Archivo para La gota de rocío

de Silvio y Retamar… como en la sala de una casa

Posted in américa, arte, cuba, el Taburete, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, poesia, silvio, Trova with tags , , , , , , , , , , , on septiembre 14, 2009 by el taburete

DSC01271

México (EFE).- El cantautor cubano Silvio Rodríguez interpretó diecinueve de sus mejores temas ante varios miles de mexicanos a quienes invitó a que se sintieran cómodos, “como en la sala de una casa”.
Acompañado por el poeta Roberto Fernández Retamar y el guitarrista Rachid López, el artista de 62 años de edad comenzó con “Ala de Colibrí” y a partir de ahí entonó otras dieciocho canciones, entre ellas la inédita “El gigante”, escrita el año pasado y que aparecerá en su próximo disco.
Las cerca de 10.000 personas presentes en el Auditorio Nacional se volcaron con el cantautor apenas 10 minutos después de empezar la velada al hacer los coros en “Te doy una canción” y aplaudir los poemas de Fernández Retamar.
Sin embargo, le dejaron sólo en “La gota de Rocío”, una canción cuya versión más conocida es un dúo de Silvio y su hermana Anabel; cuando el cantante está en los conciertos son sus fans quienes suelen entonar la parte que le toca a su acompañante ausente, algo que está vez no sucedió.
Una falta de complicidad momentánea que se difuminó con “Te amaré”, “Mujeres”, Ojalá”, “Playa Girón” y “Unicornio”.
Silvio, que a veces introdujo cambió en la música y letra de sus canciones, reconoció que algunas de sus creaciones están inspiradas en textos de Fernández Retamar y trató de acomodar sus interpretaciones a los poemas de su compatriota.
Después de dos años de ausencia en México, Silvio se presentó con sobriedad, lució una barba canosa inusual y ataviado con un pantalón vaquero, una chaqueta color café y una boina oscura, que sólo se quitó en la última canción del concierto, “Historia de las sillas”, que entonó después de que el público corease su nombre durante ocho minutos consecutivos.
” Gracias México!”, dijo Silvio después de 2:25 horas de canciones en las que comprobó que este país sigue siendo una de las plazas del mundo donde más lo siguen.EFE

Anuncios

Silvio y Retamar: con las mismas manos por Haydée

Posted in américa, arte, cuba, espejos, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, Opinión, poesia, Trova with tags , , , , , , , on mayo 23, 2009 by el taburete

Por Elizabeth López Corzo tomado de cambios-en-cuba

DSC01270

Con las mismas manos de hacer un poema y de rasgar las cuerdas de la guitarra; con las mismas manos de fundar, conspirar, amar y desarmar… se unieron Silvio Rodríguez y Roberto Fernández Retamar en un concierto homenaje a Haydée Santamaría, la fundadora de la Casa de las Américas. Ambos están endeudados para la eternidad con la personalidad de quien supo dar todo por su tierra, por ellos mismos, desde combatir en las montañas y en la ciudad hasta hacer florecer esta Casa que está cumpliendo orgullosamente sus 50 años y desde la cual se ha gestado lo más hermoso de la cultura cubana y latinoamericana. Mediante una dramaturgia sencillísima y profundamente conmovedora, los dos poetas regalaban sus versos, Retamar leía y Silvio cantaba, y así, sólo con su guitarra, como hacía tiempo no lo veíamos el trovador de Ojalá y el autor de Caliban lograron lo que bien vale la pena calificar como una de las escenas más bellas que hemos presenciado en los últimos años. Como dijo Silvio al iniciar el concierto: no hay más que hablar, sobran las palabras. Textos encantadores como Felices los normales, Los feos, Aniversario, Haydée, Otro poema conjetural y más, que fueron sucedidos por Te doy una canción, Te amaré, Canción del elegido, La gota de rocío… nos arrancaron súbitamente aplausos, risas, lágrimas y alguna que otra confesión a quien teníamos al lado. Los que allí estábamos sentados, de pie o tratando de anotar algo o hacer una foto, respirábamos el mismo aire. Creo que a cada uno nos llegó esa luz que siempre se quedó en la Casa como si la hubieran tatuado en las paredes, ese espíritu lucido, esa gran mujer visionaria que se llama Haydée. Después de escuchar los versos reveladores de Retamar unido a la cadencia de Silvio no tengo más que decir, al igual que el trovador: “soy feliz” y hago mía la Pequeña serenata diurna. Quién podría contener los aplausos si hasta tarareamos ese “se fue…” del Unicornio azul. Los poetas volvieron esta vez con los versos que también a nosotros nos han inspirado a gastar papeles creyéndonos protagonistas de aquellas letras que hace años o décadas estamos escuchando y que aún nos ponen la piel de gallina, nos hacen recordar algún episodio triste o alegre, nos hacen sentir cómplices, afortunados o no; incluso nos permiten soñar por un instante que nosotros también podemos hacer la poesía, mientras nos sentimos seguro de una cosa: Silvio sigue siendo el poeta de todos.