire amigo de Federico II de Prusia, sino además, el Montesquieu de El espíritu de las leyes y el Jean Jacques Rousseau de El contrato social. Si ahora me entusiasman ciertos – no todos – proyectos culturales cubanos, dé por sentado AR que los que cambiaron fueron los proyectos, no yo.

Lo que pienso es que muchos ideólogos del mundo miamense, debían optar por encontrar puntos de entendimiento con la realidad cubana, aunque no dejaran de ser adversarios de la Revolución. Ese lanzarse a la permanente “satanización” de Cuba viene haciéndose hace muchos años y no ha llevado a nada bueno, ni sano, ni útil, ni inteligente.

Conduce, por ejemplo, a que Alejandro Ríos ahora no tenga idea de qué hacer y esté casi al borde, como una suerte de Fariñas al revés, de declararse en huelga de hambre, hasta que la policía cubana vuelva a encarcelar a los presos que han sido liberados.

Guillermo Rodríguez Rivera tomado de Rebelión

1 “Retazos”, by Alejandro Ríos, El Nuevo Herald, Miami, 16 de agosto de 2010.

Anuncios

por donde le entra el agua al coco…

Posted in américa, arte, arte digital, cuba, debate, LaHabana, Memorias, Opinión with tags , , , , , , on julio 6, 2010 by el taburete

A ver, Coco, eres el olímpico de las huelgas de hambre y como eres cubano es un honor para los cubanos tener siempre un record. Pero ya debes dejar la jodedera o te rompes de verdad… y eso no es ningún honor sino dinero para la televisión de Miami, cuyos dueños son millonarios y tú, no… ni tu familia ni tu pueblo. Llevas 131 días jodiendo con esto y como 100 que el gobierno cubano te trata de mantener vivo contra tu voluntad.

Vamos, negro, que ya le has costado a Cuba un cojón de dinero en medicinas, antibióticos, sueros y asistencia médica que le quitaste no a Fidel sino a los enfermos del pueblo, a viejitos y niños jodidos que lo necesitan. Ya es mariconería tuya. Si quieres pintarte de héroe ésta no es la guagua para montarse porque como te dijo una bloguera (Zoé Valdés), tú eres un huelguista de hambre asistido por sus enemigos y eso no se vale, es foul en el argot deportivo. En el fondo eres un farsante que se quiere morir y al que le ha sido alargada su vida por sus mismos enemigos. ¿Entonces en qué quedamos? ¿Tus propios enemigos te mantienen vivo y son los que luchan por ti?

Ya con tu show has motivado a la iglesia y han sacado de la cárcel a una pila de mequetrefes y de paso has dado entrevistas a tutiplén… a cuanto periódico hay en Europa y has estado una pila de noches de estrella del show de Oscar Haza (que es un vacilador descarado que no le importa tu vida sino tu muerte y si no, que le envíe a tu madre en Santa Clara 20 ó 30 mil dólares ahora mismo de su sueldo, no jodas, Coco, no seas comemierda, los principios valen cuando el mensaje es real… y el tuyo está tergiversado y usado a su antojo hasta por tus propios acólitos).

Vive… no mueras. Yo he sido tu principal crítico en jodedera pero nunca pensé que un psicólogo fuese tan imbécil de creer en los controladores del dinero. No vas a morir por patria alguna… vas a morir por los dueños del dinero afuera de tu patria. Porque Cuba te quiere vivo. Y ojalá llegue este escrito a tu lecho.

Si pudieras entender eso. Serías libre. No que ahora estás preso de los que te quieren muerto. ©varela

(qué desperdicio de una vida)

el jueguito irresponsable…

Posted in américa, arte, arte digital, cuba, debate, espejos, LaHabana, Memorias, Opinión, relato with tags , , , , , , on abril 9, 2010 by el taburete

tomado del Blog de Varela…

Semanas atrás mi hija tuvo un virus y empezó a vomitar. Hubo que hospitalizarla por deshidratación. En el salón de emergencias del Mercy Hospital estuvo 4 horas en un cubículo privado separado por puertas de corredera de cristal, aire acondicionado y baño (no lo pedimos nosotros, así la puso el hospital). La atendieron 2 enfermeras y un doctor. Y le pusieron 4 sueros intravenosos (2 de glucosa y 2 de antibióticos). El seguro de mi familia es por el trabajo de mi esposa,Blue Shield Blue Cross. Que cubre todo. Pero el seguro siempre te envía la factura de lo que le pagó al hospital con una anotación de que no les debes nada, es un tecnicismo legal de constancia de pago para que luego el hospital no te cobre a tí. La factura señala $10,000 de gastos. Se desgrosó así (lo tengo ante mí): $2000 por cada suero. $800 por el fee de estadía por hora en el hospital. $1,200 por costos de atención médica. Ahora me pregunto. Si el Coco Fariñas, por una decisión personal se ha metido él mismo en un hospital en Cuba… ¿Cuánto ha costado ya sus 3 semanas hospitalizado con sueros hidratantes, control de infecciones colaterales, estadía y personal médico? ¿Cuánto le ha quitado este huelguista en medicinas a los verdaderos enfermos en Cuba? A niños y ancianos que necesitan esos sueros y antibióticos por verdaderos padeciemietnos. A veces tengo la impresión de que los cubanos somos de otra planeta, noe estamos en la Tierra. Que vivimos en un limbo por la misma culpa del paternalismo del gobierno cubano durante medio siglo. Luego veo a Fariñas en el show de Oscar Haza cada noche dando su resporte de salud y de lo más campante, sin ninguna pena por el gasto que ocasiona y las medicianas que se traga, como si fuese su trabajo suelta un informe de que tiene la presión en tanto, la glusosa en más cual y la temperatura del cuerpo en equis. Un nivel de irresponsabilidad y una desconexión con la realidad que da vergüenza ante las demás etnias (como me lo dijo un amigo argentino ayer). Y luego Fariñas se despide siempre diciendo: “Dios bendiga a Cuba”. Descaro. Farsa. Circo. Si tiene que darle bendición es al gobierno cubano, que a este negro lo hizo gente, le dio carrera de psicología, le quito la cerca al Parque Vidal para que el negro paseara adentro, caminara por la glorieta y no diera vueltas por afuera como era antes del 59, y de paso lo envió a especializarce a Europa. Lo que jamás este individuo en otra sociedad hubiera podido lograr. Y de paso, con 48 años en las costillas le sigue ocasionando gastos, le continúa costando dinero. ©varela

Vivir de ilusiones y morir de desengaños…

Posted in américa, cuba, debate, Memorias, noticias, Opinión with tags , , , , , , , , on abril 8, 2010 by el taburete

Max Lesnick, tomado de Cubadebate

8 ABRIL 2010

Créanme que lo siento profundamente. La desaparición física de un ser humano cualquiera quien éste sea, un delincuente común o un honorable ciudadano, merece respeto y conmiseración ante un acto tan definitivo como es el de la muerte. Rompemos un minuto de silencio para decir lo que pensamos.

Dicho esto a manera de preámbulo necesario, pasamos a analizar con absoluta objetividad los últimos acontecimientos sucedidos en Cuba. Un preso de apellido Zapata, según el gobierno de la isla, un simple delincuente sancionado por delitos comunes, quien para la oposición anti-castrista era un genuino “Disidente” político, murió en un hospital de La Habana a consecuencia de una huelga de hambre adoptada por su propia voluntad en reclamo -según el mismo decía- de mejores condiciones en su existencia carcelaria. Jugó con su vida y la perdió. Los que le alentaron en ese inútil empeño suicida gozan hoy de perfecta salud. Porque los que empujan no se dan golpes.

Posteriormente otro ciudadano de apellido Fariñas, residente en la ciudad de Santa Clara en la región central de la isla, que había sido condenado a cumplir una sanción carcelaria por actos de agresión física a dos personas, entre estas a la directora del hospital en la que este laboraba como sicólogo militar, también tomó la absurda decisión de declarase en “Huelga de Hambre hasta la muerte”, a menos que el gobierno cubano, ante tal conminatoria exigencia, decretara la libertad incondicional e inmediata de otros presos sancionados por delitos políticos, estos acusados de estar actuando en contubernio con un gobierno extranjero.

Por su parte la respuesta del gobierno cubano no se hizo esperar.”No aceptamos chantajes de nadie”, fue esto, resumiendo el tema en cuatro palabras, lo que expresó el Presidente del Consejo de Estado de Cuba, General Raúl Castro al referirse al caso, en su discurso pronunciado en el acto de clausura del Congreso Nacional de la “Unión de Jóvenes Comunistas”.

Hasta aquí los hechos que resumimos de la manera más objetiva posible sin cuestionamientos ni adjetivaciones para ninguna de las partes. En realidad se trata de un “pulso político” contra el gobierno cubano decretado por una débil y poca numerosa oposición interna, que es alentada desde el exterior por cubanos exilados de ultraderecha , principalmente desde Miami, que con el apoyo de gobiernos e intereses foráneos, han orquestado una poderosa acción mediática internacional de prensa, encaminada a desacreditar la imagen de la Revolución cubana y sus dirigentes, en nombre de unos “Derechos Humanos “que en la mayoría de los casos no son respetados por los mismos gobiernos que están detrás de esa feroz campaña contra Cuba.

¿Decretaría el Presidente Barack Obama la libertad de los Cinco cubanos anti-terroristas presos en cárceles de Estados Unidos, cediendo a las exigencias de un solidario ciudadano norteamericano o de mil de ellos, que se declarasen en “Huelga de hambre hasta la muerte”, de no accederse a una exigencia de excarcelación inmediata e incondicional de los Cinco cubanos presos?

La respuesta es más que obvia. Todos saben cuál sería la conducta del presidente de los Estados Unidos o del Jefe de Estado de cualquier país del mundo a quien se le coloque en tan absurda y a la vez que simple disyuntiva. Ningún gobierno, cualquiera que sea su sistema económico o signo político, comunista, capitalista, socialista liberal o Conservador, se va a rendir frente a un adversario, cometiendo “un suicidio de Estado” , ante el chantaje de una amenaza de muerte voluntaria, hágala un hombre libre o preso , ya sea un delincuente común o un honorable ciudadano.

Muy lamentables estos acontecimientos cubanos. Hay dos visiones de la Cuba actual. La de adentro y la de afuera. En la de allá, en la isla, la vida no es nada fácil, sigue su agitado curso, pero todo bien distinto a lo que se dice en la prensa internacional o lo que se ve en la televisión y la Internet del mundo exterior.

Y por lo que vimos en La Habana en nuestra mas reciente visita, el pueblo celebrando en las calles en fiesta multitudinaria , el triunfo beisbolero del equipo de los “Industriales”. Lamentablemente los que viven de ilusiones mueren de desengaños. Y por supuesto, los “ojalateros”, “empujadores” y “cranqueros” de toda laya, seguirán aquí y allá, llorando sus lágrimas de cocodrilos.