Archivo para Kendry Morales

¿Cine o no cine cubano?…

Posted in américa, arte, ¡qué Arte!, censura, cine, cine cubano, Cine Documental, cuba, debate, el Taburete, espejos, Fernando Perez, Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, LaHabana, literaura, Memorias, Opinión, pelota, poesia, televisión with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , on septiembre 30, 2009 by el taburete

Tengo que confesar una considerable inquietud por el cine cubano. Cuando viajé a La Habana la primera vez hace 12 años tenía 20 y apenas conocía algo de Titón… ni siquiera sabía que Tomás Gutierrez Alea y Titón eran la misma persona… pero me gustaba el cine y descubrir de la mano de mi amigo Hermes todas aquellas  películas en un viejo video-club de La Habana fue toda una experiencia… sacábamos las películas de 6 en 6… un poco de aquí con un poco de allá… las doce sillas, el hombre de maisinicú, las aventuras de Juan quin quin,  el brigadista… se permuta, plaff, los pájaros tirandole a la escopeta, clandestinos, la muerte de un burocrata… y  algunas otras que literalmente devoré cual cinéfago durante aquellos 20 días… otras se quedaron en el tintero y para siguientes visitas… memorias, la bella de la alhambra, cecilia, Lucía, Caravana, Vampiros en La habana… otra cosa fue descubrir en su esencia el cine de Fernando Pérez… Madagascar… la vida es silvar… si por aquel entonces hubiera tenido un terabite!!!… desde aquella primera vez hace doce años no he faltado ni uno a mi cita con la Habana y a mi relación particular con el cine que se hace en la isla… pensaba que en estos años había visto casi todo lo que estaba en disposición… pero no… ¿porqué nadie me había hablado de Patakin?… desgraciadamente hasta aquí apenas llegará nada de lo que en estos momentos se esté haciendo … ni Martí, el Ojo del canario, ni Omertá, ni la anunciación, ni Lisanka… así que aquí estoy avisando a las amistades para que me las vayan consiguiendo para la próxima… mientras tanto no me canso de visionar todos esos clásicos que pusieron la parada bien alta del cine cubano y  que poco a poco se fueron mudando  de un viejo video-club habanero a un nuevo disco duro sobre mi escritorio europeo…

Hacía un tiempo que no visitaba la pupila insomne, el blog de cine cubano de Juan Antonio García Borrero. Me gusta leerlo, aunque confieso que, en ocasiones, los post se me hacen ensayos complicados de entender, porque uno, aunque conoce un poco del cine cubano, desconoce mucho de la historia, que es donde seguramente residen muchas de las claves necesarias para tener un punto de vista de comprensión global del fenómeno de la cinematografía en Cuba, de lo que se ha hecho, de lo que se hace, de los cómos y los porqués… En eso estamos… aprendiendo…

Aunque en principio parezca que no tiene mucho que ver con el cine hoy he leído este post publicado en la pupila insomne que me ha gustado para compartirlo …     Gillen.

industriales

Acaba de llegar a mi correo esta carta del cineasta Ian Padrón sobre el beisbol cubano. El texto me parece interesante, polémico, provocador. Algunos me dirán que no tiene nada que ver con el cine, pero es que lo que intento proponer en el blog no es una mirada municipal sobre esta expresión artística (el que habla solo de cine ni de cine habla), sino una perspectiva de conjunto que permita insertar al cine de la isla en la realidad cotidiana.

Por otro lado, lo que propone Ian Padrón es lo que yo llamaría una nueva “actitud ante la evida”. Y eso debería aplicarse en todas las esferas (incluyo el modo en que discutimos o dejamos de discutir los problemas del cine nacional). Si eso fuera poco, podríamos añadir que Ian Padrón es el realizador de “Fuera de liga”, ese excelente documental que no solo rinde homenaje al equipo “Industriales”, sino que nos anticipa lo que pudiera ser algún día una manera más civilizada de hablar sobre aquello que nos apasiona. Juan Antonio García Borrero

¿Béisbol o no béisbol cubano?

Por Ian Padrón en http://cine-cubano-la-pupila-insomne.nireblog.com/

A los cubanos que aman nuestro deporte nacional:

Hace unos días leí un correo dirigido a Julia Osendi, reclamándole con toda razón el haber suprimido de su reportaje televisivo a Kendry Morales.

No es un caso aislado ni único. Ni creo que Julia Osendi se merezca ser el foco de culpa al respecto cuando es algo reiterado en el tratamiento mediático que se les da los deportistas que “ya no están”. Julia Osendi es alguien que ha evitado se borre el patrimonio visual del deporte cubano y se ha preocupado por salvar sus memorias. En ese aspecto quizás desconocido para muchos, se merece todo el respeto del público cubano y los años venideros me darán la razón. Aquel que hizo la carta hacia Julia fue honesto, pero no tuvo toda la valentía para llamar a las cosas por su nombre.

Pero hoy escribo no para hablar puntualmente de un caso de omisión injustificable como el antes mencionado. La reciente derrota en el Campeonato del Mundo de Béisbol 2009 me ha sacudido una vez más como en los últimos años y siento que el momento requiere “un antes y un después” sobre nuestro béisbol.

“Es triste ver que haya cubanos que de tanto amar este deporte, desean que el Equipo Cuba pierda porque creen que es la única manera de que las autoridades deportivas cubanas intenten cambiar o mejorar las cosas”- me dijo un viejo aficionado recientemente fallecido.

Aunque la calidad de nuestros peloteros es inobjetable; hemos perdido casi todos los torneos internacionales en los últimos 3 años de todas las categorías y la Serie Nacional cada vez interesa menos a nuestro público. La baja de calidad es inobjetable y los estadios casi siempre están vacíos… y aburridos.

Como aficionado cubano que lleva muchos años haciendo del estadio su segunda casa, me permito proponer 10 acciones que quizás podrían mejorar el día a día de nuestra pasión nacional y sembrar bases más sólidas para el futuro:

1. Debatir a profundidad y en un ambiente de respeto a los más disímiles criterios, todo lo referente a cómo mejorar La Pelota Cubana. Pedirle opinión a los propios jugadores y entrenadores de manera prioritaria. Acabar de entender que el verdadero triunfo de Cuba no será en eventos internacionales, sino en su propio país, teniendo los estadios llenos y la pasión sostenida al más alto nivel posible.

2. Crear una verdadera cultura de respeto por parte del público cubano hacia nuestros atletas: léase no permitir que se les ofenda en los estadios y preocuparse de que sus problemas materiales sean resueltos por las instituciones y no por amigos o familiares. Es evidente que hay mejorías respecto a años anteriores, pero aún distan de ser suficientes.

3. Manteniendo la cantidad de 90 juegos, hacer una Serie Nacional de 8 equipos, para concentrar la calidad. Ya esa estructura está probada: 4 equipos de Occidente y 4 de Oriente. En Cuba hubo pero ya no hay suficientes peloteros de 1er nivel como para 16 equipos. Hacer dos torneos cortos tampoco es el remedio, ambos entonces perderían importancia estadística e histórica. Hay que tener una sola liga, un solo evento, al mejor nivel posible. La estabilidad vendrá por los 90 juegos y sus play-off.

4. Crear sistemáticamente –y no con larga intermitencia como hasta ahora- toda la gama de memorabillia que existe en todas las ligas del mundo: postales, fotos, revistas, afiches, calendarios, gorras, llaveros, etc. Eso acercará a los peloteros a sus fans y viceversa.

5. No poner más peros y concretar sea donde sea que se decida, un Museo del Béisbol Cubano y la continuidad de su Salón de la Fama. Y ser lo suficientemente inteligentes y valientes como para no obviar a nadie que se merezca estar allí. Cuba es el tronco y no debe temerle a nada al respecto.

6. Volver a convertir nuestros estadios en lugares seguros y atractivos para poder ir en familia. Prohibir la entrada de aquellos que están en estado de embriaguez y ser severos con los que lanzan ofensas o agreden el entorno. Hacer de cada juego un hecho artístico y espectacular. Algo diferente a oírlo por radio o verlo por televisión.

7. Difundir más de un juego diario y hacer un programa a modo de resumen al final de las transmisiones, con todos los resultados, las mejores jugadas, comentarios especializados y entrevistas a los protagonistas.

8. Crear a gran escala nacional una verdadera campaña mediática diaria donde todo aficionado que lo desee pueda tener información como: rosters, tabla de posiciones estadísticas, uniformes, historia de los equipos, dvd resumen de cada temporada, etc. Involucrar en ello a diseñadores y creadores en general que eleven al máximo posible todas las propuestas.

9. No puede haber calidad máxima si los implementos no son de máxima calidad: Las pelotas escasean, los bates a veces se comparten entre varios jugadores, no caben todos los atletas sentados en los dogouts, las luces de los estadios casi nunca están completas, las pizarras -como la del Latino que es de 1971 y se cae a pedazos- carecen del elemental modernismo requerido, la merienda de los atletas a veces está mal elaborada y mal conservada, etc., etc. El béisbol es un deporte caro y eso no es ningún secreto. Poco a poco hay que destinar inversiones al respecto o todo colapsará.

10. Evitar politizar siempre cada suceso de nuestro béisbol. Entender que es un deporte por sobre todos los demás aspectos y que si se conjuga con espectacularidad y emoción, nuestra afición siempre estará feliz. No desechar ni obviar a peloteros que decidieron no vivir o jugar en Cuba. Muchos no podrán decir que sí quieren jugar con nuestro equipo nacional y la historia los juzgará; otros sorprenderán a más de uno y se verá su aporte. Así pasa con Venezuela, República Popular China, Dominicana, Puerto Rico, Japón y muchos más. Todo el esfuerzo que hace Cuba por “hacer” a un atleta, le da el derecho a convocarlo a su selección nacional. Y es un deber de cada jugador cubano, esté donde esté, el priorizar al país que lo vio nacer. Son cubanos y seguirán siendo cubanos… para bien y para mal.

Sé que lo que evoco y propongo puede parecer utópico o ingenuo, pero si algo tiene Cuba de especial es que nada, absolutamente nada, es imposible.

El deporte cubano debe hacer suya la frase martiana “con todos y para el bien de todos”. Sería una verdadera victoria de nuestra nación el salvar su béisbol para siempre. Sería una vergüenza imperdonable que nadie haga nada al respecto. Sería un burla a los que por más de 100 años han dedicado su vida a mantener vivo el béisbol cubano.

Si alguien quiere hacer ver que todo está bien, se estará auto engañando y sobre todo, estará propiciando que los demás eclipsen su potencial contribución en búsqueda de una solución definitiva.

Tengo 33 años y como artista, le brindo a mi país parte de mi juventud y mi tiempo para llevar a cabo acciones que puedan regenerar la perdurabilidad de esta pasión entre todos los aficionados. Ojalá se pueda lograr que la Cultura Cubana toda, se acerque al Deporte Cubano y lo haga más cercano, más trascendente y más colosal de lo que ha sido.

Muchos deben tener miles de buenas ideas y cientos de buenas intenciones; por favor, no se las guarden.

A los que tienen como encargo el tomar decisiones, por favor, oigan antes de accionar.

Para los que discrepan de cómo pienso, de antemano mis respetos,

Los saluda, intentando ser útil,

Ian Padrón

Cineasta cubano.

Ciudad de La Habana, Cuba. 27 de septiembre de 2009.