Archivo para Reinaldo Arenas

Alea para siempre…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , on abril 17, 2011 by el taburete

Hoy domingo se cumplen quince años de la muerte de Tomás Gutiérrez Alea, quizá el autor cinematográfico cubano más importante de la historia, el director de la inolvidable Fresa y chocolate. Esa bella historia de amistad y amor entre un homosexual creyente y un materialista dialéctico.

La verdad es que, hasta hace unos años, apenas conocía nada del cine cubano. La única peli que había visto era ¡Vampiros en la Habana! de Juan Padrón. Se trata de un delicioso film animado que narra la historia de un vampiro que ha logrado dar con un producto que permite a los no muertos disfrutar de la luz del sol y que es perseguido por dos grupos de vampiros para apoderarse del maravilloso invento.

Pero todo cambió el día que vi Fresa y chocolate en el cine. Aquello era cine de calidad, ¡qué actores! ¡Qué guion! ¡Qué dirección! Nada fallaba. Así que tras salir del cine, decidí ver las películas anteriores de Alea para seguir disfrutando. Y no me equivoqué.

Alea, un revolucionario no dogmático, supo mirar al sistema sin lacondescendencia del arribista. Su visión es por tanto ácida, irónica y crítica. Eso sí, teñido todo bajo el manto del humor.

Formado en Italia, sus películas son neorralistas, pero a la cubana. No sé si será el Caribe, el clima, la mezcla de culturas y razas o qué, pero en Cuba todo se hace a su manera, nada es igual que otro país, y todo lleva la coletillaa la cubana. Alea no iba a ser menos y su cine así lo demuestra. A él no le hace falta más que dos actores y un buen diálogo para sacar las vergüenzas al régimen de Castro en relación con su trato a los homosexuales, sobre todo en la década de los 70.

Si bien el humor le sirve a Alea para tamizar y difuminar la crítica, la realidad de aquel tiempo fue terrible. Y aunque se deje entrever, otros como Reinaldo Arenas la ponen de manifiesto sin tapujos.

En cierta manera, Fresa y chocolate me recuerda a El verdugo. Las dos son dos joyas del cine, las dos utilizan el humor para hacer una crítica social, ambas mezclan perfectamente la comedia y el drama y son redondas en sus interpretaciones y dirección.

A raíza del éxito mundial de la película, sus actores, sobre todo, Perugorríadan un salto cuantitativo a sus carreras y les llueven las ofertas. No es de extrañar ya que Jorge nos da una lección sobre cómo afrontar un personaje y cómo vocalizar los diálogos. Se nota en él la escuela rusa sobre todo en lamanera de interiorizar las emociones o de moverse. Todo un gusto.

En un primer planteamiento de casting, Alea pensó en Perugorría para el papel del chocolate y en Cruz para la fresa, más que nada por el físico y aspecto de ambos. Sin embargo, al final decidió todo lo contrario y el resultado es majestuoso.

No quiero olvidarme tampoco de dos nombres importantes en la vida de Alea y en la realización de esta película. Son los de Juan Carlos Tabio y Mirta Ibarra. El primero fue crucial a la hora de llevar a cabo este proyecto dada lasalud de Alea y la segunda, además de esposa de Alea, es una brillantísima actriz que nos regala un personaje maravilloso. Por cierto, hace un par de años dirigió un documental sobre la vida de su marido.

Los domingos están hechos para ver cine, perdón para ver buen cine.

Anuncios

resurrección de Reinaldo Arenas…

Posted in américa, arte, censura, cuba, debate, espejos, Foto, LaHabana, Memorias, noticias, Opinión, poesia with tags , , , , , , , , , , on septiembre 16, 2010 by el taburete

Por Dalia Acosta

LA HABANA, sep (IPS) – Hay muertos que no descansan. Es el caso del escritor cubano Reinaldo Arenas, militante gay fallecido a causa del sida en 1990 en Estados Unidos, que vuelve 10 años después a su país natal de la mano de quien podría ser el único gran amigo que conservó en la isla, el investigador Tomás Fernández Robaina.
“Ahí está el Reinaldo que yo conocí”, comentó a IPS Fernández Robaina, quien rememoró al autor de “Antes que anochezca” (1992) en “Misa para un ángel”, una novela-testimonio que saldrá a la luz el viernes 17 en la sede de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.
Eran muy jóvenes y recién llegados a La Habana de la misma provincia del oriente cubano cuando coinciden como trabajadores en la Biblioteca Nacional de Cuba “José Martí” e inician una amistad que resistió todo tipo de contradicciones, desacuerdos y silencios y, de alguna manera, sobrevivió incluso a la muerte.
“Fui tras la huella de Reinaldo hasta Nueva York y con lo que encontré podía hacer un libro de 500 páginas, pero no tenía sentido. Como Reinaldo habló tan mal de todos nosotros (sus amigos y conocidos en Cuba), la gente pensaba que yo iba a hacer lo mismo”, comentó Fernández Robaina.
“Misa para un ángel”, de la gubernamental Ediciones Unión, mezcla ficción y realidad. En el texto confluye una ceremonia para llamar al espíritu de Arenas, testimonios que revelan secretos de su vida y la mirada con luces y sombras del autor sobre un hombre, según él, convertido en “mito”.
Con una posición radicalmente opuesta a la Revolución Cubana, asumida públicamente en Estados Unidos tras su partida al exilio en 1980, Arenas se colocó en medio del diferendo político de medio siglo entre los gobiernos de ambos países y su nombre ha sido usado desde las posiciones más extremistas.
Sin embargo, Fernández Robaina pretendió lograr un equilibrio sobre alguien que considera “un hermano”, desde “lo más personal y literario”. La novela-testimonio, “sin dejar de decir cosas que a mí me parecen importantes, da mi visión de Reinaldo Arenas. Va a la esencia y no los detalles”, enfatizó.
Sobre los riesgos de unir hechos de ficción con la biografía del escritor nacido en la zona rural de la provincia de Holguín, unos 740 kilómetros al este de La Habana, el investigador consideró que no deberá ser “controversial” pues se trata de un estilo ya impuesto y que le permite determinadas libertades como escritor.
Cuando de literatura cubana se trata, “habrá que hablar de antes y después de Arenas”, defendió Fernández Robaina, como lo hiciera por primera vez en 1963 tras leer el original de “Celestino antes del alba” (1967), el único libro del fallecido escritor publicado en Cuba.
“Era una cosa muy fresca, poética, asequible… y, por supuesto, en esa novela no hay una militancia homosexual a tambor batiente”, dijo sobre el actual ícono de la cultura gay, que alcanzó su madurez intelectual a fines de los años 60, época de la homofobia institucionalizada en esta isla caribeña.
“Hay un Reinaldo Arenas en La Habana y otro Reinaldo Arenas en Estados Unidos”, aseguró el escritor, que intentó develar al escritor emigrado.
La total apertura homo de Arenas en su literatura y hacia la sociedad acaeció justo con su llegada a tierras estadounidenses.
“Reinaldo no era amanerado. Tenía el estilo de un lord inglés y toda una serie de cosas que no hacían ver fácilmente si era homosexual”, detalló. “Esa lucha, tal y como él la hace posteriormente, en Cuba nunca la hizo. En aquel momento no había un movimiento gay fuerte” en la isla, recordó.
Para el investigador de la Biblioteca Nacional, la obra de Arenas abiertamente homo pudo ser una limitante en Cuba “en un momento determinado, porque hay personas que aman la literatura pero (…) por prejuicios no le gustan los homosexuales, y por tanto, la literatura homosexual”.
No obstante, su autobiografía “Antes que anochezca” cobró popularidad entre el público de la isla, aunque no estuviera publicada por editoriales nacionales. En corto tiempo, “yo conté siete personas leyendo el libro por la calle, en barrios y ediciones diferentes”, recordó asombrado Fernández Robaina.
A pesar de que su literatura es “única”, el rescate y difusión de su obra en el ámbito cubano se obstaculiza por diversas razones, que no sólo dependen de la voluntad de las autoridades. “Cuando él muere, deja una cláusula de que sus libros no se pueden editar en Cuba mientras exista el sistema socialista”, reveló.
Para Fernández Robaina, obras como “El mundo alucinante” (1968), “Celestino antes del alba”, “El palacio de las blanquísimas mofetas” (1975) y sus relatos de “Viaje a La Habana” (1990) podrían editarse en la isla sin problema, pero la voluntad final de Arenas lo impide legalmente.
“Reinaldo Arenas va a ser estudiado en el futuro como una especie rara, no solamente por su estilo, sino por sus contenidos e imaginación”, previó el escritor, quien espera consultar parte de los manuscritos de Arenas, a disposición del público a partir de 2011 en la Universidad de Princetown, de la ciudad estadounidense de New Jersey.
En cuanto a “Misa para un ángel”, comentó que hasta ahora la crítica de quienes lo han leído “ha sido muy fuerte, porque yo no utilizo el mismo lenguaje de Reinaldo”, dueño de un carácter sin tregua hacia las personas que le rodeaban y exponente del realismo sucio. Pero no falta el humor en un libro que calificó de “divertimento”.
Tomás Fernández Robaina, activista por la no discriminación racial, ha trabajado el género del testimonio y la investigación sociológica siempre con un tratamiento atractivo como “Recuerdos secretos de dos mujeres públicas: testimonio literario” (1984) y “Hablen paleros y santeros” (1994).