Archivo para Juventud

La indolencia como rebeldía…

Posted in américa, ¡qué Arte!, cuba, debate, el Taburete, espejos, Foto, LaHabana with tags , , , , on junio 12, 2010 by el taburete


Utilizan la ignorancia como pretexto, la pobreza como estilo de consumo, la crisis como justificación a sus delirios de grandeza, la indolencia como rebeldía… De tanto daño que se hacen a sí mismos con tanta especulación, parecieran un ejército dentro de una ciudad de apariencias superficiales, de mentalidades banales, pero son solo un puñado de arena en una playa  que pretenden “conquistar” La Habana admirando lo que nunca tendrán, tratando de ser lo que nunca serán.

Se valen de patéticos estereotipos, de arquetipos de figurines del sinsentido,de fatuos y vulgares comportamientos que más bien dan lástima, en busca de una realidad que sus ciegos ojos solo aciertan a ver  entre el ombligo y la cremallera del pantalón. Lástima y pena… sin contar el daño que le hacen a la estética mientras giran, giran, y giran y siguen girando sobre una ciudad que  no les perdone tanta estupidez propia, ¡con tantas cosas que nos quedan por hacer! …lástima que no se percatan por sí solos de lo infelices que son y eternamente serán… pero claro esta es solo nuestra opinión…

de La Habana ahora… Otra visión de la calle G

Posted in cuba, LaHabana, Opinión with tags , , on marzo 31, 2009 by el taburete

parque_g

por Enrique Ubieta Gómez tomado de cambioencuba.blogspot.com

…El pasado sábado y al regreso de una placentera reunión familiar, decidí acercarme a un espacio nocturno muy concurrido de la capital: la Avenida de los Presidentes, más conocida por calle G. Punto de reunión de jóvenes, cada viernes, sábado y domingo. Eran casi las dos de la madrugada. En el parque que divide la avenida se reúnen cientos de muchachos, en su mayoría adolescentes, en el segmento comprendido entre las calles 23 y Línea. Pero no encontré lo que me anunciaron: la ropa era variada, y los gustos al parecer también. Sentado en el césped un grupito cantaba a coro una balada, acompañándose de una guitarra. En una esquina, rodeados de amigos y curiosos, alguien tocaba una gaita. Otros tenían un estilo más rudo. No eran marginales. Por sus rostros y vestuario pude deducir que provienen de familias “responsables”, probablemente del sector profesional. Algunos traían celular y escuchaban música en su MP 3. Pero también vi muchachos más humildes, que no podrían pagar el cover en cuc de los centros nocturnos.
Hace unos días leí la estupidez de que rechazan los centros en moneda nacional –que son escasos, pero existen–, porque pertenecen al Estado, como si los que se ofertan en cuc fuesen privados, o como si eso importara a la hora de compartir y bailar…leer más