Archivo para Sheila Roche

El sueño de un noruego en La Habana…

Posted in el Taburete with tags , , , , , , , , , , , , , on abril 4, 2011 by el taburete

Una impresionante producción, de esas que potencian la espectacularidad visual en la escena, ofreció con su última adaptación teatral el director Juan Carlos Cremata, en la sala Tito Junco, del Centro Cultural Bertolt Brecht. Sleep (Duerme), obra del dramaturgo, poeta y narrador noruego Jon Fosse, es uno de esos montajes que, con detractores o no, han de trascender en el panorama nacional por su excelente calidad y factura escénica.

Foto: Otmaro Rodríguez

Llevada a las tablas por el proyecto teatral El Ingenio, la puesta de más de una hora de duración tiene el efecto sorpresa de caja china. Aunque, desde la entrada en la sala oscura, todo parezca que va a acontecer encima de una cama, varias historias simultáneas aparecen en la misma acción dramática, espacialmente opuestas, pero contenidas entre sí.

Del texto, que aborda los conflictos del amor, la pareja, y las distintas etapas de la vida desde la adolescencia hasta la vejez, la versión sustrae la esencia dramatúrgica y va más allá, donde solo quien conoce o vive nuestra circunstancia comprende la simbología y la intertextualidad que se adueña de la escena. De ahí que sea tan importante la factura de este espectáculo como su filiación, tan cubana.

El montaje es rico, apasionado, doliente, hilarante, realista y crítico a la vez. El director logra articular todos estos elementos de tal forma que no priva su visión de la realidad contemporánea de variantes tan importantes como la intensidad —manifiesta en las actuaciones—, la imaginación, las emociones y, naturalmente, los sueños.

En Sleep encontramos un espectáculo pletórico de incitantes sutilezas e ironías. Una historia de afectos, conformismos, engaños y carencias donde conviven varios tipos de acciones cual si fueran cuadros o secuencias cinematográficas —pensadas para presenciarla desde distintos ángulos— que Cremata va presentando al público con los recursos propios del teatro.

Un encomiable diseño de luces, vestuarios, atrezzos y proyecciones audiovisuales (en una pantalla que resalta palabras a conveniencia) enriquecen el trabajo de composición escénica resuelto con un gran sentido de la estética del séptimo arte que bien conoce el cineasta. No obstante, amén del hábil manejo de los espacios, no sucede igual con los tiempos de la acción que se dilata demasiado en los parlamentos y que, por momentos, baja en intensidad el ritmo de la obra.

Por su parte, el elenco brinda un drama de candente erotismo sustentado en la expresión corporal y los equilibrados malabarismos —casi circenses— de los personajes que encarnan las parejas jóvenes, Yaité Ruiz, Carlos Solar, Sheila Roche y Ariel López, y un conflicto de la vida cotidiana que interpretan con agudeza, organicidad, toques de humor y sentido artístico los actores Nieves Riovalles, Daisy Sánchez, Olivia Santana, Idalmis García, Hugo Vargas, Harold Vergara, Marcial Reyes, Hamlet Paredes y los adolescentes Daniel Romero y Malú Tarrau.

Fosse, quien estuvo presente en una de las funciones, es el dramaturgo contemporáneo más sobresaliente de ese país nórdico. Autor de piezas tan conocidas como El nombre, Invierno, Alguien va a venir, La noche canta sus canciones, El hijo y otras obras de la nueva dramaturgia europea, ha recibido varios reconocimientos, entre ellos el Premio Internacional Ibsen 2010, el mismo que años antes recibieran los directores Ariane Mnouchkine y Peter Brook. Su trabajo, que ha sido traducido a más de veinte idiomas, llega a nuestro país por primera vez con esta adaptación de Cremata que resultó ser un espectáculo en el cual se conjugan, al mismo tiempo, la pasión desbordada, la exquisitez, la frivolidad y la belleza.

AMELIA DUARTE DE LA ROSA en Granma.