Archivo para Karel Ducases

del cine cubano… Karel Ducases

Posted in américa, arte, arte digital, censura, cine, cine cubano, cortos, cuba, debate, el Taburete, espejos, festival de cine pobre, Foto, LaHabana, literaura, Memorias, Opinión, televisión with tags , , , , , , , , , , , , , , on noviembre 24, 2009 by el taburete

Le conocimos cuando aún era estudiante y llevaba de peña en peña su primer gran trabajo documental. Fue en el Pabellón Cuba, junto a Arema, que nos dimos unos buches de algo que no queremos ni recordar.

Karel Ducases Manzano, creador, y uno de nuestros mejores jóvenes realizadores dentro de la escena del audiovisual cubano.

Desde el año 1999 trabaja en el ICRT (Instituto Cubano de Radio y televisión), en el año 2000 ingresa en el Dpto. de Animación, perteneciente a la División de Programas para Niños Y Jóvenes, donde se ha desempeñado como Guionista, Productor de Control, Productor asistente, Asistente de Dirección y Director de Dibujos animados, acumulando 10 años de experiencia en el mundo de la Animación. Es también guionista del programa televisivo para jóvenes “Conexión”. En el 2005 realizó el documental “Zona de Silencio”. Obra que ha participado desde el 2008 en 35 Festivales y Muestras de 15 países, ha recibido 5 premios y ha sido exhibido por los Canales 41 y 23 de la Televisión de Estados Unidos, los Sitios digitales Youtube.com y CanalDocumental.com, y seleccionado junto a otros Documentales de la Facultad de Comunicación Audiovisual del ISA, para ser promovido por la UNESCO.

Hemos dialogado con él y le hemos planteado algunas cuestiones para reflexionar en torno a ellas. Por cuestiones de espacio lo hemos dividido en dos partes, aquí os ofrecemos la primera. ……………………….elTaburete.

Karel, ¿en qué estás trabajando? ¿Qué es lo inmediato que ocupa tú tiempo como creador en estos momentos?

Bueno, en muchas cosas y a la vez en nada. En mi trabajo oficial como Director, en el Dpto. de Animación de la Televisión cubana, actualmente estoy medio desempleado. Terminé una Serie de Animación para Niños hace 2 meses, y desde ese instante no me han encargado ningún proyecto nuevo. Como guionista escribo el programa televisivo “Conexión”, y además estoy preparando otros proyectos Documentales de Ficción y Animación, para tratar de hacerlos de forma independiente. Está por ahí el sueño de terminar un Documental con el músico Yasek Manzano, primo mío además, y el convencimiento de que dentro de poco tiempo, comenzaré a hacer algo de Dibujo animado, fuera de la Industria o la TV.

En sentido general, lo que me ocupa básicamente es encontrar o escribir yo mismo, proyectos que me llamen la atención, con los cuales pueda decir cosas interesantes. Lo que me preocupa, es lograr que la necesidad de comer y el aburrimiento no me lleven a hacer algo en lo que no crea, y hasta ahora creo que lo voy logrando. Ya ves, tengo tres estados, estoy ocupado, desocupado y preocupado.

¿Cómo hace un joven cineasta como tu, para llevar adelante un proyecto nuevo?

Creo que eso, aunque te pueda dar una respuesta personal, es para mí y para todos, un misterio. Siempre me sucede que termino un animado o un Documental y me digo: ¡WAO!, ¡terminé!, ¡increíble! y entonces miras atrás, el largo camino recorrido, y no te parece del todo cierto aún. Terminar una obra es un misterio, y comenzar también. Una vez leí una frase de algún escritor que me encantó, decía: “yo escribo, porque sufro, y escribir es la manera de soltar los demonios que llevo dentro”. Eso se puede aplicar al Cine y a cualquier cosa que se haga con pasión en la vida. A pesar de los miles de problemas, para llevar adelante una obra aquí o en cualquier otro lugar, contar una historia, escribir, filmar, intentar seducir a un público con una idea, un conflicto, un sentimiento, es algo que me obliga a levantarme cada día, a pesar de algunas depresiones transitorias. Entonces, ¿Cómo hacer un Proyecto? Para mí hay tres cosas fundamentales: trabajo, talento, y honestidad. Eso no garantiza siempre que hagas una buena obra, pero te asegura un buen por ciento de efectividad. Mi sencillez me obliga a no determinar cuanto tengo de lo segundo, pero de trabajo y honestidad, de eso trato de ponerle bastante. Eso, “y bomba”, como decimos los cubanos. Lo demás lo determina el público, la crítica, y como dice Extraño corazón: “El tiempo y la espera”.

Tu documental “Zona de Silencio” habla sobre la censura ejercida sobre artistas de la talla de Antón A., Fernando Pérez o Frank Delgado. En una ocasión, en el ICAIC, te formulé esta pregunta, hoy te la vuelvo a manifestar: ¿Has sentido el peso de la censura en tus obras?….

De una u otra manera, la Censura siempre anda por ahí, y precisamente como ella se esconde y no siempre te jode dando la cara, a veces ni te enteras de qué cosas pueden comentarse sobre tu obra en ciertos círculos. Pero en sentido general, lo he dicho otras veces, en el caso específico de “Zona de silencio”, debo sentirme contento, aunque nunca satisfecho. La exhibición dentro de Cuba abarcó todo el circuito de Festivales, más unos 20 Festivales o Muestras fuera de Cuba, y aún se sigue moviendo. Solamente tuve la negativa de un Festival cubano, a aceptarlo en competencia, pero a pesar de la rabia, alguien me aconsejó esperar, diciéndome que el tiempo siempre tiene la última palabra, y hoy se lo agradezco, tenía razón. Por supuesto que no lo han puesto en la Televisión Nacional, ese organismo sigue estando de espaldas a la realidad que está moviendo a este país, en perjuicio de la Revolución misma. Creo que mi Documental se produjo en un momento propicio, había pasado la guerra de los e-mails, Raúl Castro había asumido la presidencia, y se había anunciado un proceso de cambios y apertura a las opiniones de los trabajadores. El Documental se hizo desde una honestidad absoluta, esgrimiendo la crítica responsable, los entrevistados viven todos en Cuba, y tienen una obra y un prestigio muy sólido. Creo que todo esto ayudó, así que si podemos hablar en términos deportivos, creo que la cosa está Arte 1, Censura 0. De todas formas te agrego, a veces no es solo la censura sobre una obra en específico, a veces, como en los 70, se trata de la censura sobre artistas, hagan la obra que hagan. Pero el Arte, con ayuda del tiempo, y la justicia, siempre ganará.

¿crees que la sociedad está preparada de forma crítica, para afrontar estos temas que le planteas en tus trabajos?

Si me preguntas por esta, por la cubana, estoy seguro que si, me lo han demostrado las muchas opiniones que he recibido acerca no solo de mi trabajo, sino de otras obras del Movimiento de Nuevos realizadores fundamentalmente. Y no opiniones facilistas o complacientes, sino opiniones complejas, que viene de todo tipo de personas, y ahí te das cuenta que mucha gente tiene cosas como que dormidas, pero están ahí. A veces, cuando una parte de la población, está estática, te parece que no piensa, o que muchas cosas les da lo mismo, pues eso sucede precisamente por la falta de entrenamiento del cerebro, al no estar acostumbrados a ejercer la crítica de manera natural y continua, a veces no se sale de ese hueco. Pero el proceso que se dio en los centros de trabajo, donde millones de personas plantearon la enorme cantidad de dificultades del país, demuestra que el nivel de instrucción medio, más el cansancio que provocan los problemas, ayudan a pensar críticamente cuando se quiere. Es necesario que revisemos la Revolución de manera crítica, y para eso se le debe dar plena participación a la gente, si no, ¿de dónde vendrán las soluciones? ¿De un libro de recetas, o de la lámpara de Aladino? Todas las soluciones pasan por las personas, incluso cuando escuchas esa frase tan deprimente, pero que se ha hecho tan común: “esto no hay quien lo tumbe, pero tampoco quien lo arregle”, lo mismo para una cosa o para la otra, (y ojalá sea para arreglarlo), necesitas de las personas. Porque nada se cae ni se arregla solo, eso está determinado por el tiempo, y por procesos en donde participa la Sociedad toda.

Cuando se tocan estos temas, digamos polémicos, ¿se siente el peso de una responsabilidad mayor?

Creo que si, y por varias cosas, claramente al tocar un tema escabroso, polémico, o que pueda ser aceptado o rechazado por grandes masas de espectadores, según estén a favor o en contra, te estás jugando el pellejo. Las pasiones tienden a ser más fuertes, digamos. Muchas de estas obras, a veces establecen puntos de vista contrarios a los del Estado, o la oficialidad, o que al menos complejizan la mirada establecida, y ahí puedes estar tocando algo santificado. Sucede que corres el riesgo de que esa obra hiera sensibilidades, a veces tan pobres, que dudo sean sensibilidades. Pero debes estar preparado para que una obra así, provoque polémica, rechazo, ataques de pánico, sustos, y lo peor es cuando todas esas reacciones vienen de personas oportunistas, de dudosa inteligencia y compromiso con este país y su futuro. Pero en sentido general, si respetas lo que haces, desde el tema más sencillo hasta el más complejo, implica una responsabilidad alta, no solo a la hora de realizarlo, sino desde que escoges ese tema….

fin de la primera parte.