Archivo para segunda cita

Silvio Rodríguez: Seguir siendo San Antonio de los Baños…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , on noviembre 11, 2014 by el taburete

tomado de Segunda Cita, Blog personal de Silvio Rodriguez | Fotos Silvio

Debí haberme preparado mejor para el concierto de San Antonio de los Baños. Debí haber montado con los músicos todas las canciones evocativas que le tengo… Aunque, pensándolo mejor, llevo a mi pueblo tan adentro que no hay canción mía donde no esté su marca.

Aquellos tiempos de naturaleza en eclosión y de libertad son tan importantes que, cuando pienso en mi infancia, he borrado los años que pasé encerrado en apartamentos habaneros y sólo me afloran los fines de semana en que mi madre nos montaba en dos guaguas para, al final, llegar a la casita en que habíamos nacido, en la calle Caridad, número 2 y medio. Allí nos esperaban mis abuelos, María y Félix –y mi tía Marta, la más chiquita de las hijas, que todavía vivía con ellos.

Yo saludaba y desaparecía. Sin tocar el suelo andaba cuadra y media, hasta La Callancha (la calle ancha), hasta la casa de mi primo Hectico, para reencontrarme con el Chentum, Carlitos, los dos Julios, Kike, el indómito Guácara, Arminda y Miriam; para ver a mi prima Adita, recogida por tía Lidia desde la muerte de Adelfa, la hermana “que en Gloria esté”.

Justo enfrente, sólo cruzando, quedaba el bajareque de Narciso el Mocho, entre una ceiba y la casa de su hermana Lorenza. En el traspatio de Lorenza había una valla de gallos y los domingos aquello era un hormiguero. Mano y sus hermanos cuidaban los animales finos, pero entre semana no se dejaba pasar niños.

Cien metros a la izquierda, el bodegón de El Sol de Cuba. Cincuenta a la derecha, un ancho terraplén que decían que llegaba a Cayo La Rosa, pasando por la laguna Arigüanabo. Ambas márgenes de aquel camino que subía y bajaba estaban cerrados de monte, campo de operaciones de mi infancia, antesala del río…

El concierto de anoche fue en El Parque Central. A mis espaldas, el busto del hombre con la única palabra que lo explica todo, la que renombró la antigua Calle Real: Martí. Veinte metros atrás, el otrora imponente edificio del Teatro Casino, la Sociedad y uno de los dos cines que había en San Antonio (el primero en que estuve). Hoy todo puras ruinas. Reconstrucción calculada en un millón de dólares.

Con el busto de Martí, la bandera cubana que pusimos y las ruinas del Teatro Casino en las espaldas, fue el concierto de anoche. Como algunos otros buenos conciertos, llovió. Llovió después de muchos días de cielo despejado. Supongo que algo nos tenía que caer de arriba a aquellos locos que cantábamos empecinadamente, pese a los instrumentos anegados, diciéndonos tanto los unos a los otros.

Algo que dije con palabras fue un modestísimo homenaje a Rodolfo Chacón, quien asombró mi infancia con una voz que hasta aquella tarde en La Quintica yo no podía imaginar. Rodolfo hoy día es un jubilado de la escena que dedica horas y fuerzas a preparar jóvenes y niños en el hermoso arte de la lírica. Enseñar a cantar es enseñar historia, maneras, cultura a los que crecen, haciéndoles crecer. Espero que algún día la importante labor de Chacón le sea sea reconocida, como mucho merece.

Las autoridades de San Antonio nombraron hijo ilustre a Frank Fernández, y a mi también. Agradezco el elogio a mi trabajadora y soñadora familia. En unos días hará 68 años que lo de hijo de mi pueblo me conforma.

Cumplida quedó la fraterna porfía con Frank de hacer conciertos en Mayarí y en San Antonio. Acuerdo que no fue más que un pretexto para retomar lo que hemos hecho tantas veces. En ambos conciertos llovió; en ambos el pueblo se mantuvo hasta el fin. Ambos sabemos que volveremos a estar juntos, de alguna forma, en nuestras respectivas patrias chicas y siempre en la grande.

Cuántos amigos de la infancia, cuántos conocidos y cuántos episodios revisitados. Cuántos hijos de vecinos, cuántos nietos de primos hermanos. Cuántos idos por llamamientos naturales; cuantos porque los hijos se les fueron y “qué voy a hacer con la vejez”.

Yendo hacia el pueblo, mi madre extraía de entre las brumas a Mayuya y sus hermanos, familia cuya casa colindaba con el placer de pelota de la esquina. En medio del concierto, increíblemente, una nieta de aquellos se me acercó a preguntarme dónde estaba mi madre. ¿Cómo es que la memoria de dos familias, con tanta ausencia de por medio, pudo coincidir y buscarse allí, bajo la lluvia, en aquel parque?

Milagros en los que vale la pena creer.

Gracias mi pueblo, por de cierta manera seguir siendo San Antonio de los Baños.

https://eltaburete.files.wordpress.com/2014/11/39036-dsc06410.jpg

Anuncios

rompiendo el silencio…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , on febrero 5, 2011 by el taburete

Soy dichoso por este aislamiento
donde a mis anchas holgazaneo
mientras contemplo mi alma vagar
por la lejanía hasta perderla.
Soy dichoso por este silencio
cuando puedo escucharme a mi mismo
sin que nada me turbe de afuera,
sin que el tiempo me busque y me encuentre.
Soy dichoso así, ni más ni menos,
sin pensar en ello, respirando
los átomos que nos entremezclan,
metido en el corazón de un ser
dueño de un aliento incalculable,
esparciéndose por el espacio.

Antonio Guerrero. Hueco de la prisión de Oklahoma. 30 de enero de 2010.

Hoy revisando los blogs amigos nos hemos tropezado con los poemas de Antonio en el Blog de Silvio, los que escribiera en el Hueco de la prisión de Oklahoma desde el 26 de enero hasta el 12 de febrero de 2010, y hemos querido compartir este aquí. sigue leyendo en segunda cita…

Silvio Rodríguez: “Algo de mi época que me faltaba por hacer”

Posted in el Taburete with tags , , , , , on octubre 13, 2010 by el taburete

Iroel Sánchez

Silvio RodríguezEl trovador Silvio Rodríguez ha concedido una entrevista a La pupila insomne en que comenta las vivencias que le ha proporcionado su blog Segunda cita y también da su visión sobre Internet.  Silvio habla aquí de su relación con poetas como José Martí y García Lorca y de su especial admiración por Rubén Martínez Villena. En referencia a los cinco prisioneros políticos cubanos en Estados Unidos, el autor de Pequeña serenata diurna ha pedido al presidente Barack Obama que “escuche a Danny Glover”, quien es un tenaz activista en la lucha por su liberación. 

-El detonante para esta entrevista ha sido la lectura del post “cierto resumen de noticias” que has publicado en tu blog Segunda cita. En él intentas una especie de balance después de cinco meses de lo que inicialmente llamaste “jugar a Dios”. Intentando un “resumen” no menos noticioso: ¿qué te ha aportado y qué te ha quitado la experiencia, si es que te ha quitado algo?

“Cierto que algunos amigos piensan que Segunda cita me ha quitado más de lo que me da. Lo dicen por la cantidad de trabajo que tengo siempre. No niego que a veces el blog me ha ocupado algo de tiempo, sobre todo desde Cuba, pero también me ha aportado. Yo creo quehe vivido una experiencia contemporánea, algo de mi época que me faltaba por hacer y que hasta hace poco era imposible. Para mí ha sido un atisbo a lo que podría ser para algunos el mundo del mañana.”

-En la “página inicial” con que nació Segunda cita, contabas de tu sorpresivo encuentro con la posibilidad de Crear un blog, a propósito de un enlace que te enviara la trovadora venezolana Cecilia Tood. Realmente, ¿no habías imaginado antes esa oportunidad?

“Hay un sitio llamado Trovacub, que hacen unos hermanos y hermanas mexicanos. Ellos me habían construido un espacio que yo visitaba algunas veces, generalmente para publicar entrevistas. Pero lo que cuento en la primera entrada de Segunda cita pasó realmente: me dejé llevar por la pregunta “¿quieres hacer un blog?” y un par de minutos después ya lo tenía. ¿Y ahora qué?, me dije… y escribí el primer post. Tremenda sorpresa cuando lo vi publicado. En ese momento no imaginaba lo que sería después, aunque está claro que lo que ha pasado con Segunda cita está en consonancia con las circunstancias de su autor.”

En un medio en el que la filosofía predominante es compartir contenidos, siendo tú un autor cuyas letras y grabaciones están en numerosos sitios de la Red de redes, ¿qué piensas de temas tan debatidos como el derecho de autor y la propiedad intelectual en Internet?

“Filosóficamente yo nunca he sido muy apegado a los derechos de autor, aunque personalmente me haya beneficiado que existan. En 1968 hubo un congreso de cultura donde planteé que si el Estado iba a asumir la remuneración del trabajo ¿para qué necesitábamos los derechos de autor? Después la proliferación de medios de registro y reproducción, y ahora la Internet, le dieron golpes más duros a esos derechos que aquellas palabras que por poco me cuestan la vida. Hoy por hoy considero que cualquier trabajo que sea útil hay que retribuirlo de alguna forma.”

-Desde hace algún tiempo, a menudo andas acompañado de una cámara. Incluso, cuando publicaste el testimonio gráfico del encuentro con Fidel el pasado 26 de julio, tus fotos fueron reproducidas por numerosos medios de prensa ¿Segunda cita te ha animado a difundir más tu trabajo como fotógrafo?

“Desde que era niño me fascinaba disparar con cámaras, deporte considerado entonces mucho más caro que ahora. Así que, desde que mi trabajo me lo permitió, me hice de una cámara. Sin embargo en Segunda cita no he usado mucho de la fotografía, sobre todo porque escoger fotos y procesarlas para la web lleva un tiempito extra que a veces no tengo. Por otra parte tampoco resultan muy alentadoras las posibilidades de diseño que las plantillas de Google ofrecen.”

-Te has solidarizado de manera reiterada con nuestros cinco héroes prisioneros en Estados Unidos, y cuando recientemente cantaste en Washington hiciste un llamado directo al presidente Obama para que los libere. Si, como en un mensaje de  Twitter, tuvieras sólo un reducido número de caracteres para dirigirte a él sobre este tema, qué le dirías.

“Obama, escuche a Danny Glover.”

-La mayoría de los artistas utilizan los recursos de Internet como un medio para su promoción. En tu blog has hecho mucho más que limitarte a difundir tu obra, ¿quiere decir que para ti es más un medio de participación e intervención social que una vía para la promoción de tu trabajo artístico?

“Lo concebí abierto, como lo anuncio en mi primer post, como un espacio de intercambio. De pronto alguien pidió fotos y puse fotos. Otro nombró canciones y las puse. También he puesto ideas, poemas, imágenes y canciones de otros autores. A veces pongo enlaces con noticias, o sitios que me parecen interesantes. He ido combinando lo propio con lo ajeno, en función de lo que desee trasmitir. Para mí ha sido un aprendizaje de edición múltiple. Lo único que me falta por subir son imágenes en movimiento, porque ya puse hasta dibujos.”

-Tus más recientes giras -por Puerto Rico, Estados Unidos y México- han contado con tu propia “cobertura” y muchos se han puesto al tanto de lo sucedido primero en  Segunda cita que en la llamada gran prensa, ¿cuán diferente ha sido ahora para ti mismo, al contar con un espacio donde das tu propia versión de lo ocurrido?

“En realidad he trasmitido más bien detalles,  porque los requerimientos y la movilidad de las giras a veces no dan tiempo a profundizar mucho. Pero sí: alguito de la visión propia ha podido salir, como narrar la impresión acústica de un teatro o mostrar imágenes de una ciudad en medio del desierto.”

-Sucesos de las últimas semanas como la huelga general en España y la lucha contra el golpe de estado en Ecuador –a la que te sumaste desde tu blog-, o el uso que hace Chávez de Twitter, han demostrado que las redes sociales en Internet pueden ser una poderosa arma en manos de los movimientos de izquierda, ¿cómo lo ves tú?

“¿Y dónde me dejas los movimientos de derecha? Las redes sociales y la Internet, como todo lo que fabrica el hombre, se puede convertir en un arma y también en un escudo, incluso en un fin en sí mismo. Todo depende de quién lo use y para qué. Pero más allá de la ideologización, lo cierto es que la Internet, como la televisión o las ondas de radio, nos enlazan con el mundo distante. No se borran fronteras, pero se trasgreden. La Internet es la más reciente prueba de lo rápido que puede viajar cualquier idea, lo mismo sea verdad que mentira. Es otro espacio humano más, donde lo único objetivo es la tecnología.”

-Has publicado en el blog textos de Lorca, Martí y Rubén Martínez Villena, los tres son grandes poetas, pero sin dudas los une también lo que has llamado “poética de la reivindicación civil”, ¿hay una intencionalidad en destacar esa coincidencia, o se trata de algo que ha aflorado espontáneamente a partir de tus propias lecturas, preferencias literarias y también tu cercanía con esa poética?

“Son poetas cercanos, nunca dejo de leerlos, siempre vuelven. El blog lo llevo, además de por sugerencias, dejándome llevar por inspiraciones. Soy consciente de que esas musas pueden resultar algo irónicas, porque cuando terminas una canción y no te gusta, la deshechas; pero una vez publicado un mensaje es un poquito más comprometedor desaparecerlo, aunque supongo que tampoco será imposible.”

-En el caso de Rubén,   el poema que publicaste es Insuficiencia de la escala y el iris, del que alguna vez contaste que le pusiste música, ¿es señal de que por fin aparecerá en alguna grabación?

“Lamentablemente, no quiere decir eso. Hay sólo una grabación casera de ese texto. Aquella vez también le puse música a El cazador. Esos y otros poemas iban a ser un disco que nunca terminé.”

-Y una última, que es también sobre Rubén, con la licencia que se permite un blog llamado precisamente como su poema La pupila insomne. Desde los estudios Ojalá –que lideras- se ha convocado un concurso para musicalizar la poesía de Martínez Villena, ¿por qué escogieron su obra y no otra para esa convocatoria?

“Porque el año pasado se cumplían 110 años de su nacimiento. Fue entonces que tuve la idea, pero no tiempo para organizar el concurso. Otra razón de escoger a Rubén fue su vida, que se perdió temprano, que él hasta cierto punto ofrendó al bienestar colectivo. Siempre me ha conmovido que un joven tan talentoso haya tenido el valor de cambiar su brillante porvenir por ser un organizador de huelgas, un militante, un luchador social. No muchos seres humanos dejan señales como esa.”

lo dice Ravsberg…

Posted in américa, arte, cuba, debate, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, Opinión, relato, silvio with tags , , , , , , , , on septiembre 13, 2010 by el taburete

el título del Post es de Silvio Rodriguez, tomado de su blog Segunda Cita

Democracia a la cubana
Fernando Ravsberg | 2010-09-09, 15:04

Hace unos años, participe de un debate en una radio europea y uno de los cubanos que se encontraba en el panel nos habló maravillas de la Cuba pre revolucionaria, de su desarrollo económico, social y sobre todo de su solidez política.
Lo que mi contertulio nunca nos pudo explicar es como en ese “paraíso” se produjo la primera revolución comunista de América, por vía violenta y contando además con el apoyo masivo de la población, por lo menos durante sus primeros años.
Entre los muchos tópicos que se oyen sobre Cuba el que parece más alejado de la realidad es el que afirma que antes de 1959 se había alcanzado un alto nivel de democracia política y que la Constitución de 1940 es la mejor prueba de ello.
Los 57 años previos al triunfo de la revolución nos muestran una historia muy diferente.
Desde que Cuba nace y hasta que pasa los años 30 vive como un protectorado de EE.UU., con una enmienda constitucional que les permitió incluso invadir la isla de forma “legal”.
Washington no desaprovecha este estatus, se adueña del 20% de las tierras, del 90% de las minas y del 40% de la industria azucarera (1). Al nacer Fidel Castro 2/3 partes de todas las producciones agrícolas cubanas eran de propiedad estadounidense. (2)
Es por esos años que el presidente Gerardo Machado decide saltarse las elecciones y continuar al mando. Se afianza en el poder a sangre y fuego, reprime, encarcela y asesina a sus oponentes, mientras hambrea a la mayoría de los cubanos.
Machado no entendía de razones, así que la gente se lanzó a las calles y se convirtieron en una nación ingobernable hasta que derrumbaron la dictadura. Fue tal vez la primera revolución que hubo en Cuba y, sin la menor duda, la más espontánea y masiva.
De 1933 a 1936 Cuba tuvo nada menos que 8 presidentes, la mayoría de ellos duraban unos pocos meses pero el record de permanencia en el cargo lo tuvo Carlos Manuel Márquez, quien ejerció la primera magistratura solo por unas horas.
En medio de este caos surge la famosa Constitución de 1940, “la más avanzada de América”, según sus orgullosos defensores. Y tal vez lo fuera pero lo cierto es que no pasó de ser un papel que nunca reguló la vida real de los cubanos.
La flamante Constitución, no pudo impedir que el presidente Ramón Grau llegara a negociar con los grupos de gansters que asolaban el país y terminara ¡integrándolos en la policía! , según nos cuenta el historiador Carlos Márquez Sterling (3).
La corrupción era tan general que el Partido Ortodoxo, crece vertiginosamente gracias a las promesas de combatirla. Su presidente, Eduardo Chivás, tenía un programa de radio que se dedicaba casi exclusivamente a denunciar a los políticos venales.
En 1952 se produce un golpe de Estado que encierra una doble paradoja. Lo encabeza Fulgencio Batista, quien fuera uno de los promotores de la Constitución de 1940 y tiene el apoyo de las Fuerzas Armadas, supuestas garantes de ese orden institucional.
Si el gobierno de Grau “legalizó” a los gansters locales, el de Batista internacionalizó el problema al permitir que la mafia de EE.UU. -encabezada por Meyer Lanski y otros personajes notables- tomara el control de los casinos y del juego en general.
Habían llegado unos años antes y se sentían tan a gusto que en 1946 realizaron aquí una de sus más importantes reuniones. La presidió el capo Lucky Luciano, la amenizó “la voz” de Frank Sinatra y asistieron “personalidades” de la talla de Anastasia, Costello, Gambino y Genovese.
Y mientras en La Habana construían canales de televisión, casinos, hoteles, marinas y hasta helipuertos, en 1957 solo el 4% de los trabajadores agrícolas comía habitualmente carne, pescado menos del 1%, apenas un 2% consumía huevos y el 90% no tomaba leche.
Los datos pertenecen a una encuesta de la Agrupación Católica Universitaria (4), en la que se registra además que el 80% de sus viviendas eran de madera con techo de guano, el 90% no tenían luz eléctrica y el 64% no disponían de baño ni letrina.
Recuerdo que en una fiesta privada en la que el trovador Pedro Luis Ferrer cantó algunas de sus canciones más críticas, uno de los cubanos participantes le dijo entusiasmado: “eso es, debemos reconstruir la Cuba que teníamos antes de que llegara este hombre”.
El cantante dejó de tocar, se puso serio y le respondió: “ustedes ya fueron derrotados en 1959. No te equivoques, yo miro hacia el futuro, en busca de una sociedad mejor que esta y estoy seguro de que no la voy a encontrar en ese pasado que tanto añoras”.

(1) Diccionario enciclopédico Grijalbo
(2) Volker Skierka en su biografía de “Fidel Castro”
(3) http://eddosrios.org/obras/historia/bando_5htm
(4) http://www.cubanag.ifas.ufl.edu/pdf/acusp.pdf

invitación…

Posted in américa, arte, cuba, debate, dibujo, el Taburete, espejos, LaHabana, literaura, música, Memorias, noticias, Opinión, silvio with tags , , , , , on septiembre 10, 2010 by el taburete

por Silvio Rodriguez en su blog Segunda Cita

Creo que la Revolución Cubana dignificó a nuestro país y a los cubanos. Y que el Gobierno Revolucionario ha sido el mejor gobierno de nuestra Historia.

Sí: antes de la Revolución La Habana estaba mucho más pintada, los baches eran raros y uno caminaba calles y calles de tiendas llenas e iluminadas. Pero ¿quiénes compraban en aquellas tiendas? ¿Quiénes podían caminar con verdadera libertad por aquellas calles? Por supuesto, los que “tenían con qué” en sus bolsillos. Los demás, a ver vidrieras y a soñar, como mi madre, como nuestra familia, como la mayoría de las familias cubanas. Por aquellas avenidas fabulosas sólo se paseaban los “ciudadanos respetables”, bien considerados en primer lugar por su aspecto. Los harapientos, los mendigos, casi todos negros, tenían que hacer rodeos, porque cuando un policía los veía en alguna calle “decente”, a palos los sacaban de allí.

Esto lo vi con mis propios ojos de niño de 7 u 8 años y lo estuve viendo hasta que cumplí 12, cuando triunfó la Revolución.

En la esquina de mi casa había dos bares, en uno de ellos, a veces, en vez de cenar, nos tomábamos un batido. En varias ocasiones pasaron marines, cayéndose de borrachos, buscando prostitutas y metiéndose con las mujeres del barrio. A un joven vecino nuestro, que salió a defender a su hermana, lo tiraron al suelo, y cuando llegó la policía ¿con quién creen que cargaron? ¿Con los abusadores? Pues no. A patadas por los fondillos se llevaron a aquel joven universitario que, lógicamente, después se destacaba en las tánganas estudiantiles.

Ahí están las fotos de un marine meando, sentado en la cabeza de la estatua de Martí, en el Parque Central de nuestra Capital.

Eso era Cuba, antes del 59. Al menos así eran las calles de la Centrohabana que yo viví a diario, las del barrio de San Leopoldo, colindante con Dragones y Cayo Hueso. Ahora están destruidas, me desgarra pasar por allí porque es como ver las ruinas de mi propia infancia. Lo canto en “Trovador antiguo”. ¿Cómo pudimos llegar a semejante deterioro? Por muchas razones. Mucha culpa nuestra por no haber visto los árboles, embelesados con el bosque, pero culpa también de los que quieren que regresen los marines a vejar la cabeza de Martí.

Estoy de acuerdo en revertir los errores, en desterrar el autoritarismo y en construir una democracia socialista sólida, eficiente, con un funcionamiento siempre perfectible, que se garantice a sí misma. Me niego a renunciar a los derechos fundamentales que la Revolución conquistó para el pueblo. Antes que nada, dignidad y soberanía, y asimismo salud, educación, cultura y una vejez honorable para todos. Quisiera no tener que enterarme de lo que pasa en mi país por la prensa de afuera, cuyos enfoques aportan no poca confusión. Quisiera que mejoraran muchas cosas que he dicho y otras que no.

Pero, por encima de todo, no quiero que regrese aquella ignominia, aquella miseria, aquella falsedad de partidos políticos que cuando tomaban el poder le entregaban el país al mejor postor. Todo aquello sucedía al tibio amparo de la Declaración de los Derechos Humanos y de la Constitución de 1940. La experiencia pre-revolucionaria cubana y la de muchos otros países demuestra lo que importan los derechos humanos en las democracias representativas.

Muchos de los que hoy atacan la Revolución, fueron educados por ella. Profesionales emigrados, que comparan forzadamente las condiciones ideales de “la culta Europa”, con la hostigada Cuba. Otros, más viejos, quizá algúna vez llegaron a “ser algo” gracias a la Revolución y hoy se pavonean como ideólogos pro capitalistas, estudiosos de Leyes e Historia, disfrazados de humildes obreros. Personalmente, no soporto a los “cambiacasacas” fervorosos; esos arrepentidos, con sus cursitos de marxismo y todo, que eran más papistas que el Papa y ahora son su propio reverso. No les deseo mal, a nadie se lo deseo, pero tanta inconsistencia me revuelve.

La Revolución, como Prometeo (le debo una canción con ese nombre), iluminó a los olvidados. Porque en vez de decirle al pueblo: cree, le dijo: lee. Por eso, como al héroe mitológico, quieren hacerle pagar su osadía, atándola a una remota cumbre donde un buitre (o un águila imperial) le devore eternamente las entrañas. Yo no niego los errores y los voluntarismos, pero no sé olvidar la vocación de pueblo de la Revolución, frente a agresiones que han usado todas las armas para herir y matar, así como los más poderosos y sofisticados medios de difusión (y distorsión) de ideas.

Jamás he dicho que el bloqueo tiene toda la culpa de nuestras desgracias. Pero la existencia del bloqueo no nos ha dado nunca la oportunidad de medirnos a nosotros mismos.

A mí me gustaría morir con las responsabilidades de nuestras desdichas bien claritas.

Por eso invito a todos los que aman a Cuba y desean la dignidad de los cubanos, a gritar conmigo ahora, mañana, en todas partes: ¡Abajo el bloqueo!

texto Silvio Rodriguez./ la ilustración es de Gillen.

la alarma del golf…

Posted in américa, cuba, debate, el Taburete, espejos, LaHabana, Memorias, Opinión, silvio with tags , , , , , , on agosto 31, 2010 by el taburete

por Guillermo Rodríguez Rivera tomado de segunda cita

He recordado en estos días a Dwight D. Eisenhower y a Nicolás Guillén.

Al viejo Ike, ya de regreso de sus tiempos de general en jefe de las tropas norteamericanas en la Segunda Guerra Mundial, dedicado al golf, su pasatiempo favorito, y a reprimir a los latinoamericanos que querían ser un poco más libres, como pasó con la democrática Guatemala de Árbenz.

Nicolás, burlón, satirizaba su “blanca pelotilla, presidencial”, que iba rodando “como un planeta mínimo” por el césped de los campos de golf. Resulta que ha aparecido la alarma del golf.

Varios compañeros, empezando por Lohania Aruca que hizo una carta abierta a Miguel Barnet para instarlo a solicitar una reunión con todos los integrantes de la UNEAC que así nos erigiríamos en verdadera “conciencia crítica de la sociedad” para exigir cuentas de por qué La Jornada, el serio periódico mexicano, puso en boca de Marrero, el ministro cubano del Turismo, la noticia de que se construirán 16 campos de golf a todo lujo, con las correspondientes zonas residenciales anexas para recibir golfistas millonarios ―preferentemente norteamericanos— en un turismo que se supone de altísima rentabilidad.

La compañera Aruca después se lamentaba que su carta hubiera sido publicada. No entiendo bien: si era “abierta” era para publicarse, que así son las cartas abiertas. Si era cerrada, ¿quién la abrió y la difundió?

Hace un par de días, Roberto Fernández García dramatizaba el asunto hasta el punto de calificar el supuesto plan de “venta del alma al diablo”.

Cuba ha renunciado por razones de ética y de principios ―a pesar de que los enemigos hacen los juicios que le parecen— al turismo basado en los casinos y los juegos de azar, al turismo sexual, a la más mínima implicación con la droga. Me pregunto: ¿es tan grave vender turismo en unos campos de golf exclusivos para gente de mucho dinero que va a rodar su “graciosa pelotilla” millonaria de golf, dejando sólidos ingresos para el país? ¿No es muchas veces más contaminador el turismo que llega a nuestras ciudades, a nuestros jóvenes, trayendo muchas veces lo que no deseamos?

Bien, señores: vivimos en el mundo, que no es ni por asomo aséptico, y no van a derrocar la Revolución ni a pervertir a los cubanos de verdad, unos golfistas millonarios que usen unos kilómetros de nuestra isla para jugar y acaso dejarnos ingresos para reparar nuestros estadios, nuestras escuelas, nuestras piscinas deportivas.

¿Quieren saber una cosa? Tengo muchas ganas de comerme una langosta Thermidor, pero sé que venderlas nos permite comprar o producir el más humilde pollo o los mucho más humildes huevos que comemos en Cuba.

Ningún cubano cargó un fusil al hombro para que vinieran golfistas millonarios a jugar en Cuba, pero nadie que cargara un fusil se va a asustar por ello.

envidia…

Posted in américa, arte, arte digital, cuba, debate, espejos, Foto, noticias, Opinión, silvio, Trova with tags , , , , on julio 26, 2010 by el taburete

Hoy por la mañana el Compañero Fidel se reunió con activistas de Pastores por la Paz y con un grupo de artistas cubanos entre los que se encontraba Silvio Rodriguez quien nos ha regalado este post en su blog Segunda Cita en el que podéis leer su nota y ver más fotos de Fidel tomadas por el propio Silvio … segunda cita…Todo un privilegio