Archivo para París

recibe Leonardo Padura Premio Roger Caillois en París…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , on diciembre 8, 2011 by el taburete

Mis amigos,

ayer 7 de diciembre se hizo entrega en la Casa de América Latina en París, del Premio Roger Caillois. Son entregados 3 premios cada año: uno a la literatura latinoamericana, otro a la literatura francesa y un premio de ensayo. Este año el premiado latinoamericano fue Leonardo Padura, quien vino desde La Habana a recibirlo.

En una ceremonia bastante sencilla le fueron entregados los premios a los 3 autores, los otros dos franceses: Pierre Pachet y Jean-Pierre Dupuy (este último graduado de Polytechinque ). Cada uno hizo un pequeño discurso de agradecimiento, Padura en español con una traductora. Sus palabras fueron conmovedoras y se pudo apreciar el contraste entre la intelectualidad elitista (y snob en mi opinión) francesa, y la sencillez de un escritor cubano como Leonardo Padura. Ahí os envío unas fotos del momento.

desde París, un abrazo, Miri.

de Chucho Valdés and the Afro-Cuban Messengers…

Posted in américa, arte, cuba, danza, espejos, Jazz, LaHabana, música with tags , , , , , , , , on septiembre 10, 2010 by el taburete

El pianista de jazz cubano Chucho Valdés se lanza a los 69 años a la aventura de un nuevo grupo, los Afro-Cuban Messengers, con el cual el ex líder del grupo Irakere publica “Chucho’s Steps” su primer disco con una formación desde 2003.

En entrevista con la AFP en París, en vísperas de un concierto el martes en el Festival de Jazz de La Villette, Valdés explica que el nombre de su nuevo grupo es un tributo a los Jazz Messengers, del baterista norteamericano Art Blakey, quien fue su “primera influencia”.

“Blakey fue mi primera influencia, con Horace Silver, que era su pianista. Su grupo fue una escuela que reveló muchos talentos”, subrayó Valdés, hijo del gran pianista Bebo Valdés, con quien grabó en 2009 “Juntos para siempre”, que conquistó un Grammy en la categoría de Mejor Álbum de Jazz Latino.

Chucho Valdés, que fundó en 1967 la Orquesta Cubana de Mísica Moderna y en 1973 el grupo Irakere -el buque insignia del jazz cubano durante un cuarto de siglo, con su mezcla de jazz contemporáneo y ritmos de la santería-, ha sido presentado muchas veces como el creador del jazz afrocubano, lo que él descarta.

“Yo no inventé nada. El jazz afrocubano fue inventado por (los trompetistas) Mario Bauzá, Dizzy Gillespie y (el baterista) Chano Pozo”, subrayó Chucho Valdés, que nació en 1941 en Quivicán, cerca de La Habana, y que ha grabado una treintena de discos y ha sido galardonado con media docena de estatuillas.

“Yo llegué 20 años más tarde, y lo que hice de nuevo, que ellos no habían hecho, fue incorporar instrumentos como los tambores batá, utilizados en los rituales yoruba, el shékere, los tambores arará”, explicó el pianista cubano.

Valdés subrayó que la obra más representativa de esta música es su álbum “Misa Negra”, con el que conquistó su primer éxito internacional.

En “Chucho’s Steps”, Valdés aborda con su estilo vertiginoso y con una hermosa complejidad las diversas formas del jazz contemporáneo: hard bop, free jazz, jazz modal, sobre un rico tapiz de percusión.

“No quería hacer algo que ya había hecho”, recalcó Valdés, que para este álbum contó con la colaboración de nuevos talentos de la escena cubana del jazz.

“El objetivo fundamental del disco era plantear un nuevo desarrollo de la música afrocubana y al mismo tiempo hacer un homenaje a algunos de los grandes músicos de jazz”, subrayó, señalando que había incorporado un tambor batá, utilizado en los rituales yoruba, y una trompeta y un saxo, “al estilo de Art Blakey”.

“Hay combinaciones rítmicas diferentes. En el yoruba hay compases de 6 y 12 tiempos, y para cambiar esa rítmica cambiamos la métrica”, puntualizó.

A fines de los ’90, después de la desaparición de Irakere, que contó entre sus miembros a Arturo Sandoval y Paquito D’Rivera, Valdés dio la prioridad a su carrera de solista.

Exploró el arte de los dúos, presentándose con algunos de los más grandes pianistas del mundo: su padre, Bebo, Herbie Hancock, Michel Legrand y Michel Camilo. También ha acompañado a cantantes como el veterano compositor e intérprete francés Charles Aznavour y la española Concha Buika.

Valdés, que va a reencontrarse en el concierto en París con el saxofonista Archie Shepp, viajará el mes próximo a Estados Unidos, donde se presentará el 22 y 23 de octubre en el Lincoln Center de Nueva York.

la noche del debate… ( II y III )

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , on junio 9, 2010 by el taburete

II

…Fernand sale del metro justo cuando este está pitando. Su chaqueta  queda atrapada en la puerta y tiene que estirar fuerte para sacarla y seguir avanzado hacia su gran proyecto. El andén esta lleno de gente. El ambiente es eléctrico. Hay jóvenes que pintan los carteles publicitarios. Policías que les vigilan para cazarles a la salida y también algunos burgueses típicos de este barrio rico de Paris que vuelven a casa después de haber comprado zapatos de marca o electrodomésticos dessign. Fernand finge ignorar toda esta fauna. Su reloj interno sigue corriendo… tic-tac-tic-tac. Esta tan concentrado que se lleva un tremendo susto cuando la señora blanca que lee un periódico amarillo le grita algo por la ventana. Mientras el metro arranca, la ve apoyar contra la ventana lo que se parece una caja de medicamentos. No comprende las palabras que dibuja la boca redonda de aquella mujer. En la TV, las bocas redondas de los dos candidatos también dibujan palabras que andan flotando en el aire sin sentido. Esas bocas parecen hechas para el amor. Da lo mismo.

Fernand va a tardar unos minutos en conseguir salir a la superficie. Está sudando dentro de la turba de gente. Siempre tuvo claustrofobia. Recuerda cuando su padre le metía la cabeza debajo del agua para que aprendiera a bucear bien. Su madre también buceó bastante durante toda su vida, y hasta el final, en botellas de ginebra sobre todo. Pero por una vez el consigue mantener su cuerpo y su espíritu centrados en el objetivo. La torre Eiffel esta justo ahí, cinco metros mas arriba, y cuando sus pies suban la ultima escalera, tendrá la meta al alcance. Sin embargo, un policía le para antes de la salida. Gota de sudor frio. ¿Le ha visto cara de revolucionario? Menos mal, no es eso. Solo le pregunta si es médico, porque un hombre se encuentra mal. Fernand contesta que no. Vaya pregunta más rara… Bueno, ahora Fernand se da cuenta que esta vestido con una bata blanca. No recuerda haberla visto en su armario, de hecho no recuerda ningún armario. Tic-tac, tic-tac, tic-tac, ya queda poco tiempo. Fernand siempre quiso suicidarse lanzándose de lo alto de la torre Eiffel. Ya sale del hoyo.

En la noche parisina iluminada por mil luces y una luna sin esperanzas, la torre… no está. Ha desaparecido. El choque es tremendo para Fernand…

III

…Es posible que la hayan quemado. Eso es imposible. El humo de la calle entra por la boca de la estación. Fuera una nube negra lo cubre todo. Fernand no distingue a ver unos metros más allá. París es una gran estufa caliente. París es una bomba dentro de una gran estufa caliente. La calle huele a plástico quemado. A tapicería de cuero. A neumático. El aire se hace irrespirable. El aire de París es toxico. Fernand sabe que podría morir intoxicado por el humo. Pero Fernand no quiere morir así. Eso no tendría nada de especial. Fernand quiere llegar hasta la torre Eiffel. Pero la torre no está ahí. Fernand está desconcertado. Desorientado. Fernand siempre quiso subir allí arriba en uno de esos ascensores. Fernand nunca ha estado allí arriba pero Fernand, sí ha estado debajo de la torre. Fue en otro tiempo. Cuando el aire de parís ya comenzaba a hacerse irrespirable. Fernand estira el cuello de su camiseta hasta taparse nariz y boca. Filtra el aire. Nopuede reprimir buscar la torre en el cielo, entre las columnas de humo. Camina. No hay policía a la vista. No hay militares. Solo hay humo que sale de los restos de la destrucción. Varias personas atraviesan la nube cargadas de aparatos electrónicos. París es una ganga. Grupos de gente con improvisadas capuchas aparecen y desaparecen de entre la nube negra. Fernand avanza pegado a la pared de los edificios. No va a ser fácil. En la esquina con la rue de la Tour una mujer abofetea a un hombre que tiene un ataque de histeria. Al fondo de la calle varios coches ardiendo impiden el paso a la avenida de las naciones unidas. Fernand corta hacia la avenida de Kennedy para tratar de cruzar el Sena por Bir Hakeim. La silueta iluminada de la torre no está, no aparece entre el humo de las improvisadas barricadas que se han levantado en la avenida de Suffren con Quai Branly.

Fernand recuerda la Torre iluminada. Fernand recuerda el cartel luminoso. Fernand ya ha estado bajo la torre. 2012… 2012… 2012… fue una noche con cartel luminoso. Era otro tiempo. Cuando el aire de París ya empezaba a ser irrespirable. Fernand tenía 12 años. Su padre tenía 42. El padre de Fernand nació en Francia. El padre de Fernand siempre vivió en Paris. El padre de Fernand se llamaba Yusuff. Fernand siempre quiso subir a la torre. Yusuff nunca había subido a la torre antes. Iba a ser esa tarde. La misma noche del debate para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 2012. 2012… 2012… 2012… el luminoso lucía intermitente sobre la noche estrellada de la ciudad. No fue un debate. Fue una discusión matrimonial con sexo del bueno. Una incestuosa orgia de poder que parió un gobierno bastardo que acabó por liquidar las libertades y los derechos individuales y colectivos de los ciudadanos. Fernand corrió hacia la torre iluminada. Era un niño. Yusuff se quedó fumando un cigarrillo. Fernand estaba asombrado con la torre. Fernand estaba maravillado con las dimensiones de aquella mole. Yusuff se tropezó con una manada de fachas buscando bronca. Fernand no entendía cómo se pudo montar algo tan asombroso. Yusuff era insultado. Fernand miraba las luces intermitentes. Yusuff trató de defenderse. Fernand se acercó a ver los ascensores. Yusuff dejó que se alejara. Una manada de fachas cruzó los campos de Marte. El ascensor ascendió. Yusuff cayó al suelo herido de muerte. Yusuff tenía 42 años. Nunca había subido a la torre Eiffel…

19 años después la torre no está… Fernand no encuentra la torre Eiffel y está deseperado. Pero la torre está en su cabeza y para Fernand es suficiente. Se escucha sonido de sirenas. Fernand corre tras las barricadas tratando de que el humo toxico no lo asfixie. Allí no hay nada. Solo hierba. Fernand cierra los ojos. Fernand recuerda la redonda boca de la señora blanca que leía un periódico amarillo. Fernand recuerda la caja de píldoras contra la ventana. Recuerda un despacho. Diplomas colgados. Batas blancas. Fernand sonríe con los ojos cerrados entre el humo negro de las improvisadas barricadas. Estoy enfermo. Estoy enfermo y mi enfermedad se empeña en salvarme. Una caravana de ambulancias con toda su parafernalia lumínico-sonora pasa por Suffren a toda velocidad. Fernand aprieta los ojos con fuerza. Fernand recuerda el sonido de las sirenas. Su madre está flotando en una piscina llena de ginebra. Está a punto de hundirse. El sonido de las sirenas cada vez se hace más fuerte en la cabeza de fernand. Ya vienen. Ya están aquí mamá.

Un silencio se apodera de la cabeza de Fernand y al abrir los ojos…. continuará

la noche del debate ( I )

la noche del debate… ( I )

Posted in américa, arte, cuba, debate, el Taburete, espejos, LaHabana, Memorias with tags , , , , , on junio 3, 2010 by el taburete

… esa noche Fernand tenía decidido suicidarse desde lo alto de la torre Eiffel. En el televisor el debate entre los candidatos a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Los dos son de derechas. Gaullismo rancio en las ondas. La calle es para la izquierda. La calle es para la policía. Los media siempre al servicio de la gente bien. No es un debate. Es una coalición de gobierno. Fernand se asoma a la ventana. Una columna de humo asciende entre los edificios. La calle está caliente. Inmigrantes de tercera generación. Amigos de la gasolina. ¡Comunistas!. Los candidatos discuten de integración. Una cortina de humo. La gente no puede oírles. La gente está gritando ahí abajo. La gente quema varios contenedores ante la mirada indiferente de Fernand. Tiene que ser esta tarde. No va a ser fácil llegar al centro. No sin ser confundido con el resto de la gente. No sin ser golpeado. Fernand podría lanzarse desde ahí, pero no tendría nada de especial. Fernand siempre quiso subir a la torre Eiffel. Va a ser difícil, pero Fernand está decidido a hacerlo. Tic-tac-tic-tac. El reloj sigue corriendo para los candidatos. Los dos reaccionarios. Pero los candidatos bromean con el presentador. Todo está preparado. No se han dejado ni un solo detalle. Tic-tac-tic-tac-tic-tac… en la calle todo es improvisado. Menos las sirenas. Las sirenas tienen un protocolo. Fernand echa un último vistazo a su alrededor. Todo se queda en orden. Fernand no ha planeado el momento. Fernand ha decidido que hoy es el día. Tiene que ser esta tarde. El televisor se queda encendido. Fernand sale y cierra la puerta del apartamento. En el interior los candidatos a presidente discuten. Es como un matrimonio. Acabarán haciendo el amor. Abajo la calle está encendida. Hay carreras. Hay prisas. Fernand baja las escaleras hasta el portal. Un grupo de policías retiene a dos niños contra la puerta de cristal. Fernand se oculta en la oscuridad. Fernand no quiere morir a manos de la policía. No tendría nada de especial. Fernand siempre quiso subir a la torre Eiffel. Para él hoy nada tiene sentido. Permanece quieto en la oscuridad mientras uno de los policías cachea a uno de los niños. Son niños. ¡Seguramente comunistas! . La cara apretada contra el cristal dibuja un cerco de vaho. Por el hueco de la escalera resuena la voz de los candidatos que discuten en el interior de todos los apartamentos. Harán el amor cuando los focos se hayan apagado. Como la gente bien. Una furgoneta de la policía aparca frente al portal y se lleva a los dos niños. Empujones. Va a ser difícil llegar al centro sin ser confundido con el resto de la gente. Tiene que ser esta tarde. Fernand sale de la oscuridad y abre la puerta. La calle está caliente. La calle huele a quemado. La calle es de la policía. Fernand camina en dirección a la boca de metro. Un pequeño camión de bomberos trata de apagar un coche del que ya no queda nada. La calle está tomada. Nada de improvisación. Controlan el territorio. Ellos tienen un protocolo. La boca del metro es un filtro. Las impurezas no pasan. La gente bien tiene derecho a desplazarse a sus casas calientes sin problemas. Un policía que masca chicle sigue con la mirada a Fernand hasta que este entra en la estación. Parece gente bien. Es blanco. No se han detectado impurezas. Mascar chicle no tiene un protocolo. Al policía se le supone suficiente inteligencia. El andén está casi vacio. Las pocas personas que esperan el tren miran hacia la pantalla de televisión. Siguen atentos el debate. Eso no es un debate. La lívido está por las nubes. El presentador tendrá que masturbarse cuando se apaguen los focos. Un tren se acerca por el túnel. Fernand se aparta de las vías. Fernand no quiere morir arrollado por un tren. Eso no tendría nada de especial. Fernand siempre quiso subir a la torre Eiffel. El tren se detiene y las puertas se abren. Dentro todo está tranquilo. Toda impureza ha sido filtrada para que la gente bien pueda viajar cómodamente. Un hombre negro lee una novela rosa. Fernand observa el mapa de parís. 9 estaciones. Hoy es el día. Fernand no lo ha planeado. Sencillamente, lo ha decidido….

… la gente bien tiene que poder desplazarse a sus casas donde les espera la sopa caliente. Una señora blanca lee un periódico amarillo. Din-din-din-din… 8 estaciones para La Muette. Tiene que ser esta tarde. Algunas personas que se han subido al vagón comentan lo mal que está la calle. ¡no hay derecho!. ¡La gente se ha vuelto loca!. ¡son los comunistas!. Fernand sabe que algo gordo está pasando ahí arriba. Pero fernand solo quiere llegar a la torre Eiffel. Fernand sabe que la torre está ahí arriba. Fernand sabe que no va a ser fácil llegar hasta allí. No sin ser confundido con la gente. Ahí arriba la cosa está caliente. Hay carreras. Hay disparos. Hay barricadas. Las barricadas son improvisadas. Los disparos no. Los disparos tienen un protocolo. Fernand observa como el hombre negro que lee la novela rosa mira las piernas de la señora blanca que lee un periódico amarillo. La cosa está caliente… .

din-din-din-din… las puertas se vuelven a abrir. En el anden varios militares armados hasta los dientes. Tensos. Estoicos. El estoicismo está en el protocolo. P.D.A. “Presencia De Autoridad”. Hay que hacerse notar. Hay que estar sereno. Hay que hacer creer que uno controla la situación. Hay que parecer superior. Estos lo confunden todo. Estos quieren ser superiores. Estos se creen superiores. A Fernand le bastaría con hacer un gesto extraño. A Fernand le bastaría con apuntar con el dedo a los soldados PUM PUM!, y ellos, llenarían a Fernand de plomo en un segundo. Pero fernand no quiere morir acribillado. No tendría nada de especial. Fernand quiere llegar a la torre Eiffel. Lo ha decidido. Al fondo del anden, en una pantalla gigante, los dos presidenciables. No tiene voz. Se escuchan dos fuertes explosiones y los soldados salen corriendo hacia la entrada. Todo el mundo sobrecogido en el vagón. Los dos candidatos no han escuchado nada. Solo se escuchan a si mismos. Es un dialogo con sordos. La gente no puede oírlos. La gente está gritando. La gente está quemando la ciudad…

El hombre negro que lee una novela rosa se baja en Victor Hugo. Fernand piensa en bajarse en La Muette. Fernand piensa cruzar el sena a pié hasta Champ de Mars. Fernand vuelve a revisar el mapa de la ciudad junto a la ventana del tren. Avenue Paul Doumer hasta el Trocadero. Mejor por rue de Passy hasta la place de Varsovie. No va a ser fácil. Ahí arriba hay una revolución en marcha. Los candidatos ya deben de ser conscientes. Los candidatos no han interrumpido su debate. Los candidatos confían en la policía. Estado de derecho. Ley. Orden. Jet privado. Los candidatos tienen su protocolo. Las encuestas deben estar en llamas. Din-din-din-din…. La Muette. La puerta se abre delante de Fernand y este se resiste un momento a bajarse del vagón. Fernand se dice tiene que ser esta tarde. Fernand se dice: lo he decidido…  continuará…

el Caballero de París, en París…

Posted in américa, arte, cortos, cuba, el Taburete, LaHabana, literaura, Memorias, noticias, relato, Teatro with tags , , , , , , , , , , on mayo 28, 2010 by el taburete

París, 28 may (PL) Era conocido como El Caballero de París y llegó a convertirse en uno de los emblemas populares de La Habana, una historia revitalizada ahora en teatro de la mano del escritor francés Serge Sandor.  Sería simplemente una puesta en escena si no tuviese un componente bastante especial y sorprendente: los cerca de 200 actores participantes en la obra proceden de centros médicos psiquiátricos cubanos.

Fue extraordinario poder sacar a todos estos pacientes hospitalizados. El Caballero de París es un personaje excepcional, es un hombre que nunca hizo otra cosa que soñar y hacer soñar, escribir poesía, destacó Sandor.

La presentación de la obra en formato documental, inspirada en la vida de José María López Lledin, escrita con la colaboración de Indira Valdés Ramos, actriz del Teatro Buendía, tuvo lugar en la sede de la embajada de Cuba en París.

Sandor, con el concurso de la Compañía du Labyrinthe, Injam Production y Ediciones Les Cygnes, hizo el lanzamiento también de un libro con textos y fotos que resume esta experiencia inédita realizada en La Habana en noviembre de 2009.

Su físico es cautivante por su semejanza con Don Quijote, a no ser por su tamaño pequeño. Yo me bato contra los molinos desde hace 30 años y el Caballero se bate también para que el mundo encuentre la paz, para que la gente viva junta, declaró el dramaturgo galo.

Antes, en la introducción de la velada, Yaira Jiménez, consejera de prensa de la misión diplomática, recordaba los pasajes alrededor del Caballero de París, desde una canción compuesta en su honor por Antonio María Romeu y un libro del doctor Luis Calzadilla Fierro.

En el concurrido encuentro, la francesa Marie Therese Anton recordaba al personaje en las calles habaneras en la década de 1970. “Era un hombre simpático, de cabellera abundante, de elegante porte en la medida de lo posible y de frases asombrosas”.

Intelectuales, gente de teatro y periodistas aplaudieron la novedosa propuesta de Sandor, en un intercambio que contó con la participación de los embajadores cubanos ante la UNESCO, Marya Florez, y en Francia, Orlando Requeijo.

Joven pianista cubano brilla en París…

Posted in américa, arte, cuba, LaHabana, música, Memorias, noticias with tags , , , , , , , , , , , on abril 12, 2010 by el taburete

Estuvo a un paso de realizar el sueño de la excelencia, pero igual el joven pianista cubano Jorge González Buajasán volvió a descollar con el premio del concurso internacional Flame de Francia. A pocos metros del Sena, en un pequeño teatro del Centro Internacional de las Artes de París, González Buajasán puso muy en alto el nombre de su país al interpretar con maestría a Wolfgang Amadeus Mozart y Alexandre Scriabin.  Ahora logró desmarcarse de sus contrincantes en la categoría de jóvenes promesas de 15 y 16 años, al obtener el primer lauro especial gracias a los 96 puntos (de 100 posibles) que le otorgó el jurado del tradicional evento.

Ya no fue esta vez una distinción compartida y su impecable actuación le abrió el camino para la gala de laureados del Flame esta noche en la cual tendrá el placer de presentarse con una de sus favoritas, Estudio Opus 8 Nro.12 Patético de Scriabin. Me sentí contrariado porque decidieron quitarnos a los competidores finales una pieza a cada uno por razones de tiempo. Era la Balada Nro.3 Opus 47 en La Bemol de Chopin. De todas formas estoy muy feliz con el reconocimiento, dijo a Prensa Latina. Tal vez por fracciones de segundos perdió la concentración y los cuatro puntos que le faltaron para alcanzar el centenar exigido para el Grand Prix, pero en su nivel nadie pudo superar su apasionado diálogo con el piano en la ejecución de Mozart.

Mucho menos al interpretar a Scriabin, uno de los autores con obras más complejas en el pentagrama que exigen exquisito tecnicismo a un concursante de apenas 15 años de edad. Tengo una deuda permanente de agradecimiento con mis profesores desde niño en La Habana, con el Instituto de la Música, con Alicia Perea, con Cuba y con mis padres, y muy en especial tanto que pienso en mi madre, comentó.

Es la segunda vez que gana el Flame, un evento en el cual tomaron parte representantes de más de 35 países de Europa, Asia y el continente americano.

En febrero pasado, González Buajasán, quien estudia con una beca en el Conservatorio Nacional de la región Ile de France, en París, conquistó el primer premio compartido del concurso de Lagny-sur-Marne, Francia, con una felicitación especial del jurado.

Fuente: PL

Silvio a Montaner: los niños cubanos, gracias al bloqueo, este año no podrán entrar masivamente a los conservatorios musicales.

de París a La Habana… La Intratable Belleza del Mundo

Posted in arte, arte digital, cine, Cine Francés, cortos, cuba, el Taburete, LaHabana, noticias with tags , , , , , , , , , , , , on marzo 6, 2010 by el taburete

Una muestra de video creación del Centro Pompidou de París, con artistas de tres generaciones, será abierta el próximo lunes en La Habana como parte de la Semana de la Francofonía.  Bajo el título de La intratable belleza del mundo, en ella participan 10 destacados creadores de Francia, Europa y el Caribe, entre ellos los cineastas Jean Luc Godard y Chris Marker, y los artistas plásticos Rachel Reupke, Laura Waddington y Clarisse Han.

En conferencia de prensa hoy, la curadora Christine Van Assche, anunció que la idea surgió durante sus visitas al Instituto Superior de Arte, donde descubrió la pasión y el interés de los jóvenes creadores por el video. La especialista escogió 10 entre mil 700 obras de la colección los Nuevos Medios de Pompidou. Una selección, dijo, en la cual se cuestiona al mundo contemporáneo desde diferentes miradas.

Distribuidas en seis salas del Centro de las Artes Visuales Wifredo Lam, en la Habana Vieja, los videos muestran varias etapas desde la década de 1980 hasta la actualidad. La más antigua, Territorios (1984), pertenece al inglés Isaac Julien, quien utiliza formas experimentales para mira la vida de su país en esa época desde la experiencia de los negros británicos. Godard, propone Historia(s) del cine, El control del universo, un ensayo sobre el cine y para el cine, mientras que Nicolas Moulin participa con la instalación Nacdatch (2007), en la que se acerca a las mitologías urbanas y tecnológicas del siglo XX. La exposición estará abierta hasta el 8 de abril, y es la primera que exhibe el Centro Pompidou en Cuba.